La Verdad

img
Artistas en conserva
img
Carlos Escobar | 09-11-2017 | 21:50

lt0

Uno de los proyectos culturales más originales y atractivos que se están desarrollando en la región y que, en unas semanas, se expandirá al resto de España, es el liderado por La Tempestad, la agrupación camerística de intérpretes expertos en música antigua afincada en nuestra tierra.

El proyecto se llama Elconservatorio.es y tiene su origen en una idea que a la directora y clavecinista Silvia Marquez le ronda por la cabeza desde hace tiempo. En Murcia, esta iniciativa constará de 3 conciertos ideados para desterrar la visión elitista de la música clásica y crear un ambiente distendido y cercano.

Cada evento se ha programado con obras musicales de La Tempestad entre las que sus músicos insertarán historias y anécdotas vividas en primera persona. Además, al final, los asistentes podrán degustar productos en conserva que los intérpretes han descubierto en sus giras internacionales.

Silvia Márquez nos cuenta que el público podrá hablar con el músico al terminar el concierto: “Para nosotros es algo muy necesario por dos razones: hace tiempo que sufrimos la etiqueta del elitismo en la música clásica y que el escenario se convierta en una barrera entre el auditorio y el artista; por otra parte, vemos con tristeza como la cultura general en este arte es cada vez menor, a pesar de que la música es un lenguaje universal ideal para trasmitir emociones. Pero la música necesita de la palabra para explicar  los orígenes, las razones, la forma o muchas historias relacionadas con ella y que hace que la gente, de repente, descubra un mundo nuevo. Creo que encontraremos un formato para que todos, músico y público, se sientan cómodos”.

La degustación post-concierto es algo muy interesante y le pido a Silvia que nos explique mejor en que va a consistir: “El concepto es precisamente el juego de palabras conservatorio/conserva. La parte gastronómica se basa en alimentos que se puedan conservar y que nos hemos traído de vuelta tras nuestros conciertos en otras regiones o países”. La clavecinista, continúa diciendo que la riqueza de procesos y técnicas de conservación y la calidad de muchos alimentos hacen posible hoy en día el preparar una exquisita cena sin necesidad de cocina.

La base del tercer elemento del proyecto son las historias: “Los músicos contamos lo que hay más allá del escenario, cómo preparamos los programas, dónde los hemos interpretado, de dónde venimos, qué hemos probado allí y cuáles son las costumbres gastronómicas… incluso alguna receta…” aclara Silvia.

Cuando se combina música y eventos, existe el riesgo de que un ambiente distendido de degustación distraiga la atención sobre la interpretación musical. La Tempestad tiene la idea de dirigir el interés hacia donde se requiera según el momento: “Cuando suene la música, ésta será lo principal, porque habremos hablado de ella antes y después, siguiendo un guión para cada velada.”

Silvia adelanta que después de la música vendrá una cena de pie, al estilo walking dinner, como dicen los belgas, de manera que se propicie el movimiento y la charla, y que en ciertos momentos los músicos hablen de algunos productos seleccionados. Márquez afirma que: “En ningún momento se concibe el típico evento con música de fondo. Ofrecemos una experiencia que hay que vivir. Pretendemos fomentar la escucha activa del público en todo momento, mediante comentarios interesantes según un guión establecido.”

El proyecto Elconservatorio.es es una más de las actividades de La tempestad que fue planteada a Factoría Cultural con un concepto muy concreto. Una vez seleccionado como uno de los proyectos residentes con beca, el objetivo era llevarlo al terreno empresarial y familiarizarse con aspectos de importancia como la definición, las marcas, las patentes, la internacionalización, el marketing, la financiación, los presupuestos  y todo aquello en lo que el artista no suele pensar: “En definitiva, se trata de convertir las ideas relacionadas con el arte y la cultura en algo viable”. 

Si quieren disfrutar de una velada con buena música, intrigantes anécdotas y una cena llena de sorpresas, les animo a que se matriculen en este conservatorio tan original.

 

Domingo 12 de noviembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Música veneziana de los siglos XVII y XVIII con sabores argentinos. Guillermo Turina (violonchelo barroco).

Domingo 3 de diciembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Chaconas para tecla siglos XVI-XX con sabores de Cñadiz y Segovia. Silvia Márquez (clavicémbalo).

Domingo 17 de diciembre, 19:30 horas. Local La Sala de Algezares. Sonatas para traverso y clave de la Europa del siglo XVIII con sabores de los países bajos. Guillermo Peñalver (traverso).

Información en la página web www.elconservatorio.es.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor