La Verdad

img
Secretos de estilo
img
Carlos Escobar | 12-11-2017 | 00:10

img_2668

Haydn y Mozart fueron dos compositores que se admiraban mutuamente. Era muy habitual que uno escuchara la música del otro y que, basándose ambos en esta experiencia, elaborasen ese lenguaje musical tan propio del Clasicismo.

A lo largo del fin de semana, la Orquesta de la Universidad de Murcia desarrolla un programa de música clásica centrado en obras de los dos maestros austríacos dirigido por Lorenzo Coppola (Roma, 1975), profesor de clarinete histórico de la Escuela Superior de Música de Cataluña y clarinetista de la Orquesta Barroca de Friburgo.

Para él, existe una clara relación entre el estilo clásico y el de la ópera bufa que tanto entusiasmó a la burguesía y a la sociedad europea en general, a partir de 1750: “Después del estreno de La serva padrona de Pergolesi, todos los maestros y, en especial los italianos, se orientan hacia esta forma de composición popular, lo que tuvo una influencia en Haydn y Mozart”.

Para Coppola, hay una clara influencia de la ópera en la música instrumental de este periodo, que incorpora muchos códigos de la música teatral: “Se produce un intento por parte de la música instrumental de dramatizar y crear personajes o diálogos”.

A principios del siglo XX, los músicos empiezan a darse cuenta de lo que se habían alejado estilísticamente de la música barroca y renacentista y esto suscitó la curiosidad por imaginar como había sonado la música antigua, nos cuenta Lorenzo Coppola: “A partir de los años setenta y ochenta, muchos músicos se sienten insatisfechos de cómo se interpreta la música del Barroco y del Renacimiento, que apenas se estudia en los conservatorios o se programa en los conciertos”. Para el profesor italiano, la música antigua es una actitud y un punto de vista sobre el arte. Así, se reacciona a la tendencia de tocar todo de la misma manera y “se intenta profundizar en el conocimiento del estilo y la percepción de las emociones a través de buscar los extremos y los contrastes. El tocar con instrumentos históricos con técnicas antiguas, fraseos, actitudes y sonidos, supone un punto de vista más rico e interesante”.

Para Coppola, trabajar con la Orquesta de la Universidad de Murcia permite que sus músicos profundicen en el conocimiento de la música antigua, situando cada obra en su contexto histórico: “Esto supone ampliar los límites y disfrutar más. Tienen que conocer el contexto histórico, los recursos que tenían los compositores, el tipo de teatralidad o puesta en escena que se hacía y tocar sin director de orquesta, como ocurría en esa época. Comprender la complejidad de una obra permite acceder a un mundo emocional desconocido”.

Si queremos que la música clásica recupere su papel primordial en la vida cultural de una sociedad, hay que descubrir los secretos del estilo, según Coppola: “Se trata de analizar como funciona el contraste dinámico, de articulación, de métrica y como se declama el texto. Para Haydn, el estilo clásico es una conversación entre personas que hablan de manera educada y culta”.
En definitiva, el profesor Coppola anima a los músicos universitarios a lograr que el público vuelva a casa con una comprensión tan intuitiva como intelectual de las piezas que se interpretarán. Solo así, lograrán que la música clásica proporcione emociones y sea una prioridad en la vida del oyente.

 

Domingo 12 de noviembre, 20 horas. Claustro del Museo de la Ciudad de Mula.

Lunes 13 de noviembre, 20 horas. Auditorio del Centro Cultural “Puertas de Castilla” de Murcia.

Programa: Mozart y Haydn. La Ópera sin palabras. Concierto para oboe en Do Mayor K.314 de Mozart y Sinfonía nº 98 de Haydn. Orquesta de la Universidad de Murcia. Lourdes Vigueras (oboe). Lorenzo Coppola (profesor de orquesta). Entrada libre hasta completar aforo

Etiquetas

Otros Blogs de Autor