La Verdad

img
Respeto y rebeldía
img
Carlos Escobar | 27-11-2017 | 14:53

playa-arcachon

Arnold paseaba junto a su segunda esposa, Gertrude, por la playa de Arcachon. Contemplaban el Océano Atlántico con la esperanza de que más allá del horizonte, Norte América brindase un futuro mejor a la pequeña Nuria, que con tan sólo un año de edad era ajena a lo que pasaba a su alrededor. Hacía unas semanas llegaba a casa una carta fechada en septiembre de 1933 que informaba a su padre del despido del puesto como profesor en la Academia Prusiana de Bellas Artes de Berlín. Poco después, le había llegado desde Boston una oferta laboral para impartir clases en la Longy School.

La situación en la capital alemana era complicada para personas de origen judío como Arnold. Ni siquiera su conversión a la religión protestante lo protegía de la Ley para la restauración del servicio civil profesional, en vigor desde abril de 1933 y que permitía rescindir contratos a todo el que no pudiera demostrar su ascendencia aria. La elección de Hitler como canciller en enero de ese año y la victoria del Partido Nacional Socialista en las elecciones parlamentarias de marzo, había cambiado el curso de los acontecimientos para muchos ciudadanos.

Además, la música que componía Arnold era un tanto complicada por su atonalidad y su naturaleza dodecafónica, lo que no gustaba nada a las autoridades berlinesas. El compositor no se sentía cómodo en su trabajo y trataba de viajar con frecuencia alegando una enfermedad asmática. Uno de sus destinos preferidos era España en un intento de evitar caer en depresión y de digerir la tensión interna que le producía sus ambivalentes sentimientos de respeto y rebeldía.

En este periodo tan crítico de su vida, Arnold Schönberg (1874-1951) compuso el Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta en si bemol, una obra singular por ser una transcripción libre del Concierto grosso opus 6 número 7 de Händel. Esta obra comenzó a escribirla en Berlín en Mayo de 1933, pero la finalizó durante su estancia veraniega en Arcachon, localidad de la costa francesa. Estaba rehaciendo su vida con Gertrude, tras el fallecimiento de su primera esposa y trataba de recuperar su identidad religiosa reconvirtiéndose al judaísmo con motivo de una visita a París.

En esta época, la música del barroco desapareció prácticamente de las programaciones de los auditorios europeos y es curioso como el dodecafonista y atonal Schöenberg decidió ofrecer música del Barroco a un público que prácticamente sólo conocía las obras orquestales modernas y como volvió a la tonalidad escribiendo arreglos y transcripciones de otras obras.

Esta ambivalencia en la personalidad de Schoenberg llamó mucho la atención porque hay que considerar que, como fundador de la Segunda Escuela de Viena, defendía con vehemencia su concepción moderna de la música y siempre había criticado el estilo de Händel por considerarlo defectuoso.

El Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta modifica la melodía y armonía de Händel y sobretodo se caracteriza por su potente orquestación, escrita para una orquesta que nadie hubiese imaginado doscientos años antes. En palabras del propio Schönberg, él mejoró la obra del maestro barroco eliminando las partes no interesantes y ampliando las que a su criterio merecían la pena.

La programación en Murcia esta semana de este concierto es una novedad y un hito cultural. En escena tendremos a los músicos de dos formaciones de nuestra comunidad que lideran el panorama musical como son la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y el Cuarteto Saravasti, que ésta celebrando su XXº aniversario.

El 25 de octubre de 1933, Arnold, Gertrude y Nuria embarcaban rumbo a Estados Unidos con el apellido transformado en Schoenberg. Once meses más tarde, esta original obra del maestro austríaco se estrenaba en Praga con el Cuarteto Kolish como solista.

 

Martes, 28 de noviembre, 20h. Concierto para cuarteto de cuerda y orquesta de Schönberg. Suite nº 1 de Bach. Música para los reales fuegos artificiales de Händel. Cuarteto Saravasti. Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. Virginia Martínez (dirección).

Etiquetas

Otros Blogs de Autor