La Verdad

img
Categoría: 2013 Año Verdi
El tesoro del mundo.

Uno de los programas más interesantes para conmemorar en la región el bicentenario del nacimiento de WagnerVerdi es el concierto de la OSRM dedicado a la música de estos dos compositores. 

El “Idilio de Sigfrido” es la obra que compone en secreto Richard Wagner para el día de Navidad de 1870 con motivo del cumpleaños de su esposa Cósima, hija de su amigo y compositor Franz Liszt.

Don Ricardo encarga a su secretario Hans Richter que reuna un pequeño grupo de músicos de la orquesta de Zurich para que ensayen la pieza y se desplacen a Lucerna, localidad muy cercana a la residencia de los Wagner en Tribschen.

Los músicos de Zurich llegan muy temprano a la casa de Richard y Cósima y, en silencio, colocan cuidadosamente los atriles a lo largo de la escalera principal de la vivienda. A continuación del lugar asignado al maestro, los violines, violas, instrumentos de viento-madera, trompas y, finalmente, los violonchelos y contrabajos, se disponen de arriba a abajo.

Momentos después, la pequeña orquesta interpreta una música llena de ternura y amor íntimo. sima se expresa así: “A medida que me iba despertando, mis oídos percibieron un sonido que iba en aumento; no podía ser que siguiese soñando. Era música lo que sonaba. ¡Y qué música! Cuando se extinguió, entró R. (Richard) con los cinco hijos y me tendió la partitura del homenaje sinfónico de cumpleaños. … Me deshice en lágrimas y toda la casa también”.

El “Idilio de Sigfrido” contiene la siguiente dedicatoria: “Idilio de Tribschen con el alegre canto de los pájaros y de Fidi (diminutivo familiar de Sigfrido) y la aurora anaranjada como homenaje sinfónico en el día de cumpleaños de su Cósima, ofrecido por su Richard en 1870″.

Estas líneas confirman el carácter privado de la pieza musical y la relación con el nacimiento el 6 de junio de 1869 de Siegfrid Wagner, día que Richard recordará por “el bello amanecer con los rayos solares envolviendo la alfombra naranja de la entrada al dormitorio.”

Adjunto una interpretación del “Idilio de Sigfrido” para que revivan la primera impresión de Cósima al escucharla. Me gustaría que “flotasen” en el aire con los primeros cuarenta compases de la obra y disfruten de momentos como:

– el tema de los violines con la evocación de los vientos del “sueño de Brunhilde” (1:27),

– la variación del primer tema en el clarinete (2:49),

– la felicidad sin excitación que expresa el oboe en 4:49 y que recuerda la canción de cuna “Schlafe, Kindchen, schlafe” con un motivo saltarín de la cuerda imitando a los corderos,

– el sonido “made in Wagner” del pasaje de arpegios en la cuerda y el pizicatto en los violonchelos (7:26),

– el coro de los vientos con el tema de Sigfrido, tesoro del mundo” que se corresponde con la melodía de Brunhilde “Ewig war ich” de la escena de amor del tercer acto de la ópera Sigfrido (7:56)

– el coro de cuerdas que recorre dos tonalidades en 9:05, o

– el tercer tema pastoral a cargo de la primera trompa, mientras la segunda toca una nota mantenida durante 16 compases y los clarinetes y flautas tocan un adorno que recuerda la llamáda del pájaro de la ópera Sigfrido (11:36).

Estoy seguro de que podrán apreciar más cosas en esta música de las que les propongo. Wagner compone parte de su ópera Sigfrido en el verano de 1864 coincidiendo con el inicio de la relación amorosa secreta entre Cósima y él en Starnberg. Muchos de los temas inspirados durante esos días están contenidos en el “Idilio de Sigfrido”, una verdadera “música inesperada” para un navideño y feliz día de cumpleaños.

 

Sábado 2 de Noviembre de 2013, 20:30 horas. Auditorio El Batel. Concierto sinfónico-coral Wagner y Verdi, a beneficio de Cáritas. Orquesta Sinfónica Región de Murcia y Coro Bicentenario. Virginia Martínez (dirección musical). Entradas: 20, 18 y 15 euros.

 

nerieron

Ver Post >
La luz de una oración.

 

Hace unos meses comentamos el dramatismo contenido en la plegaria del torero antes de entrar en la plaza y el contraste que existe entre este momento personal e íntimo y el bullicio del animoso público que espera disfrutar del espectáculo. La historia de la ópera está plagada de intensos momentos de invocación con promesas de intercesión.

Con motivo de la interesante mesa redonda-concierto del próximo lunes en el Casino de Murcia en torno al perfil humano de los personajes “Isolda” y “Otelo”, conversamos con la soprano valenciana Carmen Avivar sobre su visión de la ópera de Verdi.

Carmen participa tanto en la mesa redonda como ponente como en el concierto cantando el papel de Desdémona. Junto al tenor Eduardo García Sandoval en el papel de Otelo y al pianista Francisco Cánovas, interpretará el dúo del primer acto y posteriormente cantará el famoso “Ave María” del cuarto acto: “Desdémona es, en mi opinión, un personaje con un canto expresivo, dulce y rico en color. El papel de soprano lírico está lleno de matizaciones, pianos y medias voces, como bien indica la partitura musical”.

Verdi escribe para Desdémona una música llena de luz y lirismo, de forma que el personaje se nos muestra como un ángel bondadoso, fiel y dispuesto a perdonar. En el cuarto acto, el “aria del Salce (Sauce)” refleja el temor de la esposa de Otelo por sus terribles presentimientos. Para Carmen, “este es el momento más importante, ya que la narración de la triste historia sobre Bárbara, una dama de compañía abandonada por un hombre, es el presagio de lo que luego sucederá”.

A continuación, el compositor italiano crea un momento muy especial antes de la tragedia mediante la música sollozante de los violines, violas y violonchelos, como define Eugenio Trías en su libro “La imaginación sonora”. Desdémona en el aria Ave María” pide auxilio en sus últimos minutos de vida, pero su oración llena de luz nadie parece escucharla en el cielo. Este fragmento operístico contiene según Carmen “un dulce tono escrito en Mi bemol, muy recogido y íntimo, que crea un momento de meditación intenso desde el punto de vista emocional y espiritual y que yo disfruto muchísimo interpretándolo”.

La soprano valenciana perfecciona estudios con Magda Olivero, Renata Scotto, Elena Obratsova, Cervera Collado y Lorenzo Petri, entre otros, y debuta como soprano en el papel de Musetta (La Bohème) y ha cantado el de Pamina (La Flauta Mágica), Lauretta (Gianni Schicchi), Amina (La Sonámbula) y Lucía de Lammermoor. Sobre el papel de Desdémona, Carmen afirma que “me enriquece mucho en lo musical porque es una partitura difícil, con gran exigencia vocal y que requiere muy buena preparación desde el punto de vista técnico e interpretativo”.

Sobre la personalidad de Isolda y Otelo, hablaremos con Carmen en el Casino.

 

Lunes 7 de octubre de 2013, 20 horas. “Isolda y Otelo” Mesa redonda con fragmentos cantados y recitados.  Sala Alta del Real Casino de Murcia. Entrada libre hasta completar aforo.

Ver Post >
El “milagro” de Lisboa.

 

La capital de Portugal nunca defrauda. Además del encanto de sus calles, plazas, edificios y gentes, en Lisboa existe un torrente inagotable de cultura que renueva la ciudad de forma contínua.

La historia de hoy nos lleva a un lugar de Lisboa que es escenario de uno de los momentos mágicos en la historia de la ópera. El día 27 de marzo de 1958, el Teatro Nacional de San Carlos es testigo de la representación más célebre de “La Traviata” de Giuseppe Verdi (1813-1901).

Maria Callas, la diva más famosa de la segunda mitad del siglo XX, triunfa en todo el mundo. La soprano alterna representaciones en las más prestigiosas salas de ópera con “bolos” en capitales de segunda división organizados a su antojo. Ella escoge generalmente la obra a interpretar, el director musical y el elenco de cantantes, lo que le permite, sin hacer mucho esfuerzo, agrandar su leyenda y, de paso, hacer caja.

Esa noche, en Lisboa todo está organizado para el lucimiento de la diva. Empieza la representación y la Callas se ve sorprendida por la fantástica voz y presencia de un joven tenor canario que canta el papel de Alfredo. Efectivamente, les hablo del gran Alfredo Kraus. La soprano reacciona de inmediato y da todo lo mejor de sí. Aunque María en 1958 tiene incuestionables imperfecciones vocales, demuestra que es la más grande intérprete de Violetta Valéry por seguridad, técnica, temperamento y dominio de los matices y del color que requiere este papel.

La ópera es grabada en directo y les recomiendo que la escuchen de principio a fin. Es la única manera de comprobar la conjunción de unos cantantes soberbios guiados por la batuta de Franco Ghione, la sutileza en el acento y el fraseo de la Callas tanto en las partes cantadas como en las recitadas y, por supuesto, la lección canora magistral de Kraus que se convierte en el mejor Alfredo Germont grabado en disco.

Lisboa es la ciudad que acoge una incomparable interpretación de “La Traviata”  y une para siempre los nombres de María Callas y de Alfredo Kraus.

Al recomendarles esta audición, cuento con muchas posibilidades de quedar bien con ustedes. Ojalá la disfruten tanto como yo.

Ver Post >
Celos “in crescendo”.

 

Hay pocas cosas peores que perder la paz interior por sentir celos. En la historia de la ópera, el paradigma del martirio que sufre un celoso es “Otello”, una magnífica obra fruto de la combinación del talento de un escritor como Shakespeare, un libretista como Boito y un compositor como Verdi.

Esta ópera no está tan grabada en disco ni tan representada en los teatros de ópera como ocurre con “La Traviata”, “Il trovatore” o “Aida”, entre otras. Uno de los motivos es la enorme dificultad técnica que supone representar el papel de Otello. Durante este mes, a poco más de 200 km de nuestra ciudad, es possible escuchar la voz de un fantástico y muy creíble Otello tanto en lo vocal como en lo interpretative, la del tenor norteamericano Gregory Kunde.

Otello es el gobernador de Chipre, un hombre inteligente, valiente, sabio, justo y felizmente enamorado. Un evidioso súbdito, llamado Yago, se gana su confianza y le inculca dudas sobre la fidelidad de su esposa. Desde ese instante, un sentimiento de celos lo va invade a modo de una “hidra oscura y rencorosa”. El personaje se transforma y pierde parte del lirismo del primer momento  amoroso. Otello se convierte en un hombre inseguro, lleno de complejos, abatido, débil, enfermo y, finalmente, desesperado, por el asesinato de su fiel enamorada, Desdemona.

Dice Eugenio Trías en su libro “La imaginación sonora” que el espectador asiste costernado, desarmado y literalmente espantado a esa trituración de la inocencia, de la justicia y del bien,  sin que nadie acuda de forma heroica a remediarlo. En este sentido, esta ópera es como una película de Alfred Hitchcock, donde sabemos lo que le va a ocurrir al personaje pero el director nos angustia al no permitirnos hacer nada para evitarlo.

El tenor Gregory Kunde nos demuestra en el Otello de Valencia que los celos son terribles. Como decimos en Murcia, que por nadie pase.

 

Otello de Giussepe Verdi. Palau de les Arts Reina Sofía. Orquesta de la Comunidad Valenciana. Director: Zubin Mehta. Representaciones: 1, 5, 11 y 15 de junio de 2013. Info: www.lesarts.com y teléfono 902 202 383.

Ver Post >
Eduardo García Sandoval, el trovador apasionado.

 

Giuseppe Verdi es el compositor de ópera italiano más importante del siglo XIX. Nació en Buseto (Parma) en 1813 (el mismo año que Richard Wagner), razón por la que este año celebramos el doble bicentenario. Una de sus más famosas óperas es “Il trovatore”,  obra de típico corte romántico  que gira en torno al tema de la venganza.

Hoy comentamos la famosa “cabaletta” del Cuadro II del tercer acto, en la que Manrico – el trovador – está a punto de casarse con su noble amada Leonora en una pequeña capilla de una fortaleza, cuando uno de sus soldados  le anuncia que van a quemar en la hoguera a la gitana AzucenaManrico, en ese momento, le confiesa a Leonora que es el hijo de la zíngara y que debe dejarla para intentar salvar a su madre. Leonora, que pertenece a la aristocracia, queda estupefacta con la noticia del particular origen social del amado.

Uno de los mejores tenores murcianos es Eduardo García Sandoval, que desde hace años vive en Valencia, donde desarrolla una brillante carrera profesional. Este cantante nacido en Molina de Segura nos comenta aspectos de esta “cabaletta” titulada “Di quella pira” (“De esa hoguera”): “En esta pieza marcial, Verdi describe perfectamente la tensión dramática del momento. Manrico está desesperado y se lanza con sus hombres al rescate de Azucena, su madre, raptada por el malvado Conde Luna que la conduce a la hoguera”.

Esta ópera del bel canto es muy difícil para los tenores . Eduardo explica que “para su interpretación se requiere una voz potente, vigorosa y cálida para describir a un personaje apasionado y guerrero. El tiempo es marcial y vigoroso en un compás de 3 por 4. Se canta a plena voz en la zona central y se corona con un dificilísimo Do en cuarta agudo al final. Su ejecución técnica debe ser precisa y contundente”.

Eduardo reconoce que se necesitan muchas horas de estudio vocal y musical para poder hacer frente a las dificultades técnicas de la partitura. Para él, Verdi es uno de los mejores compositores de la historia: “La grandeza de Verdi radica en el equilibrio que consigue entre el dramatismo teatral y musical. Los complementa de tal modo que genera un grado de emoción sólo al alcance de los genios”.

Les adjunto un video de Eduardo García Sandoval interpretando esta célebre pieza de “Il trovatore“. El famoso doble Do agudo lo escuchan en la repetición coincidiendo con las dos sílabas de la palabra “armi”.

Creo que estamos ante otro crack de la música clásica de la región que debería ser habitual en nuestras salas de conciertos. Disfruten con la interpretación de Eduardo y con la música del maestro de Buseto.

 

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor