La letra de cambio como efecto comercial

La Letra de Cambio, es un documento que substituye al dinero, se remonta a la época de los fenicios, y tenía la función de substituir la mercancía usada para el trueque o substituir el dinero.

Este documento hace alusión directa del crédito (credibilidad de la persona), permitiendo que un individuo pueda adquirir artículos, materias primas, mercancías, etc., comprometiéndose a pagar en un plazo específico o cuando le hagan un cobro.

Según el Banco de España, la letra de cambio es un “mandato de pago por el que la persona que emite el documento –librador- ordena al librado el pago de una cantidad de dinero en una fecha determinada (vencimiento) a favor un tercero, cuyo nombre ha de figurar en la letra. Es negociable y se puede endosar”.

La letra de cambio es tal vez uno de los efectos comerciales más destacables, junto con el cheque. Recordemos que un efecto comercial es un documento donde se ha recogido un derecho de crédito, un derecho a que alguien cobre algo de un tercero. Como efectos comerciales tenemos las letras de cambio, los pagarés, los cheques y los recibos. Su importancia se deriva al constituirse en la manera en que se articula el crédito entre proveedor y cliente, y que una vez emitidos, pueden ser endosados, transmitidos, transfiriendo entonces ese derecho de crédito y convirtiéndose en un medio de pago.

En la letra de cambio intervienen tres partes:

  • El Librado, que es el obligado principal al pago, el deudor, que puede o no reconocer su deuda en el propio documento (aceptarla).
  • El Librador, que es quien emite la letra.
  • El Tomador o Beneficiario, que es a favor de quien se emite la letra.

En muchos casos el librador y el librado pueden coincidir o ser el mismo al igual que pueden coincidir el librador y el beneficiario.

Como hemos dicho antes son las letras de cambio se pueden hacer diferentes acciones o declaraciones entre ellas el endoso o descuento de letras al igual que se hace en el descuento de pagarés.

Opciones de financiación para emprendedores

Cuando se decide crear una empresa en lo primero en que piensa un emprendedor es por supuesto en la financiación a corto y a ºlargo plazo que es la financiación permanente.

Es importante tener claro la deuda a corto y a largo plazo para saber la financiación que se necesita para responder a los pagos sin tener problemas de tesorería. Se considera financiación a corto plazo aquella que debemos de pagar en menos de un año, mientras que consideraremos a largo plazo la que debemos pagar en más tiempo.

Teniendo claros estos conceptos debemos tener en cuenta las partidas que financian la empresa en el Pasivo, es decir, la financiación que debemos a devolver: Anticipo de clientes, contrato de leasing y similares, préstamos a corto y largo plazo, bonos, bonos convertibles, patrimonio neto, subvenciones, reservas, acciones convertibles, acciones preferentes, acciones sin derecho a voto, acciones corrientes.

En principio el capital es una fuente de financiación permanente para la empresa (los accionistas no pretenden exigir su devolución), pero en caso de que se liquidara la empresa, el capital sería repartido entre los accionistas proporcionalmente a lo que han aportado. Más que permanente es una finaciación indefinida.
Que el dinero aportado por los accionístas sea indefinido no significa que los accionístas no puedan dejar la empresa. Si la empresa está cotizada en bolsa los accionístas pueden vender facilmente sus acciones. Si no lo está también pueden deshacerse de ellas, pero es más difícil y puede que se hayan pactado restricciones a su venta. A excepción del capital en acciones o participaciones corrientes y de las reservas que la ley haya obligado a dotar a la empresa, las demás fuentes de financiación son opcionales. No todas las empresas las utilizan todas o les resulta práctico hacer uso de todas.

Por último decir que las empresas suelen financiarse también con lineas de descuento con las que pueden contar con un cupo  de descuento de pagares, anticipo de facturas o certificacione.

Cualquiera no puede solicitar que le anticipen un pagaré, un recibo o una letra de cambio, para ello el banco con anterioridad tiene que haber realizado un estudio de riesgo del solicitante, así como de sus principales librados (librado es el que según el pagaré o letra tiene la obligación de pagar).
financiación a corto plazo más utilizado por las empresas, por tanto uno de los más comunes, pero al mismo tiempo un gran desconocido para muchos, a pesar de llevar años trabajando con este tipo de financiación.

Si la empresa recibe, por ejemplo, un pagaré con vencimiento en una fecha a 90 días vista, quiere decir que hasta dentro de 90 días no podrá cobrar dicho pagaré. Supongamos que la empresa necesita apremiantemente este dinero y no puede esperar al vencimiento: la solución en este caso puede ser acudir al banco y solicitar el anticipo del importe del pagaré, a cambio de un precio, el cual desgranaremos más adelante. Esto es lo que se llama Descuento Comercial o Anticipo Mercantil.

 

 

Cómo anticipar facturas en tres pasos

 

La actividad comercial de muchas empresas sea cual sea el sector o su tamaño no puede detenerse, y requieren contar con estabilidad económica y seguridad financiera para tener liquidez y no depender siempre del cobro de facturas.

Uno de los problemas empresariales habituales en los tiempos que corren es el bloqueo de la tesorería por facturas impagadas o pendientes de cobro y por esta razón las empresas acuden a otrosservicios de financiación que les permitan obtener liquidez inmediata.

El anticipo de facturas es un servicio flexible de financiación y cobros permite mejorar el flujo de caja porque salva los vacíos que se crean entre la emisión de la factura y la recepción del pago y elimina la laboriosa tarea del proceso de cobro. De esta forma el anticipo de facturas se convierte en un servicio que ayuda a liberar la tesorería bloqueada en las facturas pendientes de las empresas

El descuento de facturas es una solución ideal que ayuda a obtener liquidez inmediata y facilita la buena relación con los clientes y permite el cobro anticipado de las facturas pendientes.
Acceder a este servicio es muy fácil, solo tiene que seguir las instrucciones para el envío de información:

1. Enviar copia de las facturas, datos de contacto por email, fax o mediante un formulario web,

2. Los profesionales estudian su caso y si es aprobado le envían el contrato para su firma.

3. Enviar los originales de las facturas y una vez recibidos se realiza la transferencia.

 

 

El anticipo de certificaciones, cómo obtener liquidez inmediata

 

Anticipo certificaciones Descontia

 

El anticipo de certificaciones es otra forma inmediata y eficaz por medio del cual las empresas pueden hacer líquidos los cobros pendientes de pago con la administración pública. Una certificación de obra es la formalización por parte de la administración pública de la autorización del pago por prestación de bienes o servicios.

 

Las certificaciones pueden provenir  de cualquier organismo público, municipal, autonómico o estatal. La operativa para anticipar Certificaciones es muy similar al descuento de pagares o anticipo de facturas.

 

Para iniciar el estudio de la operación de descuento se debe aportar copia de la certificación. En el caso de que lo se anticipen sean certificaciones de obras de Administraciones Públicas siempre se pide la “toma de razón” por parte de la Administración, por la cual esta se compromete, en principio de modo irrevocable, a abonar esa suma en una cuenta bancaria, a esa entidad que anticipe el dinero.

 

Este mecanismo, muy común en el factoring o anticipo de facturas, incluso para las empresas privadas, introduce un principio de seguridad para las entidades financieras, porque con este toma de razón el deudor de la factura se compromete liquidar el importe de la factura o certificación de obra al nuevo tenedor del crédito de la misma en el momento del pago, de esta forma se evitan supuestos como los dobles anticipos.

 

 

Las partes de un Pagaré

El pagaré es un documento que contiene la promesa expresa e incondicional de pagar una determinada una suma determinada de dinero en un futuro a su legítimo tenedor.  En el momento de su emisión queda definido el momento o fecha a partir del cual se podrá hacer efectivo su cobro. Dicho de otra forma el pagaré es un título valor por el que una persona, denominada firmante o suscriptora se obliga a pagar a otra, denominada beneficiario o tenedora a su orden, una suma determinada de dinero en un determinado plazo de tiempo.

El cobro de estos documentos pueden anticiparse mediante operaciones de descuento, pero para que éste cobro pueda ser efectivo, el pagaré debe cumplir con las reglas  establecidas para que un pagaré sea completamente válido y aceptado por las entidades que ofrecen el descuento de pagarés.

 

Partes de un pagare

 

Partes de una Pagaré

  • Denominación de la entidad y oficina librada.
  • Datos de la cuenta librada, habitualmente código cuenta cliente e IBAN, International Bank Account Number
  • Fecha de vencimiento del pagaré, esto es, momento a partir del cual puede hacerse efectivo.
  • Importe consignado en cifras del pagaré.
  • ersona a la que se debe realizar el pago, en el caso de los pagarés estos siempre deben ir emitidos a favor de una persona, física o jurídica, o a su orden.
  • Importe del pagaré expresado en letras, en caso de discrepancia entre el importe expresado en letras y el importe expresado en cifras prevalecerá el primero.
  • Fecha y lugar de emisión.
  • Identificación del documento en si mismo, serie y número de documento.
  • Firma del emisor del pagaré.
  • Identificación del pagaré codificada especialmente para una lectura automatizada del documento.

 

En la emisión de un pagaré, éste debe cumplir una serie de lineamientos para que se tenga la validez de un título valor. A continuación las enumeramos:

 

  • Denominación expresa de la palabra “pagaré”: Algunas empresas suelen editar ellas mismas los pagares, denominados pagares de empresa, que a diferencia de un pagaré emitido correctamente, contiene la palabra pagará y no la palabra pagaré que debe figurar para que dicho documento tenga carácter ejecutivo y esté contemplado en la Ley Cambiaria y del Cheque.
  • Promesa pura y simple de pagar una cantidad de dinero en un momento determinado.
  • Fecha y lugar de emisión.
  • Nombre de la persona o a cuya orden se deba  efectuar el pago. Los pagarés siempre se habrán de emitir a favor o la orden de una persona determinada, bien sea esta una persona física o jurídica. Los pagarés al portador no están admitidos.
  • Firma del emisor autógrafa, al igual que en el cheque cada pagaré deberá estar firmado manualmente, no son válidos los medios mecánicos, por la persona autorizada para ello.

Los pagarés vs las letras de cambio

Si comparamos los pagares con las letras, podemos decir que los pagarés suponen una simplificación. En el pagaré el librador y el librado coinciden, al igual que en las letras de cambio, y al hacerlo, se convierten en efectos aceptados. El emisor reconoce la deuda, y se obliga a pagar en una fecha acordada.  Las letras, cheques y pagarés son títulos con fuerza ejecutiva y esto significa que siempre tenemos la opción de recurrir al procedimiento ejecutivo.

Cuando hablamos de pagares nos referimos generalmente a pagarés bancarios, porque están impresos por el Banco el cual los entrega en un talonario a la empresa, aunque no es obligatorio usar éstos pagarés porque se puede usar cualquier otro modelo o una simple hoja de papel para extender un pagaré, siempre que cumpla los requisitos de la LCCH, estos son los llamados pagares no bancarios, que pueden o no llevar cargo a una cuenta.

Los pagarés funcionan muy similar a las letras en cuanto a la liquidación pero también tienen marcadas diferencias con las letras de cambio como que los pagarés no tienen incorporados timbres, el impuesto de AJD al que esta sujeto el descuento de efectos. Por esta razón el Banco en la liquidación de una remesa nos cobrará el impuesto correspondiente, debiendo tener en cuenta que nos repercutirán ese coste. Otra diferencia menor es que el sistema a través del de que procedería a cobrar un pagaré que no se descontase no es el mismo que el de las letras. Internamente los Bancos utilizan el mismo sistema que para cobrar los cheques, lo que supone una mayor rapidez.

Otra gran diferencia es la cláusula ”No a la Orden” pagarés no a la orden, relativamente frecuente en los pagarés, son los llamados pagares no a la orden y que lo pretende es evitar que se endosen los créditos que conlleva el pagaré con fuerza ejecutiva.  Con esta clausula se intenta evitar que un acreedor de su proveedor pueda reclamarles con vía legal  esa deuda.

Este tipo de pagarés se pueden descontar o endosar y no hay problema en solicitar el descuento de pagarés en entidades que ofrecen este tipo de operaciones de descuento. Sin embargo el acreedor al que se le entrega es consciente de sus limitaciones, entendiendo que sólo podrá reclamar dicha deuda a quien se la transmite, no al librado original o otros miembros de la cadena de endosos.

Los pagarés No a la Orden no generan AJD, lo que indica que están libres de timbres, y esto supone un ahorro importante. Por esta razón es que a muchos pagares que no fueron emitidos originariamente como No a la Orden se les añade esta coletilla a posteriori, antes de llevarlos al Banco o descontarlos.

 

Descontia, empresa especializada en el descuento de Pagarés lanza nueva web

Logo Descontia

 

Descontia, ha publicado esta semana su nueva página web, iniciando una nueva etapa en su presencia online y complementando su estrategia de marketing digital, en donde también está incluida una activa presencia en redes sociales.

La nueva web descontia.com está adaptada a las necesidades y expectativas de sus clientes, tiene un nuevo y llamativo diseño, más contenido e imágenes mejorando así su aspecto estético y técnico.

Esta herramienta ofrece a los usuarios y clientes información completa de los servicios de descuento de pagarés, anticipo de facturas y anticipo de certificaciones dentro de un entorno adecuado de usabilidad y facilidad de uso siempre buscando mejorar la experiencia de los usuarios.

Su fácil navegación permite a los clientes enviar documentos requeridos para consulta y trámite de las operaciones de descuento además de conocer todas las ventajas que ofrece Descontia.

La nueva web sigue garantizando una total seguridad, ya que está dotada con dispositivos que aseguran a los clientes operatividad y confidencialidad en todas sus operaciones.

Fuente:  descontia.blogspot.com.es

El descuento de Pagares

El descuento de Pagares continúa siendo una práctica muy habitual de empresas y autónomos cuando requieren liquidez inmediata para poder continuar con sus negocios y mantener su producción.  Muchas son las empresas que recurren al Pagare como medio de pago ante un trabajo realizado previa presentación de una factura aunque existen otras medios de pago menos usados como el cheque o la letra.

Por lo general los pagarés están impresos por el Banco contra una de sus cuentas, y de los cuales hace entrega en talonario o en rollo a la empresa y son conocidos como Pagarés bancarios. Pero también existen los Pagarés no bancarios y son los emitidos por una empresa, aunque es una práctica en cada vez menos habitual.

La diferencia de emitir un Pagaré o un Cheque radica fundamentalmente en la fecha de vencimiento en que se obliga a pagar quien lo emite. El cheque es pagadero a la vista aunque la fecha de emisión puede ser posterior a la real.

Si comparamos el Pagaré con la Letra de cambio, los pagarés suponen una simplificación. Al igual que ocurre en muchas letras, librador y librado coinciden, y al hacerlo, son por definición efectos aceptados.  Los Pagares, a diferencia de las letras no llevan incorporados los timbres, el impuesto de AJD al que esta sujeto el descuento de efectos.

Tanta el Pagaré como el Cheque y la Letra  son títulos con fuerza ejecutiva lo que indica que siempre hay  la opción de recurrir al procedimiento ejecutivo.

Existen los llamados Pagarés no a la orden, que son los que incluyen una cláusula de “no a la orden” y lo que se pretende con esta cláusula es que se endosen los créditos que conlleva el pagaré con fuerza ejecutiva. Estos Pagarés también se pueden descontar o endosar, en este caso lo que ocurre es que el Banco o acreedor al que se le entrega es consciente que de un modo ejecutivo, solo podrá reclamar dicha deuda a quien se la transmite, no al librado original o otros miembros de la cadena de endosos. Para descontar Pagarés no a la orden se sigue el mismo trámite que con Pagarés que no tienen incluída esta cláusula.

Los Pagarés no a la orden no generan AJD, están libres de timbres, lo cual supone un ahorro considerable. Precisamente por ello, a muchos pagares no emitidos originariamente como No a la Orden se les incorpora esta coletilla antes de llevarlos al Banco o a la entidad en donde se vaya a realizar la operación de descuento.

 

 

 

 

laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.