La Verdad

img
Tribalismo
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 30-01-2017 | 20:24

El muro con México propuesto por Trump, presidente de Estados Unidos de día y ‘troll’ en jefe de Twitter por las noches, y el ‘Brexit’ duro que impulsará la británica Theresa May, brotan de un mismo manantial: una globalización imperfecta que muta a velocidad de vértigo hacia un tribalismo que requiere de culpables externos para todos los males propios o colectivos, ya sean inmigrantes de México o procedentes de ocho países con religión musulmana. Resulta aterrador el espectáculo mundial de deshumanización al que asistimos en directo en nuestra sociedad digital. Ya es difícil digerir que en las redes sociales se criminalice a la víctima de una paliza brutal en Murcia, que luego aparezca el inefable Willy Toledo legitimando la violencia por cuestiones ideológicas, que unos cuantos sociopatas de la jauría tuitera escupan sobre el cadáver de Bimba Bosé, que se busquen precipitadamente culpables del suicidio de una adolescente porque alguien tiene que pagar como sea por un caso de acoso escolar que está por dilucidar… Pero que sea el propio presidente de EE UU el que no rechace los interrogatorios bajo tortura porque «funcionan» nos conduce directamente a las tinieblas y la barbarie del Medievo. Los valores y derechos civiles de la sociedades democráticas están hoy amenazados por dos ‘sietemachos’ que se tienen en buena estima, Trump y Putin, y un tercero, Xi Jinping, convertido en adalid del libre comercio, pero no así de las libertades públicas. Con nocturnidad y alevosía, este triunvirato parece dispuesto a trolear a la humanidad y su planeta. Entre el buenismo y el ‘pensamiento Alicia’ de la alianza de las civilizaciones a los nuevos planteamientos que buscan unas relaciones internacionales basadas en el enfrentamiento y los muros existía un término medio que se malogró por el desagüe de la historia. Viendo lo que sucede ahí fuera resulta hasta enternecedor que Rajoy nos anuncie que va a llover y se suavizará el ‘tarifazo’ eléctrico, que Pedro Sánchez proclame que vuelve para su enésimo fracaso y que Pablo Iglesias movilice a los suyos, desde Youtube, hablando con un leño frente a una hoguera.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor