La Verdad

img
Deus ex machina
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 29-03-2017 | 08:34

C’s no apoyará un gobierno alternativo de PSOE y Podemos. Lo que no logró Pedro Sánchez no lo conseguirá Tovar, aquí y ahora. Y si hubiera acuerdo para una moción, PAS podría dimitir minutos antes de la votación y dar paso a otro presidente del PP

Todo es posible de aquí al día de la votación de la moción de la censura porque a lo previsible debemos sumar el azar. ¿Qué hubiera pasado si el guardia civil que dio el chivatazo de la ‘Púnica’ no se hubiera topado a las 4 de la madrugada con Francisco Granados en una discoteca de Valdemoro, un hecho que precipitó la operación policial tres días después de la reunión de los empresarios de la presunta trama en la Consejería de Educación? ¿Qué estaríamos oyendo hoy si el juez Velasco hubiera ordenado también pinchar el teléfono de José Antonio Alonso? ¿Quién habría salido en la foto con Martínez-Pujalte entrando en la Fiscalía General del Estado de no haberlo impedido un atasco de tráfico en Madrid?…

Lo imprevisible tiene su peso. Por eso sucede en política lo mismo que con el tiempo: los pronósticos carecen de certidumbre con una semana de antelación. Dicho eso, a ocho jornadas del día D puede darse por seguro que no habrá un gobierno de PSOE y Podemos durante dos años, con el apoyo de Ciudadanos. Para los cuatro partidos, son días de teatrillo y de meter presión al resto, pero parece imposible que Ciudadanos apoye una moción como la planteada por el PSOE, por mucho que entre los 25 puntos de su oferta haya propuestas electorales de C’s, como el cheque-formación o la ley de la segunda oporturnidad. Lo que no consiguió en Madrid el ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no lo va a lograr aquí y ahora González Tovar. Ni siquiera si el candidato fuera otro diputado socialista. Menos aún cuando puede darse por descontado que el juez Pérez-Templado no habrá podido decidir sobre el ‘caso Auditorio’ antes de la moción de censura. Ciudadanos está sufriendo ya un desgaste importante con la permanencia de Pedro Antonio Sánchez en San Esteban, pero la erosión sería mayor, ante sus votantes, si propicia un gobierno PSOE-Podemos. La única opción factible es que el PSOE se avenga a una moción para convocar, lo antes posible, una llamada a las urnas. Muy claro tendrían que estar los términos y plazos del acuerdo para que esa vía sea aceptada por Ciudadanos. Y vencer las resistencias de los socialistas será complicado porque Tovar es consciente de que su candidatura no está asegurada. Más bien al contrario.

Lo que suceda no solo va a depender de Ciudadanos, PSOE y Podemos. El PP aún tiene margen de maniobra. Génova no quiere, por encima de todo, perder la presidencia regional. Llegado el caso, si la moción cuaja y aún está pendiente la resolución del juez, como es probable, minutos antes de la votación de la moción de censura, instrumental o para un gobierno alternativo, Pedro Antonio Sánchez podría presentar su dimisión ese 6 de abril. Como en las tragedias griegas, habría deus ex machina en el último acto. El reloj se pondría a cero como si hubiera habido elecciones. Y un par de semanas después, el PP presentaría, como formación mayoritaria, otro candidato que encontraría el apoyo de Ciudadanos, al ver colmada su principal reclamación: la salida de PAS.

¿Quién sería el sustituto? Encina de la mesa están los alcaldes de Archena (Patricia Fernández), Ye-cla (Marcos Ortuño) y Lorca (Francisco Jódar), además de Fernando López Miras, coordinador del PP, vicesecretario de la Asamblea y mano derecha de PAS. La elección dependerá de Génova, oído el criterio del líder regional, y del momento en que haya que tomar la decisión, si llega esa tesitura. Si el TSJ no hubiera resuelto el ‘caso Auditorio’, lo que es posible porque la decisión de Pérez-Templado, sea cual sea, será recurrida a la Sala de lo Civil y lo Penal, el candidato con más papeletas sería Fernando López Miras. ¿Por qué? El más fiel escudero de PAS no dudaría en convocar elecciones anticipadas si el actual presidente quedara libre del caso, convirtiéndose de nuevo en candidato. Hoy el PP rechaza unas elecciones, pero tendría fácil justificación ante la opinión pública si quedase absuelto. Sin que exista ninguna certeza, los populares están alentando la posibilidad de que el caso será archivado en cuestión de días para meter miedo a sus rivales hasta el punto de que algunos lo están interiorizando. Es evidente que puede pasar eso como lo contrario, o que también venga en este lapso de tiempo un auto del juez Velasco solicitando la imputación por la ‘Púnica’. El partido que resista más la presión será quien se lleve el gato al agua. Pero, analizado el abanico de posibilidades, hay cuestiones con nulos visos de prosperar, como un gobierno alternativo de PSOE y Podemos.

Los comentarios están cerrados.

Otros Blogs de Autor