La Verdad
img
Y sin embargo se mueve
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 29-01-2018 | 09:25

Si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato. No hay duda de que aquello fue una arenga clientelar. Pero antes de aclarar qué hay entre lo dicho y lo hecho, el PSOE ya acudió a la Fiscalía

Un par de meses después de que el Santo Oficio le sometiera a juicio por mantener, como Copérnico, que la Tierra no es el centro inmóvil del Universo sino que gira alrededor del Sol, y no al revés, Galileo Galilei se vio obligado a leer de rodillas un texto de abjuración para salvar el pellejo. Cuenta la leyenda que en algún momento posterior Galileo susurró: «Eppur si muove» (Y sin embargo se mueve). Parece poco probable que pudiera decirlo públicamente, por la cuenta que le traía, aunque se sabe que nunca dejó de pensar que la Tierra se desplaza en el espacio. Lo dijera o no, ‘Eppur si muove’ aún se utiliza como frase para expresar que, aunque se niegue la veracidad de un hecho, este es totalmente verídico. La carta de renuncia dirigida al alcalde Ballesta por el exconcejal Roque Ortiz, tras un proceso político sumarísimo, es la antítesis de un texto de abjuración. Niega la mayor, persiste en que todo fue un «desafortunado error verbal» y arremete contra sus supuestos inquisidores, esa «nueva política» que, dijo, «retuerce fácilmente la realidad» y aprovecha la «mentira que se difunde en el anonimato de las redes sociales». Tras cinco días achicharrándose en las nuevas hogueras digitales, Ortiz entonó un «me voy» que deja al alcalde sin uno de los planetas más cercanos del sistema heliocéntrico que conforma con sus más estrechos colaboradores. Sabiendo que está más solo y que la crisis es producto del fuego amigo, Ballesta afrontará ahora el desgaste de una comisión de investigación en el Ayuntamiento. Es lo que toca y procede por cuestión de higiene democrática. Para aclarar qué hay entre lo dicho y lo hecho. De lo primero no hay duda. Aquello sonó como lo que fue: una arenga caciquil y clientelar. Si parece un pato, nada como un pato, y grazna como un pato, entonces probablemente sea un pato. Pero para ir a Fiscalía, a donde ya acudió el PSOE únicamente con lo puesto, faltan los hechos que demuestren una vulneración de la ley. En juego está la alcaldía del municipio que dará la llave de San Esteban en 2019, y la oposición no soltará fácilmente esta presa. Aun a costa de caer en la contradicción de elevar una moción a la Asamblea sobre lo ocurrido en Murcia, como ha hecho el PSOE, y disculpar a su exalcalde de Calasparra, que se jactaba hace siete años en un vídeo conocido ahora de enchufar a un edil de IU, con el argumento de que solo pidió que Esamur contratara para una depuradora a gente del pueblo. Se ve que esa cosa marrana del clientelismo y el caquicismo es una paja que existe solo en el ojo ajeno. Y sin embargo se mueve. Por muchos municipios de todo signo en la Región.

Corredor saturado

¿Se mueve el AVE, ese tren con pico de pato, a alta velocidad o a velocidad alta desde ese centro del universo ferroviario llamado Madrid? Depende. Porque lo que marca la diferencia no es el tren sino el trayecto, las vías y el tráfico compartido. Desde esta semana, los castellonenses tardarán 35 minutos menos en llegar a la capital de España, aunque ahorrarán tiempo (y dinero) si su destino es Valencia y optan por un tren regional o el Euromed en lugar del AVE. Son las paradojas de este carajal de tramos, anchos de vías y saturado tráfico ferroviario compartido que es hoy el Corredor Mediterráneo. Por distintas razones lo que vemos hoy en Castellón, lo veremos con el AVE en Murcia a finales de 2018 o principios del 2019. De Madrid a Alicante (Monforte, por precisar) tendremos alta velocidad y a partir de ahí velocidad alta hasta Murcia. Porque aunque no habrá un rudimentario tercer hilo, como de camino a Castellón, los 62 kilómetros finales están plagados de motivos para pisar el freno. Desde el nudo de Monforte, que se atraviesa a 50 km/h., y tres largos túneles a varias curvas pronunciadas y el tobogán para superar el canal del Trasvase… Sin contar una parada en Elche de seis minutos y otra en Orihuela si hay demanda suficiente… Se ahorrará mucho tiempo, qué duda cabe, en llegar a Madrid en el AVE, pero el tramo Murcia-Alicante se hará a trompicones. Todavía será peor para los cartageneros, pendientes de su tercer hilo, y no digamos para los usuarios de los cercanías que se mueven en dirección a Alicante, obligados desde 2020 a 2023 a efectuar transbordos en San Isidro. Ellos pagarán parte del pato de un Corredor Mediterráneo abocado a su congestión en un par de años.

Mar Menor, eficacia y premura

En dos horas se puede recorrer caminando el sendero circular de Tallante (Cartagena) en torno a su Cabezo Negro. Un paseo muy recomendable por un paisaje trufado de almendros, que algunos empezaban a florecer el pasado domingo. Apenas se ven regadíos en este paraje incluido en la zona 3 de protección en el decreto ley de medidas sobre el Mar Menor, aunque está junto a la rambla de la Azohía que vierte a la bahía de Mazarrón. No tengo dudas de que el vertido de nutrientes, en especial los nitratos agrícolas del Campo de Cartagena, es la causa directa del proceso de eutrofización de la laguna. Y que la primera medida y más urgente debe ser eliminar por completo los vertidos antes de que la catástrofe sea irreversible. Pero veo los almendros secos de esas pequeñas fincas, y dudo de la utilidad, para frenar el deterioro del Mar Menor, de colocar setos que habrá que regar -¿con qué agua?- en unos terrenos de secano tan alejados de la laguna. Da la impresión de que se ha ido demasiado lejos en las enmiendas al decreto con la aplicación obligatoria de iguales medidas en todas las zonas. Ocurre, sin embargo, que, al transitar por la ribera del Mar Menor y ver cómo está, este mismo paseante piensa que toda prevención parece poca. Por eso, diagnosticado el problema, las soluciones deben ser técnicas y científicas, no basadas en impresiones o posiciones personales, e implicando en su búsqueda al sector agro. Parece que no lo hizo el Gobierno ni la oposición. Tampoco sabemos qué científicos han sido oídos y en qué estudios se basaron el decreto y sus enmiendas. Mal asunto porque hay que actuar pronto y con eficacia.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor