Blogs

Del agua y sus leyendas

La primera víctima de una guerra siempre es la verdad. Y en la del agua no iba a ser menos. Aquí, en la Región de Murcia, lo sabemos bien. Si en lugar de conflicto territorial hubiera existido un pacto duradero y sólido nos habríamos ahorrado mucha demagogia mendaz de uno y otro bando. Pero no ha sido así. La última patraña procede de la propia ministra de Transición Ecológica, lo que resulta especialmente llamativo por su reconocido perfil técnico. «Durante muchos años hemos tenido delante el mito del déficit hídrico, cuando en realidad no hay cuencas deficitarias ni excedentarias, porque cada cuenca tiene lo propio de cada una», dijo Teresa Ribera el lunes en el diario ‘El País’. ¡Acabáramos! Para qué tanto plan de cuenca, como paso previo y obligado para un plan hidrológico nacional, si al final concluimos que cada una «tiene lo propio de cada una». ¿De qué sirven esos planes reclamados por la UE si ahora una ministra pone en duda las conclusiones de los estudios realizados sobre las necesidades y los recursos existentes en cada demarcación? ¿Cómo se logrará un pacto nacional del agua si de entrada ya se niega la existencia de un déficit estructural en el Júcar y el Segura, lo que no han hecho hasta ahora ni siquiera los mayores opositores al Trasvase? Si el déficit es un mito, ¿por qué la mitad del agua que llega del Tajo se destina en el sureste al abastecimiento en hogares para una población de 2,5 millones de personas, que la paga a un precio muy superior a la del resto del país?

Que nuestra Región es deficitaria en recursos hídricos es un hecho contrastado desde que los árabes establecieron una extensa red de canalizaciones para llevar agua a todos los campos de cultivo de la cuenca. La necesidad de traer agua se remonta incluso a poco después de la conquista de Granada, cuando surge el proyecto del Canal de Murcia. Un plan para conducir agua de dos afluentes andaluces del Guadalquivir, los ríos Castril y Guardal, hasta Cartagena, que desde el siglo XVI hasta principios del XX se intentó materializar en múltiples ocasiones.

Añadió la ministra que la transferencia de caudales entre cuencas debería ser lo extraordinario y no lo ordinario, pero lo cierto es que el Tajo-Segura no es una singularidad. En España existen cuarenta trasvases, dieciséis de ellos de cierta envergadura. En Europa superan el centenar. Pero sucede que el Trasvase Tajo-Segura está claramente en el centro de la diana. No es casual el pronunciamiento de Pedro Sánchez hace unos meses en Albacete y ahora el de la ministra. Se nos viene encima un periodo de tensión territorial y política por el agua, especialmente para el PSOE murciano. Si pudiera, una parte del PSOE cerraría el Tajo-Segura. Tan cierto como que los socialistas murcianos se opondrían de plano, como ya hicieron cuando la tramitación del Estatuto manchego. A favor juega que para cerrar el Trasvase hace falta una ley o un decreto ley que precisaría de convalidación en el Congreso de los Diputados. Y, hoy, la aritmética parlamentaria convierte esa posibilidad en muy complicada. Otra cosa es que se intenten modificar las reglas de explotación vinculadas a la ley del Memorándum, lo cual no es descartable a partir de ahora. En una reunión celebrada esta semana en Ferraz, los socialistas ya han advertido de que harán una revisión de todas las infraestructuras, incluido el Tajo-Segura. Por fuerza se verá que hoy por hoy es insustituible. Como insiste la Comisión Europea, el futuro pasa por controlar la demanda porque el cambio climático, como bien señala en este caso la ministra, apunta a una menor disponibilidad de recursos hídricos. Apostar por un mix de todas las fuentes posibles, con la vista puesta en la energía fotovoltaica para abaratar los costes de la desalación, es la única salida plausible ante un reto especialmente acuciante para las cien mil familias que comen del Trasvase. Durante el último año, el actual secretario de Estado Hugo Morán negoció con su antecesora María García las bases de un pacto nacional, que ahora no debería encallar, sino tomar impulso. No ayudan las declaraciones de una ministra que pecó en esta ocasión de una frivolidad lacerante para la Región de Murcia, donde quedamos a la espera de que acredite ese prestigio que se le supone. No vaya a ser que esto sí sea un mito.

Temas

Las claves de la actualidad analizadas por el director editorial de La Verdad

Sobre el autor

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031