La Verdad
img
Autor: Alberto Aguirre de Cárcer
Día de luto en la Región
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 11-05-2010 | 7:04| 0

Ver Post >
El oficio de contar la verdad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 09-05-2010 | 10:40| 0

Ben Brandlee, el director de ‘The Washington Post’ que confió en Bob Woodward y Carl Bernstein cuando tuvieron las primeras pistas del ‘caso Watergate’, afirma que el principio fundamental para un periodista es buscar la verdad y contarla. Quienes creen que nuestro trabajo debe consistir en solemnizar lo obvio, en ejercer de cronistas de la agenda ‘oficial’ y en actuar como obedientes altavoces de los agentes políticos y sociales desconocen que la esencia de nuestro trabajo no tiene que ver con ese periodismo declarativo y de convocatoria. Al contrario, la máxima expresión de este oficio consiste en investigar más allá de la simple apariencia de las cosas para contar historias de interés para nuestra audiencia y basadas en la exposición de hechos, cada uno contrastado por diversas fuentes. Ocurre que la verdad es compleja, en ocasiones pretende ser ocultada y muchas veces es incómoda para quienes ejercen el poder político o económico. Entre la resistencia de unos y las tendencias acomodaticias de otros, esta profesión languidecería si no fuera porque hay cabeceras, como ‘La Verdad’, que con sus defectos y sus virtudes están comprometidas con esa visión del periodismo. Estas reflexiones vienen al hilo de la edición dominical que tiene en sus manos y que se abre con un magnífico reportaje de investigación de Manolo Buitrago sobre la propiedad del Cristo de Monteagudo. Gracias a su trabajo sobre la peripecia patrimonial del monumento ahora sabemos que no es propiedad del Estado, al que precisamente ha pedido el abogado José Luis Mazón por vía judicial que lo retire. También hoy, Ricardo Fernández detalla la intrahistoria del paso por prisión de varios alcaldes de la Región por presuntos delitos de corrupción aún no depurados por la Justicia. Es un relato periodístico precedido por informaciones exclusivas firmadas en las últimas semanas por Ricardo Fernández, que arrojaron luz sobre los sumarios que implican a políticos del PP y del PSOE. A esa búsqueda de la verdad oculta se aludió esta semana en la entrega del premio Ortega y Gasset, el más importante del periodismo español junto al Mariano de Cavia. Nuestro jefe de Información, Chimo García Cruz, quien obtuvo el II premio Ortega y Gasset hace 25 años por desvelar un intento de soborno que acabó con la dimisión del entonces presidente de la Comunidad, Andrés Hernández Ros, ofrece también hoy a los lectores una crónica sobre la memoria histórica del Partido Socialista de la Región desde el prisma de sus protagonistas. Y nuestro jefe de Culturas y Sociedad, Miguel Ángel Ruiz, nos desvela que la Comunidad quiere reintroducir el lince, el mamífero más amenazado en el mundo, en la Sierra de la Pila, acometiendo un ambicioso proyecto ecológico de la Región con sus luces y sus sombras. Parafraseando a los Rolling Stones, es sólo periodismo, pero nos gusta. Espero que a usted, querido lector, también.

Ver Post >
Percepciones
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-05-2010 | 12:57| 0

Algunos expertos en marketing aseveran que los consumidores compran realmente percepciones, no productos. Que a la hora de escoger entre dos mercancías similares, elegimos aquella que nos inspira más confianza porque asociamos su marca con algún valor añadido. Los mercados financieros se guían por fríos datos macroeconómicos, pero también por percepciones cuando evalúan la economía de un país. Sólo unas horas después de que el presidente del Gobierno repitiera en el Congreso de los Diputados que hay «indicios de que nuestra economía mejora», una de las tres principales agencias de calificación de riesgo, Standard & Poors, rebajó el pasado miércoles la nota de solvencia de España para hacer frente a su deuda. Es cierto que la credibilidad de esta agencia de ‘rating’ está en entredicho desde la crisis de Lehman Brothers, pero sus clasificaciones influyen decisivamente en el mercado de capitales. De hecho obligará al Gobierno a pagar ahora un interés más alto por los préstamos que precise para financiar sus políticas. El deterioro de la imagen de nuestro país en los mercados internacionales es de tal calibre que nos sitúa en el ojo del huracán de las especulaciones de los mercados, lo que afecta ya a los costes de financiación de las grandes empresas españolas y a la deuda de algunas comunidades autónomas, como el País Vasco y Navarra, que han visto rebajado también su ‘rating’. Zapatero lanza mensajes de tranquilidad, pero la percepción en los destinatarios es justamente la contraria. Cada vez que habla sube el pan, se dice ya en las filas socialistas. Esta semana, publicó un optimista artículo sobre la evolución de la economía española en el diario alemán ‘Handelsblatt’. Ese mismo periódico se asombraba de que, en plena crisis de la deuda, con Grecia al borde de la quiebra y Portugal viendo las orejas al lobo, el presidente de turno de la UE asegure que no hay motivos para preocuparse ante un «pequeño problema financiero». La marca Zapatero cotiza a la baja y lastra las aspiraciones electorales del PSOE en muchas comunidades, como Cataluña, donde los socialistas querrían que no apareciera por allí durante la campaña electoral. Por evitar medidas impopulares, el presidente no hace más que dilatar la salida de la crisis, incluso ahora que la tasa de paro supera el 20%. Tardó en reconocer el problema económico y está siendo tibio en su resolución. Hace oídos sordos a un clamor para que tome medidas urgentes. Se lo pidieron esta semana el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, y el Banco de España. Todos coinciden en que España necesita una reforma laboral que dinamice la contratación, políticas que fomenten la actividad económica, una reordenación del sistema financiero sin injerencias políticas en las Cajas y medidas inequívocas de recorte de gasto para reducir el déficit al 3% del PIB en 2013. Por eso, la reducción de altos cargos que aprobó el viernes no deja de ser un simbólico recorte de sólo 16 millones de euros. Otra cataplasma más para bajar la fiebre de una economía enferma.

Ver Post >
La cultura de la austeridad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 25-04-2010 | 10:39| 0

La portada de ‘La Verdad’ destaca hoy un plan de austeridad del Gobierno regional en el gasto de personal, que aspira a obtener un ahorro de 25 millones de euros al año, el equivalente a la construcción de ocho colegios o cinco centros de salud. La iniciativa detallada en páginas interiores por Julián Mollejo consta de quince medidas concretas. Desde la reducción de la edad máxima de jubilación de los empleados públicos y la limitación del personal laboral a la supresión de vacantes y la reducción de horarios. Es otra vuelta de tuerca más para el objetivo prioritario de reducción del gasto público, que se fijó Valcárcel tras la irrupción de la crisis. La iniciativa va en la dirección correcta y es valiente porque puede encontrarse con el recelo de los sindicatos en su negociación. Aunque teóricamente no se verían afectados los derechos de los empleados públicos, hay varios puntos sensibles, como la suspensión de la aplicación de nuevos complementos de productividad y de los aumentos retributivos en los procesos de negociación colectiva. De esta manera se viene a corregir también una decisión precipitada del Gobierno autonómico sobre las mejoras salariales pactadas hace dos años en la sanidad pública. Ahora cabe esperar de los sindicatos colaboración y consenso para frenar el gasto en la administración pública. Y no sólo a nivel regional. Esta misma semana supimos que España fue el cuarto país de la UE que en 2009 registró un déficit público más alto, el 11,2% del PIB frente al 4,1% de 2008, por el descenso de ingresos y el aumento de gasto público originado por el agravamiento de la crisis. Sólo Irlanda, Grecia y Reino Unido tuvieron un déficit más negativo. Y lo peor es que alrededor de una cuarta parte del gasto acometido por el Gobierno de Zapatero en 2009 fue destinado a medidas (plan E, la deducción de los 400 euros…) con un efecto limitado y transitorio, lo que ha obligado a anunciar un plan de recorte de 50.000 millones en tres años. Este viernes, Grecia tuvo que pedir socorro a los países de la Eurozona y al FMI tras el hundimiento de su deuda, mientras la desconfianza internacional castiga ya a la economía portuguesa. La situación de España no es tan grave, pero tan importante son los datos macroeconómicos como las percepciones de los mercados financieros, como el de la City de Londres, donde no acaban de creerse las promesas de Zapatero. Hace bien el Gobierno regional en impulsar la cultura de la austeridad aunque el ahorro sea pequeño en el global de su presupuesto (4.978 millones de euros). Debería fomentarla también en el ámbito municipal. Con la que está cayendo, algunos alcaldes de la Región están embarcados en gastos inexplicables, como el proyecto de una televisión comarcal sufragada con dinero público por municipios donde gobierna el PP, en la antesala de las elecciones autonómicas y municipales de 2011.

Ver Post >
Las dos españas
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 18-04-2010 | 10:39| 0

Vivimos en un país en recesión. No sólo en términos de actividad económica. El entancamiento también es político y social. En lugar de avanzar en los problemas de fondo nos recreamos en el enredo, la bronca y la batalla fraticida. Es un ruido de fondo insorportable que jalean los estrategas políticos con perniciosas consecuencias. Entre ellas, la angustia de miles de familias que viven en vilo por la amenaza al Trasvase y la desesperanza de los más de cuatro millones de parados que, después de tres años de diálogo social, están pendientes de una reforma del mercado de trabajo. Son tan víctimas como lo fueron las del régimen franquista, pero permanecen en un segundo plano porque las primeras son el resultado visible y vergonzante de la ineficacia de los actuales dirigentes políticos. Es mucho más fácil y rentable electoralmente remover los rescoldos de los viejos sentimientos guerracivilistas, aunque sea resucitando los peores enfrentamientos cainitas, que solucionar el problema del agua o la crisis del desempleo. No es un secreto para nadie que agitar el fantasma de las dos Españas es la mejor forma de movilizar a las adormecidas bases y tapar a la vez las miserias de una gestión política inoperante. No importa si para ello hay que erosionar la legitimidad y la independencia del Tribunal Supremo mientras que, por omisión o a conciencia, se condena a perpetuidad a toda una Comunidad autónoma. En lugar de construir el liderazgo en base a la empatía, como describía el psicólogo Frans de Waal en su obra ‘Política para chimpancés’, quienes nos gobiernan han optado por cimentar su permanencia en el poder provocando el odio al adversario, las disputas entre territorios y las peleas de barrio entre dirigentes de segunda y tercera fila. Cuanto más turbio y revuelto baje el río, más blindados se sentirán quienes originan los conflictos aguas arriba. Deberían estar atentos los dos principales partidos políticos. Este pérfido juego de ajuste de cuentas entre los sectores más radicales, a cuenta de las causas contra el juez Garzón, mantiene distraídos a una sector mayoritario de la sociedad, pero comienza a ser percibido, entre la bruma y el estruendo, por muchos españoles como lo que es, sólo un burdo señuelo. Cuando se levante la niebla nos encontraremos con una evidencia clamorosa: las carencias de liderazgo de Zapatero y Rajoy. De ellos se beneficiarán en las elecciones autonómicas quienes tácticamente se mantienen al margen, como Rosa Díez , que crecerá en Madrid, o CiU, que puede volver al poder en Cataluña. En nuestra Región cada vez se oyen más voces que claman por una tercera vía, aunque sólo sea por dignidad y para ser tenidos en cuenta en este paupérrimo escenario político. Ni el PP ni el PSOE, representantes mayoritarios de la sociedad, deberían hacer oídos sordos a ese runrún que corre por las calles.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor