La Verdad

img
Autor: Alberto Aguirre de Cárcer
Golpe a la democracia
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 07-09-2017 | 3:32| 0

No hay suficientes palabras para describir el bochorno vivido en el Parlamento catalán, pero la vicepresidenta Sáenz de Santamaría estuvo atinada al tildarlo de «patada a la democracia». La ley del referéndum sobre la independencia de Cataluña no solo viola la legalidad establecida en la Constitución. También la propia legalidad catalana, dado que el Estatut requiere para su cambio una mayoría cualificada de dos tercios de los diputados. La prueba evidente de la ilegalidad fue el rechazo del letrado mayor de la Cámara a tramitar la norma. Ayer, sin embargo, con la presidenta Forcadell a la cabeza, los independentistas decidieron saltarse a la torera hasta los propios trámites y garantías parlamentarias para fraguar este insensato órdago de quienes están dispuestos a dejar de pertenecer a la UE, con tal de intentar culminar su delirante aventura separatista.

Ver Post >
El timo de la llamada perdida
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 06-09-2017 | 1:15| 0

La Policía y la Guardia Civil alertaron ayer del auge del ‘timo de la llamada perdida’. Se inicia al recibir una llamada corta en el móvil, sin tiempo para responder, pero quedando registrada como ‘llamada perdida’. Si el receptor la devuelve, le saldrá caro: la línea tiene una tarificación adicional, de la que los estafadores se llevan parte, mientras una locución automática intenta retener al usuario el mayor tiempo posible. No se sabe quién llamó a quién, pero al PP, en su relación con Cs, le quedó la sensación de haber sido timado con la reforma de las ITV. Mucho ‘guasap’, mucha llamada, pero en el último suspiro, cuando el registro de los móviles acreditaban un acuerdo, Cs sorprendió con su rechazo al decreto. No es una estafa, es política. Lo curioso es aquí nadie gana. Al contrario, ambos pierden. Un nuevo espectáculo. Y otro timo más.

Ver Post >
Bucle histórico
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 09-07-2017 | 9:27| 0

Como expresamos hace 92 años en estas páginas, pensamos que la unidad es indispensable en un tema vital para la Región como es el agua. Los partidos deben esforzarse en alcanzar una posición común y defenderla en Madrid

El 10 de mayo de 1925, hace 92 años, la Diputación Provincial iba a celebrar una asamblea en la que estaba en juego la unidad de los municipios murcianos en favor de la construcción de dos pantanos, el de la Caridad (Taibilla) y el de la Fuensanta. Se trataba de un proyecto hidráulico diseñado para aprovechar las aguas del río Taibilla, que impulsaban los ayuntamientos de Murcia y Cartagena. Había importantes objetivos en liza: garantizar el abastecimiento a 500.000 personas de casi todas las poblaciones de la provincia, incluida la base y el puerto de Cartagena; evitar inundaciones graves como las de 1879 y «llevar a los campos yermos el líquido fertilizante e impulsor de la riqueza», como escribía ‘La Verdad’ ese día en su portada, en un artículo titulado ‘Unidad indispensable’. Además de proteger contras las avenidas, ambos embalses ayudarían a acabar con la insalubridad de las aguas, evitando 600 muertes y 6.000 enfermedades graves cada año solo en Cartagena, habitada entonces por 60.000 personas. La situación era igualmente penosa en Murcia, que carecía de canalizaciones para llevar el agua a las casas.

Pero también, los dos vasos proyectados en el afluente del Segura abrían la posibilidad de mantener 100.000 hectáreas de cultivos en la provincia, ya entonces sometida a un importante déficit hídrico, con periodos de prolongadas sequías. Sin embargo, según avanzaba el proyecto, se suscitaron varias controversias, aireadas en los periódicos de la época, sobre quiénes debían tener uso preferente para la agricultura de los caudales sobrantes y por el temor de algunos municipios a quedar preteridos en el reparto. Había dudas sobre qué derechos de uso tendrían los regantes tradicionales del Segura y sobre el precio de ese agua. La posición defendida por este diario era que, frente a las «divergencias y las parcialidades», importaba «sobremanera no comprometer el éxito de la empresa suscitando rivalidades». En definitiva, que era un tema vital para la provincia y por tanto resultaba indispensable la unidad para lograr un solo anhelo: que los pantanos fueran «construidos para salvar de la tormenta de la sequía a toda una región feraz». Dos años después, en plena dictadura de Primo de Rivera, se crea por decreto-ley la Mancomunidad de Canales del Taibilla y se revisa el proyecto de 1925. Pero cuando todo parecía marchar hacia adelante, resurgió una propuesta alternativa que había sido descartada (la toma de agua del río Mundo), lo que provocó confusión a los ayuntamientos y la pérdida de esa unidad, que no hizo sino acrecentarse en tiempos de la República. Tras múltiples vicisitudes, y pese al enfrentamiento por el agua sobrante entre los regantes tradicionales del Segura y los agricultores de Lorca, Totana y Alhama, cuando iban a arrancar las obras del pantano del Taibilla estalló la Guerra Civil. No fue hasta 1945 cuando el agua del Taibilla llegó a Cartagena.

Con el trasvase Tajo-Segura cerrado, la Región vuelve, una vez más, a estar inmersa en una comprometida situación que amenaza hoy a un sector que representa el 20% del PIB regional y el sustento de más de 100.000 personas. Con una grave sequía que afecta duramente a gran parte del país, y en un escenario de galopante calentamiento por el cambio climático, la ministra de Agricultura acaba de iniciar los primeros contactos para intentar, por fin, un Pacto Nacional del Agua que debería aportar soluciones estructurales a nuestro déficit hídrico. Y de cara a esas negociaciones políticas que tienen complejas aristas territoriales, los partidos de la Región han comenzado los contactos para alcanzar una posición común que defender en Madrid.

Como expresamos hace 92 años en estas páginas, pensamos que la unidad es indispensable en un tema vital para la Región. La altura de miras que demostraron PP y PSOE, cuando el anteproyecto de estatuto manchego puso fecha de caducidad al Trasvase, puede y debe volver a reeditarse para alcanzar un acuerdo regional lo suficientemente sólido para que no acabe convertido en una débil baza negociadora en Madrid. Debe servir de lección lo ocurrido con los prometidos mecanismos de compensación previstos en el Memorándum que ahora se nos hurtan. Hoy solo es posible garantizar los recursos hídricos necesarios, presentes y a medio plazo, si se combinan los trasvases de otras cuencas, las desalinizadoras y las aguas subterráneas. Desde sus distintas y legítimas posiciones, los políticos de la Región deberían hacer un esfuerzo por aparcar prejuicios e intereses partidistas y enhebrar acuerdos que permitan el desarrollo sostenible de nuestro sector agroalimentario sin causar perjuicios medioambientales. Es en estos momentos difíciles cuando los políticos exhiben su auténtica talla. Aquí y ahora se juegan de nuevo el futuro de todos.

Ver Post >
Ejemplaridad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-07-2017 | 10:54| 0

Millones de personas sufren persecución por sus ideas políticas, sus creencias religiosas o su orientación sexual en decenas de países donde las libertades individuales y los derechos colectivos son pisoteados o reprimidos, en muchos casos con penas de prisión. No es casual que en España, donde esta semana se ha conmemorado el cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas tras el fin de la dictadura franquista, se celebre también durante estos días la más concurrida expresión reivindicativa de los derechos de los homosexuales y contra la discriminación por género, identidad y orientación sexual. No solo en el ámbito normativo, sino también en términos de respeto y tolerancia social, nuestro país ha dado pasos ejemplares en el reconocimiento y normalización pública de la diversidad sexual. Aún así, siguen existiendo en la vida diaria numerosos comportamientos homófobos y prejuicios sociales contra el colectivo LGTB. En una entrevista con ‘La Verdad’, la presidenta de la Asamblea, Rosa Peñalver, habla hoy sin tapujos de su orientación sexual y de sus vivencias personales, expresando libremente sus opiniones sobre un asunto que normalmente es rehuido por la mayoría de los personajes públicos. Una actitud valiente de quien a estas alturas de su larga trayectoria política no tiene nada que ganar en lo personal con esta conversación periodística, pero que puede aportar mucho en lo colectivo para lograr una sociedad más madura y tolerante. Rosa Peñalver da otra muestra hoy de ejemplaridad pública. Ejemplaridad que no guarda relación con su orientación sexual, sino con el compromiso social que demuestra con su testimonio. La visibilidad conduce a la normalidad. La segunda autoridad de la Región tenía todos mis respetos. Ahora cuenta también con mi admiración.

Ver Post >
Competitividad
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-07-2017 | 10:53| 0

La Región de Murcia es ya un lugar excelente para vivir o venir de vacaciones. Con el AVE y el aeropuerto de Corvera lo será aún más. Pero aún entonces seguirá siendo una comunidad complicada para trabajar, producir e innovar

Esta semana no ha podido quedar más claro que el retraso del AVE, el aeropuerto y otras infraestructuras críticas para la competitividad de la Región nos tienen a todos hasta el gorro. Es «cabreante», dijo el presidente del CES. Una «tomadura de pelo» que provoca «hartazgo», añadió días después el presidente de los empresarios. Hasta Fernando López Miras, en la asamblea de Croem, expresó que él es el primer «enfadado» por estas recurrentes demoras. Aunque la recuperación económica no ha llegado a todos los hogares, este es el segundo año de crecimiento y esas palancas para nuestra economía se hacen esperar todavía más, lo que acentúa la brecha con nuestras comunidades más próximas y provoca cansera social. El Gobierno regional sabe que la alta velocidad y Corvera son hitos determinantes para esta legislatura y que gran parte de sus expectativas electorales en 2019 dependerán del despegue de estos proyectos, junto a una solución estructural al acuciante problema del agua. Al presidente López Miras se le ve dispuesto a dar la batalla en Madrid. Hace bien. Personalmente no tiene nada que perder. La responsabilidad le ha llegado sin haberla pretendido y hoy no tiene que contemporizar con Génova o La Moncloa para obtener un puesto en las listas electorales. Sabe que hoy le renta políticamente más incomodar a la ministra de Agricultura que a los regantes. A la postre, la mayoría le juzgará por su actitud y no por logros que iniciaron otros o por las secuelas de una herencia envenenada. Culminar la llegada del AVE y la apertura de Corvera, tal y como están ambos, tampoco es que sean los doce trabajos de Hércules. Más complicado lo tendrá con la negociación del pacto nacional del agua porque ahí se multiplicarán los frentes. El auténtico interrogante que suscita su presidencia es si solo se ocupará de lo evidente y lo urgente (las infraestructuras y el agua) o tendrá una actitud proactiva para encarar, con la vista en el medio plazo, otras carencias que nos han hecho retroceder como ninguna otra comunidad en los índices de competitividad regional durante los últimos tres años. Carencias como la escasa orientación de las empresas murcianas hacia la innovación, el menguante gasto en I+D+i y una especialización productiva con baja intensidad en conocimiento, como señala un reciente informe de la Fundación BBVA. Eliminar el impuesto de sucesiones en enero de 2018 o avanzar en la simplificación administrativa son medidas positivas, pero claramente insuficientes. La tecnología, la innovación y la sostenibilidad son los factores decisivos que confieren fortaleza a los territorios en este globalizado y digitalizado mundo. Y en esas tres áreas no andamos precisamente fuertes. Al contrario. La memoria del CES señala, atinadamente, cómo el escaso nivel de gasto en I+D y el inferior nivel educativo respecto a la media española es tanto o más importante que los déficits en infraestructuras de transporte. De qué sirve, además, tener tres universidades, dos de ellas públicas, si no existe política universitaria o acumulamos dos años sin un plan de investigación y desarrollo. Cómo es posible que tengamos una de las cuatro únicas politécnicas de España y obtengamos, muy a pesar de la UPCT, tan poco rédito en el sector productivo de la calidad de sus docentes y tecnólogos. No parece que la sociedad murciana se esté beneficiando de la explosión de graduados universitarios en la proporción que cabría esperar. Fueron estudiantes de Medicina formados en la Región quienes obtuvieron las mejores notas en las dos últimas convocatorias de las pruebas del MIR. Y hace pocos días, los tres proyectos ‘tecnosociales’ que jóvenes de la Región presentaron al ‘Think Big’ de Telefónica recibieron una beca y la opción de ‘venderse’ ante decenas de inversores. Hay, en efecto, mucho talento individual, pero falta mucha masa crítica en materia de excelencia.

Convertirse en una Región donde, al margen del innovador sector agroalimentario, el peso de la riqueza radique en el sector servicios y en otros de insuficiente valor añadido es una opción. Pero la renta media seguirá en el furgón de cola, continuará la alta temporalidad laboral y la generación de riqueza por puesto de trabajo será de las más bajas del país. La Región es ya un lugar excelente para vivir o venir de vacaciones. Con el AVE y Corvera lo será aún más. Pero aún entonces seguirá siendo un territorio difícil para trabajar, producir e innovar.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor