La Verdad
img
Autor: Alberto Aguirre de Cárcer
El CIS y el ‘empate catastrófico’
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 12-06-2016 | 7:25| 0

La campaña electoral arrancó en la madrugada del viernes con la promesa de todos de que no habrá una tercera vuelta, aunque doce horas antes el sondeo del CIS reflejó una posible distribución del voto que dibuja un escenario más ingobernable que el salido de las urnas en diciembre pasado. El mensaje de cambio del 20D, que la sociedad interpretó como una llamada a recuperar la política de pactos y consensos, muy pronto se contaminó con vetos cruzados y líneas rojas, con negociaciones por sillones y con el mismo espíritu de siempre: quítate tú para ponerme yo. La política necesita a personas que no necesiten a la política, pero como ni de lejos es lo que sucede en España, volvemos a las urnas en dos semanas para votar a los mismos cuatro candidatos que durante meses proclamaron que no formar gobierno constituiría un fracaso de la política con mayúsculas. Aquí están de nuevo.

El CIS ha encarrilado la campaña dejando sobre la mesa un escenario inquietante. Porque si se consuma, la aritmética volverá a poner las cosas complicadas. Aunque el sondeo refleja que uno de cada tres españoles aún no ha decidido su voto, y se hizo justo cuando IU y Podemos fraguaron su acuerdo, los pronósticos han hecho saltar las alarmas en todos los partidos, excepto lógicamente en Unidos Podemos, que podría convertirse en segunda fuerza, a escasa distancia del PP. Los mayores temores se viven en el PSOE, que corre el riesgo de perder la hegemonía de la izquierda por el previsible ‘sorpasso’ de Unidos Podemos. Si no se movilizan sus votantes, podría verse en la tesitura de tener que apoyar a Iglesias o abstenerse para que gobierne Rajoy, probablemente con una nueva Ejecutiva sin Pedro Sánchez. Los datos de la encuesta son también malos para el PP. Gana sin romper el techo del 30%, pierde escaños y ve alejarse más sus posibilidades de retener La Moncloa con su propuesta de gran coalición. Seguiría dependiendo de otros tras el 26J, pero sobre todo de un PSOE en su mayor crisis desde la Transición. Ciudadanos también retrocedería, según el CIS, difuminándose su papel de bisagra imprescindible. Quienes más buscaron el acuerdo de gobierno son ahora las principales víctimas de la polarización electoral entre PP y Unidos Podemos. La formación de Pablo Iglesias es la que de antemano sale ganando. Su pacto con IU le puede asegurar un incremento de escaños en 19 provincias, obteniendo en otras cinco un diputado por primera vez. Establecer una alianza con la vieja guardia del PCE, y al mismo tiempo definirse como socialdemócrata para ocupar el espacio del PSOE, no ha sido obstáculo para quien demuestra pocos reparos en romper los huevos que hagan falta si al final le sale la tortilla. Las expectativas de Unidos Podemos no solo son mérito de sus estrategas y de su capacidad para el márketing político. También es fruto de los errores de Pedro Sánchez que, para afianzarse en la dirección socialista y desalojar al PP, aupó a Podemos y a sus confluencias hasta la cúspide de los grandes ayuntamientos y varias comunidades autónomas. También Rajoy ha puesto un importante grano de arena, relativizando durante años la corrupción y dando alas al populismo de plató para debilitar a los socialistas, sin reparar en que su hundimiento le conduciría a él y al país a una gobernabilidad muy complicada.

PSOE y PP han propiciado con una ingenuidad e irresponsabilidad pasmosa ese escenario soñado por Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, inspirándose en la teoría del ‘Empate catastrófico’ de Álvaro García Linera, vicepresidente de los tres primeros gobiernos de Evo Morales. Influenciado por Gramsci y otros teóricos, García Linera llama ‘empate catastrófico’ a una etapa de los Estados políticamente en crisis en la que se confrontan dos proyectos nacionales de país, antagónicos y ambos con capacidad de movilización, sin que ninguno logre imponerse, produciéndose una crisis de gobernabilidad que puede durar meses o años. El desempate terminaría por llegar coincidiendo con otro momento al que García Linera denomina ‘punto de bifurcación’. Si se cumplen los pronósticos del CIS, Podemos no lo alcanzará el 26J, pero podría lograrlo en los siguientes comicios si desplaza ahora al PSOE.

A la vista del sondeo, la estrategia del miedo para movilizar a los indecisos le está dando al PP parcos resultados en el corto plazo. Hasta el propio Aznar, en ocasiones desconectado de la realidad, le ha advertido a Rajoy de que la polarización electoral siempre beneficia más a quien parte de peor posición. No obstante, en su mitin de ayer en Murcia, el presidente perseveró en esa línea. En el mejor de los casos, si los populares consiguen mantener de alguna forma el Gobierno van a vivir un infierno teniendo enfrente a un partido que quiere «tomar el cielo por asalto», desde la calle y el Parlamento, y con el que no comparte el más mínimo solapamiento ideológico ni zonas comunes de centralidad donde puedan pactarse, al menos, las políticas de Estado. Nada está escrito de antemano. Las distancias entre los tres principales partidos son estrechas y el número de indecisos es aún elevado. Pero si no cambian las tendencias, amaneceremos el 27J con un panorama imprevisible.

Ver Post >
'Sorpasso' institucional
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 10-06-2016 | 12:30| 0

A un acto institucional como el Día de la Región no se le puede pedir grandes emociones, pero el de ayer, pese a sus buenas intenciones, volvió a pecar de plano, salvo por la intervención del alcalde Ballesta, que le echó cuajo intelectual y emotividad, las breves pero intensas palabras de Pedro Cano, en nombre de los excelsos premiados, y un par de vídeos bien orientados y realizados para la ocasión. El presidente Sánchez, que en ocasiones parecía perdido y ausente en el mundo ‘teleprompter’, no tuvo su noche más brillante, mientras que la presidenta de la Asamblea, Rosa Peñalver, se ‘sorpassó’ con un discurso político en defensa de la Cámara regional que sonó gratuito y fuera de lugar. Todo acabó con la magnífica Orquesta Regional y Ruth Lorenzo cantando ‘Bailando bajo la lluvia’ en el día más tórrido del año. Pese al calorazo, que superó como ‘trending topic’ en los corrillos a la encuesta del CIS, lo mejor estuvo en las calles.

Ver Post >
Desmontando a UPyD
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 08-06-2016 | 8:32| 0

El portavoz regional de Ciudadanos, Miguel Sánchez, protagonizó el 12 de noviembre de 2014 un hecho rocambolesco y entonces inexplicable: dimitir como concejal de UPyD en Caravaca porque no lo hacía el alcalde del PP, recién imputado. Por distintas razones, ninguno de los dos tenía futuro en sus partidos. La formación de Rosa Díez estaba rota en la Región y ya había decidido que no iría en mayo a las municipales en Caravaca, Los Alcázares y el resto de poblaciones españolas de menos de 75.000 habitantes. Sánchez asegura que decidió migrar a C’s al quedar fascinado por Rivera en un acto en Madrid. Cuatro días después de ese mitin, celebrado el 13 de diciembre en el Teatro Goya, se pasó a C’s. Y con él otros 120 militantes de UPyD, casi la mitad de sus afiliados. ¿Éxtasis colectivo de efecto inmediato o toda una operación cocinada a fuego lento? La respuesta es evidente. Si había dudas ahí está la grabación al secretario de organización de C’s, Fran Hervías: «Gracias a Miguel conseguimos desmontar a UPyD en Murcia y que 300 tíos se afiliaran».

Ver Post >
El carro púnico
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 05-06-2016 | 12:31| 0

El mundo es un carro de heno y cada uno coge lo que puede. En ese antiguo proverbio flamenco se inspiró ‘El Bosco’ para pintar hace 500 años una de sus obras más celebradas, ‘El carro de heno’. Es una de las joyas del Museo del Prado, que brilla ahora especialmente con motivo de la primera muestra monográfica dedicada en España a uno de los pintores más enigmáticos de la historia. El tríptico, dedicado al pecado, no puede estar más vigente. Si hubiera que trasladar a una pintura el sumario judicial de la trama ‘Púnica’ no habría mejor inspiración que la tabla de ‘El Bosco’, en cuya parte central, entre el cielo y el infierno, se ve a múltiples personas de toda condición que no dudan en cometer todo tipo de tropelías para coger una brizna de heno o el summum de alcanzar la cima del carro. Dinero, influencia, poder, privilegios… según los casos, porque en el fresco de la operación ‘Púnica’ hay de todo. Y es que fueron muchos los que entraron en contacto con el joven experto en nuevas tecnologías de la información, Alejandro de Pedro; el exalcalde cartagenero José Antonio Alonso; el exvicepresidente del PP de Madrid, Francisco Granados, y el constructor David Marjaliza. Una banda de presuntos que habría hecho del tráfico de influencias una forma de vida, repartiendo heno por aquí y por allí para lucrarse con dinero público, obtenido de muchos políticos que sucumbían a la tentación de encaramarse a lo más alto del carro. Hoy tienen la reputación por los suelos y un horizonte penal incierto. Otros respiran tranquilos. De haberse pinchado por orden judicial un teléfono más, el de José Antonio Alonso, el guiso habría sido monumental. Las ofertas de Alonso y De Pedro, Álex para los conocidos, han arruinado la carrera política de Juan Carlos Ruiz y amenazan la de Pilar Barreiro y Pedro Antonio Sánchez, que niega rotundamente haber firmado ningún contrato con la trama, aunque esté señalado por la Guardia Civil. Mi deseo es que Sánchez no aparezca en el escabroso cuadro que pronto pintará el juez. De lo contrario, el efecto sería devastador para la confianza de la sociedad murciana en sus políticos.

Ver Post >
Una gran región, pese a todo
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 05-06-2016 | 8:20| 0

No faltan argumentos para sacar pecho, pero tan ocupados estamos en reclamar lo que nos falta que olvidamos con facilidad preservar todo lo positivo que ya tenemos y nos distingue

Vivimos en una gran región. A pesar de que somos noticia nacional periódicamente por presuntos casos de corrupción, a pesar de que la brecha de desigualdad se ha acrecentado con la crisis, a pesar de que la población en riesgo de exclusión alcanza tasas lacerantes, a pesar de que el paro aún frisa cotas inasumibles, a pesar de que nos falta el agua que precisan nuestros cultivos, a pesar de que se nos castiga con una red ferroviaria del siglo XIX… A pesar de que nuestra región es manifiestamente mejorable en muchos aspectos, no todo es agua estancada, que diría Miguel de Unamuno. Todo lo contrario. Y es conveniente recordarlo porque los fracasos de algunos no deben dañar la autoestima de todos.

Goethe afirmaba que «para conocer a la gente hay que ir a su casa». A la nuestra vienen menos visitantes de los que nos gustaría. Y como el sentimiento de pertenencia a España prevalece por encima de cualquier otro, tampoco somos muy dados a proyectarnos al exterior o a exhibir orgullo de pertenencia a la Región. Estamos en el polo opuesto de los nacionalistas, excluyentes y expansivos. «Haced vosotros las leyes, dejadme a mí cantar las baladas de la nación», decía un teórico del nacionalismo vasco, como recuerda a menudo el historiador Fernando García de Cortázar. Puede que Murcia no saliera bien parada cuando se configuró el Estado de las autonomías, por el desgajamiento de Albacete y por la deficiente negociación de las competencias transferidas, pero no cabe decir que la Región de Murcia es hoy una pura construcción jurídica vaciada de sentimiento. Que haya sido históricamente territorio fronterizo y crisol de culturas nos ha blindado contra histrionismos identitarios, propiciando que las distintivas señas de identidad se vivan y se sientan hoy con la naturalidad propia de una tierra de acogida. El factor identitario y cohesionador existe y podría haber sido más acentuado si hubiéramos cuidado como se merece nuestro patrimonio histórico, cultural y natural, o si hubiéramos trabajado con más acierto la imagen que proyectamos al resto de España, aunque echar la vista atrás solo conduce a la melancolía o al victimismo. Sin perder ese espíritu crítico que es imprescindible para progresar, lo cierto es que no faltan motivos para sacar pecho.

Somos la quinta región más exportadora de España, la primera en el sector hortofrutícola. Se nos reconoce como los líderes nacionales en reutilización y depuración de aguas residuales. También como la capital europea de la economía social y lideramos el crecimiento de mujeres autónomas. Nuestras piscifactorías de atún rojo son las mejores de Europa, somos los mayores productores de zumos de la UE y una de cada dos lechugas exportadas desde España se cultiva en la Región. El hospital con mayor tasa de donación de órganos es La Arrixaca, un referente a nivel nacional en trasplantes hepáticos y de médula. Cartagena es hoy el municipio con más banderas azules del país y no hay provincia española con más fiestas de interés turístico internacional. Pocos nos ganan en solidaridad. La mejor muestra fue la respuesta social ante la tragedia de Lorca. Y en pocos lugares hay tanta sensibilidad con las enfermedades raras o con el problema de los desahucios. Escritores como Arturo Pérez-Reverte y María Dueñas dominan las listas de ventas, nuestros grupos de música rock arrasan en todo el país y el mejor atleta español de los últimos años se llama Miguel Ángel López y es de Llano de Brujas.

El Día de la Región, que se celebra el próximo jueves, debería servir para fijarse retos, depurar lastres y hacer revisión de lo positivo, incluido aquello que podemos perder si no actuamos con cabeza y decisión. La situación medioambiental del Mar Menor es un ejemplo paradigmático de indolencia administrativa. Desde hace tiempo estaban presentes las señales de alerta, pero no fue hasta que ‘La Verdad’ mostró recientemente en su página digital la situación creada en El Albujón cuando empezó a buscarse una solución urgente a un problema que amenaza a una laguna costera única en el Mediterráneo. Tan ocupados estamos en reclamar lo que nos falta que a veces olvidamos preservar todo lo positivo que ya tenemos y nos distingue.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor