La Verdad
img
Autor: Alberto Aguirre de Cárcer
Díaz lanza un aviso a Rajoy
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 23-03-2015 | 9:46| 0

Susana Díaz sacó un sobresaliente en estrategia y un notable en resultados. Con Podemos todavía sin estructura en Andalucía, el adelanto de los comicios le permitió vencer con rotundidad, cosechando tantos escaños como Griñán. Aunque se confirma el declive del bipartidismo, con cinco partidos en el Parlamento, Díaz sale reforzada. La victoria es suya. Ni siquiera el caso de los ERE hizo mella en el bastión del PSOE. Las caras largas son para el PP. Pierde 17 escaños y recoge su peor resultado en 26 años. Todo un aviso a Rajoy. Los otros triunfadores son Podemos y Ciudadanos, que irrumpen con fuerza en la primera cita. Quienes anhelaban una vuelta a la política de pactos, la tendrán a partir de ya. Por pura necesidad. Ahora viene lo difícil: ¿Gobierno en minoría del PSOE con acuerdos puntuales con Podemos o Ciudadanos? Díaz gana cuatro años de gobierno, pero no su pretendida estabilidad.

Ver Post >
Alinsky y el candidato Sánchez
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 22-03-2015 | 8:23| 0

Saul Alinski, inspirador de la ‘Revolución de los Patios Traseros’ en el Chicago de los años 30 y uno de los teóricos del activismo social más influyentes del siglo XX, sintetizó en una obra de 1971 todos sus conocimientos sobre las tácticas y las estrategias de agitación. «Si Maquiavelo escribió ‘El Príncipe’ para decir a los privilegiados cómo conservar el poder, yo escribo ‘Rules for Radicals’ para decir a los desheredados cómo apoderarse de él», solemnizó. Paradójicamente, las tácticas de agitación que ideó para las organizaciones sociales acabaron, con el paso de los años, por incorporarse a los partidos políticos tradicionales, que hoy las utilizan para neutralizar a los adversarios y mantener el poder. A la postre, Alinsky ha inspirado tanto a los asesores de Obama como a los de Sarah Palin y su Tea Party. Sobre todo, a través de la última de las 13 reglas que condensan su manual de lucha no violenta: «Hay que elegir el blanco, inmovilizarlo, personalizarlo y concentrarse sobre él al máximo». El objetivo, polarizar la opinión pública y buscar una reacción fallida del rival. Aunque ignoro si en el PP y el PSOE regional han leído a Alinsky, la estrategia política de defensa seguida durante el proceso judicial que pendió sobre el ahora candidato Pedro Antonio Sánchez giró sobre la idea de que era víctima de una «campaña de acoso» de sus oponentes. Sea cierto o no si hubo caza mayor para desactivar a un contricante, lo más acertado que hizo Sánchez fue colaborar con la Justicia y evitar su inmovilización (apartarse y tirar la toalla). De haber hecho lo contrario habría generado dudas sobre su inocencia, ratificada ahora por el TSJ, y habría quedado sin opciones políticas al no estar en primera línea de gestión. Cierto es que la imputación que hoy ya no existe le impidió en mayo ser presidente autonómico. Y eso le va a poner más difícil un reto que de por sí ya está complicado: el último sondeo del ‘tracking’ electoral que publica hoy ‘La Verdad’ refleja que Sánchez tiene la victoria al alcance de la mano, pero no así la presidencia del Gobierno. Si el PP no le da la vuelta a esta tendencia en los próximos dos meses, dependerá de un pacto con Ciudadanos, o de la abstención de éstos en la sesión de investidura, para formar Ejecutivo. De nuevo, Sánchez va a tener que moverse sin cometer errores. Veinte años después, una campaña electoral vuelve a ser decisiva en la Región. Con la marca PP cuesta abajo, solo tiene 63 días para demostrar que se cierra una larga etapa en su partido, que él representa el cambio y que dispone de un proyecto de futuro para la Región, acorde con las transformaciones sociales, políticas y económicas que vivimos. Si, por el contrario, no se libera de la etiqueta de ‘delfín de Valcárcel’, Sánchez está abocado al fracaso. O construye un discurso propio, presenta un relato alternativo de su figura al que le hará la oposición y hace valer que él tendría peso político en Madrid, o le espera un despertar complicado el 25 de mayo.

Ver Post >
Teléfonos
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 20-03-2015 | 10:36| 0

El mismo teléfono que aguardó durante horas en diciembre de 2011 una llamada que no llegó desde Génova, cuando Rajoy iba a decidir entre dos quién sería ministra de Trabajo, no paró de sonar a primeros de mes, en vísperas de la única declaración ante el Supremo por ‘Novo Carthago’. Esta vez las llamadas no venían de Madrid, sino de un móvil que va y viene de Bruselas a Murcia. Superado el trance testifical, la tensión se relajó. Días después, el PP dio el ‘placet’ a los candidatos imputados De la Riva e Imbroda. Estaba decidido lo que Rajoy explicitaría esta semana a Carlos Herrera: «Hay imputaciones e imputaciones». Eso significa que no hay línea roja. Se examina caso a caso y se decide… según convenga electoralmente. Y convino. Había una duda: el teléfono pinchado por orden judicial de un imputado en la ‘Púnica’. Pero alguien sentenció: ‘Tranquilos, ese usa más de un móvil’.

Ver Post >
Quinielas
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 18-03-2015 | 8:38| 0

El periodismo de quinielas es la antítesis del periodismo de precisión y nada tiene que ver con el periodismo de anticipación o el periodismo de fuentes. De hecho, no es periodismo, es básicamente chismorreo. Anoche perdí la cuenta del número de posibles candidatos por el PSRM a la alcaldía de Murcia que llegaron a mis oídos, cosa nada extraña en esta ciudad con tanta querencia por la cháchara y lo especulativo. Es cierto que la cúpula del PSRM andaba ayer enfrascada en la búsqueda de un candidato para intentar cerrar cuanto antes su crisis y eso en sí mismo es un hecho informativo de interés. Pero el único dato contrastado por esta Redacción es que el objetivo prioritario es el exrector Cobacho, al que probablemente sería difícil convencer. Lo demás es gasolina para las tertulias y las redes sociales.

Ver Post >
Apoptosis socialista
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 16-03-2015 | 10:51| 0

En algún momento de su historia, quizá en la transición de Hernández Ros a Collado, la familia socialista murciana debió adquirir, por no sé qué causa, una suerte de mutación política autodestructiva en su línea germinal. Es un gen oculto en su cuerpo orgánico que desencadena un proceso de apoptosis, generalmente antes o en plena campaña electoral. El órdago del que era candidato a la Alcaldía de Murcia, Pedro López, puede ser comprensible en el plano personal, pero es injustificable en términos de organización política que aspira a ser alternativa. Tengo buena opinión de López, pero le ha hecho un roto al partido que aparentemente le respaldaba, con pintas de portazo premeditado. Solo en la ficción hay héroes y villanos, por lo que presumo que el aparato del PSRM también tiene parte de responsabilidad en la crisis. Por la cuenta que les trae, urge una reacción rápida y certera.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor