La Verdad

img
Humo
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 28-04-2016 | 05:28| 0

El presidente Pedro Antonio Sánchez tomó una decisión acertada cuando, como recalcó ayer, «sacrificó plazos en favor del consenso social» en la llegada del AVE, aunque la causa del nuevo retraso se detectó oficialmente hace semanas y no tiene que ver con el cambio de fases. Ni siquiera con el soterramiento. Ahí patina. El colector de Emuasa afecta en un punto a la plataforma por donde debe pasar el tren, ya sea soterrado o provisionalmente en superficie. Allí lleva siete décadas esa conducción de Emuasa, pero por motivos que alguien debería explicar, o la empresa municipal de aguas no le informó de su red de tuberías a Adif o esta no se lo pidió a la primera. Solventar el entuerto puede suponer nueve meses de demora adicionales si no se logra una solución técnica que permita desviar el tubo y continuar a la vez los trabajos. Parece que se está en ello. Mientras, atribuir responsabilidades a quien no las tiene ni es justo ni contribuye a mantener ese deseado consenso social.

Ver Post >
Insolvencia
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 27-04-2016 | 06:04| 0

Empieza a ser entre penosa e indignante la insistencia de C’s en que las facturas irregulares fueron producto de un error administrativo cuando está constatado que hubo una orden política para manipular fechas y conceptos y así pagarlas a través de la Asamblea. No son facturas falsas porque los servicios se prestaron, pero se roza el supuesto de falsedad en documento mercantil. Se alega inexperiencia, pero hablamos de un partido fundado en 2006 e integrado en Murcia por dirigentes que, en algunos casos, pasaron por una e incluso dos formaciones diferentes en los últimos cinco años. Que son abogados o economistas desde hace mucho más tiempo, pero no leyeron ni la Loreg ni el reglamento del Tribunal de Cuentas. Empiezo a dudar si el Código Penal también. Aquí hay o mucho cuento o una insolvencia política descomunal. Puede que ambas cosas.

Ver Post >
Del naranja al ‘colorao’
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 24-04-2016 | 05:38| 0

La revelación de que Ciudadanos cargó gastos electorales a la Asamblea, como si fueran producto de la actividad de su grupo parlamentario, acabó esta semana con la destitución del delegado territorial en Murcia, Mario Gómez, y con otro expediente disciplinario a uno de los cuatro diputados de la formación, Luis Fernández. Sin embargo, la crisis abierta está lejos de haberse restañado porque sigue sin ser creíble que todo obedeciera a un error administrativo, una vez demostrada la doble facturación instada por Mario Gómez a diversos proveedores contratados durante la campaña electoral. Veinticuatro horas después de circunscribir lo ocurrido al ámbito de las «responsabilidades administrativas», la dirección nacional del partido que hace bandera de la regeneración en la vida pública tuvo que dar marcha atrás, corregir su tibieza inicial y depurar finalmente responsabilidades políticas. Albert Rivera ha actuado con rapidez, pero ayer insistía en calificar de irregularidad administrativa lo que, sin embargo, tuvo tintes de financiación irregular, supuso un incumplimiento de la ley electoral y llevó aparejado una ocultación al Tribunal de Cuentas de una cantidad de dinero para gastos electorales superior a la mitad de la declarada. Por más que se insista, no es un tema menor. Perseverar en esa línea sí es un error, y muy típico de esa vieja política que tanto critica.

El incidente ha puesto en evidencia la transversalidad de los comportamientos alejados de la ejemplaridad, lo que en sí mismo era una obviedad porque no van ligados a las siglas sino a la condición humana. En Murcia estas facturas trucadas han puesto por primera vez ‘colorao’ al partido naranja. Lo ocurrido no invalida su pulcro y académico discurso de regeneración, franquiciado por todo el país por jóvenes políticos, muchos rebotados de otros partidos, aunque los detalles del caso y la titubeante reacción han hecho mella en una credibilidad política que debía estar impoluta porque C’s no tiene responsabilidades de gobierno en ningún municipio y no gestiona dinero público. Ciudadanos ha reaccionado con mucha más celeridad y contundencia que otros, aunque ha sido excesivamente parco en explicaciones públicas. Ninguno de los implicados ha comparecido aún en rueda de prensa para encarar todas las preguntas que están hoy sin respuesta. Sobrepasados por las circunstancias, las escasas declaraciones públicas fueron confusas, llegando a afirmarse que todo está subsanado cuando eso no se corresponde con la realidad. No sería justo olvidar lo mucho realizado por Ciudadanos para desterrar la corrupción en nuestro territorio desde hace un año, pero ya se ve que no es lo mismo predicar que dar trigo. Ciudadanos sale de este episodio tocado y con mácula. No es el acabose, pero marca un punto de inflexión porque la ‘auctoritas’ no se recupera de un día para otro y menos en un joven partido en formación que está ahora semidescabezado y con las filas escasamente cohesionadas. Si el portavoz de C’s en la Asamblea, Miguel Sánchez, responsable último de todo lo que se firma y se entrega en la Asamblea, salió indemne de este lío es fundamentalmente porque su destitución habría dejado sin ningún liderazgo a un partido donde persiste una relación tormentosa entre los más veteranos y los que, desembarcados a última hora desde UPyD, están hoy en la cúspide del poder orgánico. El desacato del grupo municipal de Molina de Segura a las directrices regionales fue el último ejemplo de esa turbulenta cohabitación. No hay que ser un lince para deducir que este asunto trascendió porque alguien de C’s filtró las facturas el jueves por la mañana a través de un correo electrónico anónimo enviado a varios diputados y a la presidenta de la Asamblea. Si había alguna duda sobre la procedencia de la filtración ésta quedó totalmente disipada el viernes cuando se desveló un WhatsApp, enviado por Mario Gómez, instando a la emisión de esas nuevas facturas que llegaron a la Asamblea. Blanco y en botella.

Ciudadanos tendrá que recomponerse en tiempo récord. Si nada cambia en siete días habrá elecciones en junio. Tenían pendiente designar a un coordinador autonómico para completar una dirección con tres cabezas y, tras la destitución de Gómez, solo queda la de Miguel Sánchez. Sobre sus hombros descansa ahora una pesada responsabilidad.

Ver Post >
Algo más que insensatez
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 22-04-2016 | 06:39| 0

Ciudadanos reconoció anoche que cargó a la Asamblea Regional gastos en vídeos, imprenta y publicidad realizados por el partido durante las últimas autonómicas como si fueran producto de su actividad como grupo parlamentario. En un comunicado, aseguró que este fraudulento engaño fue el resultado de un «error administrativo», una explicación muy poco convincente cuando entre manos hay facturas manipuladas, un incumplimiento de la Loreg que exige el pago a los proveedores en 90 días y un gasto electoral que se habría hurtado a la fiscalización del Tribunal de Cuentas. Son presuntos indicios de financiación irregular, aunque el partido del ‘cambio sensato’ solo se plantea oficialmente «valorar si se deben tomar medidas frente a los profesionales administrativos que han cometido el error». En el interno, sin embargo, se espera la depuración de responsabilidades políticas. ¿Qué quedará si no del ‘monomantra’ de la ejemplaridad y la regeneración?

Ver Post >
Ducha escocesa
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 20-04-2016 | 06:43| 0

El Gobierno nos sumergió ayer en un baño de realismo y de electoralismo a ritmo de ducha escocesa. Primero llegaron los cubos de agua fría de la mano del ministro Luis de Guindos, con sus nuevas previsiones al alza de paro y déficit para los próximos dos años, ante la constatación de que no podrá cumplir sus objetivos por la desaceleración económica. Una noticia sombría que, sin embargo, supone un balón de oxígeno en las comunidades autónomas con más dificultades para no rebasar el techo de déficit. Ya cuando el ambiente se estaba poniendo gélido apareció Montoro, que es mucho más político de partido que De Guindos, para lanzarnos agua tibia con el anuncio de que los funcionarios de la Administración central cobrarán este mes el 50% de la extra de 2012. Todo en el mismo día y en la antesala de nuevas elecciones.

Ver Post >
Desenredo administrativo
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 17-04-2016 | 07:02| 0

Han sido numerosas las ocasiones en que, desde las páginas de ‘La Verdad’, se ha instado a los distintos Gobiernos regionales a impulsar medidas de reactivación económica por la vía de la simplificación administrativa. Respaldados por informes regionales, nacionales e internacionales, los sectores productivos venían reclamando poner coto a una burocracia que sentían en propia carne y que espantaba a muchos inversores hacia la Vega Baja alicantina y municipios limítrofes de Albacete y Almería. El decaimiento progresivo de nuestra industria tenía mucho que ver con esa desesperante tramitación administrativa, que se sumaba a una alta fiscalidad. Otros territorios, en España y fuera, han demostrado que se puede avanzar hacia modelos de desarrollo sostenible, combinando el respeto al medio ambiente con la ausencia de trabas burocráticas y una supervisión estricta a posteriori de las actividades económicas. Si hoy la Región está a la cola en competitividad turística no es solo por su débil sector privado. Influye la falta de infraestructuras de transporte, la histórica carencia de una política turística sin titubeos y bien financiada, y la presencia de no pocos obstáculos burocráticos que hacen de la Región un lugar poco atractivo para emprender negocios turísticos. En su investidura, el presidente Pedro Antonio Sánchez se comprometió a abordar las reformas administrativas necesarias para dinamizar y crear empleo en la industria, el comercio y el turismo. La primera medida fue la rebaja de ciertos impuestos, alguno fundamental para las empresas familiares que son un pilar de nuestro tejido productivo. La segunda se producirá en los próximos días con la aprobación por el Gobierno de un decreto ley de simplificación administrativa, que luego tendrá que ser ratificado en la Asamblea. Como adelantamos hoy, los comercios minoristas tendrán libertad de horarios y podrán abrir dieciséis festivos al año. Se generalizará la declaración responsable del empresario para la apertura de instalaciones industriales y energéticas. También se eliminará el doble registro, tanto industrial como agrario, para la industrias agroalimentarias. Y además se regularizarán miles de alojamientos turísticos alquilados por propietarios de viviendas, que ahora no necesitarán constituirse en empresas para acometer esa actividad.

A expensas de las mejoras que puedan introducirse en su tramitación y de un análisis más detallado cuando esté aprobado, el decreto ley de Pedro Antonio Sánchez va, a mi juicio, en la dirección correcta. El Gobierno regional no podrá equilibrar las cuentas públicas, ni revertir el elevado desempleo, si no trabaja a fondo con medidas de empuje económico que haya consensuado con los agentes sociales. El decreto ley tiene también una lectura política porque viene a plasmar un compromiso programático que fue explicitado en campaña y luego en el discurso de investidura. Sánchez no recibió un cheque en blanco tras su triunfo electoral sino un encargo de gobierno en base a propuestas que tuvieron el mayor de los respaldos en las urnas por deseo expreso de los ciudadanos. Debe su designación de candidato al presidente de su partido, pero ocupa la cúspide del Ejecutivo por la voluntad de una mayoría de los votantes que confiaron en sus promesas. No puede olvidar, por tanto, a quién se debe por encima de todo, con quién ha contraído compromisos y a quién representa hoy. Si ha tenido el acierto de desarrollar estas medidas que están orientadas al interés general, como presidente de todos los murcianos debería actuar en consonancia en otros temas donde también es necesaria la defensa del bien común regional. Esta semana, ‘La Verdad’ desveló que el Tribunal de Cuentas abrió diligencias por posible responsabilidad contable en la desaladora de Escombreras, cuyo riesgo financiero para el erario supera a estas alturas los 500 millones de euros. El Interventor de la Comunidad instó en septiembre a la Consejería de Hacienda a que nombrara un instructor e investigara esos indicios. El Gobierno, sin embargo, remitió el asunto al Tribunal de Cuentas como máximo órgano fiscalizador, una decisión políticamente aceptable si no fuera porque reiteradamente el Ejecutivo no hace lo que le recomienda la Intervención. Ahora, una vez sabido que la Fiscalía y la Abogacía del Estado han ratificado en ese tribunal varios indicios no prescritos de malversación y responsabilidad contable, tiene difícil explicación que el presidente regional no haya ordenado ya a los Servicios Jurídicos que se personen en la causa, al menos para saber cuál es la amenaza para las arcas regionales. A la postre, de qué sirve ganar credibilidad por un lado si se pierde por otro. El Gobierno parte con la ventaja de que la oposición tampoco se lee un solo papel de la Intervención, aunque no cesa de jugar con fuego. Todo esto es material inflamable para San Esteban porque afecta a miembros del PP que desempeñaron responsabilidades públicas y que se exponen a responder con su patrimonio en caso de juicio y condena. Y cuando uno puede sufrir otro incendio y necesitar ayuda, estas cosas son todavía más complicadas. Pero lo que no cabe es pasar la factura de los platos rotos a la ciudadanía.

Ver Post >
Cervantes versus Shakespeare
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 15-04-2016 | 05:53| 0

El Rey afirmó ayer que la conmemoración del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes es un auténtico «proyecto de Estado», pero el tímido programa oficial impulsado por el Gobierno ha suscitado no pocas críticas en el mundo de la cultura durante los últimos meses. Sobre todo si se compara con el esfuerzo realizado en el Reino Unido con la obra y la figura de William Shakespeare, fallecido también en 1616. ‘La Verdad’ no ha querido pasar por alto ambas efemérides culturales y ofrece mañana un suplemento especial de ‘Ababol’. Veintiocho páginas dedicadas a los dos autores universales en las que nuestros lectores encontrarán artículos de César Oliva, José María Pozuelo Yvancos e Iñaki Ezquerra, entre otros, así como entrevistas a José-Carlos Mainer y Vicente Molina Foix.

Ver Post >
El que no corre, vuela
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 12-04-2016 | 10:53| 0

El mismo politólogo malagueño que como empresario ofertaba en 2012 servicios para abrir sociedades opacas en Panamá acaba de cerrar dos acuerdos con los Ayuntamientos socialistas de Alhama de Murcia y Águilas en materia de transparencia, a través de una ONG, a cambio de unas módicas facturas de 17.400 y 6.700 euros, respectivamente. De la opacidad a la transparencia en un abrir y cerrar de ojos, todo dentro de la legalidad y aupado por los nuevos vientos de la regeneración, que por lo visto también dejan cuartos. La etapa de la opacidad no fructificó y eso que el aludido reconoce haber recibido una subvención de la Junta de Andalucía para abrir una delegación en Panamá. Ahora, aparentemente fuera del lado oscuro, asesora sobre regeneración por Murcia. Conclusión: el que no corre, vuela.

Ver Post >
Cuidar la caja
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 10-04-2016 | 05:37| 0

Dicen los directores financieros de las empresas que la cuenta de resultados es una opinión mientras que la caja es un hecho. Las famosas PyG’s lo aguantan casi todo en el papel. Son como una fotografía borrosa de previsiones sobre la que luego opinan auditores internos y externos, dando finalmente su visto bueno, con o sin salvedades. Pero lo que precipita el cierre de una empresa no es tanto el desequilibrio en el cumplimiento de sus cuentas como la falta de liquidez. Es el dinero existente en la caja el principal indicador del estado de salud financiero de toda institución. Los Presupuestos de la Comunidad no son formalmente distintos a los de una empresa. Aunque se proyectan para mantener los servicios públicos y la Administración regional al servicio de la ciudadanía, que es una diferencia de fondo sustancial, se basan también en proyecciones de gastos e ingresos con alto grado de incertidumbre. Una vez aprobados son revisados por el Ministerio de Hacienda y la Autoridad Independiente Fiscal y Financiera (Airef), que acaba de opinar sobre la marcha de nuestras finanzas públicas.

Según cree la Airef, cuatriplicaremos en 2016 el objetivo de déficit, asignado injustamente por igual a todas las comunidades (ricas y pobres, bien y mal financiadas), lo que, sumado a la deuda pública, suscita riesgos en el medio o largo plazo para nuestra sostenibilidad financiera. Es solo una opinión, la de un organismo independiente, aunque sin duda tiene su peso. La ventaja del sector público es que el Estado hará lo que sea para evitar la quiebra de cualquier Comunidad (detrás de los números hay personas y servicios esenciales), pero a cambio del cumplimiento de la ley de estabilidad presupuestaria. Es razonable la exigencia a Murcia del ministro Montoro, el único que no está en funciones porque el Ejecutivo europeo no lo está, de que la Comunidad pague en tiempo a quienes compra o contrata. Tan importante como el cumplimiento del déficit es el pago a los proveedores en el plazo fijado por ley (30 días), lo que obligará al consejero Andrés Carrillo a preparar un plan de tesorería que reduzca a la mitad la demora media (52 días). Si continuamos con un alto déficit el crecimiento económico será inestable, no se podrán bajar impuestos, perdurará el fantasma de nuevos ajustes, se tardará más en invertir en obra pública, se ahuyentará a los inversores porque percibirán una Administración poco fiable y se dejará una deuda mareante. Lo difícil es hacerlo cuando ya apenas hay grasa y se toca hueso, o acometerlo a un ritmo que puede ser asfixiante para los ciudadanos y los servicios públicos. Todo es más complicado si además la Administración tarda en pagar más allá de lo razonable y lo legal, porque continuará metiendo en serios apuros a las empresas proveedoras, muchas de las cuales cerraron en estos años de crisis porque, si bien en sus cuentas se preveían ingresos suficientes, en sus cajas había solo telarañas a causa, frecuentemente, de los retrasos de las administraciones públicas.

El problema no tiene hoy las dimensiones de los años más duros de la crisis, pero no todos los proveedores tienen la misma capacidad de resistencia en este contexto económico de ralentización. El plan de pago a proveedores y el fondo de liquidez autonómica, dos de los aciertos en el particular balance del controvertido ministro, aún son imprescindibles porque a corto plazo seguirá sin modificarse el modelo de financiación autonómica que perjudica a la Región. Al consejero Carrillo no le va a resultar fácil cumplir con los dictados del Ministerio de Hacienda, habida cuenta además de que las enmiendas de la oposición han descuadrado parte de los Presupuestos y debe ajustar a pulmón, esto es, con mejor gestión y reformas, sin recortes del gasto público y facilitando medidas de activación económica que mutipliquen los ingresos. De hecho, ya ha solicitado audiencia urgente con Montoro para advertirle de que no podrá hacer lo que le pide: la no disponibilidad de nuevo gasto, un techo para el gasto farmacéutico y un plan económico-financiero que debe presentarse en quince días. En el tiempo de descuento, el mismo ministro que fue muy laxo antes del año electoral, porque había muchos votos en juego, ha sacado el látigo, uno muy parecido al que Bruselas descarga sobre él en los últimos días.

Ver Post >
Episodios regionales
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 03-04-2016 | 05:30| 0

Ciudadanos mira a izquierda y derecha desde el centro, aunque a veces lo hace de forma simultánea o con un particular criterio, lo que genera estrabismo político, balbuceos discursivos y batacazos. Como sucedió en Molina de Segura

Corría el año 1908 en Cartagena. En el barrio Peral se casaban el torero cordobés Rafael González ‘Machaquito’ y Ángeles Clementson, hija de un acaudalado empresario de nacionalidad inglesa que vivía en la ciudad portuaria. Era la primera vez que en España contraían nupcias un célebre diestro y una joven de la alta burguesía, todo un evento social que atrajo a periodistas de varios países europeos y suramericanos. Como amigo y testigo del novio, a la boda acudió Benito Pérez Galdós. Es más que probable que esta anécdota sea conocida por la nueva alcaldesa de Molina de Segura, la socialista Esther Clavero. Ella realiza su tesis doctoral sobre el clericalismo y el anticlericalismo en la obra del insigne escritor y cronista, cuyas visitas a la Región pueden contarse con los dedos de una mano. Entonces no pasaban desapercibidas. En 1903, el autor de los ‘Episodios Nacionales’ ya estuvo en Cartagena, donde leyó en el Círculo Militar un discurso provocador que proponía una alianza entre España y Gran Bretaña, país que cinco años antes, en 1898, apoyó a Estados Unidos en la guerra donde perdimos Cuba.

Más de andar por casa, pero polémico, mediático e igualmente singular, ha sido el enlace político que inesperadamente dio el bastón de mando de Molina de Segura a esta estudiosa de la obra de Galdós. El motivo de la controversia no es Esther Clavero y su grupo, que supo aprovechar la oportunidad abierta con la dimisión del alcalde Eduardo Contreras, sino otro de los contrayentes de este ‘sí quiero’: el grupo municipal de Ciudadanos. Su líder local, Estanislao Vidal, es sin duda un político que abre caminos. Edil del PP durante ocho años, fue de los pioneros que migraron a Ciudadanos, donde se convirtió en el primer concejal electo del partido de Rivera fuera de Cataluña. Y ya es el primero que respalda en la Región una coalición ‘a la valenciana’ entre el PSOE y los nuevos partidos de izquierdas para investir a un candidato que no forma parte de la lista más votada, poniéndose por montera las directrices nacionales de su formación en materia de pactos de gobierno. Ahora deberá explicar su decisión al Comité Ejecutivo Nacional de C’s y, lo que es más difícil, a sus votantes en Molina. Vidal ya ha adelantado que votó «en conciencia» porque el «PP no cumplía nada» y Molina de Segura necesita un «revulsivo». Con esos romos argumentos, y dado que no formará parte del nuevo Gobierno municipal ni participó en el pacto programático de la izquierda, quien se votó a si mismo en junio pasado viene a dar la razón a quienes interpretan su decisión como un rejonazo de castigo al PP, que éste atribuye sencillamente a su negativa a convertirle en primer edil. El PP se siente toreado por quien cambió de novia al pie del altar. En otro momento quizá pudo haber acabado de alcalde con el apoyo de los populares, pero en la probable antesala de elecciones, todos los partidos nacionales tratan de mostrar coherencia. No solo por los pactos de gobierno y sus expectativas en las urnas sino porque se están jugando sus liderazgos internos. Desde Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a Rajoy. A Rivera nadie le cuestiona internamente, pero no está exento del examen en las urnas. Al saltarse la directriz de facilitar la elección de un candidato propio o de la lista más votada (salvo que se llame Mariano Rajoy), Vidal le ha hecho un flaco favor a Ciudadanos, enfrascado en demostrar que no es un partido de aluvión y que es fiable porque es predecible, sus flancos más débiles. Pese a sus esfuerzos no siempre lo logra. C’S mira a izquierda y derecha desde el centro, aunque a veces lo hace de forma simultánea o con un particular criterio. Y eso genera estrabismo político, balbuceos discursivos y batacazos. Como sucedió en Molina de Segura.

El PP tiene buena parte de responsabilidad en su pérdida de la alcaldía. Los políticos también tienen fecha de caducidad, como los yogures, escribía esta semana Manuel Alcántara en ‘La Verdad’. Y aunque no la lleven escrita en la frente o en el dorso hay que estar ciego para no verla. Tras veinte años como regidor, Contreras debía haber anticipado su relevo. Es verdad que hoy todo se ve más cristalino, pero la necesidad para el PP de un caballo de refresco era muy plausible. Al final gana quien tenía posibilidades remotas. El PSOE suma así otra alcaldía. Y ya van 23 de 45. Otra cosa será la gobernabilidad a partir de ahora del municipio, con la oposición de nueve concejales del PP y cinco de Ciudadanos votando en «conciencia» desde la oposición. Clavero no pudo brillar mucho a su paso por la Asamblea porque los protagonismos estaban muy concentrados en su grupo, pero es uno de los activos más valorados dentro del PSOE. Ahora tiene el bastón y la oportunidad de demostrar que no es una eterna promesa. Como a todo cargo electo le deseo la mejor de las fortunas, sobre todo por los molinenses. Churchill decía que la «suerte es el cuidado de los detalles» y la nueva alcaldesa deberá atender muchos y complejos estando en minoría. Pero ella ya sabe, porque lo aseveró su viejo conocido Galdós, que la «experiencia es una llama que no alumbra sino quemando». De modo que valor y al toro, como hacía aquel otro Rafael González.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor