La Verdad

img
Rajoy muda de piel
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 19-06-2015 | 05:45| 0

«Nos ha faltado piel», decía el bronceado Floriano en un ‘videoreality’ electoral del PP previo al 24M. Y después de pensarlo mucho Rajoy consumó una renovación de la cúpula popular que se queda en un aparente ‘lifting’, un cosmético estiramiento de piel y limpieza de cara del que salen despedidos el propio Floriano y González Pons. Si la comunicación y la renovación generacional eran dos de las causas del hundimiento popular, Rajoy no ayudó mucho con ese anuncio televisado con un plano fijo, en el que se veía dormitando a Arenas, que ahí sigue y seguirá, al igual que la secretaria general Cospedal, a la que no se vio ni nombró el presidente. Desplazada en la práctica por su mano derecha, Jorge Moragas, todo indica que Rajoy ha concluido que la solución del PP no es otra que él. Muda de piel y desembarca en Génova.

Ver Post >
Mosqueteros
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 17-06-2015 | 05:54| 0

Obama gobierna desde enero con su partido en minoría en las dos Cámaras del Congreso y hace unos días muchos de los suyos le tumbaron en el Senado un punto clave del tratado comercial EE UU-UE. Aquí pierde el PP tres votaciones por primera vez en 20 años en la Asamblea Regional y tiembla el misterio. Si encima los cuatro ‘mosqueteros’ de Ciudadanos celebran el ‘hat trick’ de la Asamblea a lo Hugo Sánchez, pues ya ni les cuento. Van a vender caro su apoyo. En juego está la gobernabilidad de la Región, pero ellos van «partido a partido», marcando reglas y tiempos. A partir de hoy se disponen a negociar en paralelo con PP y PSOE. El resultado es impredecible. Igual alcanzan un acuerdo con los populares y en última instancia aparece como cláusula la cabeza de Pedro Antonio Sánchez, como ha ocurrido en La Rioja con Pedro Sanz. No es una llave, es una espada. Y se creen mosqueteros.

Ver Post >
Ni tutelas ni tutías
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 15-06-2015 | 07:34| 0

¡Ni tutelas ni tutías!, bramaba Fraga en Sevilla mientras hacía añicos la carta de dimisión de Aznar en el Congreso de 1990. De haberle llegado por correo electrónico, como a Valcárcel la de Cámara, ya pueden imaginar cómo habría quedado el móvil. Deconstruido no, lo siguiente. Cascos no habría podido recomponer el amasijo de circuitos, como hizo con los trozos de papel, y no habríamos conocido el contenido de la misiva. Pero hace 25 años ni usábamos teléfonos inteligentes ni email. Cámara tampoco fechó su escrito, pero tuvo el tino de reenviarlo la misma noche del viernes por ‘whatsapp’ a sus pedáneos. Dimitir a través de un ‘gadget’ no tiene el lustre de la renuncia epistolar, aunque es rápido y deja huella si se hace viral por las redes. Casi 48 horas después, el partido oficializaba ayer que aceptaba su marcha. La vida sigue en el PP. Sin tutelas ni tutías. ¿Cómo? Bueno, un poquico sí, pero esa es otra historia.

Ver Post >
La rueda del hámster
img
LV | 14-06-2015 | 05:36| 0

Hace siete días decía que las negociaciones postelectorales evocaban el título y la trama de ‘Mucho ruido y pocas nueces’. Pero todo se precipitó en la última semana sin que la política regional perdiera esa particular dinámica teatral que acompaña a la nueva cultura de los pactos. Solo hay que cambiar el «no me traigan más noticias. ¡Que deserten todos!», que gritaba Macbeth, por un «¡que dimitan todos!». Primero se inmoló el delegado del Gobierno. Y luego se achicharró el alcalde Cámara en la hoguera de los imputados. Salvo sorpresa, el camino a San Esteban está expedito hoy para el PP, aunque la victoria autonómica les sabrá agridulce porque en la batalla municipal arrasó ayer la izquierda. Veintidós alcaldes para el PSOE y dos para IU frente a dieciocho del PP. Con solo 3.200 votos más que en 2011, los socialistas han multiplicado por cinco su poder municipal, en parte por el apoyo de Podemos en 14 municipios. También fue clave Ciudadanos, que se han erigido en los modernos Graco que con su llave abrieron el candado de las medidas de regeneración democrática. De haberlas adoptado en su día, quizá el PP habría conservado su mayoría absoluta. Pero Valcárcel despreció esos deseos, expresados a través de este periódico desde hace más de tres años por la plural sociedad civil. Igual pensó, desde su universo paralelo y pre-copernicano, que era una invención de ‘La Verdad’ que le quería ser impuesta para amargarle el retiro, y no un clamor real. Ahora llega el trágala para el PP y la duda para el resto de si Cámara y Bascuñana seguirían hoy en sus cargos de haberse alcanzado los 23 escaños.

Pedro Antonio Sánchez, que consumó lo inevitable esta semana, pese a todas las resistencias internas, solo podrá redimir a su partido de su desconexión social si los principales puntos del pacto con Ciudadanos se plasman en leyes de obligado cumplimiento, al igual que hizo Garre con la limitación de mandatos. La salud democrática no puede depender de la generosidad de los políticos, como beatíficamente apunta Garre, sino de responsables cortafuegos en la vida interna de los partidos y de normas consensuadas entre todos para poner coto a las conductas contrarias a la ley y a la ética cívica. No habrá estado de derecho posible ni mayor calidad democrática sin respeto, sin fisuras, al principio de legalidad, transparencia, rendición de cuentas y liderazgo ético.

Con su precaria mayoría en la Asamblea, el PP encara tiempos complicados. Ya en la noche del escrutinio se les puso la carne de gallina a algunos que, más preocupados todavía por los cajones que por los sillones, alumbraron la idea de nuevas elecciones a sabiendas de que se avecinan comisiones de investigación sobre el aeropuerto, la desaladora de Escombreras… Parece que imperó la cordura. El PP se equivocaría otra vez si no asumiera el reto de la gobernabilidad con el reparto de fuerzas salido de las urnas. También la oposición tropezaría si sus esfuerzos en los próximos meses se centran en un ajuste de cuentas. Es importante saber lo ocurrido con Corvera, Escombreras,… pero también consensuar qué hacer a partir de ahora con esa explosiva herencia. La Región está encaramada a la rueda del hámster, moviéndose por inercia pero sin un avance real. Existe un problema urgente, la sostenibilidad financiera de la Comunidad, aunque los partidos pasaron de puntillas en la campaña porque ensombrecía la credibilidad de sus promesas. La cifra de la deuda pública del primer trimestre habla por sí sola: 7.214 millones. A corto plazo no habrá nuevo modelo de financiación ni garantía de que el próximo sea mejor para Murcia. Ni el PP podrá convertir a la Región en la comunidad con menos impuestos ni todos los planes de choque de PSOE, Podemos y Ciudadanos son factibles con el estado de las arcas autonómicas. ¿Para cuándo un pacto de buena gobernanza de los escasos recursos públicos?

Ver Post >
El arte de la impostura
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 12-06-2015 | 06:24| 0

El auto de procesamiento del juez Castillejos sitúa al alcalde Cámara a un paso del banquillo por el caso Nueva Condomina. No le pilla por sorpresa. Lo sabía desde hace semanas por vía indirecta. Pero el alcalde/investigador/docente terminó por dominar el arte de la impostura desde que fue imputado hace dos años. Ya en enero adelantamos que desde diciembre conocía que no sería candidato por el sumario Umbra, aunque mantuvo la ficción hasta el final solo para controlar el proceso de sucesión y cerrar el paso, como fuera, a Nuria Fuentes y a Adela Martínez-Cachá. Es natural que su situación procesal le afectara al ánimo e incluso al buen juicio, pero nada justifica que dejase de acudir a las juntas de Gobierno durante semanas y las bochornosas maniobras para desacreditar a sus concejalas. Qué feo tránsito hacia el retiro se buscan algunos.

Ver Post >
El síndrome de Casandra
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 09-06-2015 | 07:56| 0

Apolo concedió a Casandra el don de la profecía, pero cuando ella rechazó al dios griego, éste la maldijo con la incapacidad para convencer a los demás de sus vaticinios. Las exigencias de Ciudadanos y, la numantina resistencia de Bascuñana a dimitir, con Valcárcel a todo esto con sus cosas por Europa, está poniendo de los nervios a más de uno, y de dos, en el PP regional. La negociación no avanza y se extiende el ‘síndrome de Casandra’ entre los populares, que empiezan a ver muy negra la presidencia de la Comunidad y no saben qué hacer para cambiar el curso de los acontecimientos. El candidato Sánchez llama a la calma a los suyos y señala que tiene el asunto bajo control. Es cuestión de estrategia y aún queda tiempo, alega. Quizá lleve razón, pero cada día que pase le va a ser más difícil apaciguar a sus tropas. Se avecinan días intensos.

Ver Post >
Mucho ruido y pocas nueces
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 07-06-2015 | 06:13| 0

Sorprende la falta de contenido y el ritmo parsimonioso de las negociaciones entre los partidos políticos de la Región. Tanta pachanga partidista y tanto tacticismo acrecientan la sensación de barco sin rumbo ni timonel

La primera semana de negociaciones postelectorales recuerda a la comedia ‘Mucho ruido y pocas nueces’ de Shakespeare. No solo por el título. También por el relato argumental. En la Región, de momento nadie se casa con nadie, aunque algunos se cortejan abiertamente y otros temen que están siendo inducidos a engaño en un baile de máscaras. Impera el tacticismo en los partidos, cuyas ejecutivas en Madrid y Barcelona están indisimuladamente mirando a las generales de noviembre. A nivel estatal, hay más ruido, pero ya empiezan a caer las nueces. Y algunas son gordas.
Pedro Sánchez dio libertad a sus barones para pactar, aunque la consigna es converger con Podemos, lo que queda de IU y otras formaciones de izquierda para desalojar al PP de comunidades y municipios. Por ejemplo, en la ciudad de Valencia, donde gobernarán los nacionalistas pancatalanistas de Compromís con apoyo socialista. Una estrategia que no convence a todos en el PSOE porque entraña riesgo de fagocitación por los de Pablo Iglesias y alejamiento de la centralidad. Hay quien la ve como una maniobra de Sánchez para afianzar su liderazgo interno, ganando cuotas de poder territorial allí donde sea posible. Podemos se deja seducir, pero juega sus cartas con vistas a las generales. En muchos lugares podría gobernar en coalición, pero eso supondría arremangarse y desgastarse. De momento ya le ha dado apoyo a Bildu en Pamplona, lo que muestra que su moderación tras pasar por las urnas está por ver. Es difícil sustraerse a esa idea después de oír a la alcaldable Ada Colau, en la órbita de Podemos y a quien apoyará el PSC, que «si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen». Aunque CiU y ERC lo han hecho reiteradamente, aterra tanto meneo al principio de legalidad, la columna central del estado de derecho.
Mientras, Rajoy y sus barones que perdieron mayorías absolutas (por méritos propios) están atareados con el trágala de la expulsión de sus imputados. Humillante porque además no es por convicción, sino para salvar un menguante poder autonómico y como resultado de una imposición de Ciudadanos, el partido de la llave que visita comunidades pidiendo cabezas (Cámara, Chaves…) y expidiendo certificados de limpieza democrática. Todo cuanto le sucede a Rajoy es fruto de su desplome por el goteo de la corrupción, su inmovilismo político, su ausencia de empatía social y una recuperación que, siendo estadísticamente cierta, no llega a los colectivos más castigados por la crisis. De poco le servirá amedentrar con el viraje hacia ‘la izquierda radical’ del PSOE si no hace cambios profundos en su casa. Su problema es Ciudadanos, como el de Sánchez es Podemos. ¿Cómo acudirá Sánchez a las generales con una propuesta de reforma de la Constitución con el mapa político que propicia en Valencia, Barcelona o Badalona? ¿Cómo reaccionará el electorado socialista en Andalucía, Extremadura o Murcia, ese que reprueba los pitos al himno español y prefiere la tortilla española de patatas de González y Guerra, a la tortilla francesa compartida con Iglesias en semiclandestinidad?
En la Región sorprende la falta de contenido de las negociaciones y su ritmo parsimonioso. Las conversaciones para alcanzar acuerdos de gobernabilidad se cuentan con los dedos de la mano y faltan seis días para que se constituyan los 45 ayuntamientos. Solo el PSOE ha demostrado cierta iniciativa, mientras que el PP regional sigue maniatado por sus ilustres imputados, que se resisten como gatos panza arriba a retirarse de la circulación. Ya veremos cuánto se dilata la formación del Gobierno autónomo. Tanta pachanga es preocupante porque empieza a cundir una sensación de barco sin rumbo y timonel. Lo responsable, lo que esperan los votantes, es un diálogo fructífero que conduzca, con la mayor rapidez, a la configuración de un nuevo gobierno legitimado por las urnas. Son muy importantes y urgentes los retos de la sociedad murciana.

Ver Post >
Callejón sin salida
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 05-06-2015 | 07:09| 0

Bascuñana y Cámara debían haber dimitido hace tiempo. No por generosidad, como dice Garre, sino por responsabilidad política. El PP ya lo pagó caro el 24M. Ahora lo exige Ciudadanos, que va dando certificados de limpieza democrática, aunque aún no ha firmado el Pacto contra el Transfuguismo. Ayer, dos dirigentes de C’s, uno catalán, y otro un ilicitano que estuvo en la ejecutiva del PP de Totana y pasó por las Juventudes Socialistas de Elche, reclamaron las cabezas de Bascuñana y Cámara para empezar a hablar. En la mesa no había dirigentes murcianos de C’s y los del PP regional estaban como de oyentes, ya que la última palabra la tiene Génova y La Moncloa. Allí deben alucinar porque, en su día, Valcárcel pidió que frenaran el cese de Bascuñana. Ahora el PP se juega la gobernabilidad de la Región. Teme que si cede luego le exijan más dimisiones, pero está ya metido en un callejón sin salida.

Ver Post >
No todos parecen iguales
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 03-06-2015 | 05:37| 0

Lo que hiciera o dejara de hacer Juan Carlos Ruiz en relación al caso ‘Púnica’ es algo que compete dilucidar al juez, pero su actuación ha sido la correcta, una vez citado como imputado, en el ámbito del escrutinio público y las responsabilidades políticas. Dimitió, renunció a su aforamiento para aligerar el proceso y poder prestar declaración cuanto antes, y expresó su inocencia en una rueda de prensa, donde se sometió a preguntas de los informadores. Puede que no tuviera otra salida por los precedentes en su Consejería, la ‘doctrina Garre’ y el actual contexto de pactos. Pero lo único cierto es que es justo lo contrario a lo que practicaron Bascuñana, Barreiro y Cámara, que recurrieron a todo tipo de parapetos jurídicos e institucionales para blindarse, ralentizar la investigación y eludir la asunción de responsabilidades políticas.

Ver Post >
La sonrisa tonta de Mas
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 01-06-2015 | 06:22| 0

Le pasa al tonto lo que a la materia, que ni se crea ni se destruye, se transforma. Y como las variantes resultantes son múltiples, dado el caprichoso devenir evolutivo de la estupidez humana, la peña de la taberna del Alabardero de Madrid eligió durante la Transición el término ‘tonto contemporáneo’ para distinguir anualmente a significados personajes públicos, que recibían como premio el citado título y una tiza. De existir ese galardón, sería de justicia concederlo a Artur Mas por sus indiscutibles méritos. Si persistía alguna duda no hay más observar su rostro sonriente mientras miles de personas pitaban al himno de España y a su jefe de Estado, en la ciudad cuya alcaldía acaba de perder CiU a manos de Ada Colau. Quién sabe, a lo mejor la risilla tonta era por eso último. Es curioso. Si hay algo que no cambia a lo largo de la historia es que los bobos siempre se delatan en los momentos solemnes.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor