La Verdad
img
'Momento chanante'
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 02-02-2015 | 09:15| 0

Cuentan las crónicas sobre la concentración de Podemos que la militancia de la nueva formación absolvió por aclamación a Juan Carlos Monedero, investigado por Hacienda a cuenta de su asesoría a Venezuela. Es de suponer que fue producto de la excitación colectiva por el «momento fundante», que dijo Errejón revolucionando el diccionario, de quienes dicen sonreír porque los de «abajo» van a ganar las elecciones a los de «arriba». Una especie de ‘momento chanante’ de risas, buen rollo e indulgencia plenaria para quien contrató como persona física, sin la preceptiva autorización de su Universidad, con un Gobierno totalitario y varios años después, cuando se va a consumar el pago en diferido de los 425.000 euros, crea una sociedad instrumental para abonar menos impuestos. Desternillante no, lo siguiente.

Ver Post >
Materia oscura
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 01-02-2015 | 06:45| 0

Como sucede en muchos ámbitos de la vida pública, el mundo de la política, a falta de materia gris, rebosa materia oscura. Sucede como cuando se observa el cosmos con telescopios, que solo vemos el 10% de lo que existe. El resto está y sucede, pero es opaco y resulta invisible. De ahí la tendencia general a ver conspiraciones, estrategias ocultas y segundas intenciones detrás de todo. A ello se suma en algunos lugares una querencia irrefrenable por el chisme. Cuanto más extravagante y alambicado más éxito tiene en los cenáculos. No se me olvida la frase de un músico local, entrevistado hace algunos años por el periódico: «Si cada rumor fuera un tumor, Murcia estaría muerta». Ya se pueden imaginar que, en la antesala de las citas electorales, la proliferación de cábalas y quinielas en las tertulias sobre quién será el candidato del partido mayoritario está siendo mayúscula. Lo curioso es que detrás de estas decisiones políticas no suele haber reflexiones profundas, sino personalismos e improvisaciones de última hora que generalmente suelen complicarse porque nunca hay planes alternativos. Todo es más básico y mundano de lo que pensamos. Más allá de que el elegido sea Pedro Antonio Sánchez, Alberto Garre o un tercero, lo relevante del proceso seguido por el PP es que está poniendo de manifiesto su corto banquillo y su radical alejamiento de las pautas que otros partidos en España y fuera de ella siguen para elegir a sus cabezas de cartel, donde los aspirantes contrastan sus propuestas de forma pública, no siempre necesariamente a través de elecciones primarias. Sabemos de las aspiraciones de Sánchez y Garre por encabezar la lista autonómica, pero en cuanto alguno hace amago, se postula o habla más de la cuenta recibe un zapatazo del bando contrario. Perpetuar el procedimiento del ‘dedazo’ y la falta total de transparencia del debate interno solo contribuye a acrecentar el desafecto ciudadano y la rumorología. Como todas las organizaciones sociales, los partidos políticos necesitan de una estructura jerárquica para ser operativa, pero eso no está reñido con un funcionamiento participativo en la toma de decisiones relevantes, como la elección de sus líderes. A la postre, el signo de los tiempos lo marcan los ciudadanos y así lo han sabido ver las organizaciones empresariales y los sindicatos. Sea quien sea el designado del PP, se habrá decidido no solo a espaldas de toda su militancia y la mayoría de sus dirigentes, sino también de la opinión pública, lo que es legítimo pero incomprensible a la vez. Si lo que se quería era no proyectar imagen de división me temo que no se ha logrado: las patadas intercambiadas bajo la mesa durante este mes dejan marcas visibles. Para colmo, todo el proceso de designación se ve enredado por procedimientos judiciales que afectan a buena parte de los principales dirigentes del PP, alguno de ellos dando muestras de una falta de ejemplaridad que asusta. Al final puede que tenga que ser Madrid quien decidida por los populares murcianos.

Ver Post >
Murcia no es Atenas
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 30-01-2015 | 07:04| 0

Por la misma razón que se recibirá el AVE a ‘porta gayola’, léase de rodillas y con una larga cambiada al tendido en lugar de al toro, el Gobierno regional ha roto la hucha para gastar hasta mayo el plus presupuestario que trajo 2015. Nadie debería oponerse a que los funcionarios recuperen la extra. Son las grandes víctimas de los ajustes y con ellos hay una deuda real. Sin embargo, la medida desprende el aroma electoralista de otras decisiones recientes, sin que a nadie parezca inquietarle en el PP, tan preocupado estos días con el populismo griego, que seamos campeones nacionales del déficit y que la deuda duplique el Presupuesto regional de dos años. Si no crece el PIB con vigor y la Región sigue infrafinanciada, la liquidez de Montoro es pan para quien gobierna hoy y hambre para quien gestione mañana. Murcia no es Atenas, pero en algunas cosas lo parece.

Ver Post >
«Hoy no toca esa danza»
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 28-01-2015 | 09:01| 0

En el Conservatorio de Danza se zafó ayer el consejero Pedro Antonio Sánchez de una pregunta sobre sus apoyos en Madrid para encabezar la candidatura de los populares. «Hoy no toca esa danza», alegó. ¿Cuándo entonces? En el PP se cree que el Comité Nacional Electoral se reunirá en la segunda semana de febrero y algunos señalan el día 12 como la fecha en que se conocerán los cabezas de lista para las autonómicas y municipales. Hasta entonces queda un mundo porque el frente judicial discurre en paralelo y es imprevisible. En el PP reinaba ayer el mismo silencio que en Nueva York cuando esperaba la mayor tormenta de nieve de la historia. Se teme un ‘Snowmageddon’, pero de autos judiciales e imputaciones, ahora que la borrasca ‘Novo Carthago’ se cierne de nuevo sobre el Sureste.

Ver Post >
Grexit, Brexit y… Camarexit
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 25-01-2015 | 07:30| 0

En este 2015 que se recordará por su maratón de procesos electorales, hay cuatro que despertarán verdadero interés en toda la UE. El primer hito son las legislativas a las que hoy están convocados los griegos. De entrada, una obviedad: España no es Grecia. Ni en lo económico ni en lo político. Lo han dicho los expertos en finanzas. Y también desde el PP a Podemos, aunque Rajoy apoyó en Atenas al conservador Samaras e Iglesias cerró la campaña de Tsipras, líder de Syriza, la formación de izquierda radical hermanada con Podemos que parte como favorita. A la vista de los resultados, esta misma noche comenzarán las lecturas domésticas y, por aquello del oportunismo político, para algunos Grecia y España ya no serán tan diferentes. Sin embargo, lo relevante discurre por el plano económico y de la cohesión europea. Si vence con holgura, Syriza planteará una negociación del millonario rescate griego para reestructurar el pago de la deuda. De nuevo, la sombra de lo que en Bruselas llaman ‘Grexit’ (la salida de Grecia del euro) planea sobre la UE, pese a que Bruselas insiste en la irreversibilidad de la moneda única y anticipa que el próximo gobierno debe cumplir lo firmado. Mañana se verá cómo reaccionan las partes implicadas. Las Bolsas y la prima de riesgo tampoco tardarán en desvelar si hay efecto contagio y España, fortalecida en lo económico pero con un horizonte político incierto, resulta penalizada. Por orden cronológico, la segunda cita relevante será en mayo en el Reino Unido. El primer ministro Cameron va a las urnas con la promesa de que si vence, y en función de un proceso de negociación con Bruselas, convocará un referéndum para que los británicos decidan en 2017 si quieren ‘Brexit’: la salida de Gran Bretaña de la UE, una posibilidad no excluida en los Tratados europeos. Tercer capítulo: las autonómicas del 27 de septiembre en Cataluña, convertidas por Mas y sus socios independentistas en unos delirantes comicios plebiscitarios. Tras el órdago del ‘Catalexit’, Europa centrará su atención en una cuarta convocatoria: las elecciones generales españolas. En el horizonte, el previsible fin del bipartidismo y un inédito escenario de gobernabilidad en nuestro país. A tal extremo llega la incertidumbre que hasta Aznar preguntó el viernes a los suyos: «¿Aspira el PP a ganar las elecciones?». Las dudas en los populares y socialistas se evidenciaron este fin de semana, aunque no aparezcan en la colección de ‘selfies’ sonrientes, de unos, y las desesperadas apelaciones a la unidad, de los otros.
PD. Las municipales y autonómicas de la Región solo interesan aquí, pero mucho. El domingo pasado conté que Garre se ve, pero Valcárcel no le ve y apura su apuesta por Sánchez, manejando alternativas por el frente judicial del consejero. Esta semana se hizo patente la brecha Valcárcel-Garre. Otra clave: pese a lo pensado por muchos, y dicho por otros hasta ayer mismo, Cámara no será candidato a la Glorieta. El ‘Camarexit’ se oficializará en febrero.

Ver Post >
Garre se ve, Valcárcel no le ve
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 18-01-2015 | 06:36| 0

Si existían algunas dudas sobre las aspiraciones de Alberto Garre, hoy desaparecen con la entrevista al presidente regional que publica ‘La Verdad’. ¿Significa eso que será el elegido? Realmente no, aunque tiene sus opciones en el proceso opaco y cerrado que practica el PP. Rajoy no desvelará los cabezas de listas para las autonómicas hasta, al menos, la primera semana de febrero, una vez celebrada la convención nacional del próximo fin de semana. Quiere que transcurra sin los líos internos que se avecinan si, como todo apunta, no va a contar con Esperanza Aguirre y Alberto Fabra, dos presidentes regionales del PP que se postulan para la alcaldía de Madrid y la Generalitat valenciana. La cuestión de fondo es si Rajoy también está dispuesto a incomodar, en año de elecciones generales, a un tercer presidente regional del PP, el de Murcia. Garre no ha sido ni es el candidato de Ramón Luis Valcárcel, quien siempre ha visto al actual jefe del Ejecutivo regional como una solución de transición. Aunque la relación entre ambos es fluida, tiene altibajos y el recelo mutuo es indisimulable. Es sabido que la apuesta de Valcárcel siempre ha sido el actual consejero Pedro Antonio Sánchez, pero ante el convencimiento de que su caso judicial seguirá vivo durante meses maneja alternativas que ya han llegado a oídos de Génova. Dos son los nombres que cobran fuerza en Madrid: Vicente Martínez-Pujalte y Antonio Gómez Fayrén. Ninguno de los dos se postula. Llegado el caso, el primero probablemente no diría que no y el segundo, aunque retirado de la política, podría verse ante un difícil dilema si quien se lo pide es el propio Rajoy o su mano derecha. La decisión final compete a Génova, aunque la cúpula nacional no decidirá sin oír al presidente del partido en Murcia. Pese a la falta de respaldo de Valcárcel, Garre tiene sus bazas, sobre todo si quien hoy retiene el mando absoluto en el PP regional opta por algún joven dirigente desconocido en Madrid y con bajo nivel de conocimiento entre los murcianos. No se puede decir que Garre haya deslumbrado con su discurso político en Génova, pero a diferencia de otros barones no ha creado problemas a Moncloa por la financiación autonómica y se valora su acción de gobierno, por ejemplo, en asuntos como el empleo. Garre ya le ha dicho a Rajoy que aceptará cualquier decisión porque, aunque tiene ganas y se ve con fuerzas, sus aspiraciones estarían ya colmadas. Pero si finalmente Génova apuesta por él, contra el criterio de Valcárcel, llegará la hora de elaborar las listas, que es lo que le quita al sueño a muchos de los cuadros medios del PP regional, y ahí habría más que fricciones si ambos no alcanzan algún pacto. El otro gran problema de los populares es la candidatura al Ayuntamiento de Murcia, condicionada por el caso ‘Umbra’. En juego no está solo la Glorieta. Una designación equivocada podría acabar con la mayoría en la Asamblea, hoy amenazada. Pronto se despejarán los interrogantes.

Ver Post >
Lobo-hombre en París
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 11-01-2015 | 07:15| 0

Mis padres vivieron durante quince años en países árabes. Tengo dos hermanos que nacieron en Túnez y tres en Siria. A los 14 años, yo era el único alumno extranjero en un colegio jordano, donde aprendía francés junto a mis compañeros con el libro ‘Le Loup-garou’ (El lobo-hombre) de Boris Vian. Cuando viví en Amman asistí, a diario, a la compleja coexistencia de culturas dispares. En los años 70 no había ni internet ni globalización, pero solo con cambiar de canal en el televisor los adolescentes, en aquella época y en aquel lugar, podíamos ver el occidentalizado fútbol israelí, series norteamericanas como ‘Kojak’ en versión original en la televisión jordana o las retransmisiones de ejecuciones por ahorcamiento en la cadena oficial siria. Han pasado cuarenta años y aún recuerdo muchas palabras en árabe que aprendí de mis compañeros de clase y juegos, de los que conservo un recuerdo imborrable. Sensaciones similares las experimenté años después en el multicultural barrio de Lavapiés, donde alquilé piso al conseguir mi primer trabajo. Mi respeto por la cultura árabe sigue siendo tan grande como mi convicción de que civilizaciones muy diferentes pueden cohabitar y enriquecerse mutuamente. Son numerosas las evidencias a lo largo de la historia de que la convivencia puede ser posible. Me aterran las consecuencias de la islamofobia porque no es ni la religión, ni la raza ni la lengua lo que realmente nos separa, sino nuestra dispar cultura democrática. Los irrenunciables principios de libertad e igualdad sobre los que se asienta la vida en Occidente, con todas sus imperfecciones, son una de las mayores conquistas de la humanidad y deben ser protegidos de toda amenaza totalitaria. Si algo distingue a los europeos es que somos producto de nuestra descarnada capacidad de autocrítica, lo que solo puede sustentarse en un ordenamiento jurídico que protege las libertades de pensamiento y expresión como valores supremos. Pienso, y puedo decirlo porque mi derecho a opinar está garantizado constitucionalmente, que no debe haber lugar para las posiciones relativistas con la barbarie terrorista o el fanatismo religioso, del signo que sea. No cabe la equidistancia entre verdugos y víctimas. La solidaridad tras la execrable masacre de ‘Charlie Hebdo’ puede expresarse con una viñeta o una bella frase en las redes sociales, pero para defender nuestra libertad es necesario actuar con todos los resortes del Estado de Derecho. Como en el relato de Boris Vian, algunos inocentes lobos se han transformado en hombres coléricos con sed de venganza, por la picadura del fundamentalismo islamista que encuentra su vía de expansión en la Red. La radicalización de muchos jóvenes musulmanes en la UE es un hecho innegable y plantea un reto mayúsculo al que habrá que enfrentarse, sin histerismos y desde profundas convicciones democráticas, para defender los valores cívicos por los que muchos arriesgaron y perdieron sus vidas.

Ver Post >
Negro sobre blanco
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 04-01-2015 | 07:05| 0

Intrigado por los últimos acontecimientos jurídico-políticos de la Región, busqué pistas en los poemas de San Juan de la Cruz, una vez agotadas todas las vías racionales para poder entender cómo se puede vivir del aire durante un par de años. El informe de Hacienda sobre el patrimonio del exconcejal de Urbanismo, Fernando Berberena, que durante 2006 y 2007 no sacó un solo euro de sus cuentas, ya me había causado perplejidad, pero el de su jefe, Miguel Ángel Cámara, terminó por dejarme estupefacto. El alcalde tampoco retiró un solo euro por cajero o ventanilla en 2005 y 2006. Al parecer tenía suficiente para su unidad familiar de cinco miembros con los 16.000 euros al año que le daba en metálico la entidad financiera de la que era consejero y donde curiosamente tenía cuenta corriente, una de las 17 que llegó a manejar cinco años después, con una sorprendente capacidad de ahorro: de 50.000 a 554.000 euros en diez años. Debido a mi incapacidad para hallar una explicación lógica (con dos cuentas ya me hago un lío), intenté encontrar respuestas en el terreno de lo inmaterial, aunque la lectura de los místicos tampoco me condujo a éxito alguno para mi propósito. Cuando estaba a punto de abandonar, recibí un SMS de un conocido que me devolvió a la tierra: «Si algunos gestionaran nuestras cuentas públicas con la misma diligencia y provecho que su patrimonio privado, en vez de copago la sanidad nos saldría a devolver». «Exageras», le contesté. Espoleado por el mensaje, hice un intento postrero en internet. La búsqueda por el lado más esotérico arrojó una pista en un blog: «Los respiracionistas son personas que eligen abandonar todo tipo de alimentos, sólidos y líquidos, para nutrirse únicamente de micro-comida cósmica. Este alimento, también conocido como prana, estaría presente en el aire y en el espacio exterior, y se canalizaría a través de la luz». Sigo leyendo: «La práctica es de origen hindú, pero también está presente en otras culturas de China, Japón y la Polinesia». La última frase descartaba esta posibilidad, aunque de inmediato recordé un poema de Jorge Guillén donde decía que en Murcia se «respira luz». Superado por el enigma, di por buena esta hipótesis (a sabiendas de que la luz quizá llene un cuerpo de prana, pero difícilmente un depósito de gasolina). Al fin y al cabo, en la ‘década prodigiosa’ todo era posible (incluido un ‘agujero de gusano’ que nos conectara espiritualmente con Oriente). Nada más aparcar el asunto me llegó un ‘guasap’. Era de un primo lejano, profesor universitario metido a concejal de contratas, que ahora hace apostolado del liberalismo aun cuando ha cobrado toda su vida de las arcas públicas. «Feliz 2015. Acabo de volver de vacaciones de la India. Necesitaba un respiro. Estos días ando liado cambiando en los grandes almacenes los obsequios que han llegado a la Concejalía por tarjetas regalo que fundiré en el ‘súper’». «Negro sobre blanco, primo. Te llamo cuando pueda y cenamos. Pago yo. Abrazos».

Ver Post >
Nuevo tiempo político
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 28-12-2014 | 06:47| 0

Se van a cumplir dos años desde que ‘La Verdad’ puso en marcha una iniciativa que reflejó a lo largo de cien días los anhelos de regeneración de la vida pública por parte de la sociedad murciana. Era un sentimiento que recorría las calles, perceptible a poco que se agudizara el oído y la vista, pero sin cauce de expresión que permitiera calibrar su dimensión. Observada en su inicio con cierto desdén por el poder político regional, más de 230 personas de todo el espectro ideológico y representativas de muchos colectivos sociales y económicos dejaron, con nombre y apellidos, numerosas propuestas para mejorar la confianza de la ciudadanía en sus representantes e instituciones. Participaron médicos, maestros, empresarios, trabajadores, científicos, agricultores, arquitectos, abogados, jueces… Y muchos ciudadanos anónimos que dejaron sus ideas y anhelos en laverdad.es. Solo muy recientemente, a mediados de este año, algunas de esas demandas, como la transparencia o la limitación de mandatos, se han traducido en proyectos concretos, que alcanzan tanto al gobierno autonómico como a la vida interna de organizaciones sociales, como la Croem. Otras están dando tímidos pasos en algunos municipios, como la mayor participación ciudadana, y otras siguen ancladas donde estaban, como las listas electorales cerradas y la politización de la justicia. Aquella brisa que recorría entonces la Región y el resto del país es hoy un vendaval, agravado por un año insufrible en materia de escándalos de corrupción, que ha terminado por desarbolar a aquellos políticos que no entendieron o reaccionaron muy tarde a los mensajes de una ciudadanía, ahora exigente. Este cambio de paradigma social coincide con la desaparición de los principales referentes de la Transición y la aparición de nuevos protagonistas para otro tiempo político que ya despunta, no exento de incertidumbres. El más relevante relevo generacional se produjo en la propia Jefatura del Estado. En su primer discurso navideño, Felipe VI puso el dedo en la llaga al abogar por «cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción» e instar a «una profunda regeneración de la vida pública». Sus palabras ya sonaron certeras cuando en la entrega de los premios Príncipe de Asturias reclamó referencias morales a las que admirar, principios éticos que reconocer, valores cívicos que preservar. Instando a un gran impulso moral colectivo, el Rey señala con clarividencia la mejora de la vida democrática como un reto tan urgente como el despegue de la economía. Plenas de ideales y de contenido, sus palabras adquieren mayor relevancia al contrastarlas con los balances carentes de empatía social de quienes, en la cúspide de la responsabilidad política, actúan como contables aplicados, pero sin la mínima capacidad para movilizar otros resortes emocionales que no sean el miedo y la zozobra. Justo lo contrario de lo que necesita nuestro país para salir, de una vez, de tanto desánimo y pesimismo.

Ver Post >
El sentido común
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 21-12-2014 | 07:03| 0

Han corrido ríos de tinta en los últimos años sobre la influencia del ensayo ‘¡Indignaos¡’ de Stephane Hessel en las protestas sociales contra la crisis en Europa, pero aún está lejos del impacto que tuvo otro, redactado siglos antes por Thomas Paine. Fechado en 1776 y titulado ‘El Sentido Común’, ese corto escrito allanó el camino de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y contiene los mimbres ideológicos fundamentales para entender la relación entre el pueblo estadounidense y sus instituciones de gobierno. Según Paine, el gobierno es un mal necesario para garantizar la libertad y la seguridad de los ciudadanos. «La sociedad es el resultado de nuestras necesidades, y el gobierno el de nuestras iniquidades. El gobierno es como el vestido, la divisa de la inocencia perdida. Los palacios de los reyes están edificados sobre las ruinas del paraíso», decía ese escrito que George Washington hacía leer a sus soldados. En España hay muchos políticos con vocación de servicio público y que asumen que perpetuarse en el poder y en los aparatos de los partidos solo trae problemas a la sociedad a la que se deben. Lo pernicioso es que también hay otros muchos que pierden la noción de lo que son y de dónde vienen, entrando en un bucle delirante donde el mundo gira a su alrededor y la interpretación de la realidad se hace en clave personal. Los estadounidenses lo tuvieron claro y en 1951 enmendaron su Constitución para que los presidentes solo puedan ser reelegidos una vez. En su breve etapa de gobierno, la aportación más relevante de Garre ha sido precisamente limitar la duración de los mandatos presidenciales. Y es que cuando uno pasa la mayor parte de su vida en un palacio es difícil no acabar creyéndose un rey. Está en la naturaleza humana. Poner un techo temporal por ley, como se ha hecho en la Región, fue una decisión más que acertada. Ya puestos a mejorar la confianza ciudadana en el Gobierno, Garre debería haber dado pasos en la rendición de cuentas, como ha hecho con la ley de transparencia, una norma que en este caso servirá de poco si no impregna toda la acción del Ejecutivo. Que no se hayan dado a conocer, por ejemplo, las listas de espera de la sanidad es a día de hoy inexplicable y reprochable. En los últimos días, el Ejecutivo regional informó con celeridad y claridad de la dimisión del consejero Campos y de la compleja situación del aeropuerto de Corvera, pero debía haber solicitado ya una comparecencia ante la Asamblea para informar a la oposición y someterse a su control, sin esperar a que ésta, con toda legitimidad y razones de peso, reclame la presencia de Garre, responsable máximo de los éxitos y los fracasos de su Ejecutivo. La relación entre la sociedad y el gobierno atañe a ambas partes y, de momento, da la impresión de que solo si hubiese una nítida exigencia ciudadana se reformaría el Reglamento de la cámara regional para que la rendición de cuentas esté mejor reglada y sea más frecuente.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor