La Verdad

img
Una semana en la ópera… política
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 11-04-2010 | 10:38| 0

La clase política sigue estancada en la mediocridad y ha dado buena prueba de ello en una semana disparatada. Culminó ayer con la destitución de José Salvador Fuentes Zorita, presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura y un serio obstáculo para quienes pretenden cerrar el Trasvase. Como adelantó ayer Manolo Buitrago en laverdad.es, la decisión se tomó la semana pasada, tras la incalificable campaña del presidente Barreda sobre los campos de golf murcianos y después de serias disputas entre Fuentes Zorita y el Ministerio por la política de desembalses. Si fuera por lo vivido en estos días, pocos dirigentes se salvarían de una simbólica quema. Zapatero vio como su ansiado pacto político contra la crisis quedó en otro decreto ley de medidas paliativas que no está englobado en un plan de reformas estructurales. Mientras, atenazado por el caso Matas y la ‘Gürtel’, Rajoy despejó la imputación del ex tesorero Luis Bárcenas de la peor forma posible para su liderazgo: convenciendo a Bárcenas para que deje el PP, en lugar de echarle y pedirle que deje su escaño. Esperanza Aguirre así lo vió, aunque pecó por exceso. Para dar imagen de contundencia contra la corrupción y de paso frenar a Rosa Díez en los sondeos de Madrid, llegó a atribuirse durante 24 horas el origen de la investigación de la ‘Gürtel’, que al mismo tiempo Álvarez Cascos vincula a una supuesta “camarilla” policial. Con semejantes balones de oxígeno, y para evitar esas críticas de la prensa extranjera que tanto molestan en Moncloa, el vicepresidente Chaves y el ministro Blanco aventaron la idea de que es Falange quien sienta a Garzón en el banquillo. En realidad lo hace un magistrado del Supremo, de la progresista asociación Jueces para la Democracia. Y no por investigar los crímenes del franquismo sino por presuntamente hacerlo saltándose la ley a sabiendas. Cospedal tampoco estuvo acertada. Llegó a calificar de “muy provechosa” (¿para quién?) la reunión del Estatuto manchego, donde el PSOE asestó el más grave revés al Trasvase con la abstención del PP. Las posteriores llamadas de Alonso, Pajín y Soraya suscitaron unvodevil de explicaciones sobre lanegociación del Estatutoyel sentido del voto. Fue lo más parecido en los últimos tiempos a la escena del contrato de los hermanos Marx en una ‘Una noche en la ópera”. Los presidentes Valcárcel y Camps respondieron con contundencia al informe de la Ponencia, pero la estrategia fijada desde Génova, que prioriza las aspiraciones de Cospedal, aporta munición para las acusaciones de tibieza de sus adversarios y les hace aparecer como perdedores ante un Barreda cada vez más crecido. Ayer mismo, el presidente manchego se apuntó otra victoria, la cabeza del socialista Fuentes Zorita. Valcárcel y Camps tienen la próxima semana una crucial cita con los regantes en Murcia. Quizá sea la última oportunidad para enderezar el rumbo de los acontecimientos.

Ver Post >
Matas y la regeneración política
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 04-04-2010 | 10:36| 0

Conocí a Jaume Matas en 2002. Fue un encuentro breve, pero esclarecedor sobre el futuro inmediato que le esperaba, aunque ni por asomo imaginé que acabaría ocho años después enfrentándose a una imputación por doce delitos y una orden de prisión provisional eludible con una fianza de tres millones de euros. Entonces, el político que impulsó el Plan Hidrológico Nacional se había quedado sin director de comunicación en el Ministerio de Medio Ambiente y buscaba un relevo. Me llamó y acudí a la cita, pero sin ningún interés por el puesto. Lo hice por cortesía y, sobre todo, por curiosidad, ya que el Gobierno de Aznar siempre había elegido para esos fines a periodistas salidos directamente de Génova o inequívocamente próximos al PP, lo que no era mi caso. Me encontré a un político cortés y muy directo. Sabía lo que quería. Nada de comunicación institucional o perfil técnico. En 2002, Matas buscaba presencia mediática. Teóricamente para el Ministerio, pero estaba claro que era en beneficio propio. Ansiaba proyección pública para un objetivo aún inconfesado pero que ya tenía en mente: alcanzar, un año después, la presidencia de Baleares. Ninguno de los dos movió ficha tras el encuentro. Era evidente que él necesitaba un experto en marketing político, no un periodista. Curiosamente, una empresa de comunicación de esas características, Nimbus Publicidad, aparece ahora en el ‘caso Palma Arena’ con un papel estelar en los ejes fundamentales del sumario: el irregular incremento patrimonial del ex presidente balear, el sobrecoste del velódromo de Palma y una supuesta financiación ilegal del PP balear en la campaña de 2007. La lectura del auto de medidas cautelares causa una sensación demoledora. Son 147 páginas de inusitada dureza en las que se acusa a Matas de haber diseñado una estrategia en su beneficio y el de sus allegados, burlándose, como dice el juez instructor, de los «simples mortales». Aunque goza de presunción de inocencia, los indicios de responsabilidad penal parecen tan evidentes que Mariano Rajoy le ha abandonado a su suerte para capear el turbulento efecto que origina la situación procesal del ex dirigente del PP, ahora que los sondeos electorales venían de cara. Es, sin duda, el caso de corrupción más grave al que se han enfrentado los populares, que sufren ya las embestidas del Gobierno de Rodríguez Zapatero. En este asunto especialmente grave, como en otros que afectan al PSOE (ahí está el caso del ex alcalde de Los Alcázares del que informamos hoy), la ciudadanía quiere respuestas contundentes contra quienes presuntamente han metido la mano en la caja. No basta con explicaciones y disculpas. La clase política tiene la obligación de consensuar acuerdos para expulsar a los corruptos de sus filas y de extremar los controles, internos e institucionales, que garanticen la regeneración de la vida política.

Ver Post >
Las raíces de una frondosa higuera
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 28-03-2010 | 10:36| 0

Las largas raíces de la Región se titula el espléndido reportaje que Gontzal Díez firma hoy en ‘La Verdad’ sobre los orígenes murcianos de celebrados cocineros, periodistas, cineastas, pintores y músicos. Es un caleidoscópico fresco de recuerdos y vivencias personales de conocidos personajes, descendientes de murcianos empujados a un éxodo sin retorno en la posguerra y en la década de los 50. Los testimonios de estos nietos famosos evocarán a los lectores otros nombres, otras historias, otras anécdotas, anónimas o conocidas, forjadas por los avatares de la vida. En mi particular ejercicio de memoria aparece mi abuelo materno, médico de profesión y reclutado en las filas republicanas, al que la cainita Guerra Civil le condujo de Madrid hasta un hospital militar de Murcia. Huyendo de la hambruna llegaron después sus adolescentes hijas, que maduraron bajo el sol de la huerta en La Alberca hasta la caída de Madrid. Todo eso sucedió muy poco después de la eclosión de un estrecho vínculo forjado entre ‘La Verdad’ y el poeta Miguel Hernández. Cuatro años de intensa colaboración (20 de noviembre de 1932 a 7 de mayo de 1936), desmenuzados el pasado sábado en nuestro suplemento literario ‘Ababol’ por la documentada, indómita y eternamente joven pluma de Pedro Soler. Si es tiempo de hacer memoria resulta obligado liberar de la cárcel del olvido al poeta oriolano, cuya nieta, María José Hernández, recogió el pasado viernes de manos de la vicepresidenta Fernández De la Vega la Declaración de Reparación y Reconocimiento Personal del poeta. Llega con una demora de 68 años, los que han transcurrido desde la muerte en prisión de ese joven oriolano que quería ser marino para cantar al mar. Sobre las cualidades poéticas de Miguel Hernández glosarán las voces más autorizadas a lo largo de este año, el del centenario de su nacimiento. Me permito hacerlo hoy de su compromiso social y sentimental con las gentes de la Vega Baja del Segura al hablar de raíces profundas al hilo de experiencias rememoradas que se heredan de generación a generación. Como un símbolo de ese apego del poeta por su tierra pervive en su Casa Museo la frondosa higuera que le refugiaba del sol. ‘La Verdad’, en cuyos talleres vio la luz ‘Perito en Lunas’, volvió hace pocas semanas a ese huerto y a esa higuera para regalar fragmentos de la última poda a sus lectores oriolanos, todo un símbolo de esa trenzada historia que encadena a esta cabecera centenaria de la prensa con el “poeta del pueblo” y la hermosa tierra que pisó. Ojalá que las generaciones venideras de esta Región lleven “grapado” en sus genes el compromiso con la libertad que ese hombre de corazón pagó con su vida.

Ver Post >
Alcaldes con el agua al cuello
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 21-03-2010 | 10:33| 0

Atracón de derroches presupuestarios, insuficiente financiación local, carencia de una ley que defina cuáles son las competencias municipales… En este crudo escenario de asfixiante crisis se agolpan los factores que disparan todas las alarmas en los ayuntamientos españoles. Vivimos con preocupación episodios otrora inauditos. En agosto pasado, el equipo de gobierno de Roda de Barà (Tarragona) presentó el primer expediente de regulación de empleo (ERE) en una corporación municipal. Y el pasado miércoles, la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, anunciaba que retiraba su propuesta de ERE temporal para 300 trabajadores. Fue la oposición de la plantilla municipal lo que provocó el paso atrás, aunque Sánchez advirtió: «Las nóminas de los trabajadores peligran». El estado de los grandes ayuntamientos de nuestra Región no es tan grave como el de esa ciudad andaluza de 207.000 habitantes. Aún así, Valcárcel tuvo esta misma semana que insuflar 13 millones de euros para aliviar las estrecheces financieras de los municipios más poblados: Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura. Del impago a proveedores y los cortes de suministros, que ya se producen en algunas localidades muy endeudadas de la Región, a los EREs temporales sólo hay un pequeño paso. Con la brutal caída de ingresos en las arcas municipales por el desplome de licencias de obras, y mientras sigue la demanda ciudadana de servicios que corresponden a otras Administraciones, no cabe otra medida urgente que el rescate financiero de los ayuntamientos con fondos de emergencia. Pero el problema de raíz sólo se resolverá si Zapatero cumple su promesa de aprobar en esta legislatura, con un sólido consenso político, la nueva Ley de Gobierno Local y el nuevo sistema de financiación municipal. Son dos proyectos que además deberían ayudar a erradicar el caldo de cultivo de la corrupción urbanística. Cuando la cosa se pone muy fea, el Ejecutivo central y las Comunidades han demostrado que pueden sellar pactos de semejante calado. El acuerdo para recortar el gasto farmacéutico en 1.500 millones de euros, anunciado el jueves, es un caso ejemplarizante de colaboración, que dota de sostenibilidad al sistema nacional de salud cuando la angustia financiera también es insoportable para los Gobiernos autónomos. Al hablar de la descentralización de competencias hacia las corporaciones locales lo hacemos de un desafío urgente pero que en realidad está pendiente desde el inicio de la Transición democrática. Por el momento sólo hay vagos compromisos del vicepresidente Chaves de culminar esos proyectos normativos para los gobiernos y las haciendas locales antes de las municipales de 2011. No es de extrañar la inquietud de los alcaldes, ya que medidas coyunturales como los planes E generan empleo temporal, pero no sientan las bases estructurales que precisan los ayuntamientos.

Ver Post >
Conténtpolis y Paramount
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 14-03-2010 | 10:32| 0

Santomera y Cartagena se disputan la ubicación de la Ciudad de los Contenidos Digitales (Conténtpolis) y en la recta final para la toma de una decisión por el Gobierno regional, que se espera antes de Semana Santa, la batalla se libra soterradamente en las bambalinas de la política. Ambos ayuntamientos mueven sus hilos, en busca de apoyos y sin aparentes zancadillas mutuas, para hacer ver al Ejecutivo de Valcárcel que cuentan con el mejor emplazamiento para esa infraestructura que tiene, para arrancar en 2010, 7,5 millones de euros ya presupuestados. El trofeo para el vencedor será muy superior si con el tiempo se alcanzan los objetivos fijados hace ya dos años: una inversión de 1.528 millones, 3.000 potenciales puestos de trabajo y la instalación de más de 200 empresas especializadas en producción audiovisual y contenidos digitales. Los alcaldes de Santomera y Cartagena, José María Sánchez Artés y Pilar Barreiro, ambos del Partido Popular, no han estado cruzados de brazos durante esta semana y han mostrado las ventajas de su candidatura en un leal y legítimo ejercicio de lobby en las distintas esferas del poder político y económico de la Región. Santomera dispone de 2,2 millones de metros cuadrados en unos terrenos situados junto a la autovía de Alicante y Cartagena posee una extensión más que suficiente en el polígono industrial de Los Camachos. A la hora de tomar una decisión pesarán los criterios técnicos pero es evidente que el peso político de ambas candidaturas jugará un papel decisivo. En estas últimas semanas ha surgido además una novedad importante que puede inclinar finalmente la balanza hacia un lado: la posibilidad real de que el desembarco en Europa de la multinacional Paramount se produzca en nuestra Región con un parque temático y unos estudios cinematográficos. En abril habrá un plan maestro y otro de viabilidad para el proyecto Paramount en el que el Gobierno habrá fijado una posible ubicación que, a día de hoy, cuenta con muchos aspirantes. Entre ellos, el propio Ayuntamiento de Cartagena, que aprobó el pasado lunes su nuevo Plan General Urbano con un incremento sustancial del suelo para uso industrial. Si el Gobierno regional se inclina, como proponen algunos de sus miembros, por vincular el proyecto Paramount no sólo al turismo sino también a la I+D+i en el sector de los contenidos audiovisuales, Cartagena tendría muchas bazas a su favor para acoger ambas iniciativas. En esta disputa de guante blanco que se desarrolla alejada de los focos mediáticos no hay nada escrito, a día de hoy, porque Santomera cuenta también con apoyos políticos y técnicos. Muy pronto se despejará la incógnita.

Ver Post >
Fortalezas y debilidades
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 07-03-2010 | 10:31| 0

El diagnóstico sobre la economía regional que vierte el informe presentado el pasado jueves por La Caixa no sólo revela las debilidades y las fortalezas de nuestro modelo económico. También contribuye a evidenciar cuestiones que no son menos relevantes porque denotan capacidad de autocrítica, voluntad de construir Región y una esperanzadora actitud de separar el grano de la paja para priorizar los debates de fondo que marcarán nuestro futuro colectivo. Mientras el Parlament catalán se enreda en la prohibición de las corridas de toros, un debate artificialmente alimentado por los nacionalistas radicales para borrar toda huella cultural común de los españoles, la clase política de la Región, con sus imperfecciones de todo tipo, está preocupada y ocupada en la salida de la crisis y en la búsqueda de un nuevo patrón de crecimiento económico. Al presidente Ramón Luis Valcárcel hay que aplaudirle la valentía política para reconocer errores y asumir en primera persona toda la responsabilidad de la gestión de su Gobierno, un gesto que lejos de debilitarle fortalece su liderazgo. Otros dirigentes se habrían limitado a atribuirse los elementos positivos del informe y habrían achacado los negativos al escenario global y a factores exclusivamente externos. Al mismo tiempo, este chequeo de La Caixa al estado de salud de la Región también supone un refrendo para el discurso del jefe de la oposición. Pedro Saura hace de la modernización de nuestro modelo económico el eje central de su oferta política y el informe conocido este pasado jueves viene a dar solidez a sus argumentos de que el patrón de crecimiento de los últimos años no fue el mejor de los posibles. Para el conjunto de los ciudadanos debería suponer una constatación reconfortante que las dos principales formaciones políticas, con sus respectivos líderes a la cabeza, estén responsablemente centrados en lo mollar, sin alentar más allá de lo razonable el juego político de regate corto en un año preelectoral. Poner negro sobre blanco la magnitud y las características de nuestros problemas, y a partir de ahí aportar propuestas, es el mejor punto de partida para hallar puntos de encuentro e hilvanar acuerdos que propicien el consenso que precisa la Región para formular una estrategia de desarrollo económico a la medida de sus posibilidades. Si en lugar de tirar por ese camino, el protagonismo lo asumen los políticos de segunda y tercera fila que tienden a echarse al monte, el terreno de juego volverá a embarrarse y la crítica constructiva quedará eclipsada por la descalificación personal del adversario. En caso de abonarnos a esa cultura del litigio permanente y del insulto hiriente, caminaremos todos a ciegas hacia un precipicio en el que el debate se despeñará y caerá en el fango.

Ver Post >
Un proyecto de película
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 28-02-2010 | 10:30| 0

El pasado miércoles, cuando en la Redacción de ‘La Verdad’ nos preguntábamos por la ausencia del presidente Ramón Luis Valcárcel, en el acto de ingreso en el Consejo Jurídico de Antonio Gómez Fayrén, José Antonio Cobacho y Manuel Martínez Ripoll, sospechábamos que algo importante reclamaba su atención, pero sinceramente ni por asomo imaginábamos que podía encontrarse en Dubai. El viernes supimos que lo relevante no radicaba en su lejano paradero, sino en el potencial del acuerdo con los representantes de Paramount Pictures que se ha traído bajo el brazo. La multinacional del ocio quiere desembarcar en Europa para echar un pulso a Disney y ha elegido a la Región de Murcia para ese gran proyecto que puede convertirse en la locomotora del turismo, el empleo y el ocio del arco mediterráneo. La construcción de unos estudios cinematográficos y un parque temático bajo el paraguas de la marca Paramount podría reportar a la Región veinte mil puestos de trabajo directos, quince mil plazas hoteleras y la visita de tres millones de turistas. La envergadura de estas cifras da idea de la magnitud de un proyecto, que todavía está pendiente de negociación sobre la base de un plan maestro, y otro de viabilidad, que la consultora contratada por el Gobierno regional tendrá terminados en abril. Con el acuerdo de partida conocido el viernes, Paramount ya tiene un pie en Murcia para impulsar una iniciativa que puede convertirse en el gran centro de ocio de España, el motor del cambio económico de nuestra Región y un polo de atracción turística único en Europa. Con todas las lógicas cautelas (el contrato puede necesitar un año para formalizarse y las negociaciones de este calado nunca son fáciles), las esperanzas que suscita este proyecto financiado con inversión privada son una especie de maná en el actual escenario de aguda crisis económica. Cualquiera que sea el desenlace del proceso que ahora se abre sería injusto no reconocer la ambición y visión de futuro que ha demostrado el consejero Pedro Alberto Cruz cuando se produjo el primer contacto en el stand de Fitur. Siempre que me han preguntado por las carencias de la Región, mi respuesta ha sido la misma: lo tiene todo en su mano excepto un proyecto que actúe de reclamo nacional e internacional, una gran infraestructura relacionada con el ocio y la cultura que haga indispensable la visita a la Región. Si este parque y toda su industria audiovisual, turística y de ocio asociada sale adelante, Murcia será una visita obligada para millones de personas. Ahora le toca trabajar al Gobierno regional, con decisión pero también con prudencia, para que prospere esta empresa. Ojalá que esta película tenga un final feliz.

Ver Post >
Prestigiar la lectura
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 21-02-2010 | 10:29| 0

De todas las crisis que vivimos hay una que nunca figura en la agenda política y sólo residualmente ha sido objeto de debate parlamentario. Y es así porque la presión y preocupación social es casi inexistente, aunque está en las raíces de muchos males de nuestro tiempo. Hablo del hábito de la lectura, esa costumbre en vías de extinción que, según el último barómetro de la Federación de Gremios de Editores de España, practica poco más de la mitad de los españoles. Nuestra Región no es ninguna excepción. La tasa de población lectora se sitúa siete décimas por debajo de la media nacional (55%), algo mejor que la de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Asturias. Mal bagaje en general para un país que aspira a incorporarse a la sociedad del conocimiento con el resto de la UE. Esta semana, nuestro compañero Antonio Arco puso el dedo en esta llaga al preguntar al escritor Javier Cercas por qué es necesaria la lectura. Su respuesta fue certera: «Porque sin leer te vuelves tonto y te mueres de asco». Tiene tanta razón como Antonio Muñoz Molina cuando sentencia que «leer es el único acto soberano que nos queda». Desde las administraciones públicas y los medios de comunicación hemos contribuido irresponsablemente a ese desinterés por la letra impresa, a esa renuncia voluntaria a la lectura que hace la mitad de la población. Se ha explotado la telebasura hasta límites insospechados y se ha transmitido la idea de que no es necesario tener conocimientos para triunfar porque basta con dinero, juventud y belleza. Además se han jaleado los fuegos de artificio culturales, fogonazos brillantes pero que sólo dejan olor a pólvora, sin exigir la universalización de las bibliotecas municipales y campañas de promoción de la lectura. Por la parte que me toca debo reconocer que los periodistas no hemos sabido prestigiar la lectura de nuestros periódicos. Incurrimos ahí en un grave error porque los diarios de información independientes son el último reducto para el intercambio civilizado de ideas y el territorio natural para comprender las claves de los acontecimientos globales y locales con informaciones contextualizadas y de calidad. Si no ponemos en valor nuestras fortalezas, llevar un periódico bajo el brazo o un libro en la mano puede convertirse en un signo de distinción intelectual de una exigua minoría. A esos fieles lectores que nadan contracorriente les debemos corresponder con opiniones fundamentadas y ponderadas e informaciones rigurosas, contrastadas, independientes, interesantes y útiles. De esa forma contribuiremos a forjar un país sin riesgo de articularse con una ciudadanía adormecida, manipulable y, a la postre, menos libre.

Ver Post >
Monteagudo
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 14-02-2010 | 10:22| 0

Cuando la noche engulle la huerta de un veloz bocado y la sumerge en la oscuridad, veo todas las tardes desde ‘La Verdad’ cómo la luz de esta tierra se apaga lentamente desdibujando el imponente perfil del Cristo de Monteagudo. Cada uno tiene su particular ‘skyline’, su momento mágico del día, su paisaje más evocador. Y el mío es el Cristo de Monteagudo y su fortaleza morisca en los atardeceres de Murcia. Ni siento que irradie energía negativa ni que profane un castillo árabe ni que sea «una especie de postizo que deforme la belleza del lugar», como afirma el abogado José Luis Mazón en la excelente entrevista que firma hoy Ricardo Fernández en páginas interiores. Aunque reconozco su historial jurídico trufado de éxitos, tampoco comparto su interpretación de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre los símbolos religiosos en la vida pública. Y mucho menos estoy de acuerdo con este letrado cuando afirma estar sorprendido por la supuesta existencia de una «Murcia ultracatólica y exacerbada». Sin embargo, desde esa profunda discrepancia, respeto sus opiniones y jamás entraría en el juego de las descalificaciones personales. Es más, como profesional del periodismo siento una especial curiosidad por saber cuáles son las motivaciones personales de quien ha sido capaz de suscitar un clamor tan generalizado contra su iniciativa legal. De ahí el interés periodístico de la entrevista de ‘La Verdad’ con este abogado, que autodefine su labor de quijotesca y se declara un profundo admirador de la obra de Cervantes. Nada menos que veinte veces ha leído esa pieza cumbre de la literatura española, una pasión comparable a la del ingenioso hidalgo por los libros de caballerías, esos que le hicieron perder el sentido de la realidad. Filósofos como Jürgen Habermas y Luc Ferry han debatido y escrito sobre la presencia de los símbolos religiosos en la vida pública desde una perspectiva laica pero sin llegar al extremo que predica José Luis Mazón. Sinceramente creo que esta iniciativa atenta contra el sentido común, al igual que piensan otros muchos ciudadanos que no son ultracatólicos o fanáticos religiosos. Entre el fundamentalismo y el relativismo moral hay posiciones intermedias donde se sitúan un gran número de personas, que no alterarían su punto de vista si el objeto de la polémica fuera un monumento musulmán. Los símbolos religiosos no deben invadir el espacio público si resquebrajan los principios básicos de nuestra cultura democrática, pero no parece el caso de una larga lista de monumentos que exclusivamente reflejan las profundas raíces cristianas, musulmanas y judías de la historia de España.

Ver Post >
Desconfianza
img
Alberto Aguirre de Cárcer | 07-02-2010 | 10:22| 0

Con la mirada perdida, las piernas de trapo y la titubeante capacidad de reacción de un boxeador al borde del ‘knock out’, acaba Zapatero su semana más negra de la legislatura. Tras los directos propinados por la Comisión Europea, el FMI y otros organismos internacionales al mentón de cristal de su política económica (el déficit público), el presidente viajó a Davos para recuperar la credibilidad exterior de nuestra economía. Tomó aire y desde allí lanzó promesas de austeridad en las cuentas públicas. Fue la antesala de sus propuestas de reforma del sistema de pensiones y del mercado laboral, dos iniciativas de calado estructural que reclamaban desde hace años las principales instituciones de referencia. Pero los resultados de ese giro positivo resultaron devastadores en términos políticos. La jubilación a los 67 años pilló por sorpresa a las filas socialistas, puso en pie de guerra a los sindicatos y provocó el enojo general de los futuros pensionistas. A los actuales ya los había ‘calentado’ con la pérdida de poder adquisitivo al suprimir los 400 euros de deducción en el IRPF. Los mercados, implacables, dictaron sentencia en la Bolsa con un desplome del 6%. Lejos de recuperar crédito, el Gobierno suscitó acusaciones de improvisación y descoordinación. En la opinión pública flota ahora una percepción mayoritaria: la confianza en Zapatero está bajo mínimos. La plegaria junto a Obama quedó en una anédcota para quien, según el CIS, ya no es el líder más valorado. Tampoco lo es Rajoy sino Rosa Díez. Y eso añade nuevos interrogantes sobre el papel del presidente del PP en la encrucijada que atraviesa España. A Rajoy no le gusta que le marquen los tiempos y hace oídos sordos a los cantos de sirena de los partidarios de una moción de censura o de elecciones anticipadas. Como hizo con los conflictos internos del PP, Rajoy practica por ahora la suerte de Don Tancredo. Ese lance taurino que le sitúa, inmóvil, en el ruedo de la política con la esperanza de que el toro, en este caso la bestia negra de la crisis, le confunda con una estatua y no le arrolle. Puede optar por contemplar el naufragio de su adversario o intentar consensuar con él esas dos reformas ineludibles. Lo segundo es difícil de digerir para el PP que, en materia económica, ha sido ninguneado y tachado de antipatriota por el Gobierno. Pero, ¡ojo!, lo que de verdad inquieta a la ciudadanía no es el futuro de Zapatero o Rajoy, sino el destino de un país que bordea un precipicio. Quien gobernase sobre los escombros, sea uno u otro, tendría una parte alícuota de responsabilidad.

Ver Post >

Etiquetas

Otros Blogs de Autor