El mejor trabajo (creativo) del mundo

A principios de 2009, la oficina turística del estado de Queensland en Australia, publicaba una interesante oferta de empleo en los principales medios de comunicación mundiales. Se trataba de una jugosa proposición para convertirse en vigilante de una de sus islas deshabitadas. El elegido, que sería nombrado tras un concurso de propuestas, debería hacerse cargo de vigilar el ecosistema de la isla, alimentar a los peces y reportar informes diarios a cambio de una suculenta contraprestación económica y sobre todo, la satisfacción de tener lo que ellos mismos denominaban “El mejor trabajo del mundo”. La iniciativa tuvo una repercusión mundial extraordinaria y pocos son los medios que adivinaron lo que más tarde se revelaría como una de las campañas publicitarias más exitosas de todos los tiempos. En efecto, ese mismo año, la campaña recibió el gran premio de Cannes como la mejor campaña del año 2009. No sólo eso, la campaña, instaurada con un presupuesto de 1.700.000 dólares, generó unos 70 millones en publicidad para la zona.
Durante la década de los sesenta, el sociólogo Dean MacCannel se detiene a observar los efectos de la revolución tecnológica invisible en el hombre contemporáneo. El autor afirma que éste se encuentra en una búsqueda constante de la autenticidad, moviéndose entre el existencialismo y el turismo de masas. A través del turismo la búsqueda de lo auténtico se cristaliza en una deseo constante por conocer lugares remotos, ruínas y lugares insaccesibles. De igual forma, el trabajo repele al individuo y lo arroja a actividades que reafirmen su identidad como la música, el deporte y otras diversiones entre las que podríamos encontrar “la exhibición del trabajo de otros”; visitas a fábricas, industrias, construcciones, etc. El autor lo definió como la “museización del trabajo”. El caso que nos ocupa viene a dar una vuelta más de tuerca al concepto, una aleación de trabajo y ocio, una confusión y transmisión . El trabajo asi no se define como objeto turístico sino como reclamo de este que MacCannell no pudo adivinar, o sí.
Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
laverdad.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.