Blogs

Andrea Tovar

Querido millennial

Sánchez-Martell descabeza a los PP-Lannister en Poniente. Summer has come (?)

winter-is-coming

 

Como casi todos los millennialsyo no sé casi nada de política, pero sí mucho de series. Aunque, cuando hablamos de Juego de Tronos, entender el intríngulis de la trama equivale a verse venir –de lejos- a todos estos señores que hacen leyes y se reparten el bacalao.

Dominique Moïsi, una de las máximas figuras internacionales en geopolítica, ha escrito un libro que se llama Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo, editado por Errata naturae, donde explica la evolución de la típica sitcom graciosa rollo Padres forzosos en los noventa a este imperio absoluto de las series, y además, de las series complejas.

El día 11 de septiembre de 2001 cayeron las dos torres, y con ellas el strong power de EEUU: habían herido el corazón del mundo occidental. Empezaba la época del miedo y, paralelamente, la de mostrar la vulnerabilidad de un país en formato audiovisual, con lo que se reforzaba, a través de millones de visualizaciones, el soft power de EEUU. Jugada maestra.

La época del miedo en España ha venido más o menos a la par. Ahora las conexiones no se quedan en el WiFi; compartimos miedo al terrorismo internacional y crisis financieras a escala global. En este panorama, se ha asociado a la derecha la legitimidad en las cuentas, y como la pela es lo primero, hemos seguido votando a un partido que está podrido desde hace años. Frente al telediario del mediodía a uno se le hacía bola el filete al pensar en cuánto dinero han robado, en cuál será el concepto de «público» que tienen estos señores que le quitan a uno un tercio del salario al año y luego se lo gastan en champán y en vete a saber qué. Pero uno tragaba bien fuerte, porque a esos señores les iban a castigar los jueces, y ¿qué otra opción había, a ver? ¿Quién iba a garantizar la estabilidad económica?

El voto del miedo. Partido Popular, mayoría absoluta.

Comenzaron los pactos y empezó Juego de Tronos. Hasta Pablito le regaló las temporadas al rey. Por esa época, mi ex y yo solíamos sentarnos con palomitas en el sofá de nuestro piso alquilado frente a los debates políticos. Eran más interesantes que cualquier serie, porque de las dos típicas y aburridas casas tradicionales –con los cimientos más o menos igual de carcomidos, viejas glorias- se había pasado a cuatro protas principales, y estábamos impacientes por conocer los roles de cada una.

Entendimos que el PP serían los Lannister, los más ricos e influyentes, aunque con los abundantes memes de Rajoy en Twitter, a veces él nos enternece cual Baratheon. Esa apariencia de señor entrañable es peligrosa, porque a uno no puede caerle muy mal Mariano, uno no puede sentir mucha rabia hacia Mariano; mientras Mariano mira hacia otro lado y se pone los dedos en los oídos cuando hay cosas que no le interesa atender. Mariano ha sido negligente por abandono, y los conflictos se enquistan mientras a él le hacen memes y España se ríe.

La alianza con los Tyrell es obvia, pues C’s es la casa que jamás ha gobernado, que no duda en unirse al poder para conseguir sus objetivos. A algunos les caen bien, otros recelan de sus adentros. ¿Dónde está C’s? ¿A la izquierda, a la derecha del presi? Ellos dicen que en el centro, siempre en el centro: dispuestos a ocupar el Trono de Hierro.

Quizá el PSOE equivaldría a los Martell, muy divididos tras la muerte de Elia entre los que buscaban venganza y los que no. Aunque en este caso fue el propio partido quien engulló a su líder, Sánchez ha resurgido de sus cenizas y le ha colado una moción en la jeta a todo el mundo. ¿Quién iba a esperar esto de él, hace unos cuantos meses? Estábamos dispuestos a resetearle del imaginario colectivo y ahora en la tele dicen «Presidente Sánchez». Lo único que necesitamos saber es de qué palo va. Si es estratega a lo Little Finger y por eso se ha hecho con el trono a pesar del mal pronóstico, si realmente tiene dentro grandes intenciones dignas de Stark…

A los Stark quería llegar yo. Porque la moral, la justicia universal, la representa sin lugar a dudas Podemos; un conglomerado de valores estupendos que ciertamente son contradichos cada equis tiempo. Además, la serie pone de relieve que a gente con tan buenos propósitos no suele irles demasiado bien; les falta pragmatismo y rodaje, y lo que acaba rodando son sus cabezas por el suelo.

Ahora que, en nuestra particular trama española, los Martell han vengado su pérdida resucitada y han defenestrado a los Lannister con apoyo parlamentario de una amplia mayoría de casas de acá y de allá, bastante desconectadas entre sí, no se sabe muy bien qué pasará a continuación. Y winter is coming, no lo olvidemos. En este caso, el veranito que la sangre altera y a todos nos vuelve tarumba con las obligaciones y eso.

Algunos piden elecciones, pero nos quedó claro en las últimas dos ocasiones que las cosas han cambiado en la tierra de Poniente y no resulta fácil llegar a conclusiones a través de la democracia tradicional. De momento, los Lannister pretenden dar donde duele y presentarán enmiendas a sus propios presupuestos, para vengarse a su vez del PNV, que podrían ser los Greyjoy, asentados en sus antiquísimas Islas de Hierro y ansiando tener más pastel del que les reparten.

Yo no sé cómo funcionará el país en adelante, ¡pero a quién le importa!, teniendo un salseo tan alucinante a la hora del almuerzo. De momento, y por lo menos, aunque no haya sido el pueblo llano quien haya desbancado a los Lannister, quizá podamos tragar más tranquilos el filete sabiendo que ya no duermen en palacio.

Esperemos que la época del miedo se haya acabado, que summer has come y que no se avecinen guerras más cruentas… pero si lo hacen estaremos atentos, mando a distancia y palomitas en mano.

Temas

Sobre el autor

Ya he cumplido 26: voy de capa caída. Al menos tengo una web: andreatovar.org | El org del final me hace sentir como una entidad benéfica. Dame likes y shares y visitas. Make me rich.

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930