La Verdad

img
Fecha: mayo 10, 2017
Eduardo Arroyo: «Me disgusta esta lamentable clase política que nos gobierna»
Antonio Arco 10-05-2017 | 3:21 | 0

10 de mayo de 2017

«Un rostro de mujer: belleza, sensualidad, alegría, fortaleza…»; así explica el artista desde París su cartel para la XXIII edición de La Mar de Músicas de Cartagena

JOSÉ RAMÓN LADRA

Habla con ‘La Verdad’ rodeado de una calma de monasterio tibetano, porque posee un hilo de voz apenas perceptible que requiere de un esfuerzo de concentración de gladiador por parte del que habla y del que escucha. Eduardo Arroyo (Madrid, 1937), autoridad del arte español, Premio Nacional de Artes Plásticas (1982) y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2000), devoto del boxeo, ser incendiario e hilador de un mundo propio tan interesante como reconocible, es el autor del cartel de la XXIII edición del festival La Mar de Músicas, que del 14 al 22 de julio se celebrará en Cartagena y que, en esta ocasión, ofrecerá un ‘Especial sonidos latinoamericanos’. Arroyo, un ser al que cuando se conoce es imposible olvidar, atiende al periódico con motivo, precisamente, de su autoría de la imagen con la que La Mar de Músicas, organizada por el Ayuntamiento cartagenero, llegará a partir de hoy al circuito internacional en el que ya hace años que adquirió prestigio. El cartel, un rostro de mujer, se presentó ayer en Cartagena, mientras Arroyo sigue en París, desde donde la entrevista tuvo lugar justo en la víspera de las elecciones presidenciales del pasado domingo. El artista se encuentra en esta ciudad preparando, entre otros proyectos, una gran antológica en la Fundación Maeght (en Saint Paul-de-Vence), que podrá visitarse del 1 de julio al 19 de noviembre y que estará compuesta por 150 obras. Allí solo han expuesto hasta la fecha cuatro creadores españoles: Miró, Tàpies, Chillida y Miquel Barceló.
–¿Qué no es usted?
–Ni soy pefecto, ni soy ejemplar; eso se lo aseguro. Es más, creo que me atemorizaría serlo.
Eduardo Arroyo, cuando a veces se ríe, da la impresión de que así encuentra alivio, se relaja, toma aire, combate su carácter mucho más de lobo que de cordero, y deja que su lengua y su mente descansen. Porque el autor de óleos como ‘Carmen Amaya fríe sardinas en el Waldorf Astoria’ y ‘Velázquez, mi padre’, que también es escultor y escenógrafo y está considerado uno de los principales representantes españoles del ‘pop-art’, no tiene un trato de hada madrina.
Eduardo Arroyo ha sido feliz, en ocasiones, pintando; con reconocimiento o sin él, con dinero o sin él, solo o en compañía de otros, en el París sin mar, en las proximidades del mar de Nápoles, en rincones perdidos donde la pintura salía excitada a su encuentro y él le entraba al trapo, la seducía, le mostraba su mejor cara o le montaba una bronca monumental. La pintura y él no se perdonan ni una, se divierten conquistándose, peleándose, escondiéndose, mimándose a veces, logrando belleza, emocionando; no se aburren.
–¿Le alarman las crisis?
–Personalmente, no mucho. Yo soy un viejo pintor que ha vivido situaciones muy complicadas. Estoy acostumbrado a las crisis. Lo que sí me molesta es ver a la gente pasarlo mal, ver sufrir a la gente me disgusta. Como también me disgusta esta clase política tan lamentable que nos gobierna.
–¿Usted cómo está?
–Soy artista, y un artista siempre vive situaciones complicadas y angustiosas.
–¿Qué no es conveniente?
–Como ciudadanos, relajarnos. Lo hacemos y se producen situaciones desastrosas y se cometen errores enormes. Nuestro adocenamiento es a veces bestial, y eso favorece que los sinvergüenzas se aprovechen todo lo que pueden.
–¿Es posible otro tipo de sociedad?
–Quisiera creer que sí. Recuerdo esa vieja parábola bíblica de las siete vacas gordas y las siete flacas [las segundas terminaron devorando a las primeras]. Alguna posibilidad remota puede que haya. De todos modos, en España no está todo perdido porque tenemos recursos y pertenecemos a la Unión Europea, que yo defiendo. Pese a tanta corrupción y tanto mediocre, vivimos en libertad y tenemos libertades que la mayoría de países no tienen. Y eso conviene que lo valoremos.
–¿De qué sociedad le gustaría formar parte?
–De una en la que todos fuésemos un poco más responsables, menos cínicos, menos cobardes, más enérgicos y generosos.
–¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
–No, en absoluto. Yo no quiero por nada del mundo, ni para mí ni para este país, regresar al pasado. Ese regreso al pasado me produciría una cierta angustia.
–¿Cuál es su guerra?
–Combato contra mí mismo, eso está claro. La gente que se ocupa de las mismas cosas que yo me comprenderá. Los pintores, al menos los que a mí me interesan, vivimos en una situación complicada y angustiosa en la que la batalla es continua. El juicio conmigo mismo es muy severo.
–¿Y el triunfo?
–Es que yo eso del triunfo no sé lo que es. Experiencia sí que tengo bastante, incluida una gran experiencia de fracasos, que también creo que es necesaria.
–¿Qué desea?
–Continuar hasta el final. Seguiré manteniendo una relación conflictiva con la pintura, que para mí es vida y complicación. Lo importante es que no me falten ganas de seguir peleando. Tengo miedo a un envejecimiento que no me permita, justamente, trabajar. Por lo demás, no tengo demasiados temores.
–¿Nunca está usted en paz?
–¿Paz?, ¿tranquilidad? No, eso no lo conseguiré nunca; soy una persona indudablemente inquieta, nerviosa; y tampoco eso es una cosa que me preocupe demasiado.
–¿Qué música le apasiona?
–No soy muy musical. Tengo un oído muy complicado, muy difícil, y a pesar de que he trabajado mucho en el mundo de la ópera [con el director de escena Klaus Michael Grüber, por ejemplo], tampoco soy un entendido en ópera.

Eduardo Arroyo no deja indiferente, su cultura es amplísima, su personalidad es compleja, tratarle no es un camino de rosas, experimenta siempre, no es un experto en hacer amigos, dice lo que le da la gana cuando le da la gana, y a veces provoca incendios con sus juicios; por ejemplo, con los de Antoni Tàpies, que son demoledores. Le gusta embarcarse en proyectos interesantes, como el que realizó basándose en el políptico «El Cordero Místico», de Jan van Eyck: 21 paneles en blanco y negro en papel vegetal, con dibujos reinterpretados a lápiz, que impresionaban expuestos en la Sala D del Museo del Prado, del que también escribió una guía singular titulada ‘Al pie del cañón’ (Elba).
–¿Qué no le interesa nada?
–El ambiente del arte actual. Me parece insoportable, es de una estupidez mayúscula. ¿Qué quiere que le diga? No me gusta; está lleno de frívolos, de cínicos, de funcionarios. Pues no, no quiero saber nada ni de los frívolos, ni de los cínicos, ni de los tontos.
–¿Alguna certeza?
–No, ninguna.
–¿Fe en sus semejantes?
–A pesar de los pesares, todavía creo que existen personas que merecen la pena.
–¿Dónde encuentra estímulos?
–Sigo encontrándolos en la pintura, sí.
–¿Y consuelo?
–Consuelo no encuentro ninguno en nada, a pesar de que mi madre se llama Consuelo.
–¿Qué vendría bien?
–Tener escuelas y universidades que apostasen de verdad por el saber y por la excelencia. Y apoyar la cultura. Educación y cultura son muy importantes para la vida del individuo, y no les damos en absoluto la importancia que tienen. Pero dada la situación en la que nos encontramos en España, no tengo muchas esperanza de que vaya a cambiar la situación.
–¿Qué opina de Marine Le Pen?
–Bueno, Marine Le Pen es algo casi tan malo como Podemos, o sea que… A mí ya no me sorprende nada

–¿Cómo explica su cartel para La Mar de Músicas 2017?

–No creo que necesite mucha explicación. Me gusta mucho la mar; así, en femenino: la mar. Y, por otro lado, el paisaje que a mí más me interesa es el del rostro humano. Un rostro de mujer: belleza, sensualidad, alegría, fortaleza… Y esos ojos: la importancia de saber mirar el mundo sin perder nunca la curiosidad.
–¿Podrá venir al festival?
–Lo siento, me va a ser imposible.

Ver Post >
Sobre el autor Antonio Arco
Junto a una selección de entrevistas y críticas teatrales, el lector encontrará aquí, agrupados desde enero de 2016, los artículos de Opinión publicados los domingos en la contraportada de ‘La Verdad’, ilustrados por el fotógrafo Pepe H y el publicista y diseñador gráfico Nacho Rodríguez. Antonio Arco estudió Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural y crítico teatral, una selección de sus trabajos periodísticos se recoge en los libros de entrevistas ‘Rostros de Murcia’ (1996), ‘Mujeres. Entrevistas a 31 triunfadoras’ (2000), ‘Monstruos. Entrevistas con los grandes del flamenco’ (2004), ‘Sal al Teatro. Momentos mágicos del Festival de San Javier’ (2004) y ‘¿En qué estábamos pensando? (Antes y después de la crisis. Entrevistas con filósofos, poetas y creadores)’ (2017). Finalista de los premios ‘La buena prensa' 2016.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor