La Verdad

img
Asuntos internos (de pipís y cacas)
img
Lola Gracia | 24-04-2017 | 08:17

 

 

Siempre he creído casi con una fe inquebrantable en el siguiente axioma: el hombre y la mujer pueden compartir muchas cosas menos el aseo. No siempre es posible pero hay que intentarlo. Qué se yo: crear un mecanismo de horarios, domesticar el esfínter. Todo antes de defecar al mismo tiempo. A mi esos ataques de intimidad me descuartizan la libido igual que si llegase Jack el destripador con un serrucho. Todavía no entiendo como hay hombres que pretenden acostarse contigo en la primera cita. Eso es casi lo mismo que, ya saben, mear y cagar en la misma taza. No puede ser. Me siento invadida. La invasión es una cosa. La conquista otra y la dulce rendición lo mejor que le puede pasar a todo el mundo: al conquistador y al conquistado. Y eso es todo un proceso. Pero yo quería hablar de los aseos públicos y me estoy desviando. Todo esto viene a cuento porque un día tan importante como es el bando de la huerta, el tema de los urinarios, los pipises y las cacas se vuelve algo de importancia vital, como en cualquier fiesta callejera del mundo. Los humanos nos convertimos en hordas que comemos, bebemos y lo otro. En un día así uno se da cuenta de dos cosas: una, que en Murcia no hay aseos públicos salvo los de los bares y las barracas. Y dos: que las mujeres solemos invadir los aseos masculinos porque en los nuestros siempre hay el doble de espera. Mismamente, mi amigo Jose me dijo el otro día después de hacer cola en el aseo de hombres que tras la puerta apareció una mujer. Imagínate que sucede al contrario, me dice con una sombra de indignación. Cierto, se puede montar un buen pifostio, aunque no necesariamente. Todo depende. Si el aseo se queda limpito y si al entrar no hay olores a troll podrido, por mi no hay problema. Yo que soy una gran usuaria de los aseos fuera del hogar sé de buena tinta que las chicas somos más tardonas. Hay varios motivos: para nosotras el baño es más que un espacio donde deponer. A saber: tocador, confesionario, peluquería, repaso de abluciones, lugar donde vamos las mamis con los niño/as pequeños, cambiador de pañales, oficina improvisada donde mantener conversaciones comprometidas por móvil, zona franca para cambiarte de ropa y también sala de desahogo vital. Cuántas veces he visto esos ojos enrojecidos tras la puerta de un W.C y los snifes y las lagrimillas. A veces, en medio del tumulto necesitamos ese espacio en blanco para ordenar el caos del día. Lo que me fascinan son los nombres aplicados al lugar de la defecación; de la letrina (que viene del latín latriña que a su vez procede de lavatrum) a la cloaca (cuya raíz indoeuropea es kleu “limpiar”). Y qué decir de los inodoros japoneses. Los más sofisticados son los de la marca Toto que no sólo te limpian el “ídem” con un chorro de agua cálida sino que te secan el culito, te abren la tapa del váter y hasta te pueden calentar el cuarto de baño. Los japos hacen de las deposiciones todo un arte. ¿Cómo es posible que en el cuerpo humano estén tan cerca las áreas de placer con las de los residuos? Porque así somos. Paseo de las delicias y plaza del excremento quedan pared con pared.  Uno puede pasar del amor al espanto en décimas de segundo. Compartir olores y pedos con el objeto de tu adoración es una prueba que pocas parejas superarán y además ¿Qué necesidad hay de pasar por semejante suplicio?

Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 20-06-2017 | 16:46 en:
Despatarres
mesasilla 20-06-2017 | 16:44 en:
La lista de Katy
mesasilla 15-05-2017 | 06:53 en:
Ciberataques y exhumaciones
mesasilla 01-05-2017 | 14:55 en:
Todo está conectado

Etiquetas

Otros Blogs de Autor