La Verdad

img
Autor: Lola Gracia
La lista de Katy
img
Lola Gracia | 19-06-2017 | 7:13| 0

katy-perry-krpd-620x349abc

El hombre es ombliguista. No lo puede evitar. Detesta que le hablen de otros hombres. El hombre, me refiero al macho man de toda la vida, vamos. Nosotras iniciamos una relación —o no— y presuponemos que antes hubo otras y que, con toda probabilidad, habrá algunas más después. A todos nos encanta pensar que somos el objeto de adoración de alguien pero en este mundo líquido la adoración es un parpadeo. Demasiadas distracciones para el amor absoluto como el que profesó Tolkien a su esposa desde la adolescencia.

Esta semana la pobre Katy Perry se ha metido en un fango del que no saldrá jamás. Ha cruzado la línea de las que hablan de sus ex amantes en público. En concreto, al mundo entero. Y al hombre ombliguista eso no le mola nada. El culpable es James Corden, un presentador rellenito que ha triunfado con su late show en el que monta a famosos en coche y les hace cantar karaoke. En esta ocasión tuvieron a Perry haciendo un reality de dos días y la despertaron con un suculento desayuno consistente en vísceras, insectos y unas lenguas asquerosas. O te comes esto, o contestas algo comprometido. Vaya con el gordito. No te puedes fiar de nadie que haga televisión con ese share. Siempre acabas jodido.

Tuvo que hacer un ranking de sus amantes y colocó a John Mayer, su novio durante tres años, en primer lugar, después a Orlando Bloom (hummm) y en tercer lugar a Diplo. Un DJ bastante conocido en su casa, los USA, porque a mi me recuerda a nombre de juego de mesa.

Curiosamente, con James estuvo tres años, un año con Orlando y meses con el último ¿No se confundiría la pobre y los clasificó por orden según el tiempo que  estuvo con ellos? Además, es lógico. Los amantes se construyen así: muchas veces y siempre con el mismo. Lo otro casi siempre es frustrante para nosotras. Además, imagino que las relaciones entre celebrities con mega agendas deben ser un poco a salto de mata ¿Concertarán las citas las secretarias de los interesados o quedarán por whasap? Me agoto sólo de pensarlo.

El caso es que el hombre es ombliguista y egoísta. No en balde, Chanel sacó un perfume hace unos años que se denominaba así “Egoiste”. Va en el ADN masculino, como el abrirse de piernas cuando se sientan. Diplo se ha ofendido mucho y ha llegado a declarar que nunca mantuvo relaciones con Perry. ¡Qué mal perder, por todos los dioses!.

El hecho es que si quieres cabrear a un pretendiente o novio, no tienes más que mentarle a sus predecesores. A eso yo le denomino inseguridad masculina porque si una mujer está contigo es porque ya no quiere estar con otro ¿O no?

A determinada edad todos tenemos un pasado y, cómo no, un ránking. Es inevitable. Y algunos chicos, señores, caballeros, esto lo lleváis fatal. Cuando nos enamoramos queremos ser el centro de atención y del corazón del amado. Esto es así. Lo que los americanos denominan “be the one”. Pero, claro, ese puesto hay que ganárselo. Si John está el primero en la memoria de Katy quizá sea porque estuvieron juntos más tiempo y porque se presume cierta admiración mutua e intereses comunes, ya que los dos son músicos. De hecho, el último éxito de Mayer se titula “Still feel like your man”. O sea, “Todavía me siento tu hombre”. Y eso sí que se merece un primer puesto. Un secreto: lo que más nos pone a las mujeres es sentirnos amadas y diosas de nuestros amantes.

Lo otro es farrafulla.

 

Ver Post >
Despatarres
img
Lola Gracia | 12-06-2017 | 6:00| 0

manspreading1

“Que te diviertas con las piernas abiertas”. Ese era el grito de guerra de una amiga. Y de eso hablamos esta semana: de abrirse y orearse.

Lo oficial se empeña en denominarlo en inglés: “man spreading” que viene a ser una cosa así como “hombre distribuido”. Tal que si uno distribuyera la mantequilla por el pan. Tentador, pero no. Que un hombre se te distribuya mola siempre y cuando sea un hombre que te guste, vaya. Pero claro, esto del man spreading surge porque la mayoría de los tipos que vemos en el autobús no son Hugh Jackman.

Vayamos al lío que menudo debate se ha montado. Aunque quizá la culpa sea nuestra que no sabemos hablar de otra cosa, salvo de los piques de Piqué con su boquita bonita y sus labios chiquititos. ¿Es un problema de educación? ¿Es un problema de espacio?¿no será la culpa de los que fabrican los medios de transporte que con tal de rentabilizar vamos como sardinas en lata? De los aviones ni mención. Es inhumano.

Francisco Rivera, tan gracioso él, ha dicho que cómo no se iba abrir de patas al sentarse. Que si las mujeres tuvieran lo que él entre las piernas no se enfadarían tanto. Yo no me enfadaría en absoluto, ejem. Hasta el bonico de Arguiñano ha comentado de los despatarres entre col y col. Y puso el ejemplo. Se sentó en el taburete de la cocina con las piernas cerradas “¿Veis? Que por muy hombre que uno sea todo cabe perfectamente”. Arguiñano, el macho ergonómico

No puedo con las feministas y su discurso de víctimas ¿Es necesario poner un cartelico para que los hombre eviten el despatarre? ¿No tenemos boca para decirles: hijo de mi vida que está a punto de cortárseme la circulación sanguínea, deja de invadir mi asiento? o ¿Voy más comprimida que una aspirina? ¿No serán más divertidos los trayectos?

Pero es que, además, hoy otras formas más sutiles de invasión. Hay cierto tipo de cerdo que le gusta restregarse con las chicas. No hay cartelito porque presuponemos que todo el mundo es civilizado y que el despatarre es involuntario y va en el ADN masculino. Pobreticos, no lo pueden evitar. Otros se dedican a tirarles fotos por debajo de las faldas a las chicas que se despatarran…porque, fíjate tú, que algunas lo hacemos. Yo misma cuando viajo: pantalones y maletita entre las piernas, que así no se cae en los frenazos.

Otro particular es el odor spreading. Eso sí que es gordo. Que a veces me dan ganas de subirme al autobús con máscaras de gas. Señoras y señores, el desodorante existe desde hace muchísimos miles de años. El agua y jabón también.  Algunas veces, levantar el sobaco y llegar a la nausea es todo uno. Y menudo caos: la pestucia del sudor se junta con el vómito. Un asco.

Pero lo terrible son esos autocares que van a Sevilla de noche donde los hombres, todos a la vez, deciden quitarse los zapatos y si uno cierra los ojos puede llegar a creer que está en una fábrica de quesos de la campiña francesa, por ponernos románticos. Abominable. Ya lo decía Saint Exupéry:  lo esencial es invisible a los ojos.

Nos faltarían carteles para tanto estorbo: pies, sobacos, despatarres, gente que habla a gritos, los que te cotillean el whasap o los que te dan conversación.

Personalmente, el hecho de compartir espacios tan reducidos me resulta violento porque soy así de pija y claustrofóbica,  así que mi filosofía frente al transporte público es apretar los nudillos y que el suplicio pase rápido.

Ver Post >
Ondas gravitacionales
img
Lola Gracia | 04-06-2017 | 9:11| 0

 

 

albert-einstein-958x1024 img_03-2_400x400

Esto se mueve. Y aunque lo dijo Galileo, los recientes movimientos sísmicos que tenemos por nuestra querida madre patria lo demuestran cada día. ¿Qué está pasando?.

Vivo estupefactada. Mila Ximenez se reconstruye la cara y la dejan como una muñeca repollo; Eduardo Larraz, presupongo que el primo de Vicky Larraz, la de Olé Olé, se lleva los lingotes a Suiza; el imán Mucachid Chiad dice que los hombres que se masturban tendrán manos embarazadas y que en la otra vida le amargarán la ídem reclamándole derechos. Por si faltara poco, hay una loca que mantiene una relación de sexo mental con una estación de tren y ha decidido, sí, casarse con ella. Se llama Carol, tiene 45 años y dice que lo de ella es el objeto sexual. O sea, que se trincaría a los objetos pero dice que a la estación la respeta porque, claro, hacerlo en público vulneraría la intimidad de Daidra, que es como ella denomina a la estación de Santa Fe en California.

 

Es lo que yo digo, que el sexo siempre da mucho juego. Ya sea porque embaraces a tus manos o hagas manitas con tu estación ferroviaria.

Con los lingotes no haré bromas pero no me negarán que se parecen bastante a un supositorio sado maso. Además, de oro. ¡El colmo de la sofisticación!

 

Dicen los astrólogos que con la luna llena en Sagitario estamos todos muy fogosos. Cierto. Nos dejamos llevar por nuestra creatividad de un modo algo temerario. Naomi Campbell sin ir más lejos se ha inventado unas chanclas hawainas muy totales. Los ingredientes son: plataformón de diez centímetros, tacón de aguja de otros diez y cierto instinto suicida para subirse a ellas. Mis cálculos matemáticos me dicen que es absolutamente imposible andar con ellas, salvo Lady Gaga, of course.

sandalias_naomi_campbell

 

A lo que quería yo llegar es que si ustedes notan demasiado alboroto alrededor todo tiene una explicación científica: los agujeros negros están que lo petan estos días. ¡Hala! ahí, venga chocarse entre ellos. Qué decirles de las Súper Novas, tienen la libido por las nubes. Como cantaba Rafaella Carrá, explotamexplotamexpló. Un no parar.

 

La actividad en la galaxia es tan intensa que los observadores de las estrellas por fin han podido demostrar las ondas gravitacionales que predijo Albert Einstein en su teoría de la relatividad. Dicen los expertos, que son perturbaciones del espacio- tiempo que acaecen tras estos choques y explosiones.

Lo bonito de la historia es que en su época europea, Einstein ya sabía esto. Si no recuerdo mal, embarcó a un amigo a una expedición a Malta con el objetivo de realizar la observación directa del cielo coincidiendo con un eclipse. Lamentablemente, fueron interceptados por el ejército rojo, los hicieron prisioneros y el eclipse les pilló fuera de combate.

Por eso están ustedes tan tensos. No es sólo por el final de curso, el pago del IBI, la renta, la incertidumbre que siempre genera el verano y este calor sofocante que perturba muchas mentes. Como es arriba es abajo. Y si en el universo se lía un pifostio monumental esa energía nos llega de algún modo. Igual que la luna regula las menstruaciones de las mujeres.

Sería genial preguntarle ahora a esa gran medium de la que me he enamorado (sin intenciones sexuales, tranquilos), Marilyn Rossner, por el porvenir cercano. Porque seguro que nos traería algo de paz en estos ardientes y ajetreados días. Por ejemplo, cuando ella dice que el más allá todo es amor y bondad yo, sinceramente, me quedo más serena.

Y que otro camine hacia la luz porque, de momento, esta jungla de asfalto, me encanta.

 

 

 

 

Ver Post >
Hasta los ovarios
img
Lola Gracia | 28-05-2017 | 7:56| 0

hqdefault

 

Le amó. No lo duda. Hubo muchos momentos de pasión y ternura antes de llegar a esto. Melania recuerda cuando le conoció. No le deslumbró su fama, ni su riqueza. Simplemente la hacía reír. Donald, con ese nombre ridículo y su ridículo flequillo, le llegó a gustar sinceramente. Le encantó aquel detalle de traer a sus padres, por sorpresa, en su jet privado para celebrar un año de relación. Después vendría la boda con la visita ilustre de Hillary y Bill y los innumerables actos con celebs y el halo perfumado de la respetabilidad.

Melania se sentía en el centro del mundo y daba por concluida su tarea, los sueños de grandeza que fraguó en la pequeña habitación del hogar familiar, allá en Novo Mesto. Daba por buenos los sacrificios. Los trabajos de extranjis cuando llegó a Estados Unidos con una visa de turista. Los posados ligerita de ropa. Las miradas libidinosas de tanto viejo verde como pulula en el submundo de la moda. Porque antes de Vanity Fair y Playboy hubo muchos otras portadas de extraperlo. Melania era joven, ambiciosa, morena. Mostraba su desnudez despreocupada en cuartos de tres al cuarto. 20.000 dólares era una cifra suficiente para la supervivencia al principio de los tiempos.

Cuando llegó Donald ella ya desfilaba en la Semana de la Moda de Nueva York. Lo peor había pasado. Nada quedaba de los trabajos cutres para gente cutre. Él le gustó, sinceramente. Apenas tuvo que conquistarla. Se rindió sin complicaciones. El camino era diáfano y claro entre ellos. En el fondo ambos procedían de familias emigrantes y luchadoras aunque a ella nadie le entregó un millón de dólares para coronar su sueño de súper modelo. Apenas heredó buenos genes y la inteligencia y osadía de los países del Este.

Tras años de lucha, Melania se había aburrido. Estaba harta del bronceado naranja de su marido, de sus escarceos con scorts, de sus constantes y veladas humillaciones. Siempre sería la arrimada, la pobretona de la pareja. La que estaba allí compartiendo el despacho oval por guapa, por sus medidas.

Melania podía tolerar las putas, la vejez y la solitaria vida que llevaba —primero como nueva rica y después como primera dama— pero estaba hasta los ovarios de sus desplantes de su constante falta de tacto y cortesía. Detestaba fingir ante todo el mundo.

La admiración y simpatía que sintió por el ridículo Donald con su ridículo flequillo se trocó en resentimiento feroz. Todo en él le irritaba sobremanera. Y las cámaras de televisión lo captaban. Ahí estaba, la eterna mala leche indisimulable. Jodida, asqueada, con la mueca del vómito en su rostro. Los americanos salían en tropel a defenderla: Liberad a Melania. Pero ella no era un delfín en cautividad. Tal vez un pozo de aburrimiento y amargura.

Se alineaba junto a aquellas que han decidido abandonar el rol de cuidadoras de hombres que no les llegan ni a la altura de los talones. Barrigones o fumadores empedernidos, o borrachos, o mujeriegos, o calvos, o sempiternos hijos de puta insatisfechos que hacían de sus vidas un infierno. Melania había clavado sus ojos en otros objetivos. Como esas otras mujeres de su generación. Había otros hombres. Hombres jóvenes y bellos y que darían su brazo derecho por tomarse una copa con ella. Y ya no lo podía evitar. Y no lo quería evitar. Donald se le antojaba un estorbo molesto para la nueva vida que vislumbraba para ella.

Noche tras noche, soñaba que cocinaba el postre típico de su Eslovenia natal. Sacaba la “potica” del horno y se la metía a Trump por el culo.

 

1579266_280x180

Ver Post >
Ciberataques y exhumaciones
img
Lola Gracia | 14-05-2017 | 6:34| 0

La luna de Wesak nos ha traído un ciberataque de proporciones gigantescas que ha afectado a 99 países.

En estas coordenadas de espacio y tiempo en las que ustedes y yo nos encontramos inmersos esto es lo que toca: ciberataques, atascos de tráfico, recibos a mano armada y exhumaciones. Sí, lo saben. Lo sabemos. Volvemos al Valle de los Caídos, como si en una guerra sólo hubiesen caído de un lado y no de todos.

Esta luna de Wesak también me ha regalado dos conceptos: uno, el estado de flow y, dos, el de triada oscura. El segundo da mucho miedo. El primero es ese punto exacto, esa línea concreta de las coordenadas espacio-tiempo donde parece que el tiempo se detiene. O vuela. Preciosos momentos de lucidez creativa o de amantes en habitaciones blancas.

Echo de menos ambas situaciones. Uno se siente más dios y menos hombre. Quizá por obra y gracia de la física cuántica, allá, en las Pléyades, los amantes pueden permanecer felices y satisfechos en habitaciones blancas, haciendo el amor ad libitum mientras el creador, por su parte, prosigue su obra y escribe infinitos cuentos subyugantes.

Lo de la triada oscura y las exhumaciones tiene un punto de conexión. En España quieren desenterrar a Franco y en el cementerio de Holy Cross en Filadelfia, desenterraron hace un mes a un tal H.H. Holmes, por petición de sus herederos. Este es uno de los asesinos más inteligentes y fríos de la historia de la humanidad. Holmes, acusado de 27 muertes oficiales, 200 extraoficiales y 55 intentos de asesinato—casi con toda seguridad— no es el tipo que se corrompía bajo la lápida del Holy Cross. Así de listo era. El interfecto creó un macabro hotel en Englewood, Illinois, con laberintos sin salida, habitaciones clausuradas, puertas trampa y un sótano para disponer de los cuerpos sin vida. Este despreciable ser despedía a los obreros conforme iba terminando su terrorífica edificación. Hitler, por cierto, también planificó los campos de exterminio con similar delectación y delirio.

Estos tres individuos: Holmes, Hitler y Franco, compartían una característica común —aparte del bigote— de la denominada triada oscura: el narcisismo (megalomanía y falta absoluta de empatía).

La caracterización de la triada oscura se completa con dos rasgos más: la psicopatía que hace a los individuos anti sociales e insensibles (ni el olor a carne quemada de los campos inmutaba el mostacho de herr fürher) y el maquiavelismo; o sea, explotar a los otros en provecho propio.

Los dictadores encuentran su particular estado de flow y superan en inteligencia a Holmes porque convencen a miles de personas para que secunden sus descabelladas iniciativas. De acuerdo que el estado de flow no es el estado de guerra y que en la guerra siempre se cometen tropelías. De acuerdo que es imposible hacer rewind pero sí que podemos poner tiritas en nuestro brote particular de oscuridad.

Y deberíamos hacerlo con vencedores y vencidos.

Sería bonito jugar a la física cuántica para subsanar los errores, aunque sea en las Pléyades, y que la línea espacio-tiempo fuese un infinito de creación, amor, placer y juegos. Y que los odiosos dictadores y asesinos en serie con mostacho se lo afeitasen. Y que a Hitler lo admitiesen en aquella escuela de pintura y que Franco se hubiera dedicado a criar vacas en su Galicia natal. Y que Holmes, que se llamaba originalmente Herman Webster Mudgett, se hubiese encerrado por error en unas de aquellas macabras habitaciones clausuradas.

Si la oscuridad nos enseña algo es que también existe la luz y la esperanza, a pesar de los hackers y de los dictadores.

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 20-06-2017 | 16:46 en:
Despatarres
mesasilla 20-06-2017 | 16:44 en:
La lista de Katy
mesasilla 15-05-2017 | 06:53 en:
Ciberataques y exhumaciones
mesasilla 01-05-2017 | 14:55 en:
Todo está conectado

Etiquetas

Otros Blogs de Autor