La Verdad

img
Autor: lolagraciaexpo
Escapismo
img
Lola Gracia | 12-02-2017 | 8:47| 0

Houdini es la metáfora perfecta del que consigue sobrevivir en nuestros días sin volverse completamente loco. Houidini era un escapista. Esposado, bajo el agua, conseguía zafarse de la trampa que él mismo había creado para entusiasmo y horror de sus seguidores.

Los humanos del siglo XXI somos expertos en fabricarnos trampas. El máximo exponente es la hipoteca. Seguimos con el coche y así con tantas y tantas pequeñeces que nos atan a números y no de magia precisamente.

Una vez recluidos en el hogar, en la rutina del trabajo y en las obligaciones ineludibles, le es muy sencillo al sistema apestillarnos un poquito más. El ejemplo lo tenemos este mes en la factura de la luz que, además, por arte de magia, tachán, se convierte en un monumental sablazo mensual. A pesar del  frío en nuestros hogares y no tener la calefacción prendida las 24 horas, la mayoría de nosotros pagaremos de media unos 100 €.

No sé qué pensaría Houdini, hijo de un rabino, feroz combatiente de todo lo paranormal, de los fenómenos extraños que acaecen a este esclavo humano del siglo XXI. No tenemos su fuerza descomunal, su gran voluntad para meterse en bañeras de hielo, su férrea disciplina y su genialidad. Como sabemos que falleció un día de Halloween yo apuesto por convocarlo el próximo año y pedirle, por favor, que se manifieste y nos dé una receta para burlar el impresentable coste de la vida que siempre acaece tras las navidades.

Si uno echa la vista atrás —muy atrás, de acuerdo— se tropieza estos súper hombres, casi hijos de los dioses que todavía hoy son una inspiración y un referente. Si uno echa la vista atrás, se sorprende de esos visionarios, de esos autores que viajaron en submarino o subieron a la luna desde las páginas de un libro, adelantándose en siglos a sus propios congéneres. Ese George Orwell de más actualidad que nunca que tuvo conciencia del imponente gran hermano que, no sólo nos observa, sino que se cuela hasta en el más recóndito de nuestros pensamientos para devolvernos un mensaje publicitario certero iluminando la pantalla de nuestro móvil.

Ese ser conscientes de las elaboradas mentiras que nos tragamos y regurgitamos al sostener opiniones opuestas y contradictorias. Opiniones parásitas pero que defenderemos con fervor.

Si uno echa la vista atrás, es sorprendentemente sencillo sentir el terror psicológico de Farenhait  451. La naturalidad con la que se ejecuta la persecución de unos humanos a otros. El delirio, el horror y la duda mágica. Quizá sí podemos escapar de las normas.

Nos arrojamos en los brazos de Ray Bradbury y le decimos, sí, tenías razón: es un placer arder. Porque a pesar de las consignas, las facturas, los mandatarios insolidarios, las guerras de pacotilla y los argumentos de chicha y nabo, todavía encontramos en la esencia del ser humano ese espíritu rebelde e insatisfecho del Gran Houdini. Ese que prefiere los bosques y que sabe encontrar la felicidad lejos de los grandes almacenes; Quizá entre las páginas de un libro, quizá en brazos de otro ardoroso cuerpo; quizá en su propia mente, creando personajes, argumentos, nuevas teorías de la liberación.

Houdini es nuestro espejo porque nos hemos convertido en expertos escapistas para salvaguardar la cordura ante la interminable incertidumbre. Somos expertos funambulistas en equilibrio. Las esposas no nos condenan, el agua helada no nos atemoriza.

No sé vosotros pero yo me escapo de un universo a otro, de un pensamiento a otro, de un sueño a otro y me siento invencible, etérea, ardiente, real.

Y es un placer arder. Al coste que sea.

Ver Post >
Compañeros de piso
img
Lola Gracia | 05-02-2017 | 8:12| 0

 

 

 

Decían Masters and Johnson que un matrimonio sin sexo es poco matrimonio. Esta afirmación que parece de cajón no es compartida por un gran número de personas. Cuando digo esta frase en algún foro de chat o grupo de whatsapp levanto ampollas. Literalmente.

Detesto estos memes cursis que proclaman que el amor en pareja es compartir, cuidar y apoyar y no son besos, sexo o pasión. Los detesto porque son falsos. Si usted está en una pareja moribunda o cadáver desde hace 15 años, tales afirmaciones le convienen para mantenerse en su zona de confort. Desean pensar que con perpetrar un polvo marital protocolario cada 6 meses, o tres semanas como mucho, es suficiente para mantener a salvo la relación. Es posible. Pero ¿De qué forma?

Cada pareja es un mundo, justifican. Cierto es, puntualizaría Yoda. Pero yo que tengo menos arrugas, y alguna que otra experiencia vital, pese a todo, les digo: las parejas que tornan su actividad en compañerismo estudiantil derivarán peligrosamente por una senda de escapismo. Porque el vacío es insalvable y enfrentarlo muy incómodo.  Estamos bien, proclamará su monólogo interior. Estamos bien pero cada uno, poco a poco, casi sin notarlo comenzará por vivir un destino, unas fantasías y unos deseos no compartidos. Poco a poco, el muro se engrosa, vamos que se hace gordo de narices. Poco a poco, las palabras más escasas.

Y del silencio a la mentira hay un paso.

La pareja real debe compartir sus miserias, sus mentiras, sus miedos, sus fracasos, sus ensoñaciones con otros lechos, o sus realidades manifiestas con otras personas. Y ese es un primer paso para que esos dos —que se ven quizá únicamente a la hora de la cena— puedan retomar aquello que les unió hace diez, quince o veinte años atrás.

Pero vamos al sexo que es lo que molesta sobremanera. ¿Qué pasa con las parejas de ancianos que permanecen juntas? Me preguntan. No pasa nada. Aunque a usted le desagrade la visión de dos cuerpos desgastados, plagados de huellas del tiempo, aunque a usted le escandalice, la gente mayor practica sexo. De acuerdo, no se enredarán en intricadas posturas del Kamasutra pero sus ratos de regocijo —como explicaba una mujer muy sabia y cercana— los tienen.

¿Qué pasa con los parapléjicos o mal llamados discapacitados?

—¿Qué pasa?— Les pregunto yo.

No pasa nada, que también practican sexo cuando pueden y encuentran al partenaire adecuado. Igual y igual que homos y heteros de toda clase y condición.

El gran error es creer que todo el sexo es coito. El sexo tiene mil caras. Las palabras lo son, las sensaciones, los juegos de la piel. De hecho, las terapias de Masters and Johnson para prevenir la eyaculación precoz y la falta de erección proponen erradicar el coito durante un tiempo. Prohibición expresa para aliviar la presión, la ansiedad y la angustia de si llegaré, si me mantendré, sin conseguiré una relación sexual completa y normal. Esos pensamientos también son erróneos. Nada es normal. Normal es un programa de la lavadora.

La relación completa sexual no se define en ningún lugar, cada uno la construye con sus herramientas, opciones, decisiones y elecciones.

Pero no se engañen. Cuidar y acompañarse es muy saludable, nadie lo niega, pero eso no es el amor de pareja. Como practicar el coito esporádicamente con una misma persona tampoco convierte el evento en una relación de pareja.

Entiendo que en este mundo de prisas y sobresaltos cueste tanto encontrar el equilibrio pero mentirse a uno mismo y mentir a los demás no es justo para nadie.

Ustedes mismos. El tiempo pasa. Y no perdona.

Foto de  Katharina Shumskaya

Ver Post >
Monstruos
img
Lola Gracia | 29-01-2017 | 6:04| 0

Una semana de mierda. Eso es lo que hemos vivido.

Al delito de odio se podría añadir sin empalago el delito de la estupidez que es infinita, como decía Einstein. A esa maldad verde, putrefacta, asquerosa, estéril, inmunda; Al estiércol de bocas y de teclados hay que agregar la estulticia, el desocupo total de aquellos que no tienen mejor cosa que hacer que insultar desde el anonimato, verter mierda sobre el cuerpo de una fallecida, violar el dolor de aquellos que la han perdido para siempre.

Al delito del odio se le adhiere la cobardía de una panda de inútiles que se ensañan con una chica tirada en el suelo y le dan patadas como a un balón de goma. Me trae sin cuidado si era buena, si era mala. Si se lo merecía o no. Así no se lucha contra los chulos acosadores,  de oficio “sus rencores” sin beneficio para nadie. Si ella era una impresentable, una acosadora, una linchadora, lo suyo son las leyes y la cárcel si la merece. Y que se pudra entre barrotes porque los moratones se borran de su piel pero el aislamiento quizá la haga reflexionar.

Me cabrea esa madre que disculpa al inconsciente de su hijo que conduce un autobús escolar con coca en la sangre. No señora. No todo el mundo se droga los fines de semana.

Me horroriza ese chaval que se ha ensañado con cinco chicos de su clase, navaja en mano, porque no aguantaba más el acoso, las descalificaciones y que se metieran con él por ser el empollón del aula.

Ah, casi olvido a ese imbécil de Youtuber que se hace llamar Reset y que le da a un mendigo una galleta rellena de pasta de dientes. Y lo graba. Todo vale para conseguir visitas. Y los desocupaos de turno le ríen la gracia. Y ese pobre señor, que bastante tiene con vivir en la calle, se convierte el hazmereir de una pandilla de descerebrados capitaneados por un mocoso maleducado sin corazón. Me pregunto qué estarían haciendo sus padres mientras esta basura humana perpetra sus videos infectos.

Algo estamos haciendo mal, muy mal. En la época de las comunicaciones, los dedos y el teclado han sustituido al diálogo real y eficaz. La sociedad pantallizada facilita el hecho del odio no abre puertas al conocimiento si no a la destrucción. No enriquece la vida de los usuarios, la envilece.

Gracias a las redes es más sencillo quedar para machacar a una persona ya sea a patadas o con palabras. Los insultos  y vejaciones se vierten con velocidad de vértigo desde los dispositivos viscosos de sus propietarios viscosos que nada respetan. Ni la muerte ajena, ni la vida de los otros. Sus vacíos, sus miedos y su cobardía tumefacta encuentran eco en este caos de gilipollas sin fronteras.

La pantalla no nos devuelve un mundo feliz sino el resentimiento y rencor de mil años que les sale por las orejas a chavales de 15. Ellos, que deberían estar en la meliflua felicidad del que tiene todo por experimentar. En vez de sorprenderse con la vida o descubrir el amor optan por la existencia en diferido, mediatizada por un cristal y una luz que ciega sus ojos por juegos que embotan sus mentes y por líderes de pacotilla, cuyas proezas se ceban con los más débiles.

Pues no. Estos mierdas no pueden salirse con la suya. Han de pagar con dinero, con prisión, con trabajos a la comunidad sus delitos, su depravación y su detestable aportación a esta sociedad.

Yo sólo quiero ver monstruos en las pelis de terror.

 

 

Ver Post >
Nómadas
img
Lola Gracia | 22-01-2017 | 8:49| 0

 

 

 

 

En la antigua Persia existían los caravasars. Eran lugares donde los viajeros podían pernoctar, dar agua a sus camellos, establecerse unos días antes de proseguir su camino. En una palabra, los precursores de los modernos hoteles.

El recientemente fallecido Zigmunt Bauman aseguraba que el hombre de hoy es un viajante que, de cuando en cuando, encuentra un caravasar, y reside por breve tiempo en un lugar. El ser humano se ve abocado a ser un nómada de su propia vida. Lo más probable es que todo cambie a nuestro alrededor. Que pasemos de ser ricos a pobres; de pobres a ricos, de casados a solteros, de parados a currantes, de autónomos a empleados. Que todo se sucederá rápido. De un día para otro. Sin transición. Sin verlo venir.

Imagino a hombres y mujeres surcar dunas, capear tormentas de arena, añorar el aroma petricor del suelo mojado, ansiar el resplandor de la madrugada, construir con primor hogueras nocturnas, asignar provisiones para el camino hasta el próximo caravasar, quizá hasta el destino final; pergeñar planes y sueños para ese momento, planear una celebración, desear el cuerpo de la persona amada, que tal vez nos esperará al traspasar el horizonte.

La visión romántica del nomadismo se me antoja dura. Y nosotros somos nómadas, tenedlo por seguro. Estoy convencida que en nuestras agendas nada falta de la anterior enumeración. Que vamos a una etapa a otra de nuestra vida así: añoramos, ansiamos, guardamos, planificamos, soñamos, deseamos. Es duro el camino. Aquellos que nos encontramos entre una etapa y otra intentamos atrapar los amaneceres, distraer la soledad con buenos amigos, con sabias palabras; espantamos la incertidumbre con los buenos recuerdos y con la certeza de que un cielo protector siempre, siempre cuida de nosotros.

Soy más optimista que Bauman. El trecho entre caravasar y caravasar ha de ser un tiempo robado para crecer, para buscar nuestro yo más auténtico y ofrecérselo al mundo. Porque seguro que todos contamos con un tesoro, algo singular que a nadie más pertenece y que puede cambiar las cosas, a la gente. Nuestra aportación a las horas de los otros.

Hay que disfrutar las etapas del viaje. No son un tedioso periplo hasta el próximo oasis, son lecciones y regalos para cada día. El universo es generoso. Nos empacha la investidura de Trump pero Ivana derrocha buen gusto por una vez y copia el look Jacqueline. La cuesta de enero es gélida pero la nieve nos hace soñar con paisajes de blanca navidad. Las hidroeléctricas son inmisericordes y nos condenan a pasar frío en nuestras propias casas pero el calor del ser humano es increíble. Y damos gracias por no ser esos otros nómadas que están en la calle con nieve que huyen de un mundo en llamas, atrapados en un espacio en blanco donde parece que nadie les quiere. Sí, más vale ser nómada que refugiado.

Abocados al nomadismo, dejemos de luchar por la perfección. Es absurdo querer encontrar el momento perfecto, el trabajo perfecto, el ser humano perfecto. Obtendríamos un Frankestein de enormes dimensiones imposible de gestionar. Un monstruo creado por nosotros mismos que nos engulliría con suma facilidad. En realidad, si uno lo piensa bien todo es perfecto o casi perfecto, porque lo que nos disgusta, nos enseña, nos prepara para llegar a nuestro próximo caravasar.

Los trenes, los aviones nos muestran pasajeros atribulados con prisa y quizá convenga frenar u poco el ritmo porque el tiempo es igual para todos. Total, para llegar al mismo sitio.

Dejemos de hacer el imbécil. Nosotros, nómadas del siglo XXI, aprendamos de una puñetera vez a disfrutar del paisaje

Ver Post >
La terrible adolescencia
img
Lola Gracia | 15-01-2017 | 7:18| 0

 

 

Jamás volvería a los 13. Fue una edad terrible. No era la niña perfecta que mi mamá quería; Ni coqueta, ni femenina, ni presumida. En el cole me llamaban patata. En las fotos antiguas veo a una mujercita con cara guapa y algo de tripa. Nada del otro mundo, sin embargo, me parecía la más desgraciada del universo.

Por suerte, tenía un grupito de buenos amigos y, por suerte, en aquella época el teléfono móvil era un germen.
Si en algún momento —que los hubo— acudir a clase se convirtió en una pesadilla, a las cinco de la tarde, la pesadilla terminaba y me liberaba hasta el día siguiente.

Nadie sabe porqué hay personas más vulnerables que otras. Yo no lo era. Es evidente. Tenía terror a cosas peores: una hecatombe nuclear, el fin del mundo, la muerte de los que quería, la violencia extrema.

Nadie puede entrar en la mente de un adolescente salvo otro adolescente. Ellos saben dónde hurgar, cómo herir y cómo matar. Y siempre lo hacen en grupo.
Los acosadores son los seres humanos más cobardes del mundo. Los acosados regresan al lugar del horror un día y al siguiente. Esperan que la tormenta pase. Se sentirán ansiosos y angustiados porque nunca saben cuando terminará su mal, pero ahí los ves: con sus carpetas debajo del brazo y sus mochilas al hombro. No se esconden. No se agrupan para atacar desde la masa.

Algunos desisten de la terrible presión y prisión que supone estar en un lugar donde sistemáticamente se te agredirá sin motivo ni razón. Es tan absurdo que el acosado calla muchas veces. Siente vergüenza y no sabe de qué. Siente asco de sí mismo y no sabe por qué. Regresa a casa y ese teléfono vibra sin parar y le escupe inmundicias que sin duda no se merece.

Las palabras escritas, verbalizadas, son dardos que socavan la autoestima, le distraen. Imagino a los menores colapsados por los insultos, incapaces de distinguir la verdad de la basura. Incapaces de salir de su muro de dolor para explicar a sus familias el infierno por el que están pasando.

Las consecuencias del acoso son perennes. Las víctimas padecen síndromes post traumáticos similares a los de una guerra. La violencia deja una herida en el corazón pero también en el cerebro. Esa huella del dolor y la violencia ejercida de mil modos es un recuerdo, es una sombra que no se olvida y el acosado quedará a merced otros futuros depredadores emocionales.

No es raro que el que ha sufrido violencia doméstica, ha sido tachado de friki en el cole, o de perdedor en el insti, sufra posteriormente mobbing en el trabajo o maltrato de alguno de sus jefes y compañeros futuros.

No hay recetas para esto, salvo estar pendiente de ese tesoro que tienes en casa, ese diamante en bruto que vino a este mundo para ser feliz y nada más que para ser feliz. Y hay que recordárselo. Cada día: con abrazos, con besos, con palabras.

Y qué decir de esa escoria de 12 años en adelante que son los acosadores. Igual que creo en el bien, creo en el mal.
Bastante tienen en sus familias con tener que acogerlos hasta que crezcan.

Yo juntaría a todos estos mierdas y los haría probar su propia medicina una vez y otra y otra y otra.

Ghandi tenía razón: el odio incita al odio

Espero que, al menos, algunos de esos que se han unido a la masa lerda y destructiva recapaciten y cambien de actitud

Por suerte, ya no tengo 13 años.

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 21-03-2017 | 21:47 en:
Ese milagro llamado amor
mesasilla 06-03-2017 | 09:24 en:
Simetrías
mesasilla 06-03-2017 | 09:21 en:
Brutalismo

Otros Blogs de Autor