La Verdad

img
Categoría: amy krouse
Deberías casarte con mi esposo

Todavía me estoy recuperando del impacto. Me contaron que al lugar de encuentro de Pérez Casas le denominan la “Segunda oportunidad”.  ¿Para quién?, ¿Para qué?

Soy alérgica a los locales de ligoteo. No puedo con ellos ni soporto el ritual de las personas que acuden. Las vestimentas, las miradas, las risas. Debo ser una sosa de tres pares de narices pero yo siempre lo supe. El amor no lo buscas. El amor te encuentra. Y desde luego yo no lo encontraré en la barra de un bar ni con un tipo estándar.

Esos hombres de Pérez Casas, con todos mis respetos, no me inspiran. Quizá la culpa es mía porque yo no busco novios, sino musos y entiendo que de esto no abunda. Imagino que algo semejante le pasó en su día a la escritora Amy Krouse. Actualmente, está enferma de cáncer, le queda menos de un año de vida y hace unas semanas escribió una carta en el New York Times, donde colabora habitualmente, titulada “Deberías casarte con mi esposo”.

Ella dice de Jason, cosas impresionantes: “llegó al ultrasonido de nuestro primer embarazo con flores. Es el tipo de hombre que, ya que siempre se despierta temprano, me sorprende los domingos en la mañana al hacer caritas felices con algo que se encuentre cerca de la cafetera: una cuchara, una taza o un plátano”.

Amy quiere que Jason tenga otro amor tras su marcha. Imagino que estas cosas de Amy son sólo propias de escritores que no nos basta con manejar nuestra vida si no que queremos enmendar la de los demás, incluso después de muertos. Es un afán por mejorar el mundo. En el fondo, detrás de esta actitud sólo hay buenas intenciones. Cierto que resulta invasivo. Pero como dice Teresa Viejo, qué difícil es amar sin invadir.

Jason es un partidazo. Vamos, porque me pilla muy lejos que lo mismo también le daba un “like” pero, sobre todo, porque está a años luz de esos tipos que uno se encuentra en Pérez Casas o lugares denominados de segundas oportunidades. Entiéndanme: soy una romántica seducida por señores como Hemingway. Esos hombres con sed de aventura que pretenden exprimir cada segundo de plenitud a la existencia. Con sus desventajas, claro, porque todo no es bonito al lado de individuos de esta condición pero diez años con ellos casi equivalen a toda una vida. Los aventureros han muerto. No existen. Ni Saint Exupéry, ni Henry Miller, ni, qué sé  yo, un De la Cuadra Salcedo nos encontramos. Hombres de armas, alma y letras.

Hoy las relaciones se convierten en transacciones, lo cual me parece un horror. No hay generosidad sólo ego y egoísmo y comodidad. Y aquí todos somos culpables.

Seres increíbles poblaban el mundo; seres originales y sin cortapisas. Anais Nin —bailarina de flamenco y escritora y casada con un banquero y también casada con Rupert Pole, 16 años menor que ella (Oh Anaís, eres mi heroína)— vivía en una civilización todavía bastante parecida a la nuestra. Y todo era posible y sus obras fueron publicadas en todo el mundo (no hablemos del mundo editorial que entonces sí que me deprimo, con esos escritores profesionales aburridos como ellos solos que nunca alzan su propia voz).

El mundo, incluso con sus contrastes, era hermoso

La carta de Amy intentando buscarle un novia a su aún esposo Jason es lo único bonito que he leído en meses. Hay nobleza, generosidad, quizá un punto de vanidad. Te vas, pero dejas las cosas medio atadas y sabes que tu hombre tendrá una auténtica segunda oportunidad.

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

lolagraciaexpo 27-06-2017 | 10:10 en:
La lista de Katy
mesasilla 20-06-2017 | 16:46 en:
Despatarres
mesasilla 20-06-2017 | 16:44 en:
La lista de Katy
mesasilla 15-05-2017 | 06:53 en:
Ciberataques y exhumaciones
mesasilla 01-05-2017 | 14:55 en:
Todo está conectado

Categorías

Etiquetas

Otros Blogs de Autor