La Verdad

img
Categoría: punto g
Ciberataques y exhumaciones

La luna de Wesak nos ha traído un ciberataque de proporciones gigantescas que ha afectado a 99 países.

En estas coordenadas de espacio y tiempo en las que ustedes y yo nos encontramos inmersos esto es lo que toca: ciberataques, atascos de tráfico, recibos a mano armada y exhumaciones. Sí, lo saben. Lo sabemos. Volvemos al Valle de los Caídos, como si en una guerra sólo hubiesen caído de un lado y no de todos.

Esta luna de Wesak también me ha regalado dos conceptos: uno, el estado de flow y, dos, el de triada oscura. El segundo da mucho miedo. El primero es ese punto exacto, esa línea concreta de las coordenadas espacio-tiempo donde parece que el tiempo se detiene. O vuela. Preciosos momentos de lucidez creativa o de amantes en habitaciones blancas.

Echo de menos ambas situaciones. Uno se siente más dios y menos hombre. Quizá por obra y gracia de la física cuántica, allá, en las Pléyades, los amantes pueden permanecer felices y satisfechos en habitaciones blancas, haciendo el amor ad libitum mientras el creador, por su parte, prosigue su obra y escribe infinitos cuentos subyugantes.

Lo de la triada oscura y las exhumaciones tiene un punto de conexión. En España quieren desenterrar a Franco y en el cementerio de Holy Cross en Filadelfia, desenterraron hace un mes a un tal H.H. Holmes, por petición de sus herederos. Este es uno de los asesinos más inteligentes y fríos de la historia de la humanidad. Holmes, acusado de 27 muertes oficiales, 200 extraoficiales y 55 intentos de asesinato—casi con toda seguridad— no es el tipo que se corrompía bajo la lápida del Holy Cross. Así de listo era. El interfecto creó un macabro hotel en Englewood, Illinois, con laberintos sin salida, habitaciones clausuradas, puertas trampa y un sótano para disponer de los cuerpos sin vida. Este despreciable ser despedía a los obreros conforme iba terminando su terrorífica edificación. Hitler, por cierto, también planificó los campos de exterminio con similar delectación y delirio.

Estos tres individuos: Holmes, Hitler y Franco, compartían una característica común —aparte del bigote— de la denominada triada oscura: el narcisismo (megalomanía y falta absoluta de empatía).

La caracterización de la triada oscura se completa con dos rasgos más: la psicopatía que hace a los individuos anti sociales e insensibles (ni el olor a carne quemada de los campos inmutaba el mostacho de herr fürher) y el maquiavelismo; o sea, explotar a los otros en provecho propio.

Los dictadores encuentran su particular estado de flow y superan en inteligencia a Holmes porque convencen a miles de personas para que secunden sus descabelladas iniciativas. De acuerdo que el estado de flow no es el estado de guerra y que en la guerra siempre se cometen tropelías. De acuerdo que es imposible hacer rewind pero sí que podemos poner tiritas en nuestro brote particular de oscuridad.

Y deberíamos hacerlo con vencedores y vencidos.

Sería bonito jugar a la física cuántica para subsanar los errores, aunque sea en las Pléyades, y que la línea espacio-tiempo fuese un infinito de creación, amor, placer y juegos. Y que los odiosos dictadores y asesinos en serie con mostacho se lo afeitasen. Y que a Hitler lo admitiesen en aquella escuela de pintura y que Franco se hubiera dedicado a criar vacas en su Galicia natal. Y que Holmes, que se llamaba originalmente Herman Webster Mudgett, se hubiese encerrado por error en unas de aquellas macabras habitaciones clausuradas.

Si la oscuridad nos enseña algo es que también existe la luz y la esperanza, a pesar de los hackers y de los dictadores.

Ver Post >
Todo está conectado

 

El mundo es un mapa gigante de afectos. Lazos que nos atan a los otros y que recorren laberínticos caminos que sólo comprendemos más tarde. O quizá nunca.

Ray Loriga me habla de Arrebato la peli favorita del director de este periódico. Y me cuenta que vivía en Blanca de Navarra como Calderón y resulta que eran amigos y luego caigo que era con él con quien se iba al cine, que era él quien se subía a ver películas antiguas  a su casa. Me llega nítida su voz. El día que me explicó por teléfono cuándo y cómo se conocieron y que, es verdad, que me hablaba de un tal Ray. Y luego Ray me abraza porque ambos quisimos a ese viejo loco y nos falta. “¿Joder, hace cuatro años ya que ha muerto”? Pues sí, las mujeres llevamos mejor la cuenta de esas cosas. Por cierto, que Ray fuma tanto como Alberto y le gusta beber como a Calderón y que su nombre me vino a la cabeza un mes de octubre y hoy es Premio Alfaguara y casi creo ver un milagro de nuestro amigo porque ese galardón le permitirá seguir escribiendo esos libros distintos, divertidos, llenos de genio. Aquí  ya no hay rendición posible.

Lola López Mondéjar nos habla de la hija de Lolita, su nuevo trabajo. Lolita que a tantos nos ha obsesionado, que une la pederastia con la pasión y como en su “afán reparador” hace que la nueva Lolita triunfe y escape de las garras del dolor. Y cerrar el círculo de los daños para que esa nueva Lola esté protegida bajo la cúpula que el autor-demiurgo fabrica para ella. Ojalá los escritores diseñaran el mundo. Ojalá todos los políticos recuerden ese círculo perfecto, esa cúpula pre medieval que nos protegía;  el útero de sus madres. Ojalá aspiren a esa esfera donde la humanidad está a salvo de riesgos nucleares, de muros de la vergüenza, de sinvergüenzas que saquean un país de familias medias que pasan frío en invierno.

El afán reparador me lleva a otros dos estupendos creadores con los que he compartido esta semana. Manuel Clavel, cuyo primer trabajo, un panteón familiar, vino a restaurar una tétrica escena que acaeció en su familia hace 25 años. “Ahí nació un nuevo proyecto, en ese momento. Uno lo ve después, con la perspectiva”.  La hilarante imagen de un ataúd que se resbala de sus portadores y se estrella en el suelo porque el antiguo panteón estaba en sótano, provocó que el abuelo de Manuel encargara aquella primera obra. Le llamaba el chalet. El abuelo, sin saberlo, tenía un afán reparador, como Lola. A  Paco López Mengual le encargaron una carta de amor y así hizo de “negro” por primera vez en su vida. Aunque lo intentó, en este caso no pudo reparar nada pero estoy segura que es el germen de una gran historia.

Calderón, sin saberlo, también tenía un afán reparador. Cuántas parejas se juntaron gracias a sus canciones. “Lo siento mucho”, se disculpaba él. Pero influir en las vidas de los demás no es una elección. Te acontece sin más. Todo está conectado, los humanos somos parte de una gran corriente de sangre, alma, tiempo y vísceras. Despertar el genio dormido es improgramable. Unos cambiamos los caminos de los otros.

Hoy me siento en el centro de un gran mandala, agradecida por la oportunidad de vivir tantas vidas, protegida por una cúpula, la cúpula de “créetelo porque eres maravillosa” (yo puedo, yo valgo, yo merezco), que Calderón fabricó para mi, hace muchos años, cuando quedé con el gran compositor en la calle Blanca de Navarra.

 

 

 

 

Ver Post >
Asuntos internos (de pipís y cacas)

 

 

Siempre he creído casi con una fe inquebrantable en el siguiente axioma: el hombre y la mujer pueden compartir muchas cosas menos el aseo. No siempre es posible pero hay que intentarlo. Qué se yo: crear un mecanismo de horarios, domesticar el esfínter. Todo antes de defecar al mismo tiempo. A mi esos ataques de intimidad me descuartizan la libido igual que si llegase Jack el destripador con un serrucho. Todavía no entiendo como hay hombres que pretenden acostarse contigo en la primera cita. Eso es casi lo mismo que, ya saben, mear y cagar en la misma taza. No puede ser. Me siento invadida. La invasión es una cosa. La conquista otra y la dulce rendición lo mejor que le puede pasar a todo el mundo: al conquistador y al conquistado. Y eso es todo un proceso. Pero yo quería hablar de los aseos públicos y me estoy desviando. Todo esto viene a cuento porque un día tan importante como es el bando de la huerta, el tema de los urinarios, los pipises y las cacas se vuelve algo de importancia vital, como en cualquier fiesta callejera del mundo. Los humanos nos convertimos en hordas que comemos, bebemos y lo otro. En un día así uno se da cuenta de dos cosas: una, que en Murcia no hay aseos públicos salvo los de los bares y las barracas. Y dos: que las mujeres solemos invadir los aseos masculinos porque en los nuestros siempre hay el doble de espera. Mismamente, mi amigo Jose me dijo el otro día después de hacer cola en el aseo de hombres que tras la puerta apareció una mujer. Imagínate que sucede al contrario, me dice con una sombra de indignación. Cierto, se puede montar un buen pifostio, aunque no necesariamente. Todo depende. Si el aseo se queda limpito y si al entrar no hay olores a troll podrido, por mi no hay problema. Yo que soy una gran usuaria de los aseos fuera del hogar sé de buena tinta que las chicas somos más tardonas. Hay varios motivos: para nosotras el baño es más que un espacio donde deponer. A saber: tocador, confesionario, peluquería, repaso de abluciones, lugar donde vamos las mamis con los niño/as pequeños, cambiador de pañales, oficina improvisada donde mantener conversaciones comprometidas por móvil, zona franca para cambiarte de ropa y también sala de desahogo vital. Cuántas veces he visto esos ojos enrojecidos tras la puerta de un W.C y los snifes y las lagrimillas. A veces, en medio del tumulto necesitamos ese espacio en blanco para ordenar el caos del día. Lo que me fascinan son los nombres aplicados al lugar de la defecación; de la letrina (que viene del latín latriña que a su vez procede de lavatrum) a la cloaca (cuya raíz indoeuropea es kleu “limpiar”). Y qué decir de los inodoros japoneses. Los más sofisticados son los de la marca Toto que no sólo te limpian el “ídem” con un chorro de agua cálida sino que te secan el culito, te abren la tapa del váter y hasta te pueden calentar el cuarto de baño. Los japos hacen de las deposiciones todo un arte. ¿Cómo es posible que en el cuerpo humano estén tan cerca las áreas de placer con las de los residuos? Porque así somos. Paseo de las delicias y plaza del excremento quedan pared con pared.  Uno puede pasar del amor al espanto en décimas de segundo. Compartir olores y pedos con el objeto de tu adoración es una prueba que pocas parejas superarán y además ¿Qué necesidad hay de pasar por semejante suplicio?

Ver Post >
Ese milagro llamado amor

 

 

 

 

Hablemos de amor.

Ni de sexo, ni de muñecas hinchables con inteligencia artificial. Ni de vibradores con blue tooth que rastrean al usuario y que, atención, se ponen en marcha solos sin tu consentimiento. Tampoco entremos en si esta intromisión en tus genitales es acoso. Dejemos a un lado si el sexo no consentido entre una pareja consolidada es violación o no (que sí, que lo es).

No. Hoy no toca.

Amor: eso que el corazón ansía dolorosamente”, explica Coetzee. Hay una línea muy delgada que separa la atracción del amor, la amistad del amor, la hermandad del amor, la paternidad-maternidad del amor, el miedo a la soledad del amor, la ansiedad del amor, la adicción del amor, la complacencia y autocomplacencia del amor, la lástima del amor, la vanidad del amor, el narcisismo del amor. ¿Y quién es el guapo que traza la frontera? ¿Quién se atrevería a poner etiquetas y nombres a los sentimientos? Nadie en su sano juicio pero, ay de los osados. Los que juzgan y etiquetan. Los que tienen esa certeza inmensa y envidiable. Los que eliminaron la palabra duda de su diccionario. Tienen suerte, sí. Si se conforman con confundirlo todo y alimentarse de todo y nada a  la vez.

Esa línea frágil, camaleónica; esa línea sutil y terrible que nos diferencia entre ir bien vestidos o disfrazados (Anne Wintour). Entre hacer el ridículo o sucumbir al éxtasis de saberse amado y de amar. Todo al mismo tiempo. Ese extraño milagro que en ocasiones sucede.

El amor carece de líneas, de mapas, de manual de instrucciones y nadie puede erigirse en maestro. Las respuestas acerca de tan arcano concepto las iremos hallando poco a poco, si somos hábiles, si nos alcanza la vista para encontrar las migas de pan que el destino nos arroja.

Hoy nadie habla de amor. Las relaciones nacen capadas. Como algunos móviles que sólo reciben llamadas pero que te impiden realizarlas.

Salimos con gente pero sin compromiso. Salimos pero sólo risas (buenas son). Salimos pero no salimos de nosotros mismos. Nos quedamos en nuestra burbuja confortable ¿Para qué esforzarse en escapar de uno y encontrar al otro? Es una aventura que también requiere cierta dosis de osadía. Sobre todo si se derrumbó sobre ti algún diluvio que otro y te dejó empapado, aterido de frío, muerto de tristeza, bajo la lluvia.

Explica Erich Fromm: «En el acto de amar, de entregarse, en el acto de penetrar en la otra persona, me encuentro a mí mismo, me descubro, nos descubro a ambos, descubro al hombre.» No puedo estar más de acuerdo pero ¿Cuántas veces encontramos un partenaire en esa misma sintonía? La precariedad también campa a sus anchas en el mundo afectivo. La incertidumbre se recrea en las relaciones humanas de todo tipo donde nada es para siempre y donde la desconfianza, el temor y miedo al rechazo son las protagonistas de este baile del desastre.

El otro debería ser entusiasmo, ilusión, alegría, futuro, renovación. Y el uno con el otro todo un alegato contra la desidia y el pesimismo. ¿Cómo salir de este círculo?

Quizá comenzando a hablar sin tapujos del amor. El amor con mayúsculas. Nuestra máxima aspiración. Abandonar los miedos y lanzarse a la aventura de otra galaxia distinta de la tuya. Escribir la palabra amor sin vergüenza y apostar por las relaciones humanas —que pueden fracasar incluso—por encima de nuestra confortable pero aburrida superficie de humanos vacíos que, a fuerza de olvidarse del amor y de amar, terminan por convertirse en piedra y consiguen que el corazón sea un músculo tumefacto, putrefacto y triste.

Ver Post >
Deberías casarte con mi esposo

Todavía me estoy recuperando del impacto. Me contaron que al lugar de encuentro de Pérez Casas le denominan la “Segunda oportunidad”.  ¿Para quién?, ¿Para qué?

Soy alérgica a los locales de ligoteo. No puedo con ellos ni soporto el ritual de las personas que acuden. Las vestimentas, las miradas, las risas. Debo ser una sosa de tres pares de narices pero yo siempre lo supe. El amor no lo buscas. El amor te encuentra. Y desde luego yo no lo encontraré en la barra de un bar ni con un tipo estándar.

Esos hombres de Pérez Casas, con todos mis respetos, no me inspiran. Quizá la culpa es mía porque yo no busco novios, sino musos y entiendo que de esto no abunda. Imagino que algo semejante le pasó en su día a la escritora Amy Krouse. Actualmente, está enferma de cáncer, le queda menos de un año de vida y hace unas semanas escribió una carta en el New York Times, donde colabora habitualmente, titulada “Deberías casarte con mi esposo”.

Ella dice de Jason, cosas impresionantes: “llegó al ultrasonido de nuestro primer embarazo con flores. Es el tipo de hombre que, ya que siempre se despierta temprano, me sorprende los domingos en la mañana al hacer caritas felices con algo que se encuentre cerca de la cafetera: una cuchara, una taza o un plátano”.

Amy quiere que Jason tenga otro amor tras su marcha. Imagino que estas cosas de Amy son sólo propias de escritores que no nos basta con manejar nuestra vida si no que queremos enmendar la de los demás, incluso después de muertos. Es un afán por mejorar el mundo. En el fondo, detrás de esta actitud sólo hay buenas intenciones. Cierto que resulta invasivo. Pero como dice Teresa Viejo, qué difícil es amar sin invadir.

Jason es un partidazo. Vamos, porque me pilla muy lejos que lo mismo también le daba un “like” pero, sobre todo, porque está a años luz de esos tipos que uno se encuentra en Pérez Casas o lugares denominados de segundas oportunidades. Entiéndanme: soy una romántica seducida por señores como Hemingway. Esos hombres con sed de aventura que pretenden exprimir cada segundo de plenitud a la existencia. Con sus desventajas, claro, porque todo no es bonito al lado de individuos de esta condición pero diez años con ellos casi equivalen a toda una vida. Los aventureros han muerto. No existen. Ni Saint Exupéry, ni Henry Miller, ni, qué sé  yo, un De la Cuadra Salcedo nos encontramos. Hombres de armas, alma y letras.

Hoy las relaciones se convierten en transacciones, lo cual me parece un horror. No hay generosidad sólo ego y egoísmo y comodidad. Y aquí todos somos culpables.

Seres increíbles poblaban el mundo; seres originales y sin cortapisas. Anais Nin —bailarina de flamenco y escritora y casada con un banquero y también casada con Rupert Pole, 16 años menor que ella (Oh Anaís, eres mi heroína)— vivía en una civilización todavía bastante parecida a la nuestra. Y todo era posible y sus obras fueron publicadas en todo el mundo (no hablemos del mundo editorial que entonces sí que me deprimo, con esos escritores profesionales aburridos como ellos solos que nunca alzan su propia voz).

El mundo, incluso con sus contrastes, era hermoso

La carta de Amy intentando buscarle un novia a su aún esposo Jason es lo único bonito que he leído en meses. Hay nobleza, generosidad, quizá un punto de vanidad. Te vas, pero dejas las cosas medio atadas y sabes que tu hombre tendrá una auténtica segunda oportunidad.

Ver Post >
Brutalismo

 

El hormigón armado se ha puesto de moda. Al menos, eso es lo que proclaman los expertos en arquitectura. Edificios como la gigante mazorca que veía de estudiante desde la residencia de Avenida de América, ejemplifican esta tendencia.

Siempre imaginé vidas lujosas en ese moderno pero feo edificio situado entre las  calles Monte Esquinza con Marqués de Riscal. Gigantescos áticos, modelos y actrices, corredores de bolsa, deportistas, piscinas integradas en la terraza, plantas tropicales, jacuzzys y fiestas nocturnas con cocktails y grupos de rock.

Una veinteañera de provincias se asomaba a la ventana de su residencia y se topaba con esa mole pesada y ultramoderna, el fragor del tráfico y los aviones que surcaban el cielo, camino de algún remoto lugar. Es muy probable que mis sueños superasen con creces la realidad. O no.

Pocos años después, yo misma surqué el cielo y descubrí al otro lado del charco que al cemento se le denomina concreto. No sólo eso, tuve un novio puertorriqueño, relaciones públicas de la Puerto Rican Cement Company.

La rueda de la fortuna me ha vuelto a escupir en la cara el Madrid que tanto odié durante los primeros días como su habitante y que amé después. Incluso mucho después y que ya es familiar como una mascota o un viejo tío que visito y que me trae el perfume de la amistad, del amor, de fiestas increíbles, de noches increíbles. Cosas que no le suceden habitualmente a una humilde chica de provincias pero a mi sí.

20 años después, descubro que aquel edificio que disparaba mis deseos y sueños post adolescentes, que contemplaba al amanecer o al anochecer —tras el gimnasio con Kenny G sonando en mis walkman—se ha puesto otra vez de moda y que ejemplifica una corriente arquitectónica a la que llaman brutalismo, que vuelve a hacer furor.

El brutalismo saca las tripas de los edificios y te los muestra con crudeza, te restriega el gris que preside los días de esta sociedad pantallizada. Presume de hormigón, cables y tuberías como si de bisutería de firma se tratase.

Al fragor del brutalismo hay otros brutos que sacan a autobuses a la calle con mensajes que condenan la diferencia. Que visten su odio con el lustre de la siempre noble libertad de expresión. Que, no contentos con odiar en conjunto, pretenden hacer proselitismo de su estulticia y animan con alegres colorines y desenfadados vehículos a unirse a su coro, a su monstruoso séquito.

A los de hazte oír yo les diría eso de haztelo mirar. Algo que ya he escuchado por las redes. Imagino que algún especialista desprejuiciado estaría incluso dispuesto a estudiar su itinerario. El periplo vital de todos y cada uno de esos colectivos, compuestos por personas individuales, profesionales, empleados, empresarios, padres y madres de familia incluso, que se atreven a juzgar al otro sin ponerse en sus zapatos. Que odian porque sí. Porque no son como ellos. Porque la diferencia les acojona.

Ellos, máximos estandartes del brutalismo vital, se atreven a subrayar eslóganes como dictadura de la izquierda y de la cultura gay. Son tan brutos que no se han dado cuenta de que ellos y sus actitudes espantan a una gran parte de la sociedad. A casi todos nosotros.

Ellos que no saben lo que es nacer hombre y tener genitales de mujer. O viceversa. Y todas sus consecuencias y todos los tratamientos, juzgan, señalan con el dedo y promueven el escarnio, el totalitarismo, la uniformidad.

Ellos tienen cemento en sus corazones. Son grises y brutales. Y presumen. Y nos muestran sus neuras y manías, como si de bisutería de firma se tratase.

 

 

Imagen: Las redes han tuneado a los de hazte oir

 

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 15-05-2017 | 06:53 en:
Ciberataques y exhumaciones
mesasilla 01-05-2017 | 14:55 en:
Todo está conectado
mesasilla 20-04-2017 | 10:26 en:
mesasilla 12-04-2017 | 15:59 en:

Etiquetas

Otros Blogs de Autor