La Verdad

img
Categoría: viagra
Sexo 7 veces al día

 

Llevo dos horas como loca buscando esa noticia de un estudio de la Universidad de Massachusets que asegura que los hombres piensan en sexo unas 280 veces al día. Me temo que es una leyenda urbana: la cifra, el estudio de dicha universidad o, sin duda, algo que ha salido por la tele —que para el caso es lo mismo—en alguna teleserie. Veamos, si cualquier ser humano masculino del planeta tierra piensa en el sexo 280 veces en 24 horas es que no tiene la mente en otro sitio. O que, contrariamente a lo que los psiquiatras nos han hecho creer, vuestras mentes no son como cajas estancas que no se comunican entre sí. No, en realidad sois tan multitarea como nosotras, sólo que con esta excusa (barata) psicológica nos obligáis a dejaros en paz: “animalico, si es que no puede tener la cabeza en dos sitios”.

Pongamos que la cosa fuera así: vosotros metéis el embrague del coche y al mismo tiempo creéis que estáis metiendo otra cosa, empujáis una alcallata contra la pared, y de pronto se transforma en Scarlett Johansonn, cogéis el taladro y fantaseáis con una súper broca que profundiza en cavidades más húmedas. Quizá por eso os gusta tanto el bricojale ¿ Os facilita pensar en el sexo mientras tenéis las manos ocupadas (ejem)?. Ni sospechar quiero cómo vivirán los pobres carpinteros, manitas y fontaneros. ¿Pensarán en su novia cada vez que desatascan una tubería? ¿Se pasan el día calientes como un bollito de canela recién sacado del horno? La virgen del Perpetuo Coscorro ¡¡Pobres criaturas!!.

A lo que iba. No me creo yo este dato. Pero es que hay otro que me resulta aún más inverosímil. Tradicionalmente, se ha sostenido que el hombre pensaba en el sexo cada 7 segundos. Total, nada. Eso no se sostiene por muy machitos que seáis ¿Os imagináis? Sería algo así como tener 8.000 ideas de sexo en las 16 horas que se está despierto. Vamos, que, quizá algún ser con imaginación espectacular, súper inteligencia y satirismo avanzado pueda ver en su mente 8.000 imágenes de sexo cada jornada (porque vosotros pensáis en imágenes). Francamente, me parece un poco incompatible con el día a día. Incluso algo angustioso. Imaginaos esa sucesión de instantáneas al intentar pagar en el súper, repostando (ay, esas mangueras y esos depósitos), llevando al niño al cole o jugando al pádel. Oye, que a mi me encanta el erotismo de las cosas y lo cotidiano, pero sin extremismos.

La Universidad estatal de Ohio sacó un estudio similar pero más realista. El número de veces que los hombres piensan en el sexo es 19. Ni más ni menos. Justo el doble que nosotras pero es que además, dan una explicación muy plausible. No es que los hombres sean todos unos salidos que se pasan la vida imaginando penetraciones y coyundas. No. Es que ellos, por lo que sea—en estos adentros no entro porque no soy científica— piensan con igual reincidencia en necesidades básicas y biológicas: se acuerdan de comer 18 veces al día, y de dormir 11 (los escatologismos, imagino que estarán cuantificados).

Pensar en sexo es bueno; de hecho, los que lo hacemos es porque vivimos una sexualidad con las que estamos conformes y nos agrada. Obsesionarse con el sexo, no. Hay patologías de muchas clases y la temida adicción al sexo que puede ser tan peligrosa como cualquier otra Lo mejor, creo, es dejarse de cuantificaciones, relajarse y disfrutar con el camino del placer. Los estudios nos dan mucho juego a los periodistas pero lo mejor es mandarlos todos al carajo y reírse mucho.

Ver Post >
Viagra, forever young

 




Estamos enjugascaos.  Sólo hay que ver a Mercedes Milá enseñando las domingas por la tele o contemplar los efectos de lifting y peluquín en el rostro de Berlusconi. Francamente, queridos, me preocupa esta sociedad adultescente que nos ha tocado vivir ¿Qué será lo próximo?¿Ratzinger jugando a la Play? ¿Merkel convertida en hipster? ¿Rajoy bailando el Gangnam Style?

Hoy todos somos jóvenes por exigencias del mercado, del guión, de nosotros mismos. Esta reflexión me la provocó el Viagra que  ha cumplido 15 años y que ha supuesto un cambio insospechado en el orbe ¿El resultado? Viajes del Inserso donde ellas corretean por los hoteles con una sábana cubriéndose sus partes y peleas de viejos por asuntos de cuernos. Esto es verídico, según la abuela del cineasta Andrés Guevara ¿Me parece mal? En absoluto. Me da una envidia descomunal.  Porque la vida pasa para todos y lo hace de la misma forma. Aunque uno se arrugue por fuera y se descuelguen las carnes, por dentro sigue igual. Lo contaba Lauren Bacall en la deliciosa película El amor tiene dos caras:  “me siento como si tuviera todavía toda la vida por delante” ¿Y no os ocurre a vosotros cuando miráis una foto de hace 20 años? ¿No parece increíble cómo pasa el tiempo?

La estética, el Viagra permiten prolongar la fantasía de la juventud. Cierto que la esperanza de vida aumenta. Cierto que si nos cuidamos podemos llegar a los 60 como Carmen Posadas (aunque se requiere algo de su materia prima) pero existe el envejecimiento celular,  la oxidación de la piel,  el desgaste al que nos someten los días, los disgustos, la muerte de los que amamos, las desilusiones, las traiciones.  ¿Acaso una armadura perfecta nos devolverá algo de lo que se perdió por el camino? Evidentemente, todo, no pero ¡qué caray! Si a uno le hace feliz el sexo y tiene con quién disfrutarlo pues que viva el Viagra, si es que lo necesita.
Se me ocurren muchos debates sobre la pastillita azul y sus múltiples chistes. Uno que está en la calle es si la Seguridad Social lo debería recetar (en Santa Fe, Argentina, es gratis por prescripción médica); Otro, la de hijos que el Viagra ha traído al mundo y el tercero, que la investigación se ha vuelto algo frívola: en años sucesivos tendremos octogenarios convertidos en tigres en la cama y ancianas con pechos como pelotas de tenis pero, quizá, con el Alzheimer invadiendo sus vidas y la imposibilidad de disfrutar tantos dones (todos estos argumentos me los han regalado amablemente mis seguidores de Facebook) .

Otro pensamiento que me hago es el siguiente: Si los 40 son los nuevos 20 ¿Los 60 son los nuevos 30? ¿Tenemos derecho a criticar a Merceditas Milá porque le apetece enseñar sus turgentes pechos operados cuando lo hacen las pimpollas de 18? ¿Qué hacemos con el concepto de viejo verde? ¿Y qué os parece Diane Keaton que tuvo una relación con Keanu Reeves, 30 años menor? Si en el fondo todos somos iguales y nadie cambia por dentro. Si en nuestro interior creemos tener toda la vida por delante ¿Por qué condenarnos al pasar determinada frontera?

 Ni apruebo la dictadura de ser joven a toda costa ni autocensurarse o censurar a los demás por cuestiones de edad ¿Qué es la edad? Cada día estoy más convencida de que es un concepto cultural que cambia según los tiempos.  Apuesto por la libertad ¿Y qué es la libertad?  Según Sartre: “Lo que haces con lo que te han hecho.”

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

lolagraciaexpo 27-06-2017 | 10:10 en:
La lista de Katy
mesasilla 20-06-2017 | 16:46 en:
Despatarres
mesasilla 20-06-2017 | 16:44 en:
La lista de Katy
mesasilla 15-05-2017 | 06:53 en:
Ciberataques y exhumaciones
mesasilla 01-05-2017 | 14:55 en:
Todo está conectado

Etiquetas

Otros Blogs de Autor