La Verdad

img
Etiqueta: relatos
Blanco
img
Lola Gracia | 07-08-2016 | 18:33 |0

 

Tú y yo de blanco. El vino blanco. El lienzo en blanco. Y en el mundo, aquella noche, sólo existían dos personas. Tú y yo, de blanco. Al rojo.

Hiciste eso tan cursi de entrelazar las copas “Por nosotros”. Tanta gente cercana alrededor y tú y yo retando al mundo con unos cuchillos  y a la carne casi cruda. Pa carne la tuya, decías.

Olía a mar, a puerto. Manteles de papel. Canalla brisa de verano. Bronceados, bellos, jóvenes. No había ninguna ceremonia en aquel lugar. Pero tú y yo íbamos de blanco como contrayentes que se inmolan a los ardores con entusiasmo.

Eres tan guapa. Tú eres el regalo, haces que todo sea especial. Pero yo te contradecía siempre. Somos los dos.  Tu boca con la mía, tu sexo con el mío. .

Se te veía tan feliz, reías a carcajadas, como nunca. Y me regodeaba en tu cuello, volaban mis dedos a los botones de tu camisa. Los tuyos se hacían camino para llegar a mi pecho, para bajar a mi sexo, tan húmedo. Una extraña ósmosis transportó el vino de tu boca a la boca de mi pubis. Y nos fuimos al coche y durante dos largas horas empañamos los cristales mientras cantaba Frank Sinatra Strangers in the night.

¿Sabes?

Ver Post
Las dos velocidades del amor
img
lolagracia | 15-10-2014 | 06:26 |0

Frente a frente, él toma la cabeza de ella como hacen los lamas en señal de reconocimiento. Ella le cabalga sin pausa, sorprende esa cercanía, ese gesto entre tierno y fraternal en el fragor de tanto fuego y pasión. Pero quizá esa mezcla de hermanamiento, placer y éxtasis, de entrega mutua sea lo más parecido a hacer el amor. ¿O quizá no? Porque hay momentos de urgencia, de sorprendente conexión; de “no hay más remedio que entrar a matar” tras apenas cinco minutos de besos. Y es lo que toca. Esa deliciosa excitación contagiosa que pone los corazones de cero a cien en apenas unos segundos. ¿Es eso peor que tomarse las cosas con calma?
Hice una pequeña encuesta entre mis seguidores de Facebook y, sorprendentemente, el “aquí te pillo aquí te mato” ganó por goleada, también entre las chicas. Quizá por la sorpresa, porque esa rapidez la hemos aprendido del cine, que se recrea en los detalles a la velocidad de los fotogramas, no a la real; que ha llenado nuestra cabeza de planos, contra planos hermosisimos. De besos que recorren todo el cuerpo en fracciones de segundo; De manos que se esconden debajo de la ropa; de bocas que arrancan la lencería a
Ver Post
Urgencia perfecta
img
lolagracia | 20-08-2014 | 14:56 |0

Acostada en su cama le deseaba. Un fuego en las entrañas se abría paso sin compasión. Vientre enloquecido. El sexo cobraba vida propia y ya no quería otro alimento que aquel pene poderoso y brillante. Aquellos besos de lenguas infinitas. De ternura infinita. Y no quería mojarse pero quizá era su propio pubis el que extrañaba la fuerza, su fuerza. Ni más fiero ni más manso. Las justa fuerza que se agarraba a sus caderas, que la hacía temblar, desesperarse, descabalgarse. Y regresar a aquel coche y sus estrecheces. Y al descampado y el ansia. Y las prisas y los visitantes inoportunos. Y se decía que todo estaba bien como estaba. A pesar de no ser una suite de cinco estrellas, estaban ellos. Sus pieles rozándose. Sus pieles sabias.
Su mano acariciando aquel mástil de pasión. La boca rodeando el glande, describiendo e intentando aprender el camino de su placer. Los diestros dedos masculinos que se colaban en la frondosa materia de sus cavidades. Los de ella que recorrían sus labios, que se adentraban en la boca.
Sus gestos de insoportable disfrute.
Y le miraba comer de su pecho. Y le miraba y todo era perfecto. Las estrecheces, hasta los miedos.
Y ahora,
Ver Post
Agua (relatos de verano)
img
lolagracia | 31-07-2014 | 07:01 |0

 

Friego los platos con mi bikini negro. Tiene unas cuantas temporadas pero me encanta. Es semi-tanga por detrás y deja ver el trozo justo de culo para darle una forma redondeada, suave. Me salpica el agua sobre el ombligo. Son pocos vasos me digo. Pero entonces llegas tú. Te colocas justo detrás. Susurras mi nombre en el oído y comienzas a meter tu mano delante de la pieza delantera del bikini. La otra se escapa hasta el pubis. “Cómo se puede ser tan sexy en una cocina”.

 

Me besas el cuello. Sabes lo que me gusta. Aprendes rápido. Yo sigo a lo mío, intentando no inmutarme pero una pequeña inundación se abre entre mis piernas. Siempre es así contigo. Es el amor, me digo. Tanto amor, que soy un río que corre caudaloso, libre hacia ti. Me mantengo firme, a pesar de que tus besos se pasean por mis brazos, por el hueco justo entre el cuello y el esternón. Y el agua sigue corriendo, fregadero abajo. Y yo, inmovilizada. Recuerdo aquella escena de El Paciente inglés cuando acaricias esa parte de mi anatomía. Escotadura supraesternal, se llama. Te lo aclaro entre suspiros. Mi respiración comienza a entrecortarse. Volverás a dejarme sin aliento, muerta de

Ver Post
NY antes del 11S
img
lolagracia | 11-09-2013 | 12:23 |0

 







Luis era probablemente el chico más guapo que había visto jamás. Cuando me topé con él en el impresionante hall del Hyatt de Nueva York pensé automáticamente: “Jamás se fijará en mi”. Dejaba el bullicio de Lexintong Avenue –donde comprobé que, efectivamente, NY es como las películas–  para entrar en ese lugar inmenso, repleto de gente que iba y venía, de botones con maletas, de viajantes despistados y al fondo esa monumental cascada, cuyo rumor inundaba todo.

Pregunté al botones en mi torpe inglés si sabía algo de una delegación de chicos puertorriqueños. Ellos llegaron antes que yo. Me dijo que no en un torpe español que respondió a mi torpe inglés. Y ahí estaba él. Luis, el bello. “Hola. Permiteme que me presente”. De cerca era aún más guapo. Sus ojos verdes, enormes. Enorme su boca, llena de dientes, de labios carnosos, de sonrisa apabullante. “¿Con quién vienes?”

–Con el aula de Relaciones Internacionales de la U.P.I . Estoy aquí, gracias a Luis González ¿Le conoces?

–¡¡Ese loco pendejo!!

–No me asustes. Me aseguró que tendría habitación, que entraría en la ONU para observar los debates.

–No te

Ver Post
Killing me softly
img
lolagracia | 01-09-2013 | 08:19 |0







Cogió mi cara entre sus manos y besó las lágrimas: “son mías”. Besó los párpados, mi boca. Con hambre. Volaba su lengua entre mi paladar. “Llevo muchos años con el mismo hombre”, le dije. 

 El deseo y la emoción de aquel momento alimentaban la vibración que precede al tsunami. El temblor, la fragilidad, eso éramos nosotros.

Se disculpó. No estaba seguro de su vigor aquel día. Demasiados nervios: “Haré que merezca la pena, te lo prometo”.



Me sentía invadida y escéptica.

Con resolución me desvestí: “¡Qué hermosa eres! Desnuda más bella que con ropa”. Sonrió satisfecho. Yo no, no sonreía. Tenía un miedo monstruoso. Me aterraba mi propio ardor. Así que también era capaz de aquello. Capaz de la traición, de quebrantar los ideales por un calentón. Pero era mucho más que un juego. Por eso era transgresor, por eso peligroso.

Nos tendimos en las sábanas. Su piel morena contra la mía blanca –“resplandeces”— sólos en la gran ciudad.

Nos envolvía una atmósfera onírica, irreal. Aquello era un milagro porque abandoné el pudor y el hastío. Porque sus besos y sus manos me recorrieron entera, me

Ver Post
Habitación 69
img
lolagracia | 24-08-2013 | 09:09 |0




 Él trajo las velitas, ella a Diana Krall. Quedaron en aquella habitación de hotel. Se desvistieron aprisa. Ella era una artista de desembarazar hebillas. Él un prestidigitador de sostenes. Rachel se enseñoreó con su cuello. Sus besos calientes recorrían los pezones de Arthur, bajaba con la boca por todo su cuerpo. Ella le empujó a la cama. Se encaramó a su hombre que le acariciaba la espalda, que enganchó el bikini, tan hostil en aquel territorio salvaje. Rachel introdujo su pene con suavidad y comenzó a moverse, como un platillo chino, aprisionando la verga suave y cálida. Despacio, sin pausa, al ritmo de la bossa. Él pensaba en Angela Merkel para prolongar el placer. Intentó balbucear una palabra y ella le atajó con un dedo en sus labios: “ni se te ocurra decirme que pare”. Seis canciones después, sus sexos latían al unísono. Tras una mirada casi romántica la cama hizo catacroc y Arthur cayó estrepitosamente al suelo.  Rachel soltó una sonora carcajada

-Perdóname ,ja, ja,ja  pero ¿Te imaginas a tu junta de accionistas viendo esta escena?

-Mira que eres cabrona.

–Es hilarante. Tú y tus calcetines y esta horrible
Ver Post
El columpio
img
lolagracia | 17-08-2013 | 08:16 |0




“Imagina una de esas enormes casonas rústicas junto a las marismas de Carolina del Sur. Yo soy el columpio que pende del viejo árbol. Inmóvil, esperando que el viento del verano lo empuje. Soy tu columpio, Juan”.

Norma sabía resucitar su pasión, de eso no cabía duda. Quizá por eso la huía tantas veces. La quería demasiado. Era una de las peores adicciones que conoció en su vida pero, después de todo, fue él quien la persiguió tres largos años hasta contar con sus favores. Se dijo que sí, que era momento de volver al columpio, aunque doliese tanto después.

“He encontrado nuestra casa, nuestro árbol, el columpio. Tráete una manta y hacemos un pic-nic. Te adoro”. Le escribió.

Se encontraron en una perdida aldea, en una casa abandonada que le habían prestado a Juan. Sin agua, sin luz. La sentó sobre la manta y desabotonó su camisa con mucha parsimonia. Y ahí estaban esos pechos adolescentes que le volvían loco. Todo en su cuerpo era inmaduro y él era un inmaduro, quizás por eso la amaba tanto. Y ese coñito chiquitín del que se enamoró apenas lo rozó con sus manos. “Parece mentira que hayas parido, que tengas 40
Ver Post
Heridas de guerra
img
lolagracia | 02-08-2013 | 16:02 |0

Él la recibía desnudo. Con una mano cerraba la puerta, con la otra le agarraba el culo . Lucía dejaba caer su equipaje. Manuel le daba una patada. Directo al salón. De la breve entrada y sin cesar de besarla la conducía a la cocina: “Bebe, tendrás sed”. Primero agua, luego vino. Y volvía a los besos.
Le arrancaba las bragas y allí mismo se arrodillaba ante ella y la hacía irse con su boca. Si era verano, se tumbaban juntos en el frío suelo e iniciaban unos preliminares interminables. A veces ella succionaba, arañaba más de la cuenta. A veces, él hacía lo propio. Dedos y bocas llegaban a lugares nunca visitados: “eres un puto colonizador ¿Lo sabías?”, bromeaba.
En aquella época en el cuello de Lucía se dibujaban lirios púrpura. La espalda de Manuel era un lienzo con garabatos. El interior de los amantes también acababa dañado por el fuego y la curiosidad: “Son heridas de guerra, deberías estar orgullosa.”. Así las llamaba él.
.
 La siguiente parada era la cama: “Ven aquí, que te voy a bajar los humos”, le ordenaba. Y la embestía desde atrás agarrando sus caderas. Los gritos de placer y dolor se entremezclaban. Ella después le
Ver Post
Vecinos
img
Lola Gracia | 29-07-2013 | 09:08 |0




Cuando ella entraba en el ascensor el aire se transformaba en néctar de melocotón y acordes de praliné. Cuando se miraban, a él, indefectiblemente, no importaba si había desayunado o no, le temblaban las piernas. 
El primer encuentro fue un verdadero terremoto: “¿No sale?”.

 -Cre, cre, creo que he olvidado algo. 
 -Una faena, calificó 

A la frase le siguió una sonrisa llena de blancos dientes, un alzar de hombros bronceados y unos ojos que se clavaron en los de Inocencio como ascuas.Agradeció que la portezuela del ascensor se cerrase obediente y se quedó a solas en aquel aire contaminado. Se apoyó en el espejo, boqueando como un pez apunto de fenecer por asfixia.

 En ocasiones la escuchaba gemir a través de las finas paredes de su apartamento. También los escuchaba a ellos: El de los martes se llamaba Germán: “Sí, mi amor, sigue así. Eres la mejor, esta es mi chica”. Los fines de semana, aparecía por allí Salva. Era bombero. Por las conversaciones deducía que a él le gustaba apagar sus ardores y regarla de semen: “Toma, toma, todo para ti. ¿Todo tu fuego es para mi?”. 
 -Claro, cariño—mentía . 

Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 21-03-2017 | 21:47 en:
Ese milagro llamado amor
mesasilla 06-03-2017 | 09:24 en:
Simetrías
mesasilla 06-03-2017 | 09:21 en:
Brutalismo

Otros Blogs de Autor