La Verdad

img
Autor: Isabel Franco
Una persona clave para el futuro del cáncer de mama
img
Isabel Franco | 15-11-2015 | 11:49| 0

Estos días he comenzado el proceso de detección de posibles factores genéticos presentes en el cáncer de mama que yo sufrí. Hace poco más de un año me envío mi oncóloga a la unidad responsable de este trabajo, avisándome de que la lista era larga y la espera debía ser paciente.

Finalmente, hace unos días estuve frente a la oncóloga responsable de este proceso, Pilar Sánchez Henarejos, que me explicó todas las opciones posibles. Decir, ante todo, que solo es necesario someterse a un sencillo cuestionario sobre la familia y una extracción de sangre para que todo se ponga en marcha.

El cuestionario en mi caso fue difícil, porque carezco de datos médicos sobre la mitad de mi ascendencia, aunque el trago estuvo compensado por la amabilidad de los profesionales que este servicio y la sencillez de la extracción de sangre.

Lo primero que me explicaron es que el estudio consiste en la investigación de tres genes que aparecen mutados en las pacientes diagnosticadas de cáncer de mama. Resulta que son diversas las posibilidades que cabe esperar, y aunque no me acuerdo muy bien de toda la información, voy a intentar detallarlas.

La primera de ellas, es que el análisis resulte positivo en mi caso, lo que activaría el protocolo en mis parientes directos; hermanos e hija, a los que se realizaría el mismo análisis de sangre que a mi. Primera sorpresa, los hombres pueden portar el gen, aunque no sufran la enfermedad, y transmitirlo a sus hijos. El estudio continuaría con los descendientes de aquellos de mis hermanos que dieran positivo. En lo que a mí se refiere, es aconsejable extirpar los ovarios y realizar un seguimiento del pecho -dentro de la llamada cirugía profilactica-, aunque también es posible vaciar las mamas y quedar solo en manos de las revisiones oncológicas periódicas.

Puede que el resultado sea negativo, lo que no significa al 100% que mi cáncer no sea genético, o que mis parientes den negativo tras dar yo positivo, lo que tampoco implica que ellos no vayan a sufrir el mismo cáncer.

En fin, es complejo y difícil de saber, lo que no ayuda mucho, la verdad.

Mi principal inquietud en todo este proceso son mi hija, mis sobrinas y, por supuesto, mi hermana. No sé cómo voy a encajar la noticia si doy positivo, que yo sea la única portadora del gen y que se lo haya transmitido a mi hija, es una de las combinaciones posibles, y eso es algo que genera inquietud.

Dos son los argumentos a los que aferro mientras espero que pasen los tres meses que faltan para conocer el resultado: mi hija es muy joven y es muy difícil que este cáncer se desarrolle con menos de 25 años de edad y, precisamente por eso, la investigación solo puede avanzar para evitar que pase por la experiencia que vivió su madre.

Y así sigo, justo cuando me encuentro en las redes sociales con un vídeo que me recuerda quién es la persona clave para el futuro del cáncer de mama y me emociono al compartir con los testimonios que muestra muchas de sus afirmaciones; “pensar en un mundo sin la amenaza del cáncer de mama es la mejor herencia que le podríamos dejar a nuestras hijas”, “ella es mi tesoro y pensar que no va a pasar por esto…”

Os dejo con él. Espero vuestras impresiones.

Generación Cero (Haz click aquí)

Ver Post >
La mejor manera de celebrar el 19 de octubre (Día del Cáncer de Mama)
img
Isabel Franco | 02-11-2015 | 1:38| 0

Cuando compruebas que comienza a pasar el tiempo, y que cada vez se aleja más tu vivencia cara a cara con el cáncer, te das cuenta de que esta va a ser una experiencia que te acompañe de por vida. Y, por tanto, que fechas como el 19 de octubre serán siempre detonantes de los recuerdos, pero también oportunidades para reflexionar, elaborar los recuerdos y tratar de fijar en tu vida las lecciones que te ha dado la experiencia.

Ver Post >
Un huracán y una mariposa
img
Isabel Franco | 31-07-2011 | 3:52| 0

Aún podría meter mi corazón en una nuez al recordarlo. Me llamaron para ayudar a un matrimonio, una familia a la que el diagnóstico del cáncer está golpeando fuerte este verano.

No quise negarme, tampoco habría podido porque la petición vino de alguien que, por encima de todo, me ha dado mucho durante estos últimos años. Pero se trataba de mostrarle a la afectada y a su marido que este trance se supera, y yo me apunto a todo lo que se traduzca en mensaje positivo, en buen rollo. Porque sigo convencida de que todo lo que sirva para ayudar permitirá que este ‘agujero negro’ de mi vida se convierta en una ‘fuente de luz’.

De entrada me sorprendió verla, ya había superado una sesión de quimioterapia, pero lucía tipazo y se mantenía sobre tacones, toda una proeza para mí, dadas las circunstancias.

Por desgracia, esa entereza duró poco. Unos minutos sentados ante unas deliciosas galletas de chocolate y naranja, unas docenas de palabras pronunciadas y todo se vino abajo. Miedo, dolor, pena y vulnerabilidad se posaron en el centro de la mesa, mojándonos a todos los que nos sentamos allí ese día.

Yo hablaba, hablaba sin parar relatando mis recuerdos sobre la experiencia que viví hace ya 3 años, sobre mis conclusiones, sobre los efectos secundarios de la quimioterapia, sobre este blog…

Enfrente, dos pares de ojos me miraban con ansiedad, con la necesidad de constatar que el paso del tiempo también es medicina que cura, que sana el corazón y limpia la pena.

Sus manos estaban juntas, emitiendo verdaderos trasvases de amor, de unión, de complicidad, de determinación, componiendo una escena sobrecogedora. Pero no por la situación que lamentablemente atraviesan, sino por todo lo bueno con que cuentan para enfrentarse a ella.

Porque ellos no pueden percibir ahora la fuerza de sus miradas cómplices, la entereza ante la dificultad que manifiestan con sus palabras, el encantador amor que se escapa del cruce de sus corazones. Y perdón si suena cursi, pero es así de tierno.

Recuerdos, pensamientos entrecortados, miradas de compresión y muchas, muchas palabras, quizá demasiadas. Al final emoción, esperanza, buenos deseos y fuerza, mucha fuerza, la que te da saber que esto pasa y que la vida vuelve tal cual la viviste una vez, pero con mucho más sabor.

Fluye la desilusión
Muda desesperación
Pero todo tiene alivio
Menos el decir adiós
(Maná, Lluvia al corazón, Drama y luz 2011)
Lluvia al corazón en YouTube

Ver Post >
Para toda España
img
Isabel Franco | 29-05-2011 | 11:56| 0

Hoy he tenido un buen despertar. Emoción y agradecimiento se han colado en el desayuno cuando he tenido la ocasión de leer el reportaje que Manuel Trillo publica en ABC: Blogs en el filo: “Mi vida con un tumor” .

La verdad es que apenas contaba ya con destacar lo más mínimo por este blog, me conformaba con saber que aún alguna persona podía encontrar algo de ayuda al leer mi experiencia. La entrevista que me ha hecho Manuel ha despertado algunas sensaciones, la mayoría buenas y todas necesarias.
Ya lo he contado en Twitter y Facebook , pero no podía dejar de pasarme por aquí para dar las gracias a ABC y sus lectores. Lo dicho.

Ver Post >
Desperezándonos
img
Isabel Franco | 06-04-2011 | 10:34| 0

Sigue la vida su curso y nosotros montados sobre ella, pero disfrutando más a cada paso. El tiempo pasa y ahora, cuando me pide algún médico que le relate el proceso vivido, comienzo a percibir que el tiempo cuenta y que la cuenta es larga.

Va quedando atrás, va pasando, van siendo otras las cuestiones que ocupan nuestra atención y nosotros también somos otros. El domingo nos sorprendí a los tres cantando en el coche de regreso tras pasar un día en el campo. Nos permitimos, sin darnos cuenta, protagonizar unos instantes de vida normal y feliz. Y he de confesarlo, cada vez son más.
Más y menos. Más tiempo mirándonos a nosotros mismos, recuperando el terreno cedido y haciendo lo que todo el mundo. ¡Qué bien suena! Lo que todo el mundo…
Siento decir que no es inmediato, pero es, y eso es lo mejor. La pena, si cabe pena, es que me doy cuenta de que no ha sido así antes. De que, si miro para atrás, resulta que ha sido diferente. Y no me gusta. Qué le vamos a hacer, no me gusta.
Sin embargo, ahora nos estamos soltando, y eso siempre es bueno para todos. Porque por fin nos permitimos ser nosotros mismos de nuevo, sin miedo a que decir o hacer algo tenga consecuencias dolorosas.
Y sé que algo es cierto; mi familia, aunque pequeña, me gusta mucho.

Ver Post >
Sobre el autor Isabel Franco
Periodismo. Social Media. Formación. Aprendiz eterna. Sobreviviente del cáncer. Una entre tantos. Ni más, ni menos.

Últimos Comentarios

contacto 21-11-2014 | 15:29 en:
Haciendo músculo
Paula Fernández 17-01-2014 | 08:02 en:
¡Salta mamá!
Paula Fernández 17-01-2014 | 10:02 en:
¡Salta mamá!
Mely Tort 26-12-2013 | 21:00 en:
Al final fue el año 10

Etiquetas

Otros Blogs de Autor