Blogs

Inma

Zona de embarque

Pasen y toquen

 

¿Cuánto tiempo podemos estar dentro de un museo? Ya hay una respuesta a lo que se conoce como “la fatiga en el museo”. Más de dos horas dentro y nos convertimos en un “espectador durmiente”. Sí, podemos continuar una sala más, luego otra, pero ya no prestamos interés. Avanzamos en modo “automático”, como adormecidos. Y ya, al llegar a la tienda, aquí las estrategias de marketing, nos “despiertan” del letargo y activan el monedero, para pasarlo al modo “open”.

Para evitar no sólo el cansancio sino también llamar la atención a lo largo de toda la visita, se han ideado muchas técnicas. Viajamos hoy con una de ellas: cartelas que sí permiten tocar el arte. Y nos adentramos en dos museos situados en Cartagena y Valladolid.

Tocar o no tocar, he ahí el dilema

No crean que está siendo fácil lograr su éxito. Tenemos tan metido en la cabeza aquello de “no tocar” que nos hemos vuelto demasiado obedientes. Y somos algo reacios al cambio. Vaya que se nos antoja muy atrevido y seguimos tímidos con aquello de estirar el brazo y palpar.

Hace poco un investigador que ha estudiado durante meses cómo se comporta el público dentro del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQUA) de Cartagena contaba la siguiente anécdota: Existe un diminuto cartel solitario que indica que sí se puede tocar. Pero está colocado justo en una esquina, algo retirado del circuito por el interior del museo. Sin ninguna pieza de arte a su lado. El público sigue la trayectoria normal de la visita por el camino más corto y no se acerca a leer qué pone en ese cartelito de la esquina. Y claro, al no salirse de la ruta, continúa por la segunda parte del museo sin saber que podía tocar todo lo que veía en ella.

Las responsables del Museo de Arte Africano de Valladolid también me contaban que habían colocado, ahora sí, en lugar bien visible la señal con grandes letras: “Permitido tocar, obligado sentir”. Querían que el público pudiera palpar –sí, manosear también- la textura del barro, la de una tela, etc. Y, para su desconsuelo, tampoco nadie se atrevía. Ya no era cosa de un cartel chiquitito ni de otro colocado en una esquina.

Casi caricias con el arte

Vladimir Bazan ha fotografiado el comportamiento de los visitantes en los museos. Los hay que duermen la siesta (pasaron del adormecimiento al sueño profundo); otros que se mimetizan con la obra que están viendo…

vladimir-bazan-louvreLes dejo mi favorita de esta serie de retratos de nuestros comportamientos en los museos. Porque en ocasiones la atracción que provoca el arte es de tal fuerza que, con o sin cartela, sea ésta diminuta o llamativa, no podemos evitar estirar el brazo.

El profesor de arte ante la obra

Les confesaré que un día el profesor de arte tuvo la magnífica idea de dar la clase en el museo. Había una pequeña escultura vestida y claro, siendo adolescentes, vaya que nos asomamos un poco –llevando cuidado eso sí- por debajo de la estatua. Queríamos saber los entresijos (e intimidades, ¡ejem!) de aquella pieza. El profesor nos pilló a todos con la cabeza retorcida. Pensamos que nos iba a reñir y que se nos había acabado la aventura de dar las clases fuera del aula.

Pero sucedió algo que no habíamos esperado: Se acercó a nosotros y se asomó él también por debajo de la ropa para ver el interior de aquella pequeña estatua. Como si fuera un “Nene” más (¡qué bien puesto tenía su apodo!). Y sí, dimos muchas más clases en los museos.

Porque sí, la curiosidad nos une a todos desde que somos niños. Y cosa buena es que nos siga acompañando, ¿verdad? Seamos estudiantes, profesores, tímidos, osados… Da igual, nos “despierta” a la vida.

 

Temas

Curiosidades y crónicas viajeras

Sobre el autor

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031