Blogs

Inma

Zona de embarque

Europa, desde un punto de vista muy legal

 

¿Recuerdan aquellos chistes en los que un francés, un alemán y un español se unían en unas circunstancias inverosímiles? Eso sí, de cualquier atolladero, por complicado que fuera, el español con su astucia e ingenio salía siempre victorioso. El lado serio de estas situaciones cómicas venía a reflejar un poco la idiosincrasia de cada país.

Hace poco hemos celebrado el Día de Europa, recordando el primer paso en este vínculo (por aquel entonces de naturaleza defensiva, por la unión de los materiales bélicos: carbón y acero). Viajamos hoy Europa pero con una disposición legal: el nuevo Reglamento de Protección de Datos. El Big Data es hoy considerado el material más valioso, “el nuevo oro”, así lo llaman. Como ven, seguimos al principio y hoy, entre “materiales preciosos”.

El guía sui generis de este viaje: una norma legal

Y es un reglamento que nos afecta a todos: Saber, por ejemplo, qué se hará cuando damos nuestros datos en un control de accesos; al pagar un transporte; comprar online una entrada de teatro, entregar el NIF en un establecimiento hotelero, etc.

Con este reglamento, dicen los expertos, “Europa ha alcanzado su madurez legal”. Sí, ya somos mayores de edad. Antes, la división interna la trazaba el famoso dicho: “Europa está dividida por el vozka, la cerveza y el vino”. Aludiendo claramente con estas tres bebidas a las tres zonas: norte, centro y sur de Europa.

Asombro por el Sur

Pero además de las bebidas, también nos ha dividido (si bien de una forma intangible) cómo concebimos el Derecho. Seguro que en algún viaje nos ha sorprendido cómo es posible que en el Norte, por ejemplo, uno pueda meter una moneda, abrir una caja en una vía pública y llevarse sólo un periódico. Y volver a cerrar la caja, dejando todos los demás intactos.

benidorm-de-par-en-parUna amiga veraneó en la campiña holandesa y por las mañanas con su bici podía coger las frutas que sus vecinos dejaban en las puertas de su casa. Todos improvisaban pequeños puestos de venta en una mesa con rótulos con los precios. Ella dejaba sus monedas y se llevaba únicamente las frutas que había pagado. Y, nadie vigilaba estos puestos de productos frescos y ricos. Por las noches, cada vecino, recogía las monedas y la fruta sobrante.

Norte y Sur

Y todo tiene su explicación. En este caso, legal. En el norte de Europa el derecho está centrado en la “colectividad”. Por el contrario, la franja Mediterránea gira en torno al “contrato”, esto es, la relación persona a persona como principio básico de la convivencia.

Y claro, me cuentan los expertos que redactan los reglamentos de la Unión Europea que no es nada fácil llegar a acuerdos. Sí, cuando éstos sólo vinculan a griegos, portugueses, españoles y franceses. Pero cuando ya tienen un ámbito de aplicación de mayor extensión, entonces hay que hilar más fino.

Pues bien la nueva normativa de Protección de Datos pivota sobre más sobre el derecho centroeuropeo que sobre el mediterráneo. Nosotros estamos acostumbrados a que la ley nos indique a rajatabla lo que hacer (pe. No pase de 120.kmts/hora) y sanción al canto si no la atendemos. Pero ahora la situación es distinta: “Vd. vaya a la velocidad que considere adecuada, según cuál sea su vehículo, la fuerza del viento, evalúe el riesgo, ponga los dispositivos que considere, etc. Y ya verá luego el inspector si Vd. conduce bien o mal”. Por favor, léanlo tan sólo un símil, que la velocidad en las carreteras no se ha modificado.

Esta nueva regulación tiene casi 350 enmiendas. Parece que esto de hacerse mayor, no es tan sencillo.

Temas

Curiosidades y crónicas viajeras

Sobre el autor

mayo 2018
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031