La Verdad

img
Etiqueta: música
"Vendaval musical" a la fresca
img
Inma | 19-08-2016 | 17:11 |0

 

Hoy toca desmelenarse. En sentido literal, entiéndanme. Este destino es de esos en los desearemos con ganas que sople viento. Y que lo haga con fuerza, porque se convierte en… ¡música!

Imagínense que un gran órgano se hubiera escapado del coro de una iglesia y estuviera en mitad de un parque. Y que además, tuviera vida propia. ¡Vaya que si la tiene!

Les hablo del parque Sibelius en Helsinki. Se llega a este rincón paseando por la orilla del Báltico donde ya se “notan los primeros acordes”, pues se anticipa un poco la brisa por la cercanía del mar.

La partitura aquí, es cosa del viento

Se trata de una escultura en honor al compositor, formada por unos quinientos cilindros huecos de acero por los que se cuela el viento y, entonces, el parque, sin dejar de serlo, pasa a ser una sala de conciertos. 

Esta “caja de Pandora” no siempre resuena. Los días de calma chica no queda otra que disfrutar del silencio.

Concierto “a la fresca”

La mejor “butaca” para oír el concierto –distinto cada día-, es situarse en lo alto del montículo, pues uno

Ver Post
Murcia, love's in the air
img
Inma | 27-02-2016 | 11:01 |0

Un recorrido musical por la huerta de Murcia, con un toque amoroso;)

 

Vamos a alargar un poquito el espíritu amoroso de San Valentín. Y para ello nos vamos de paseo y, también de ligoteo, por la huerta de Murcia.

Danza del cortejo amoroso

Y es que literalmente en Murcia, el amor flota en el aire. Afinen el oído que el viaje lo hacemos con música de fondo. Cojan la batuta que les cuento.

En un día soleado, una de las sorpresas más curiosas de la huerta es la danza del cortejo amoroso en el cielo: Los palomos “revolotean” en lo alto, queriendo conquistar a la paloma. Una sola hembra entre el “remolino” de aves. Será ella la que elegirá a su compañero. Eso sí, mientras que están todos “de ligoteo” volando, podemos verlos y… son muchos los giros y acrobacias de las aves, pues la paloma, cosas de la vida, siempre se hace de rogar un poquito. Y mientras tanto, los dueños de los palomos sufriendo por ver quién se queda con la prenda. Cada propietario reconoce fácilmente a su palomo por la decoración de colores.

Hay que andarse con un pelín de cuidado en

Ver Post
Noruega y Suecia... ¡a ras de suelo!
img
Inma | 26-01-2015 | 11:01 |0

De Noruega uno regresa algo triste si no tiene la suerte de “cazar” una aurora boreal. Una maravilla de la naturaleza… ¡por todo lo alto! Nunca mejor dicho lo de la altura. De tan bonitas, son muchos los viajeros que han llorado y todo.  Yo fui de las que regresaron tristes pues no pude verlas. Quizá me ahorré la llantera también.

Pero sí les llevo a una ruta por Noruega casi … ¡a ras de suelo! Porque en este nivel también podemos observar cosas curiosas que dicen mucho de la inteligencia de estos dos países.

Comenzamos por los tejados de las casas. Han ideado una techumbre que impermeabiliza las viviendas. Los tejados los cubren con plantas vivas y, así quedan protegidas del enfriamiento excesivo en el invierno. A lo largo de las excursiones  se pueden ver muchas casas (también pequeños cobertizos que utilizan como saunas) que cuentan con esta “calefacción” obtenida gracias a la madre Naturaleza.

La segunda nota curiosa que sorprende la encontramos en las carreteras. El trazado vial noruego en su mayoría es de un solo carril con dos sentidos. Antes de entrar a los túneles, notaremos “algo” en nuestro coche o autobús. Es algo parecido a

Ver Post
La Coruña sonora, entre una caracola y una catarata
img
Inma | 28-11-2014 | 09:40 |0

En el viaje de hoy nuestras orejas serán las protagonistas de la ruta. Nos despejamos un poco la melena (quienes la luzcan) para captar bien la sonoridad de esta ciudad y apelamos al grito de: ¡Soy todo oídos!

Yo no sé a Vds. pero a mí, estas ciudades que esconden sonidos, como los que despliegan de forma natural sus habitantes al hablar, me seducen.

Es bien curioso el mapa coruñés en forma de península. Pues cuando vamos paseando y dejamos el mar a unos pasos a nuestra espalda, lo volvemos a encontrar de frente unas calles después.  Para los que amamos pasear por la franja marítima, por aquello de sentir la brisa, el aire puro y mil placeres más, La Coruña cuenta con el paseo marítimo más largo de Europa: ¡14 kilómetros para disfrutar! Atención que, en los días de mucho viento, es imposible caminar en línea vertical. No nos queda otra que inclinarnos hacia adelante desde el tronco hasta la cabeza para contrarrestar la fuerza casi huracana. ¡Ah! Y olvídense del peinado. Quien no desee sentir esta fuerza en el cuerpo, siempre están las calles laterales más resguardas. Yo soy de las que se quedan despeinadas en el paseo.

El acento de los

Ver Post
Ruta por mercados madrileños
img
Inma | 25-10-2014 | 09:28 |0

Visitar los mercados (y los supermercados) es una forma de conocer “el corazón” de las ciudades.  La propuesta de hoy es casi una “operación a corazón abierto”, pues nos vamos de ruta por tres mercadillos madrileños. ¿Se animan? Los dos primeros: gastronómicos y, uno tercero, que seguro les hará recordar aquel grito de: “¡Viajeros al tren!”.

Si la RAE definiera el Mercado de San Miguel  como “museo gastronómico”, no pecaría de exageración. A quienes se nos van los ojos detrás de un plato bien decorado o de una tapa convertida en “arte culinario en miniatura”, estamos de suerte, pues podremos recorrer el museo con la vista (ya nuestros pies la obedecerán y se unirán a ella). Este mercado es bonito por dentro y por fuera. De día y de noche. De nuevo: ¡sin exagerar! A la hora del aperitivo, cuesta encontrar sitio.

Se encuentra en el barrio de los Austrias, muy cerca de la plaza Mayor. Hay que ir sin prisa para aprender, por ejemplo, cómo comer un erizo de mar, probar los productos de temporada o confiar en que las flores son comestibles y, claro que sí, atreverse con este nuevo universo.

Cambiamos de barrio. La parada es ahora en

Ver Post
¿Dónde está mi maleta?
img
Inma | 12-09-2014 | 08:33 |0

Hoy hacemos un recorrido para seguir las andanzas del equipaje estropeado y del que se pierde. Y ello nos llevará a la música y al arte. ¿Se apuntan a este “viaje” sui generis?

Ese momento en el que estamos deseando ver aparecer nuestra maleta; Ese otro en el que creemos que es la nuestra pero, cuando ya está cerca, nos damos cuenta de que era una muy parecida; Y… ese otro –ojalá nunca sean testigos de él- en el que la cinta de recogida de equipajes para en seco y… ¡hay unas tres maletas abandonadas! Pero ninguna de ellas es la nuestra. ¡Horror!

Ello supone tener que ir sin demora a poner la reclamación y, según qué compañía sea, nos darán un neceser con lo indispensable para pasar una noche. Yo he llegado a coleccionar estos pequeños maletines de emergencia. Incluso realicé un estudio comparativo para ver qué compañía era la más generosa, según la calidad del neceser en cuestión y lo que había dentro. Bien en cierto que en más de una ocasión, sí me sirvieron para salir de un apuro. Eso sí, en todas las ocasiones –que han sido muchas- mi maleta llegó al día siguiente. Tuve suerte.

No la tuvo igual un grupo de músicos canadienses.

Ver Post
Nos vamos... ¡Con la música a otra parte!
img
Inma | 09-05-2014 | 09:47 |0

Nuestro viaje de hoy nos lleva a lugares donde…  ¡la belleza se puede oir!

Dejamos en nuestra casa aquello tan reiterado en los viajes de: “¡Qué bonito!”. Con frecuencia hay alguien que pregunta al regresar de un viaje: ¿Estuviste en tal sitio?  Y, siempre -qué casualidad- justo ese sitio es el que no nos dio tiempo a visitar. Y rápidamente el interlocutor añade a modo de pequeña ventaja: “¿No me digas que te lo perdiste?”

Así que, cambiamos de tercio. Dejamos de lado la importancia de: “¿Has visto?”. Y, en nuestro viaje de hoy la pregunta sería: “¿Has oído?”. Nos vamos a lugares donde el sonido es el protagonista. Lugares donde la belleza nos entrará… ¡por las orejas!

En algunos de ellos, la naturaleza hace de las suyas. En un viaje, si se pone a llover, nos parece a priori un contratiempo. Pues bien, en Alemania, hay un lugar donde desearemos con todas nuestras fuerzas que ese día, llueva. Y puestos a desear, que sea a cántaros. En la ciudad de Dresde, en la fachada de un edificio todas las tuberías están a la vista y canalizan el agua de la lluvia que, al caer por su interior, va haciendo sonar la música. La gente que lo

Ver Post
Sobre el autor Inma

Otros Blogs de Autor