Blogs

Miguel Hernández

Blog del Funcionario

De Neymar al Open Arms

Son las noticias del verano, dos formas de migrar por el mundo, uno envuelto en grotescas cifras millonarias, donde los caprichos e infantilismos, se mezclan con un balón, los otros, casi doscientas personas se juntan el lo que mide el área de un campo de fútbol, pero no hay cesped bajo sus pies, sino hierro, agua, indiferencia, desprecio, humillación y olor a fracaso, y dentro de unos días, el olvido.

neymar_psg_capricho-jpeg_715985292

A uno, le abrimos las puertas de España de par en par, incluso le aplaudimos y hasta le hacen la ola, da igual que defraude impuestos, lo importante es que meta goles y no se rompa el metacarsiano del pie derecho

A los otros, se las cerramos, y en el mejor de los casos, dejamos después de llamar muchas veces a las puertas, que entren por la de atrás, eso si, que duerman en el granero, lejos de nuestras vidas y nuestras casas.

Pero hay algo que ambos tienen en común: Los malditos intermediarios.

Esos parásitos que mueven el mundo de los negocios, aparecen por todas partes, viven a nuestro lado, se mezclan con nosotros, incluso algunos van a misa, pero no les importa traficar con armas, drogas, personas, manzanas o casas.

No han cogido en su vida una azada, pero marcan los precios de los agricultores, no le han dado en su vida una patada a un balón, pero deciden quien ficha aquí o allí, no necesitan migrar, prefieren jugar con las vidas de miles de personas dejándolos en medio del mar, hacinados, desnudos y desplumados, y les importa un carajo que el Open Arms los recoja o que se mueran, como expertos buitres, ya sacaron su tajada. No les importa que terminen como prostitutas o enganchados a una droga, o que sus balas maten a niñas o se ahoguen en la orilla, ellos ya han cobrado por su trabajo.

actualidad_311232017_79915949_1706x960

Lo peor de todo es que nosotros mismos hemos hecho de esto algo normal, pasamos en segundos, lo que tarda uno en pasar una página de un periódico, o escuchar las noticias, de una a otra sin pestañear y engañando a nuestros corazones como quien engaña a un niño comprándolo con un caramelo, la diferencia es que sabemos que está envenenado, pero nos da igual, alimenta.

Ya nadie habla del recibo de la luz que sigue subiendo, de los trabajadores que cobran por debajo del SMI, de los interinos y sus contratos temporales, del cambio climático y sus repercusiones en nuestra salud, nuestra economía y en nuestra agricultura.

Nadie se acuerda de aquella alarma de aquel teléfono que sonó en una oposición y que frustró años de estudio, ni de los miles de maestros o enfermeras que fueron tratados con cierta indecencia por parte de tribunales no profesionales.

Ya sólo falta que dentro de unos días, como cada año por Navidad vuelve el turrón, volvamos a leer en los periódicos como afrontar el síndrome post-vacacional, siguiendo el
consejo de psicólogos, y la feria de septiembre nos vuelva a regresar a nuestra infancia, igual que si fuera el Día de la Marmota.

¿Y qué tiene que ver esto con los funcionarios y funcionarias?, se preguntarán algunos.

Todo.

Temas

Blog del Funcionario: Miguel Hernández

Sobre el autor

Funcionario de la Tesorería Territorial en excedencia. Funcionario de la Comunidad Áutónoma. Jefe de Área del SEF.


agosto 2019
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031