La Verdad

img
Fecha: febrero, 2017
Leer no es un deber
Javier Ballesta 17-02-2017 | 6:01 | 0

No son buenos tiempos para muchas cosas, entre las que están aquellas que incitan a uno a pensar o a cultivar la mente, como es la lectura, la que te introduce en la duda, en la búsqueda de las referencias y los hechos, sin apartarse de la distancia necesaria para pensar sobre aquello que se lee.

En estos momentos, por lo que dicen las encuestas, leer ya no es un placer para muchos, porque sabemos que cuatro de cada diez españoles no leen nunca.

Un auténtico fracaso, se mire como se mire. El informe que se presentaba hace un mes, por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE)  subrayaba ese fracaso, asociado a la situación  del sistema bibliotecario que, tras el espectacular aumento de bibliotecas en el período  1990-2010, en el último lustro ha visto un descenso considerable de 234 instalaciones y, además una reducción en los horarios de apertura y el envejecimiento de colecciones que se mide en la renovación  de obras donde el gasto de adquisiciones ha bajado de forma brutal entre 2009 de 1.5 euros a 56 céntimos.

Sin embargo, mucho más grave es la situación de las librerías que han cerrado, en el mismo período un 20%  han echado la persiana y, otras se han reconvertido en espacios donde se venden toda clase de objetos como si fueran un todo cien o una tienda de “chuches”.

De ahí que la lectura en España goza de una mala salud.

Por eso el secretario de Estado de Cultura anunció que su Ministerio va a poner en marcha un Plan de Fomento de la Lectura adelantando que uno de los objetivos será que en el ámbito escolar se dedica a la lectura el mismo tiempo que a la educación física.

No estaría nada mal, ahora que nos hemos caído del árbol, que nos demos cuenta del grave error de eliminar esos tiempos para leer en el aula que tachamos del mapa, en algunos momentos con la reciente ley educativa.

La clave está en sacar tiempo, dar espacio para que leer se convierta en un placer, desde las aulas y que se reconvierta esta situación que padecemos.

La semana pasada disfruté escuchando a Carmen Posadas, escritora cercana,  sincera y valiente, que con su discurso rompedor nos acercó al valor de luchar contra esa inercia de la no lectura.

En sus palabras nos decía que era muy importante que los niños leyeran. Nos decía que en Inglaterra lo hacen en clase, no como deberes, todo un acierto que en este país se ha perdido.

Ahora, cuando el predicamento de los escritores y de los maestros está cuestionado por una sociedad que vive de la inmediatez de los mensajes, donde saltan sin esfuerzo y en cualquier momento, desde los dispositivos tecnológicos se nos ha olvidado que tenemos que recuperar la lectura,  para saber y opinar, para valorar y debatir, también y mucho para disfrutar, habrá que dar con la tecla.

Ver Post >
Contra el fracaso escolar
Javier Ballesta 04-02-2017 | 8:19 | 2

El Ministerio de Educación va a duplicar este año los fondos destinados a reforzar en todas las autonomías los programas de lucha contra el fracaso escolar y las ayudas para facilitar la compra de material escolar a las familias más desfavorecidas.

Esta subida viene motivada por el acuerdo de investidura comprometido con Ciudadanos  que, con su presión, pide al Gobierno que en un plazo de seis meses pueda resolver muchas lagunas que existen, para que  el pacto de educación no sea una promesa.

Esperemos que sea así, porque la experiencia acumulada del PP en solitario, con el gran rechazo social a su ley educativa, le ha llevado a plantearse en esta nueva legislatura retomar viejos problemas aún sin resolver e intentar  buscar soluciones, como bajar las cifras de abandono temprano y reducir el número de aquellos que se quedan repitiendo cursos.

Si bien es cierto que España terminó en 2016, marcando un récord histórico, por debajo del 19% y el objetivo, según el ministro de Educación, Inigo Méndez de Vigo es llegar al 15% para 2020, lo cierto es que tenemos  un 30 % de repetidores,  es el segundo país europeo con más alumnos que han repetido al menos un curso de Primaria o Secundaria, solo superado por Bélgica. Nuestra tasa duplica la media de los países de la OCDE, que es del 13 %.

En cualquier caso, las cantidades que el Gobierno destinará este curso a la detección temprana del retraso escolar y a la ayuda a los niños y jóvenes con mayores dificultades de aprendizaje es simbólico si se tiene en cuenta que España encabeza las ratios de fracaso de los sistemas educativos europeos y de los países de la OCDE.

Los jóvenes que no vuelven a estudiar tras superar la edad de escolarización obligatoria son casi el doble de la media europea y, además, la mitad de ellos no llega ni a titularse en ESO.

De igual manera, y es altamente preocupante ese abandono sigue en alza en la Región de Murcia, donde  la tasa de abandono escolar de los estudiantes representa el segundo peor porcentaje de toda España, con un 26,4% de jóvenes entre 18 y 24 años que no tiene título de Bachillerato, ni FP y además, no han realizado cursos de formación durante las últimas cuatro semanas.

Los datos de la Región resultan alarmantes por su evolución negativa y contraria a la tendencia nacional: mientras la media española ha ido en descenso desde 2008, aquí en en los dos últimos años  han supuesto un retroceso.

Los registros de los dos últimos años han supuesto una vuelta atrás, al conocer que uno de cada cuatro jóvenes murcianos carece de formación más allá de Secundaria, aunque el país ha logrado remontar y la bajada de la tasa ha sido manifiesta.

Una vez más estamos en el furgón de cola, urge una respuesta rápida ante estos malos resultados y reconocer que hay que tomar medidas si queremos salir del agujero.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor