La Verdad

img
Autor: Miguel Rubio
La arquitectura amable
img
Miguel Rubio | 22-07-2015 | 8:53| 2

“La arquitectura es un milagro”. Lo ha dicho Víctor López Cotelo en Murcia, en su primera intervención pública tras alzarse con el Premio de Arquitectura Española 2015 por la recuperación del antiguo hospital militar de Granada. Un proyecto que le ha llevado dieciocho largos años de trabajo, con un sinfín de dificultades -“había dejado el tabaco, y he vuelto a fumar una cajetilla diaria”, reconoció ante el auditorio-  y en el que ha logrado plasmar una de sus obsesiones: que la mano del arquitecto pase inadvertida en el resultado final de la obra. En su charla, organizada por el Colegio de Arquitectos de Murcia (Coamu), López Cotelo, que en sus inicios colaboró con Alejandro de la Sota y que ha cumplido dos décadas impartiendo clases en Munich, desgranó qué es para él esta profesión. En resumen, el proyectista defiende que la arquitectura debe servir para “mejorar la vida de la gente”, creando un “ambiente que estimule al ciudadano en su libertad”. En este sentido, “al arquitecto no deberían pagarle por ver la realidad evidente, sino por saber apreciar la realidad oculta”. Una habilidad que radica en descubrir “qué necesita la sociedad, cuáles son sus anhelos”. Así el conferenciante, que siempre ha huido de las modas, comparó al profesional con una solitaria antena capaz de percibir esas demandas para después materializarlas en un proyecto, que puede ser un edificio, una ciudad o todo un territorio en el que “la vida sea lo más agradable posible”.

“No todo lo que se construye es arquitectura”, advirtió en otro momento. La diferencia está en que la buena arquitectura es la que “conmueve” incluso al más profano, algo que se consigue “cruzando continuamente el pensamiento lógico y la emoción”. En fin, unas reflexiones que, en la segunda parte de su conferencia, trasladó a su trabajo premiado: la nueva escuela de arquitectura de Granada en la antigua sede del hospital militar. Un proyecto diáfano, sin excesos, amable y respetuoso con la historia del inmueble. López Cotelo también firmó la reforma de la Casa de las Conchas de Salamanca. Recientemente, su nombre ha saltado a las páginas de la actualidad porque un juez de Santiago de Compostela obliga a derribar el 65% de su vivienda de Ponte Sarela, doblemente premiada, al incumplir la normativa urbanística. El arquitecto defiende la legalidad de la obra y achaca el fallo a una interpretación diferente de la norma.

Víctor López Cotelo. / Premios Enor (L. Díaz Díaz)

Ver Post >
Una perla moderna en El Palmar
img
Miguel Rubio | 17-07-2015 | 11:57| 2

La arquitectura moderna de los años sesenta tiene sus perlas escondidas en la Región. Y el conjunto del psiquiátrico de El Palmar conserva engarzada una de estas pequeñas joyas: la capilla del recinto, un diseño de Enrique Sancho Ruano (Palma de Mallorca, 1923) que estará presente en la exposición que el próximo otoño le dedicará el Colegio de Arquitectos de Murcia por su larga y fructífera labor profesional.
A mitad de esa década, el proyectista (que trabajó como técnico de la Diputación Provincial de Murcia y del Obispado) ideó cuatro iglesias que hoy día están consideradas como un ejemplo de la modernidad a la que despertaba España, tras un relajamiento de la dictadura, y que también alcanzó a las artes. La capilla de El Palmar (1965) es uno de estos proyectos, al que acompañan las iglesias de Cabo de Palos (1965), ya desaparecida; Barranda, en Caravaca de la Cruz (1966), y la capilla del conjunto asistencial de Espinardo (1967), desacralizada desde hace años aunque en buen estado de conservación. En general, el diseño de estos templos responde a las doctrinas emanadas del Concilio Vaticano II: edificios de nave única pensados para fomentar la participación de los fieles e impulsar el sentimiento de comunidad de los creyentes; casi sin adornos, con el fin de favorecer la espiritualidad; con un papel destacado de la luz natural y donde los nuevos materiales (hormigón, hierro, piedra artificial) dominan la construcción. También estas iglesias, de líneas rectas y formas irregulares, dejan la puerta abierta a los nuevos artistas de la época, con vidrieras, murales, objetos de orfebrería y esculturas. En el caso de la capilla del psiquiátrico llama la atención el mosaico (con dos ángeles músicos y la Virgen) que domina el altar mayor y una pieza de un querubín trompetero de buen porte y corte abstracto. Ni el párroco ni las feligresas que le ayudaban a recoger tras terminar el oficio religioso supieron aportar pista alguna sobre la autoría de estas dos grandes obras. En lo alto del coro (que recuerda bastante al de la iglesia del complejo de Espinardo) una espectacular vidriera en tonos morados tamiza la luz que inunda la nave. Y poco más pude ver (algo del mobiliario original y una barandilla decorada) porque el sacerdote tenía prisa y el templo debía quedar cerrado. Si le interesa conocer esta perla de la arquitectura de los sesenta, debe saber que solo abre en horario de misa: los domingos a las 10.30 horas, con entrada desde la antigua carretera de Mazarrón. Es una pena que este patrimonio del siglo XX pase inadvertido y no aparezca ni en los catálogos de Cultura. La Consejería debería tomar nota e impulsar su difusión.

Mosaico y ángel trompetero en la capilla del psiquiátrico de El Palmar. / M. RUBIO

Ver Post >
Arquitectura para una mejor educación
img
Miguel Rubio | 19-06-2015 | 1:53| 2

En menos de dos semanas, la Consejería de Cultura ha formalizado, mediante la publicación en el boletín oficial, la protección de dos construcciones educativas del siglo XX: las Escuelas Nuevas de El Palmar (Murcia) y el instituto Ibañéz Martín de Lorca. Ambas edificaciones son ahora bienes inventariados, lo que obliga a sus propietarios a asegurar la “integridad” del conjunto y a solicitar autorización a Patrimonio Histórico antes de llevar a cabo cualquier intervención.
Ambos expedientes suponen toda una novedad. Si ya resulta extraño que en los catálogos oficiales se haga un hueco la arquitectura moderna, más llamativo es que se trate de espacios dedicados a la enseñanza. Así, revisando por ejemplo la documentación de Plan Especial del Conjunto Histórico de Murcia cuesta encontrar equipamientos docentes que gocen de protección. En el caso de la capital aparecen el colegio Andrés Baquero (1910), en estilo neomudéjar; las Escuelas de San Antolín (1930), ecléctico-neomudéjar; y el colegio de El Carmen (1936), ecléctico, los tres del gran Pedro Cerdán. Otros catálogos, como el de la Fundación Docomomo Ibérico, amplían la visión, y citan las Escuelas de 22 grados, de Lorenzo Ros, en Cartagena; y las instalaciones de Maristas La Fuensanta (1971) y el colegio Monteagudo (1966), ambos de Pedro Pan da Torre, en la capital murciana.
Leyendo las resoluciones aparecidas en el BORM sorprenden, por ejemplo, varios nombres de profesionales destacados del momento que de una u otra manera tuvieron algo que ver. El diseño de las Escuelas Nuevas de El Palmar lleva la firma del arquitecto José Luis de Léon y Díaz-Capilla, quien dejó en la ciudad varias edificaciones singulares del Movimiento Moderno, como el bloque de viviendas conocido como ‘El acorazado’ en la plaza de San Domingo, 12. Por entonces, quien estaba al frente de la oficina técnica del Ministerio de Educación era Miguel Fisac, otro grande de la arquitectura del siglo XX, y quien certifica que el conjunto está acabado es Daniel Carbonell Ruiz, autor de uno de los referentes de la arquitectura industrial de los sesenta, la Central Lechera Murciana, en la carretera de Alicante.

Escuelas Nuevas de El Palmar. Al fondo, la entrada al comedor.

En fin, que la decisión adoptada por Cultura parece justificada. Y no solo por las soluciones constructivas adoptadas en estos diseños,  en lo referente por ejemplo a la iluminación o la ventilación, con el fin de hacer más cómoda la tarea del aprendizaje y la enseñanza, dentro de las corrientes racionalistas del momento. Estos edificios también contienen un “valor simbólico y rememorativo para la población local”, como se apunta en uno de los documentos oficiales. La pena es que muchos centros docentes con historia de la Región no han corrido la misma suerte. Ahí está sin ir más lejos el instituto Ramón Arcas de Lorca, una de las primeras obras del citado Fisac, que soportó mal la fuerza del terremoto que sacudió la ciudad en 2011. Todavía hay quien se lamenta de que su demolición fue una decisión precipitada.

Ver Post >
El Generalife murciano
img
Miguel Rubio | 11-06-2015 | 12:56| 2

Durante casi un cuarto de siglo, entre los años 1147 y 1171, Murcia vivió una época dorada de la mano de Ibn Mardanis, conocido por las fuentes cristianas como el Rey Lobo. Hasta que el ejército almohade rompió el sueño, Murcia fue “un centro político y cultural equiparable con las principales capitales islámicas del momento”, como dejó escrito Miguel Rodríguez Llopis en su (imprescindible y ameno) libro ‘Historia de la Región de Murcia’. De aquella etapa de esplendor quedan restos arqueológicos que todavía hoy impresionan; el buque insignia es el conjunto palaciego y defensivo de Monteagudo. Ahora, una iniciativa del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), impulsada por el experto Julio Navarro, llama la atención sobre esta joya del siglo XII, y más concretamente sobre el Castillejo, que albergó las lujosas estancias cortesanas de Ibn Mardanis. Si ha visitado el Generalife de Granada ya puede soñar sobre lo que hubo.

Ocho siglos después, el proyecto Almunia (que adelantamos en ‘La Verdad’) aspira a rescatar del olvido este palacio-huerto, además del los restos del Larache y Cabezo de Torres. Hasta principios de 2016 no se conocerá si llega la necesaria financiación europea para esta ilusionante propuesta, que no solo pretende poner las bases para recuperar aquella fastuosa arquitectura, sino también el vergel (jardines, huertos, acequias) que la envolvía como el más bello papel de regalo.

Muros del Castillejo; al fondo, el Castillo de Monteagudo.

Muros del Castillejo; al fondo, el Castillo de Monteagudo.

Julio Navarro, que fue arqueólogo del Ayuntamiento de Murcia hasta que en 2001 se trasladó a Granada tras ganar una plaza en el CSIS, resalta que el complejo de Monteagudo, hoy abandonado y ruinoso, fue un “proyecto de Estado” que ordenó levantar el propio Ibn Mardanis para mostrar al mundo su poder. En esta estrategia (la arquitectura siempre ha sido una potente arma de ‘marketing’) se incluían otras obras no menos impresionantes, como los castillos del Portazgo y la Asomada, en el Puerto de la Cadena, cuya construcción no pudo terminarse debido al avance almohade.
Viendo los muros de tapial semiderruidos, las huertas olvidadas y los cauces entubados cuesta hacerse una idea de aquel lujo de la taifa mardanisí. Así que bienvenido sea el proyecto Almunia, que puede sentar las bases, si nuestros políticos abren bien los ojos, para la puesta en valor del conjunto arqueológico de Monteagudo (y del resto de yacimientos islámicos de la época) convirtiéndose en el atractivo turístico y cultural que le falta a Murcia.

Ver Post >
Colores de la mina en un altar
img
Miguel Rubio | 20-05-2015 | 7:40| 2

La iglesia de San Andrés Apóstol (siglo XVI) de Mazarrón era conocida, sobre todo, por su artesonado mudéjar. Pero a partir de ahora también lo será por sus pinturas decorativas, realizadas durante la ampliación que experimentó el templo en el siglo XVIII. Los murales han recobrado su colorido gracias a las delicadas manos y la paciencia de los profesionales del taller Asoarte, dirigidos por la conservadora Loreto López, tras varios años de trabajo. El proyecto de restauración también ha permitido sacar a la luz el nombre del autor de esta obra, Diego Marín del Pino, un maestro dorador que visitó la localidad para tasar otra obra en la vecina parroquia de San Antonio de Padua, así como la fecha de terminación de la decoración, 1744.
López cree que Marín del Pino, un artesano del que se conocen pocos datos, tuvo que inspirarse en el colorido de las minas que rodean la localidad para llevar a cabo este proyecto. «En esos murales aparecen los pigmentos naturales de la zona: amarillos, ocres, grises, rosáceos, además de la almagra», explica la conservadora. Ese residuo procedente de la fabricación del alumbre es el que se ha empleado para recubrir todo el zócalo de la iglesia, afectado por la humedad.
En el templo resalta ahora la arquitectura fingida (realizada mediante la técnica del trampantojo) dibujada a todo color en el altar mayor, en el que aparecen las imágenes de San Clemente y San Enrique, así como un medallón con una Virgen Apocalíptica. Loreto López define el conjunto como “un dibujo armónico, en una composición acertada”. También llaman la atención las pinturas decorativas a ambos lados del crucero y en algunas de las capillas laterales. La recuperación ha supuesto un duro trabajo, debido al deterioro que presentaban los murales, ocultos bajo varias capas de yeso. Y aunque no se ha podido recuperar el acabado final que tuvo la obra, los feligreses sí que pueden hacerse una idea bastante completa de la decoración que recibió el templo hace ahora 250 años.

Altar mayor de la iglesia de San Andrés Apóstol. / Asoarte

La parroquia de San Andrés Apóstol, protegida por su interés cultural, fue levantada por encargo del duque de Escalona a raíz de sus florecientes negocios mineros, que pronto se repartió con su ‘primo’ el marqués de los Vélez. Este otro noble no tardó mucho en desear tener su propia iglesia, dedicada al patrón, San Antonio de Padua. Por eso, en Mazarrón se da la paradoja de que ambos edificios religiosos se encuentran uno tan cerca del otro. San Andrés Apóstol sufrió el abandono hasta que hace un par de décadas se acometió su restauración, recuperándose para los oficios religiosos. Ahora el templo que peor está es el de San Antonio, cerrado a la espera de una rehabilitación que nunca llega.

[La restauradora Loreto López explica hoy jueves, 21 de mayo, a las 20 horas, los detalles de la restauración en una conferencia que imparte en el Museo de Bellas Artes de Murcia, calle Obispo Frutos, 12. Teléfono 968 23 93 46]

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Etiquetas

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70