La Verdad

img
Autor: Miguel Rubio
Una mancha en la vía verde
img
Miguel Rubio | 07-05-2014 | 10:54| 2

La estación de la Ribera de Molina se cae a pedazos de puro abandono. Su deterioro se ha agravado en las últimas semanas con el derrumbe de parte de la balaustra de ladrillo que corona y adorna el coqueto edificio. El inmueble pertenece a la antigua línea de tren que unía Murcia y Caravaca de la Cruz. Este corredor ferroviario, de casi 79 kilómetros, ha sido transformado en un itinerario ecoturístico, dentro del proyecto de vías verdes, para darle una nueva vida a estos caminos de hierro, que a principios de la década de los setenta no pudieron soportar la competencia del transporte por carretera.
Según un catálogo sobre el patrimonio histórico ferroviario elaborado en 2004, dieciséis estaciones daban servicio a lo largo de esta línea, que conectaba las productivas vegas del Segura con las tierras altas del Noroeste. Solo doce han soportado el paso del tiempo. Siete de ellas se han convertido (con mayor o menor respeto a la arquitectura original) en albergues para turistas; otras, sin embargo, no han corrido tan buena suerte, como la citada de la Ribera de Molina, la de los Baños de Mula y la de la Puebla de Mula, que parecen aguardar tiempos mejores.
El diseño fue obra del ingeniero Manuel Bellido. Datan de principios de los años 20 del pasado siglo y responden a un modelo parecido: la planta baja se destina a los viajeros y el piso superior acoge la casa del jefe de estación. Eso sí, se aprecian diferencias en las dimensiones y el ornato según la categoría de cada una de ellas, como ocurre en la estación de cabecera, en la Redonda de Murcia, y que desde hace años alberga oficinas de la empresa Aguas de Murcia. También se introducen cambios en algunas terminaciones de los edificios atendiendo a su emplazamiento, y así los apeaderos localizados en zonas muy expuestas al sol se equipaban con grandes marquesinas para el resguardo del pasaje.

Desperfectos en la estación de la Ribera de Molina.

La recuperación de la línea Murcia-Caravaca para uso turístico aún presenta asignaturas pendientes (a veces no se tiene la sensación de estar paseando por un antiguo eje ferroviario, porque se han perdido muchas de sus referencias), pero eso no desmerece el enorme trabajo realizado para la puesta en valor de un patrimonio que cada vez cuenta con más seguidores. Por cierto, que este sábado, con motivo del Día de las Vías Verdes, se ofrece una buena oportunidad para adentrarse en este corredor. La cita es en Alguazas y hay que inscribirse en la web murciaturística.es. Además de conocer un trocito de la historia del ferrocarril, la visita tiene otras dos paradas importantes: la iglesia de San Onofre, con una magnífica portada renacentista, y la Torre Vieja, ejemplo de la arquitectura defensiva medieval.

Ver Post >
¿Qué más tesoros guarda La Isla?
img
Miguel Rubio | 05-05-2014 | 11:16| 2

Parece mentira que, veinticinco años después del hallazgo de los barcos fenicios de La Isla (Mazarrón), todavía no se sepa a ciencia cierta qué más tesoros arqueológicos pueden permanecer aún hundidos en esta playa. Así que la prospección que se ha comprometido a acometer el Ministerio de Cultura, según se acordó en una reunión mantenida con el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma, seguro que arrojará más de una sorpresa para el patrimonio subacuático de la Región. En principio, la tarea principal será confirmar si existen más naves de la misma época bajo el lecho marino, como creen algunos expertos. La hipótesis que se baraja es que un temporal pudo sorprender a toda una flotilla y que las olas terminaron por mandar a pique las naves, cargadas hasta arriba de mineral.

El futuro del yacimiento de La Isla (tampoco se entiende cómo ha tenido que pasar un cuarto de siglo para que se declare bien de interés cultural) afronta una semana decisiva. En los próximos días, los técnicos de Protección del Patrimonio Histórico deben perfilar los detalles de ese estudio, como, por ejemplo, la superficie a abarcar en la exploración y los medios humanos y técnicos necesarios para los trabajos. Será entonces cuando el Ministerio podrá redactar el correspondiente proyecto y preparar la adjudicación de los trabajos, cuya ejecución requiere de los conocimientos de empresas especializadas. De forma paralela, las tres administraciones deben poner en marcha una comisión de expertos encargada de arrojar luz acerca de qué hacer con el barco fenicio que se conserva, ya excavado, dentro de un arcón metálico. Hasta ahora se han barajado dos posibilidades: extraerlo y exponerlo en seco en un museo o construir una urna de hormigón y cristal para mostrar la nave ‘in situ’.

Tres buzos realizan trabajos de mantenimiento en el barco fenicio. / ARQUA

El mayor problema es que el tiempo corre en contra. Las alarmas se han encendido tras el aviso lanzado por el Ayuntamiento: la brusca transformación que sufre la playa de La Isla está provocando una elevación del pecio. Y si cuando se descubrió estaba a cuatro metros de profundidad, ahora solo queda poco más de metro y medio de agua por encima, lo que supone un peligro añadido para la conservación de este bien tan frágil.
Independientemete de la decisión que se adopte, da la impresión de que, por fin, las tres administraciones empiezan a remar en la misma direccióbn. Y, además, están de acuerdo en que, como en una casa, lo primero es empezar por los cimientos, esto es, saber qué restos quedan en la zona, para después abordar su puesta en valor. Es más, la prospección arqueológica puede despejar el camino de cara a otra asignatura pendiente para Mazarrón: la regeneración de esta playa urbana de la que tantos buenos recuerdos conservan miles de vecinos y turistas, que la conocieron en sus años de esplendor.

Ver Post >
El hotel de los felices 70
img
Miguel Rubio | 30-04-2014 | 8:56| 2

El Dos Playas no es un hotel cualquiera. La mole de seis plantas simboliza el despegue turístico que experimentó a finales de la década de los años sesenta no solo Mazarrón, sino también buena parte del litoral mediterráneo. Es más, se trata de una construcción singular y digna de ser conservada, a juicio de la Fundación Docomomo, una organización internacional creada con el objetivo de inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico del llamado Movimiento Moderno. Levantado entre los años 1965 y 1971, en la carretera que une Bolnuevo y el Puerto de Mazarrón, frente a la playa de la Ermita, es obra del arquitecto Juan Guardiola Gaya, autor de un buen número de edificios en la fachada marítima de la alicantina playa de San Juan. Según la ficha del citado catálogo, “la imagen abstracta del edificio deriva de la repetición de los huecos correspondientes a las terrazas de las habitaciones”. Y remarca, también, que “la contundente horizontalidad de la pieza, destacando sobre la escala doméstica de las construcciones vecinas, aparece subrayada por su contraste con la imposible esbeltez del edificio Paula”.
Hace más de dos décadas que el Dos Playas se reconvirtió en residencia para los empleados del BBVA. Tras un tiempo con este uso, echó el cierre definitivo, y, ahora, Anida, la inmobiliaria del citado banco, lo tiene a la venta  por un precio de 4,8 millones de euros, aunque se admiten ofertas a la baja. La parcela aparece clasificada como terreno terciario, por lo que solo se permiten equipamientos. Llegado el caso, ¿será suficiente para salvar de la piqueta el imponente edificio?

El hotel Dos Playas, a la derecha; junto al esbelto edificio Paula. / J.M. RODRÍGUEZ

Sus muros guardan una historia sentimental. En su época dorada, en los años 70, el hotel Dos Playas no solo fue una fuente de ingresos para el municipio, sino que también supuso una bocana de aire fresco para la localidad, que despertaba a un nuevo tiempo más ilusionante y divertido. El turismo no solo dejaba divisas, con él también llegó la modernidad a un pueblo que languidecía tras el cierre de las últimas minas. Las fiestas en aquel hotel se hicieron famosas en buena parte de la Región. Hay fotos de Felipe González disfrutando de una velada trovera, pocos meses antes de su primer triunfo electoral. Largas colas para poder acceder al recinto, veladas hasta la madrugada en la terraza con la piscina iluminada, bingo y discoteca todas las noches. Los empleados corrían de un lado para otro para atender al aluvión clientes, y, en ocasiones, apenas si disponían de tiempo para retirar las ‘huellas’ del sarao nocturno y montar el servicio de desayunos. ¿Algún nostálgico se ofrece a compartir aquí sus recuerdos?.

Ver Post >
Arquitectura bajo tierra
img
Miguel Rubio | 28-04-2014 | 11:54| 2

La tarde que llego a Caprés, el viento sopla con fuerza. Eso sí, nada comparable al día que las rachas tumbaron la antigua ermita dedicada a San Jerónimo. Esta pedanía fortunera, a poco más de 7 kilómetros al norte de Los Baños, está formada por tres caseríos, desperdigados a la sombra de la sierra del Corque, entre un paisaje agreste y reseco, salpicado de oliveras centenarias. Se trata de uno de los pocos núcleos de la Región donde sus vecinos aún mantienen viva la tradición de morar en casas cuevas. Tierra de fronteras y de primitivos eremitas, aparezco en Caprés con el mejor guía que podía llevar, el chef Cayetano Gómez, ganador de la Copa de Jerez en 2011. Sabe de mi atracción por estas viviendas, tan antiguas como el hombre, excavadas en la tierra, y él se ofrece a mostrarme la suya, en la que ya vivieron sus abuelos maternos. Fuera, el sol aún pica, pero dentro se echa de menos la manga larga. De techos abovedados y paredes encaladas, destaca el hogar de la cocina, con su gran chimenea y un horno moruno.

Las casas cueva siempre mantienen una temperatura agradable, sea cual sea la estación del año. Pero lo que más me llama la atención es la paz que se respira en el interior. Un silencio que se cuela por los poros de la piel, y que resulta el mejor bálsamo para desconectar de la vida mundana. Sin embargo, aún hay más. Porque las vistas desde la puerta de la cueva de mi amigo te dejan boquiabierto. Estamos a 420 metros de altitud, y, al anochecer, se ve cómo aparece una alfombra de luces desde Abanilla a Murcia.

Chimenea de una casa cueva en el campo de Molina de Segura.

Caprés ha sido mi último descubrimiento. Pero existen otras aldeas y barrios con vida subterránea. También me sorprendió Comala, en el campo de Molina de Segura, cerca de Campotéjar y La Albarda. Sus viviendas cueva datan del siglo XIX y fueron horadadas en pequeños promontorios por los jornaleros que llegaron de la Vega Media en busca de trabajo. En esta guía tampoco podía faltar Lorquí. Hace dos décadas, 2.000 de sus 5.000 vecinos seguían utilizando las casas cueva, bien para vivir o bien para guardar aperos. Hoy, su futuro es incierto debido al deterioro que presentan. Un estudio publicado por el departamento de Geografía de la Universidad de Murcia en 1993, ya advertía del peligro que corría este “patrimonio etnocultural”, de gran valor para analizar la evolución social de la población. En otras localidades de fuera de la Región, se le ha sacado partido a esta arquitectura popular como alojamientos turísticos. Aquí también se han rehabilitado algunas con este fin. Eso sí, quien mejor ha sabido ver las posibilidades que ofrecen estas construcciones ha sido el Ayuntamiento de Puerto Lumbreras. Su poblado bajo el castillo de Nogalte, que incluso llegó a tener escuela, merece una visita para hacerse una idea de cómo es la vida bajo tierra.

Ver Post >
Un 'mini-Arqua' para el barco fenicio
img
Miguel Rubio | 14-04-2014 | 6:42| 2

Vuelta al principio con el barco fenicio. El alcalde de Mazarrón, Ginés Campillo, ha dado marcha atrás en su idea de poner en valor el pecio de 2.700 años de antigüedad en el mismo sitio donde está: a 1,80 metros de profundidad en la playa de La Isla. El regidor se había mostrado dispuesto a que el Ayuntamiento sufragara en solitario los 712.000 euros que costaba construir una urna de hormigón y cristal, unida a tierra con una pasarela, para contemplar desde arriba la embarcación sin moverla del lecho marino. Pero, finalmente, el primer edil se ha rendido a la opinión expresada por los expertos en el congreso científico celebrado en la localidad sobre esta joya del patrimonio subacuático, que aseguraban que la mejor opción era extraer la nave, de 8,10 metros de eslora y 2,25 de manga, y exponerla en seco, eso sí, sin que abandonara el municipio. El principal valedor de esta alternativa es el catedrático de Arqueología de la Universidad de Zaragoza Manuel Martín Bueno. Y la propuesta no es nueva, la planteó en 2010, cuando el ya desaparecido consorcio turístico de Mazarrón encargó un estudio acerca de qué hacer con el barco fenicio. En el reciente congreso, Martín Bueno mantuvo lo mismo que defendió entonces: que existen los medios técnicos para llevar a cabo con éxito la operación de extracción del pecio, para después tratar la madera con un barniz especial y, finalmente, exponer la embarcación en un museo. A la vez, este catedrático advertía de que instalaciones como esa de la urna de cristal y hormigón resultan “caras de mantener”.

Dos técnicos supervisan el barco fenicio.

La opción de sacar del mar el barco fenicio entraña riesgos, debido a que la nave es extremadamente delicada. Pero también abre otras posibilidades, debido a que permitiría desarrollar una campaña de excavación en profundidad para comprobar si existen más restos bajo la arena. Los expertos ya han avisado de que puede haber toda una flotilla fenicia hundida. En cualquier caso, al tratarse de un yacimiento protegido, Patrimonio Histórico tiene la última palabra. Y habrá que estar atentos también a lo que diga la Demarcación de Costas, que tiene pendiente la regeneración de la playa de La Isla, afectada por una profunda degradación que la ha transformado por completo.
Con todos estos mimbres, Ginés Campillo ya tiene cita en el Ministerio de Cultura para ver qué cesto componer. El 28 de abril, el primer edil viajará a Madrid con el fin de recabar el apoyo del departamento de Wert para el proyecto de extraer el pecio, ‘restaurarlo’ y exponerlo al público. El Ayuntamiento quiere construir unas instalaciones que funcionen como una delegación del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) de Cartagena -parece que su director, Iván Negueruela, estaría de acuerdo- en las que mostrar el pecio recuperado del fondo del mar. Ya se barajan dos posibles emplazamientos para este centro: una parcela en la subida al faro y la Casa Rolandi, una villa de veraneo del principios del siglo XX, en la playa del Rihuete, que el Consistorio comprará a sus propietarios.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Etiquetas

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70