La Verdad
img
Autor: Miguel Rubio
Jardines como monumentos
img
Miguel Rubio | 09-02-2014 | 7:40| 2

La llamada a la puerta de la Consejería de Cultura sigue sin respuesta dos meses después. El servicio de Patrimonio Histórico aún no ha contestado a las cuestiones que el Consistorio de Murcia planteó acerca de qué efectos colaterales tendría la declaración de bien de interés cultural (BIC) para el jardín de Floridablanca, el ‘pulmón verde’ del barrio de El Carmen. Antes de rubricar esta protección, el Ayuntamiento quiere que los vecinos conozcan de primera mano a qué se exponen si el expediente acaba por recibir el visto bueno. Porque la declaración como BIC implica, por ejemplo, ciertas limitaciones a la hora de utilizar este espacio verde, que sirve como escenario para fiestas y actividades culturales, además de para el esparcimiento de los ciudadanos. Otro asunto afectaría directamente al Consistorio: el alto nivel de contaminación acústica que padece el entorno, debido al intenso tráfico de la zona. ¿Habría que tomar medidas para reducir los ruidos y cuidar mejor este bien de interés?

Jardín de Floridablanca, en Murcia.

A la espera del informe de Cultura, la propuesta permanece guardada en el cajón, parece que sin mucho interés de que siga su curso. Sin embargo, ha puesto la lupa sobre un patrimonio que a veces pasa desapercibido. El jardín de Floridablanca, que recibe unas 18.000 visitas al año, forma parte de la historia, ya que fue el primer parque público creado en España a finales del siglo XVIII. Pero no es el único que merece ocupar un puesto destacado entre los ‘monumentos’ verdes. La Guía para la conservación y recuperación de jardines antiguos e históricos de la Región aporta otros tres ejemplos: el huerto de las Bolas, en Cartagena; las zonas verdes del antiguo cuartel Sancho Dávila, en Lorca, y el jardín del Rey don Pedro, en Jumilla.
El primero, que tiene la declaración de BIC, pertenece a la finca Torre Llagostera, en la antigua carretera Cartagena-Murcia, una villa rural de principios del siglo XX. El segundo es todo un ejemplo de recuperación para uso público de un recinto militar. Y el tercero, construido en 1900, destaca por su exhuberante vegetación en pleno casco histórico. La citada guía (disponible en la web www.recuperaverde.es/cms/) también recoge otros 38 jardines asociados a edificios que están catalogados por Cultura. Diecinueve de ellos se localizan en el término de Cartagena, y el resto se reparte de norte a sur por la geografía regional. Ahí están, por ejemplo, el palacete de Fuente Higuera, en Bullas; el convento de las carmelitas de Caravaca; el Huerto del Paturro de Portmán (La Unión) y el patio monacal de las agustinas de Murcia. Lo mejor es salir a disfrutarlos.

Ver Post >
El amigo calasparreño de Dalí
img
Miguel Rubio | 05-02-2014 | 8:01| 2

Salvador Dalí, de cuya muerte se cumplen 25 años, está enterrado en su museo de Figueras (Gerona) bajo la cúpula poliédrica que diseñó su gran amigo Emilio Pérez Piñero. El arquitecto calasparreño y el pintor surrealista se dispensaron una admiración mutua, pese a que su relación apenas duró tres años. El proyectista murciano, uno de los pocos arquitectos españoles que han obtenido el premio Auguste Perret, considerado el ‘Nobel’ de esta profesión, murió unos días antes de cumplir los 37 años, en un accidente de tráfico cuando regresaba, precisamente, de una de sus visitas a Dalí, en su casa de Cadaqués, para ultimar los detalles del museo. La trágica noticia supuso un fuerte impacto para el pintor de los relojes blandos. Al entierro envió un ramo de flores diseñado por él mismo.
Desde bien joven, Pérez Piñero prometía. Con solo 25 años, ganó el IV Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos, en Londres, con una de sus fabulosas estructuras desplegables. A partir de ese momento, su carrera fue fulgurante, y los encargos le llegaron incluso de la Nasa. Como recuerda la investigadora María del Carmen Pérez Almagro, en su tesis doctoral ‘Estudio y normalización de la colección museográfica y del archivo de la Fundación Emilio Pérez Piñero’, fue el visionario ingeniero estadounidense Buckminster Fuller uno de los que aconsejaron a Dalí que contara con el arquitecto murciano para su museo. “Realiza cosas que yo no sabría hacer”, le dijo. Fuller ya lo conocía, pues fue uno de los miembros del jurado que premió a Pérez Piñero en el certamen internacional celebrado en la capital del Reino Unido.
Según la investigación de Pérez Almagro, en 1970, Dalí dio una rueda de prensa en París para anunciar que el proyectista calasparreño sería el encargado de coronar su museo. En septiembre de 1971, comienzan los trabajos de construcción de la estructura, en Calasparra, y en marzo de 1972 se inician las obras en el propio museo para colocar la cúpula. Pérez Piñero no la pudo ver acabada. Fue su hermano José María, ingeniero industrial, el que la terminó, ayudado por su sobrino Emilio Pérez Belda, hijo del arquitecto.

Dalí y Pérez Piñero fotografiados por Marc Lacroix en París. / Fundación Emilio Pérez Piñero

No fue el único proyecto en el que los dos genios trabajaron juntos. Dalí también le encargó una vidriera hipercúbica para cerrar la embocadura del escenario del museo de Figueras. Los primeros en ver la maqueta fueron los vecinos del arquitecto, en la discoteca DONE. Después, Pérez Piñero y Dalí la presentaron en París. Con ella se fotografiaron bajo la Torre Eiffel. La pieza no pudo concluirse, debido a la repentina desaparición del arquitecto. “La sola cúpula y la vidriera del museo de Figueras atraerán más turistas que todas las promociones que se puedan hacer en nuestra Costa Brava”, llegó a decir el pintor de la obra de su amigo.
Ambos también soñaron con una urbanización en el Golfo de Rosas a base de cúpulas-diamantes, con forma de erizo de mar. La maqueta fue un regalo de Pérez Piñero a Gala Eluard, musa y esposa de Dalí.
Si le interesa la obra del arquitecto puede visitar la sede de su fundación en Calasparra, donde se conservan objetos, fotografías y maquetas. Y en cuanto a Dalí, el Museo Arqueológico de Murcia muestra, hasta el 27 de abril, una exposición, con 130 instantáneas realizadas por el fotográfo Robert Descharnes, centrada en la vida del artista en Cadaqués.

Ver Post >
Una fotografía de récord
img
Miguel Rubio | 03-02-2014 | 10:26| 2

‘Mazarrón, un siglo después’ es el título de la fotografía que en unos días se expondrá en la Casa de Cultura de la localidad. Es una instantánea de récord: la foto nocturna iluminada artificialmente más grande realizada en España. Mide 3,50 metros de largo por 1,49 de ancho, y recoge una composición del conjunto San José, de la mina San Antonio, en el coto de San Cristóbal-Los Perules. La imagen pretende que el espectador dé un salto atrás en el tiempo, para situarse en el año 1913, en uno de los periodos álgidos de la minería en Mazarrón. La obra trata de transmitir las duras condiciones de trabajo; la avaricia de un enriquecimiento rápido y despiadado dejando tras de sí miseria y muerte; lo poco que valía la vida en aquella época; la devoción religiosa a la que muchos se agarraban como única tabla de salvación en un entorno tan hostil…

El proyecto partió de Light Art Projects, una marca que se dedica a la realización de espectáculos fotográficos y multimedia de gran envergadura, dirigida por Antonio García Fraile. En el montaje, cuyos autores son Pedro J. Alcázar, Carlos Balsalobre, Carlos Serrano y Beto Ruiz, se emplearon mil horas de trabajo. La superficie iluminada abarca 40.400 metros cuadrados.

La imagen de la mina San Antonio que ha comprado el Ayuntamiento.

El resultado es espectacular, con impacto y muy sugerente. El Ayuntamiento entiende que puede ser un buen gancho para la promoción turística de Mazarrón. De hecho, la fotografía y el documental que la acompaña se pasearon por varias televisiones nacionales. Por eso, el Consistorio ha decidido cerrar la operación de compra, con un desembolso de 18.150 euros. El precio incluye, además, los derechos de uso de la imagen y la banda sonora. El acuerdo se firmó el pasado 27 de enero, y en un par de semanas se mostrará en la Casa de Cultura. La intención del alcalde, Ginés Campillo, es que su destino definitivo sea el nuevo museo municipal, que se construirá en una mansión del siglo XIX en el barrio de La Cañadica. Una de las salas se dedicará a la minería, una actividad que dio origen al municipio.
La minería dejó de funcionar en el pueblo hace medio siglo, aunque ahora una empresa canadiense se ha vuelvo a interesar y ya ha obtenido permiso para iniciar las prospecciones a fin de analizar la cantidad y la calidad de las reservas de metales. Si finalmente se decide a retomar la explotación, deberá tener en cuenta que los tres cotos del distrito (el citado de San Cristóbal-Los Perules, Fortuna y las Pedreras Viejas) están protegidos como bien de interés con la categoría de paisaje histórico. Esta declaración obliga a obtener la autorización de la Consejería de Cultura antes de acometer los trabajos.
En los últimos años, la intención del Ayuntamiento ha sido darle un uso cultural y turístico a las minas, pero la complejidad para conseguir las propiedades y las concesiones y la falta de dinero hicieron fracasar el proyecto de habilitar un parque temático. Pese a la acción de los ladrones, que han desmantelado y destrozado maquinaria y edificios, la zona todavía conserva su encanto. Y a diario es posible ver a turistas recorriendo las antiguas explotaciones, atraídos por un paisaje de mil colores. Un paisaje que parece de otro mundo y que ha sido escenario para, entre otros, los últimos videoclips de Auryn y Luz Casal.

Ver Post >
Cita con los amantes de los molinos
img
Miguel Rubio | 30-01-2014 | 12:15| 2

Murcia reunirá en mayo a defensores y amantes de los molinos. Arquitectos, etnógrafos, historiadores, restauradores, antropólogos y geógrafos acudirán a unas jornadas que abordarán el futuro de estos elementos del patrimonio industrial. Bajo el lema ‘Ingenios tradicionales: recurso de futuro’, el noveno congreso internacional de molinología servirá para analizar más de medio centenar de ponencias científicas, con la vista puesta en la recuperación de estas construcciones, a fin de darles un nuevo uso, por ejemplo, dentro de la oferta turística. Se trata de “un ingente legado que, bien aprovechado, es, sin duda, un importante yacimiento de empleo y riqueza”, según los organizadores. “La actual situación de crisis no puede hacer otra cosa sino reforzar nuestra voluntad de fomentar la conservación, protección y rehabilitación del patrimonio, como elemento identificador de un pueblo”, defienden los impulsores del congreso (las inscripciones aún puede formalizarse aquí).

Las jornadas, que se celebrarán los días 9 al 11 de mayo, están organizadas por la Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (Huermur) y la Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos (Acem), y cuentan con la colaboración de las dos universidades públicas de la Región, la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento de Murcia. Además de las comunicaciones científicas, el programa incluye exposiciones, una visita guiada al espacio de Los Molinos del Río y una ruta siguiendo la acequia de Aljufía, uno de los dos cauces mayores que, partiendo de la presa de la Contraparada, permiten el riego de la huerta de Murcia.

Molino en la acequia Alfatego, en Espinardo.

Huermur quiere aprovechar el congreso para llamar la atención sobre el grave abandono que presentan los molinos que, aprovechando las aguas del río Segura, trituraban grano, pimentón y pólvora, y que también se utilizaban para el abatanado de las telas de algodón. La mayoría de ellos datan de los siglos XVII al XIX, si bien hunden sus pilares en el pasado islámico de Murcia. Pese a su relevancia para el patrimonio industrial y etnográfico, muchos de ellos no cuentan con ninguna protección de Cultura, y los que sí la tienen, de poco les ha servido, porque se caen a pedazos o, directamente, son demolidos. El caso más sonado fue el del molino de Oliver, en Aljucer, cuyo derribo, en 2008, se llevó por delante un escudo declarado bien de interés. En breve, la Junta de Hacendados tendrá que responder ante la Justicia por esta acción, según recuerda Huermur.  Os dejo este enlace con las claves para una excursión de media mañana para conocer algunos de los molinos que salpican una huerta cada vez más menguada.

Ver Post >
Las 'Altamira' de Murcia
img
Miguel Rubio | 27-01-2014 | 10:25| 2

Las pinturas rupestres de la Región “no son tan mediáticas, pero no por ello son menos importantes”, indica Miguel San Nicolás en referencia a los murales prehistóricos de la cueva de Altamira, que ahora vuelve a abrirse al público (solo seis visitantes a la semana) en un ensayo a fin de analizar el impacto de la presencia humana en la conservación de la que se ha llamado la ‘Capilla Sixtina’ del arte rupestre. San Nicolás, jefe del servicio de Patrimonio Histórico de la Comunidad Autónoma, es un reconocido experto en la materia y mantiene una estrecha amistad con José Antonio Lasheras, director del Museo de Altamira. De hecho, ambos forman parte de la comisión técnica dependiente de la Unesco que vela por la protección y la difusión de esos yacimientos prehistóricos.

Pinturas rupestres en la Cañaíca del Calar (Moratalla).

Las cuevas y simas de la Región que guardan esas expresiones gráficas de hace miles de años están protegidas como Patrimonio de la Humanidad. En 1998, Naciones Unidas otorgó dicho reconocimiento al arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica, una franja de 1.000 kilómetros que va desde las sierras almerienses a los Pirineos. Son más de 1.500 yacimientos, de los que unos 150 se encuentran repartidos por casi toda la geografía regional.

Moratalla, Cieza y Yecla reúnen los principales yacimientos, y para visitarlos lo mejor es ponerse en contacto con las oficinas de turismo de los municipios o con el servicio de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura. El premio es doble, porque estos conjuntos se localizan en parajes de gran belleza natural, que permiten hacerse una idea del paisaje que pisaron y vieron estos lejanos antepasados nuestros.

El primer descubrimiento de arte rupestre en la Región se produjo en 1912. Zuanzo Palacios localizó las magníficas figuras de animales pintadas sobre las paredes de los Cantos de la Visera en el Monte Arabí de Yecla. Lo curioso es que siguen apareciendo hallazgos. Los dos últimos, aún en estudio por parte de los investigadores, a más de mil metros de altitud en Caravaca de la Cruz.

Las simas y cuevas conservan tres estilos de arte rupestre: Paleolítico (el más antiguo, de unos 12.000 años), Levantino (por ejemplo, el citado conjunto de Cantos de la Visera) y Esquemático (los Abrigos del Pozo, en Calasparra, acaban de ponerse en valor). Todavía hoy un aura de misterio envuelve a estas pinturas. Hay quien piensa que el hombre prehistórico quiso dejar un mensaje que aún no hemos sido capaces de interpretar.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Etiquetas

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70