La Verdad

img
Autor: mrubio
La huerta y sus mitos
img
Miguel Rubio | 03-06-2016 | 7:28| 0

‘Cinco palmos’ (la exposición que permanece abierta en la sede del Colegio de Arquitectos de Murcia) no es un llanto por la huerta perdida. Más bien, representa una llamada de atención para salvar lo que queda de este entorno agrícola y cultural, transformado a lo largo de doce siglos y que ahora más que nunca se enfrenta al reto de su supervivencia. Aunque ese pulmón verde, que forma parte de las raíces de Murcia, se ha ido adaptando a las necesidades y posibilidades de cada momento, es a partir de los años 80 del siglo XX cuando sufre el depredador avance del ladrillo, a consecuencia de la dispersión de la ciudad, un proceso denominado suburbanización, poniendo en peligro la viabilidad de los usos para los que fue concebida.
‘Cinco palmos’ (el título hace referencia a una medida de longitud empleada tradicionalmente en la huerta; así, por ejemplo, es la anchura de los partidores de las acequias particulares) viene a demostrar, de manera científica, un fenómeno que salta a la vista nada más salir a pasear una tarde de primavera entre tahúllas de hortalizas y cauces de riego: la proliferación de edificaciones a costa de la pérdida de suelo fértil. Solo en los últimos noventa años, las construcciones diseminadas le han dado un bocado de casi 3,5 millones de metros cuadrados a la huerta.

Exposición 'Cinco palmos', en el COAMU. / D. del Castillo

La muestra, comisariada por Marcos Ros Sempere y Fernando M. García Martín, de la Universidad Politécnica de Cartagena, acerca al público en general las conclusiones de una de las líneas de investigación del proyecto ‘Migraciones contemporáneas’. Y, a modo de resumen, viene a desmontar cuatro mitos que pesan sobre los cambios que ha experimentado la huerta de Murcia, como indica el profesor Ros. Por ejemplo, que la ocupación de terreno no ha sido un proceso desordenado y anárquico, sino que ha tenido que ver con unos patrones según las zonas y las épocas de colonización. También, que las regulaciones urbanísticas apenas han tenido incidencia en el fenómeno. O que la reciente crisis económica e inmobiliaria no ha supuesto una ralentización en esta pérdida de suelo productivo. Pero, por encima de todo, y este es el mensaje positivo, aún queda más de la mitad de superficie de la huerta libre de la presión urbanística y edificatoria, eso sí, en bolsas aisladas, por lo que todavía se está a tiempo de salvar este entorno “ancestral e irrepetible” . Eso sí, el tiempo corre en contra, por lo que convendría ponerse ya manos a la obra.
Además de los fríos datos sobre planos, la exposición incluye una proyección con el relato en primera persona de huertanos que han visto cómo ha cambiado el entorno que habitan en el último medio siglo. ‘Cinco palmos’ ha contado con la colaboración de Alfonso Bernal Gallego, Francisco José Bernal Martínez, Dictinio de Castillo-Elejabeytia, Francisco José Galián Torrente, Carlos Pérez Armenteros y Elías Tudela Martínez. La Universidad Politécnica de Cartagena, que figura entre los organizadores, remarca que esta exposición es una prueba de que su ámbito de actuación regional.

Ver Post >
Monda radical
img
Miguel Rubio | 25-04-2016 | 3:06| 0

En todo el tiempo que llevo paseando por la huerta en bicicleta (que ya son años), nunca antes había visto una monda (limpieza) de las acequias tan ‘agresiva’ como la acometida a comienzos de esta primavera. Una mañana me sorprendió encontrar incluso una pequeña excavadora dentro del cauce mayor de la Aljufía, no muy lejos del camino de los Silvestres. Y más aún cuando, de la noche a la mañana, no solo desaparecieron las cañas y la basura del fondo, sino también algunos de los chopos que daban sombra. Ahí siguen los troncos talados para quien tenga curiosidad de comprobarlo. Para más ‘inri’, daña a la vista el uso de cemento para consolidar el empedrado de los muros. Los grupos políticos Ahora Murcia y Cambiemos y la asociación conservacionista Huermur también se han percatado de la situación, y el caso está ahora en manos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que tiene una investigación en marcha. Resulta que la monda ‘salvaje’ no solo se han llevado por delante parte de la vegetación de la Aljufía. La Alquibla (la otra acequia mayor, en la margen derecha del río) también ha sufrido lo suyo, según la denuncia de Ahora Murcia. Su portavoz, Alicia Morales, hizo público los destrozos en dos tramos, entre San Ginés y Era Alta y en Nonduermas.

Las acequias mayores beben de la Contraparada para distribuir el agua por toda la huerta de Murcia, a través de una red de 500 kilómetros de canales, que llegan más allá de Santomera y Beniel. Es una obra que cambió el paisaje y aseguró las bases de este pulmón verde que envuelve la capital del Segura. Algunos de sus tramos están protegidos como bien cultural. Pero su importancia en el entorno de nada le ha valido en esta ocasión. Ni la Comunidad Autónoma, ni el Ayuntamiento de Murcia ni la Confederación Hidrográfica se han pronunciado al respecto, hasta ahora. Unos por otros parecen desentenderse, como si no fuera con ellos. Y desde la Junta de Hacendados, que debe velar por el cuidado de los canales de riego, argumentan que algunos árboles han sido cortados porque representaban riesgo para las personas. De otras talas dicen que no saben nada: ni quién las ha ejecutado ni el motivo. En fin, el daño ya está hecho. Así que no estaría de más que alguno de los organismos citados se encargaran de supervisar las mondas, no sea que la próxima vez también se les vaya de las manos.

Ver Post >
Verbo es inquietud
img
Miguel Rubio | 14-04-2016 | 1:15| 0

Verbo Estudio, o lo que es lo mismo, Dictinio de Castillo-Elejabeytia Gómez y Carlos Pérez Armenteros, abre sede en la calle Verónicas, número 10, de Murcia. Y no solo como un espacio de ideas para el diseño arquitectónico y la regeneración urbana; también reserva un lugar, ‘En la pared’, dedicado a la creación artística. Para el estreno, los dos jóvenes arquitectos han contado con la  diseñadora gráfica Carmen Cremades, que hasta el 8 de mayo expone una retrospectiva del primera año de trabajo del estudio a través de sus ilustraciones hechas a mano. De Castillo-Elejabeytia y Pérez Armenteros defienden la participación ciudadana en sus proyectos y abogan por una arquitectura pensada para sus usuarios. Su filosofía podía resumirse en la siguiente pregunta que dejan en el aire: “¿No parece que demasiadas veces la arquitectura aterriza sin responder a las condiciones del lugar, sin contar con nadie…? Han dado color al barrio del Espíritu Santo (Espinardo), una de las zonas más castigadas por la marginación, con la iniciativa ‘Rosita, su tío Javi y las mandarinas de Juanjo’, implicando a los vecinos en el mantenimiento y el cuidado del espacio público. Ahí están sus murales para quien se adentre por el corazón de esa barriada. Ahora llevan entre manos un proyecto de mejora visual del paisaje urbano del colegio Herma, en el barrio de El Carmen, y trabajan con el colectivo Murcia skate boarding y Acho bmx para el acondicionamiento del ‘skatepark’ del centro deportivo José Barnés. En esta entrevista (un extracto de la cual ya se publicó en ‘La Verdad’) hablan de su profesión, de su visión personal de la arquitectura y de cómo imaginan una ciudad de Murcia mejor.

Los arquitectos de Verbo Estudio, Carlos Pérez (i) y Dictinio de Castillo-Elejabeytia

Los arquitectos de Verbo Estudio, Carlos Pérez (i) y Dictinio de Castillo-Elejabeytia.

-¿Por qué Verbo Estudio?

-Verbo es movimiento, inquietud. No esperar para proponer ni imaginar otras posibilidades. De ahí surge el estudio, de estas ganas por proponer y que sea aquí, en nuestra ciudad, y donde pensamos es necesaria esta proactividad creativa.

- ¿A qué se debe que la participación ciudadana sea tan importante en sus intervenciones?

-Nuestra intención en las intervenciones urbanas que proyectamos no es otra que la participación de los habitantes en el proceso de conformación de la idea, de tal forma que lo alimenten para que sea más rico y adecuado al lugar, ya que ellos serán los usuarios día a día.

-¿Hasta qué punto es ‘sano’ que los ciudadanos colaboren en el desarrollo de su entorno urbano? ¿No deben ser los profesionales los que tengan la última palabra?

-Las propuestas urbanas que realizamos se confeccionan filtrando las demandas, sugerencias u observaciones que los usuarios lanzan a través de procesos participativos que son previamente diseñados adecuados a cada contexto y lugar. De la información extraída del análisis nos quedamos con la que nos parece que más enriquece la propuesta, llegando a un mejor resultado. Los procesos participativos nos permiten aterrizar en cada lugar y conocer de primera mano sus singularidades, a sus habitantes e identidad, sus demandas. Eso sí nos parece muy sano.

-’Carmen, ¿tienes sal? o ‘Rosita, su tío Javi y las mandarinas de Juanjo’ ¿Y estas denominaciones para bautizar sus proyectos?

-Es una manera de expresar la identidad del lugar en el que se ha trabajado, y de quienes lo habitan. ¿No parece demasiadas veces que la arquitectura aterriza sin responder a las condiciones del lugar, sin contar con nadie…?

-¿Con qué arquitectura se identifican?

-La hecha con cariño, atendiendo al detalle, la que responde con calidad a una necesidad y demuestra funcionar siendo bien recibida, la que nos permite abrir la mente y ver o imaginar nuevos horizontes, la que se integra en el paisaje…

-Su profesión recibió también un aluvión de críticas a raíz del ‘boom’ y la posterior crisis. ¿Fueron merecidas?

-Se ha construido en exceso y en demasiadas ocasiones sin ninguna planificación, desmantelando el territorio movidos por el dinero y la especulación. Hemos destruido paisajes únicos, diseñado miles de viviendas y barrios para nadie, edificios (museos, aeropuertos…) con presupuestos abusivos y que en ocasiones ni han abierto sus puertas. Debemos asumir junto a otros agentes, obviamente, estas y otras responsabilidades.

-¿Qué puede aportar la arquitectura en estos momentos de cambios?

-Demostrar que es una necesidad vital (en un sentido amplio, de cobijo, de relación y encuentro, de cultura…), hacer que nuestro día a día sea mejor, aprovechando los recursos sin hipotecar el futuro.

-¿Es Murcia una ciudad diseñada/pensada para sus moradores? ¿Qué actuaciones resultan prioritarias en su opinión?

-En ocasiones es demasiado fácil entrever qué intereses han movido las dinámicas de construcción y eso en la ciudad nos deja gravísimas cicatrices, muchas de ellas ya insalvables. Este clima y esta cultura mediterránea no se corresponden con la escasez existente de espacios públicos confortables, bien arbolados, donde poder relacionarnos, donde los niños puedan desarrollarse y disfrutar, más flexibles y adaptables a diferentes situaciones lúdicas. Por citar ejemplos muy evidentes. Murcia tiene muchos aspectos a trabajar duramente y mejorar, su espacio púbico y la calidad de su paisaje urbano, la mejora de los barrios atendiendo a las necesidades de sus vecinos y las complejas problemáticas que en ellos pueden observarse (en ocasiones requieren el trabajo de varias disciplinas, sociología, trabajo social…), una red eficiente de transporte público desde una perspectiva global e inclusiva con las pedanías, una mayor adaptación al clima y al paisaje, un compromiso real con la huerta, su río… hay muchísimo trabajo por hacer.

-¿En qué proyectos están embarcados ahora

-Estamos realizando una propuesta para la mejora visual en el paisaje urbano del colegio Herma en el barrio de El Carmen, trabajando junto al colectivo Murcia skate boarding y Acho bmx para desarrollar el proyecto de mejora del ‘skatepark’ del centro deportivo José Barnés, además de encontramos inmersos en la definición de los talleres que impartiremos el próximo día 30 en la Politécnica de Valencia y en otros entornos propuestos. Estos proyectos los compaginamos, actualmente, con trabajos de reforma para una vivienda y proyectos de gestión urbanística de índole más técnica.

Ver Post >
“La arquitectura debe huir de la moda”
img
Miguel Rubio | 08-03-2016 | 5:48| 0

Aviso a navegantes: «Vendrán otras crisis, y se parecerán mucho a las anteriores». Suscriben la advertencia los arquitectos Pedro Antonio Díaz Guirado y Ángel Allepuz Pedreño, que han moderado dos debates, en un congreso internacional celebrado en la UCAM, en los que veteranos y nuevos valores de la profesión aportaron su grano de arena acerca de cómo contribuir a un mundo mejor a través de una arquitectura sostenible. Díaz y Allepuz, autores del premiado auditorio al aire libre del castillo de Calasparra, defienden que la sostenibilidad no puede ser una moda pasajera.

-Por acotar el tema ¿de qué estamos hablando cuando nos referimos a la arquitectura sostenible?

-La sostenibilidad es un concepto evidentemente conservador, ya que su objetivo es que las cosas puedan seguir siendo como son durante un periodo ininterrumpido de tiempo, generación tras generación. Y es evidente que esto es un mito. El conflicto surge porque nuestro modelo de vida se basa en un crecimiento económico continuado. Y cuando no crecemos por encima de un umbral, las cosas no marchan bien. La arquitectura no es más que una pequeña parte de este modelo.

-¿Sostenible es también echar una mano a los países más pobres?

-Sostenible es sentirse comprometido, con una responsabilidad compartida con lo que sucede en cualquier parte del mundo. La crisis ambiental a la que nos enfrentamos es global. La humanidad se enfrenta al desafío de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para luchar contra el cambio climático.

-¿Hasta qué punto la arquitectura puede servir a la hora de alcanzar un entorno sostenible?

-Empleamos energía al construir los edificios y al utilizarlos. Podemos minimizarla con un buen diseño. Pero es necesario considerar tres escalas: la territorial, la urbana y la arquitectónica. Las ciudades que se han desarrollado al margen de criterios de sostenibilidad provocan grandes problemas que no se pueden solucionar desde la arquitectura: un edificio no puede más que paliar una mala planificación urbana. Territorio y ciudad son la clave.

-¿Existe el riesgo de que todo se quede en una moda pasajera?

-La arquitectura debe huir de la moda: no se trata de hacer edificios cargados de ‘gadgets’ ecológicos (placas solares, aerogeneradores…) sino que vamos hacia un nuevo paradigma donde la arquitectura sea parte de la solución. Optimizar la relación con el lugar, aprovechar los recursos naturales y construir edificios que cada vez aportan más a sus habitantes con los mínimos recursos posibles. La sostenibilidad no puede ser una moda..

-¿Comparten la opinión de que el ‘boom’ trajo una arquitectura faraónica y un urbanismo desordenado que aún estamos pagando?

-El ‘boom’, entendido como un aporte de flujo de dinero mayor que el que el sistema productivo puede digerir, produjo un exceso de oferta, sin demanda real o mal estimada. Trajo arquitectura faraónica y urbanismo desordenado, del mismo modo que trajo autovías desiertas, aeropuertos sin demanda, redes de cableado sin servicio y puertos vacios. Lo construido es más visible y por ello se le recrimina más su presencia. Resulta más molesto, pues nos recuerda nuestra insensatez de modo permanente y recurrente.

-¿ Hasta qué punto la arquitectura y sus profesionales contribuyeron a ese desarrollo salvaje e imposible de mantener?

-La arquitectura es una víctima en este tipo de desarrollos salvajes, es la primera en desaparecer. Es el momento de analizar lo que ocurrió y aportar nuevas ideas: no se trata de demolerlo todo sino de reinterpretar lo hecho, deshacer lo que no sirve, aprovechar la energía cautiva que está ahí.

-¿Qué hemos aprendido de esta última crisis que aún da sus coletazos?

-Que vendrán otras, y que se parecerán a las anteriores. Y

Pedro A, Díaz Guirado y Ángel Allepuz Pedreño. / G. CARRIÓN

que aún quedan lugares que esperamos que no sean descubiertos jamás,

Ver Post >
“El pasado islámico de Murcia duerme el sueño de los justos”
img
Miguel Rubio | 09-02-2016 | 5:58| 0

Cinco años después de que saliera a la luz el ‘tesorillo’ de la calle Jabonerías, el arqueólogo Mario García Ruiz, que dio con el hallazgo de esas 424 monedas andalusíes, habla en esta entrevista (un extracto de la cual ya adelantamos en ‘La Verdad’), sobre la importa de este descubrimiento para profundizar en el conocimiento del pasado islámico de Murcia. Pero, también, del poco aprecio por esa parte de la historia de la capital, de la falta de un museo que reúna todo este patrimonio material e inmaterial y del abandono que aún pesa como una losa sobre el conjunto palaciego y defensivo de Monteagudo. Sus valientes reflexiones tienen el poder de trasladar al lector a esa Murcia del siglo XI, con sus madrasas, baños y mezquitas. Una ciudad poderosa, en lo económico y lo cultural, con una elevada calidad de vida.

¬Usted está entre los arqueólogos que han descubierto un verdadero tesoro. ¿Qué sintió en aquel momento? ¿Se le pasó por la cabeza en algún momento vivir un momento así?

¬Sinceramente yo nunca lo había pensado. La arqueología, a diferencia de lo que se pueda pensar, es una ciencia que cada vez está más especializada, por lo que tu labor sobre el terreno hace que estés inmerso en una cuantiosa toma de datos, con los que elaboras continuas estrategias de trabajo e hipótesis de interpretación de los hallazgos que van sucediéndose. Recuerdo que cuando apareció la orcita, con esas finas laminitas de color dorado en su interior, todo se detuvo de inmediato y el corazón se aceleró por segundos. Era el momento de frotarse los ojos ante la perplejidad del inusual hallazgo. Pero fue un segundo, pues te das cuenta de que lo que tienes entre manos acarrea una gran responsabilidad. En ese preciso momento, te azota la presión desde el punto de vista científico, ya que el “tesorillo” se encuentra en su contexto arqueológico y puede darte más información de la que ya tienes, por lo que el trabajo de excavación debe ser, si cabe, más exhaustivo. Eso sí, para mí, lo más gratificante de la arqueología estriba en que siempre puedes encontrar ese sobresalto ante cualquier fragmento del pasado con el que te tropiezas, por muy nimio que pueda parecer, sin la necesidad explicita de que sea un tesoro.

¬Tengo entendido que le acompañó la suerte, porque ya no esperaban hallar nada más en la excavación de la calle Jabonerías. ¿Cómo fue el descubrimiento?

¬Como bien dices, toda una suerte. Nuestra intervención arqueológica se realizó en dos fases. La primera fue la excavación propiamente dicha del solar, en el cual dejamos unos márgenes perimetrales de seguridad sin tocar. La segunda fase actuó sobre dichos límites. Durante nuestra primera intervención documentamos una vivienda islámica del siglo XI cuyos muros enlucidos presentaban en el zócalo pintura roja sobre fondo blanco, formando motivos geométricos. Su buen estado de conservación permitió que fueran extraídos, pero otros quedaron, presumiblemente, ocultos en los márgenes. La segunda intervención pretendía su recuperación. En dicho trabajo fue cuando apareció la orcita con las monedas. Casualidades del destino, los estucos que queríamos recuperar no los hallamos, pues el muro que los debía atesorar había sido rehecho por una nueva casa del siglo XII. Podemos decir que fuimos a por un enlucido y volvimos con un tesoro.

¬¿En qué ha ayudado aquel hallazgo a la hora de conocer algo más de la historia de Murcia?

¬Sin lugar a dudas es una pieza más del puzzle sobre la historia de Murcia, que se viene elaborando desde la incipiente historiografía de principios del siglo XX hasta la arqueología más cercana que comienza a impulsarse en los años 80. Concretamente, nos ha ayudado a profundizar más, si cabe, en la Murcia del siglo XI, cronología del ‘tesorillo’ y de la vivienda donde apareció. Nos ha dado mucha información, desde el punto de vista general, sobre un momento de la historia de Al-Andalus; convulso ante la disgregación del Califato en los Primeros Reinos de Taifas, donde la ciudad de Murcia, aunque dependiente de la Taifa de Valencia, discurre de manera autónoma en aspectos internos. Es el momento en el que Murcia se postula como una incipiente capital con territorio administrativo bien definido, con un marcado carácter político y poder económico, que le permite instalarse en los flujos comerciales del Mediterráneo Occidental, acompañado del desarrollo de la artesanía y un florecimiento cultural e intelectual, auspiciado por una corte y una aristocracia que la demanda para competir con los otros reinos. Sin lugar a dudas, es en este siglo cuando Murcia sienta las bases para épocas venideras, donde Ibn Mardanis tendrá la capital de su basto reino y en el siglo XIII IBn Hud aglutinará lo que queda del territorio musulmán para frenar a los reinos cristianos.

¬¿Cómo se imagina que fue aquella Murcia del siglo XI? Ayúdenos a imaginarla.

¬Los datos con los que contamos son bastante interesantes, tal y como decía, fue un momento convulso, pero no siempre fue así, un siglo da para mucho, si no fíjese, salvando las distancias, en el siglo XX, que es el que más cercano tenemos. La desaparición del Califato supuso una eclosión de pequeños reinos que, en los primeros momentos, pugnaron por prevalecer sobre el resto. Pero pasada el ansía inicial de acaparar territorios y una vez establecidas las fronteras, cada uno trató, como mayormente pudo, salvo excepciones, de ir a lo suyo y de establecer sus alianzas.

La ciudad de Murcia sufrió una fuerte explosión demográfica. Recordemos que es en este momento cuando se han documentado las primeras viviendas del arrabal de la Arrixaca, auspiciada por la rica huerta que la abastecía, los talleres artesanales de vidrio y cerámica y las incipientes relaciones comerciales que empiezan a establecerse, muy probablemente con el Califato Fatimí del norte de África, algo que con el Califato cordobés era impensable, debido a su conocida enemistad. Este dato, sin duda nos lo aporta el ‘tesorillo’ de la calle Jabonerías. El dueño de las monedas conformó el grueso del mismo en la isla de Sicilia, en este momento región que pertenecía al Califato norteafricano, atestiguado por las cecas sicilianas, que son el porcentaje más alto de las 424 monedas halladas. La parcial autonomía de la ciudad permitió desarrollar una compleja corte que demandó poetas, literatos, sabios, cortesanos, junto a una aristocracia y población que empezó a dejar su impronta en la ciudad. La construcción de fondas, baños, mezquitas, madrasas, almunias, palacios y grandes residencias, parejo a la mayor extensión del zoco, crecimiento de los cementerios y mejora del sistema de alcantarillado junto a la refortificación de las murallas, nos hablan de una ciudad con un amplio espectro de desarrollo y calidad de vida.

Mario García, en la calle Jabonerías de Murcia, en una foto de archivo. / N. GARCÍA

Mario García, en la calle Jabonerías de Murcia, en una foto de archivo. / N. GARCÍA

¬¿Es el pasado islámico de Murcia todavía hoy el gran olvidado?

¬Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que sí. El mejor ejemplo lo podemos encontrar en que Murcia, de manera general, no cuenta con un museo dedicado a su pasado islámico; no existe. De forma particular e inconexa tiene pequeños museos, como Santa Clara o el de la Ciudad; centros de interpretación, como Santa Eulalia o San Juan de Dios, y espacios expositivos públicos o privados, como los restos de murallas o algunas viviendas dispersos por la ciudad. Es una autentica pena y vergüenza que Murcia no pueda contar con un espacio expositivo con superficie suficiente para exponer toda la riqueza material e inmaterial que desde estos últimos treinta años se viene recogiendo de manera pormenorizada. Insisto, el pasado islámico de Murcia duerme el sueño de los justos

¬Dígame, ¿qué haría usted con el arrabal de San Esteban?

¬Sinceramente, considero que. una solución intermedia sería la opción más favorable para los restos arqueológicos, el entorno, los vecinos de la zona y los murcianos en general. Por tanto, dicha propuesta contemplaría, por un lado, enterrar parte de los restos y, por otro, musealizar los que se consideraran más interesantes. Una condición ‘sine qua non’, antes de taparlos, sería terminar la excavación arqueológica, pues quedó inconclusa. Es una oportunidad única, que permitiría saber más sobre el devenir histórico del arrabal. En cuanto a los restos que quedaran visibles, buscaría soluciones arquitectónicas a cota cero de calle, para poder ser vistos desde lo alto, sin olvidar que el gran atractivo estriba también en poder bajar a ellos, por lo que propondría habilitar accesos a determinadas zonas.

¬¿Y con los restos de la muralla islámica que siguen sin ser visitables?

Imagino que se refiere a los de Santa Eulalia, en el bajo y sótano de un inmueble de reciente construcción. Estos restos tienen más fácil solución que los de San Esteban. El trabajo de intervención arqueológica, realizado por mi equipo, y el arquitectónico, obra del estudio Guerao y López, han dejado un conjunto arqueológico protegido y expositivo muy interesante. En este sentido, tan solo quedaría iniciar los trabajos de musealización para adecuar la visita a los restos. Esperemos que, más pronto que tarde, el Ayuntamiento de Murcia, propietario del sótano y parte del bajo que da a la calle Marengo, inicie dichos trabajos. Sería una apuesta clara por ese pasado olvidado del que ya hemos hablado; me consta que están tratando de revertirlo.

¬También el conjunto de Monteagudo sigue a la espera…¿Qué le sugiere ese retraso en la recuperación de dicho entorno?

¬Si el municipio de Murcia tiene un claro exponente de su patrimonio, ese es el conjunto o real de Monteagudo. Atesora, junto a la ciudad, todos los elementos que son el origen de lo que hoy día es Murcia: La huerta con sus acequias, brazales, regueras, azarbes y cultivos. Los restos arqueológicos pertenecientes a residencias palaciegas que funcionaron como almunias, explotaciones agropecuarias ligadas a la aristocracia. El castillo de Monteagudo, fortín y granero de la ciudad. Todo un complejo arquitectónico, patrimonial y paisajístico, que podría ser recuperado como un parque arqueológico vivo. Una oportunidad única que seguimos dejando de lado.

¬¿Debería fijarse Murcia en lo que ha hecho Cartagena con su patrimonio?

¬Sin duda alguna, sí. De hecho, Murcia lo tuvo al alcance de la mano con el extinto consorcio Murcia Cruce de Caminos formado por Ayuntamiento y Comunidad Autónoma, modelo que se inspiraba en lo que con el tiempo ha sido el exitoso consorcio Cartagena Puerto de Culturas; pero creo, sinceramente, que se la dejó morir. ¿La causa? Considero que fueron varios factores, pero, sin duda, el primordial es que la clase política de Cartagena si entendió realmente en qué consistía apostar por poner en valor el patrimonio de su ciudad y arrimó mucho el hombro, de ahí los frutos que ahora recogen. Eso sí, nunca es tarde, pues Murcia cuenta con un patrimonio muy rico y, sobre todo, exponible. La cultura ligada al turismo es una fuente de ingresos nada desdeñable.

¬Sea sincero, ¿da la arqueología para vivir en estos tiempos?

¬La arqueología como profesión liberal, de la que me enorgullezco pertenecer y sigo luchando por seguir apegado a ella de cualquier forma o manera, está en un momento muy difícil y desde luego su futuro no parece que vaya a mejorar a corto o medio plazo. Los recortes de la inversión pública y el drástico descenso de la obra privada han cortado de raíz nuestra profesión.

¬¿Qué descubrimiento arqueológico le hubiera gustado desvelar al mundo?

¬Desde que era pequeño me fascinó Egipto y la egiptología; mis padres trabajaban en una distribuidora de libros y muchos caían en mis manos: los devoraba. Uno de los temas que más me fascinaba era el descubrimiento de la Piedra Rosetta por Champolion durante la expedición de Napoleón a Egipto. Me parecía increíble que durante siglos habían dejado de leerse los jeroglíficos. Egipto estaba lleno de pictogramas sobre piedra, madera, papiro, que nadie entendía y que gracias a la fortuna o al azahar, en 1799, se dio con la posibilidad de poder volver a leer algo que había escrito alguien hacia miles de años. Con los años me enteré que el íbero también es un lenguaje que no se entiende. Siempre he deseado saber qué quisieron expresar los Íberos, esos hombres y mujeres, que vieron venir a los Fenicios, que comerciaron con los Griegos, que vivieron con los Cartagineses y que lucharon con los Romanos. Mi descubrimiento querría que fuera esa Piedra Rosetta, la de aquí.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Rubio
Mazarrón, 1967. Periodista de 'La Verdad' y guía oficial de turismo.

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70

Otros Blogs de Autor

Últimos Comentarios

Vaya-tela 09-02-2017 | 09:47 en:
Cultura y los faros
mrubio 28-02-2016 | 11:53 en:
El hotel de los felices 70