La Verdad

img
Categoría: nuevas patologías
Nuevas estrategias de supervivencia

 

Hasta George Clooney se rasca la cabeza. Estamos perdidos. No hay esperanza para nuestra especie


Porsche = muchas calorías para la manada
El ave del paraíso muestra su mercancía a las pajaritas. Aparéate conmigo, le dicen, verás que nido tan bonito hacemos.

La vida se abre paso. Siempre. No importa cuán ajenos permanezcamos al misterioso mecanismo de los días, las casualidades y la naturaleza. Quitémonos importancia. Tan sólo somos máquinas programadas para tener progenie. Las tonterías, las locuras por amor; incluso comportamientos más prosaicos, son una manifestación de nuestra lucha por la supervivencia y la pervivencia. Somos básicos en esencia: comer, dormir y aparearse.

El otro día, el experto en genética y amigo, Marcos Egea, me explicaba que el Homo sapiens lucha por su hembra de un modo distinto al de otras especies. Su método se denomina propagación por esperma. Es muy sencillo. En este mundo la mujer es la que elige al hombre que será el padre de sus hijos. Ellos compiten por conseguir la atención de ella ¿Y cómo lo hacen? Hay innumerables ejemplos. Si el ave del paraíso se cuida para tener un plumaje espectacular y llamar la atención  de las pajaritas, el hombre tunea el coche si es incapaz de comprarse un Porsche. Los signos externos de estatus nos informan de que los candidatos podrán meter un mayor número de calorías (dinero) en nuestra manada, lo que garantizará su existencia. Claro, que en este mundo de las apariencias y del pirateo ¿Quién te garantiza  que ese peluco que lleva el tío es de los buenos y que el deportivo que conduce tan briosamente no es del banco?.

Hay otro modelo de rivalizar por la hembra y es el propio de los lobos. Su forma de elegirla,  preservarla y evitar que se largue por ahí a que la inseminen otros es, sencillamente, aislarla del mundo y luchar a vida o muerte contra los adversarios.

 

Pero claro, esta es la teoría. Esto vale para las chavalas en edad casadera, para chicos de hormonas disparadas. Llegados a la mediana edad todo se altera. Tengamos en cuenta que los 40 es una edad provecta si nos comparamos con habitantes de otras épocas.

Los humanos somos complejos y raros. No digamos en este país en estado de guerra y sin esperanza. De tal forma, que los machos se han cansado de competir entre ellos. No hay futuro y no hay hembra por la que valga la pena luchar porque, total ¿Pa qué?, se preguntan rascándose la cabeza.

Lo que se lleva es mantener una serie de relaciones insustanciales “on line” y contar con un buen número de candidatas dispuestas al apareamiento llegada la ocasión. Ojo, que las chicas se comportan de forma similar. De hecho, esa fuente inagotable de anécdotas que es Andrés Guevara, me cuenta que tiene una amiga que, literalmente, se descarga un tío de internet. Es decir, rebusca entre sus candidatos posibles y le pide sin tapujos un encuentro amatorio. Como la mujer es la que elige ¿Para qué se van a molestar ellos? Permanecen aletargados en su mundo huevo a que una mano les toque. Eso sí, sin demasiados apremios y sin tomarle por un trozo de carne, ¡que tienen sentimientos, por favor!.

Lo de batirse en duelo por una damisela, esa estrategia de propagación de la especie aprendida de los lobos, ni se contempla. Es de un anticuado que tira de espaldas.

Existe otro factor de interés. Según un artículo del British Medical Journal, desde las 2006 las mujeres superan en esperanza de vida a los hombres en todo el mundo, incluso en los países más pobres. Con lo cual, aunque nosotras elijamos al macho, ya hay más machos por hembra que antaño. Alertado, el homo sapiens se arrellana en su sofá, se vuelve a rascar la cabeza y piensa: “ahora que compitan ellas”.

 

 

Ver Post >
Viagra, forever young

 




Estamos enjugascaos.  Sólo hay que ver a Mercedes Milá enseñando las domingas por la tele o contemplar los efectos de lifting y peluquín en el rostro de Berlusconi. Francamente, queridos, me preocupa esta sociedad adultescente que nos ha tocado vivir ¿Qué será lo próximo?¿Ratzinger jugando a la Play? ¿Merkel convertida en hipster? ¿Rajoy bailando el Gangnam Style?

Hoy todos somos jóvenes por exigencias del mercado, del guión, de nosotros mismos. Esta reflexión me la provocó el Viagra que  ha cumplido 15 años y que ha supuesto un cambio insospechado en el orbe ¿El resultado? Viajes del Inserso donde ellas corretean por los hoteles con una sábana cubriéndose sus partes y peleas de viejos por asuntos de cuernos. Esto es verídico, según la abuela del cineasta Andrés Guevara ¿Me parece mal? En absoluto. Me da una envidia descomunal.  Porque la vida pasa para todos y lo hace de la misma forma. Aunque uno se arrugue por fuera y se descuelguen las carnes, por dentro sigue igual. Lo contaba Lauren Bacall en la deliciosa película El amor tiene dos caras:  ”me siento como si tuviera todavía toda la vida por delante” ¿Y no os ocurre a vosotros cuando miráis una foto de hace 20 años? ¿No parece increíble cómo pasa el tiempo?

La estética, el Viagra permiten prolongar la fantasía de la juventud. Cierto que la esperanza de vida aumenta. Cierto que si nos cuidamos podemos llegar a los 60 como Carmen Posadas (aunque se requiere algo de su materia prima) pero existe el envejecimiento celular,  la oxidación de la piel,  el desgaste al que nos someten los días, los disgustos, la muerte de los que amamos, las desilusiones, las traiciones.  ¿Acaso una armadura perfecta nos devolverá algo de lo que se perdió por el camino? Evidentemente, todo, no pero ¡qué caray! Si a uno le hace feliz el sexo y tiene con quién disfrutarlo pues que viva el Viagra, si es que lo necesita.
Se me ocurren muchos debates sobre la pastillita azul y sus múltiples chistes. Uno que está en la calle es si la Seguridad Social lo debería recetar (en Santa Fe, Argentina, es gratis por prescripción médica); Otro, la de hijos que el Viagra ha traído al mundo y el tercero, que la investigación se ha vuelto algo frívola: en años sucesivos tendremos octogenarios convertidos en tigres en la cama y ancianas con pechos como pelotas de tenis pero, quizá, con el Alzheimer invadiendo sus vidas y la imposibilidad de disfrutar tantos dones (todos estos argumentos me los han regalado amablemente mis seguidores de Facebook) .

Otro pensamiento que me hago es el siguiente: Si los 40 son los nuevos 20 ¿Los 60 son los nuevos 30? ¿Tenemos derecho a criticar a Merceditas Milá porque le apetece enseñar sus turgentes pechos operados cuando lo hacen las pimpollas de 18? ¿Qué hacemos con el concepto de viejo verde? ¿Y qué os parece Diane Keaton que tuvo una relación con Keanu Reeves, 30 años menor? Si en el fondo todos somos iguales y nadie cambia por dentro. Si en nuestro interior creemos tener toda la vida por delante ¿Por qué condenarnos al pasar determinada frontera?

 Ni apruebo la dictadura de ser joven a toda costa ni autocensurarse o censurar a los demás por cuestiones de edad ¿Qué es la edad? Cada día estoy más convencida de que es un concepto cultural que cambia según los tiempos.  Apuesto por la libertad ¿Y qué es la libertad?  Según Sartre: “Lo que haces con lo que te han hecho.”

Ver Post >
Dieta paleolítica




Me reconozco algo troglodita; Adoro el sushi, el steak tartare y el
carpaccio: ese delicioso filete, muy fino, sumergido en aceite de
oliva y especias. También soy bruta, a qué negarlo. El instinto me
puede. Si tengo hambre o sueño, mejor, evítame, forastero. Y si
aguanto el verano es porque puedo ir casi desnuda, soltar las caderas
y dar largas caminatas descalza por la orilla de la playa. Total, que
me pones un hueso en la cabeza y soy tan feliz como Pebbles
Picapiedra. 



 Cuando conocí que existía la dieta paleolítica, me dije: tate, esto es
lo mío. Loren Cordain es un científico americano padre del invento.
Sostiene que la especie humana ha evolucionado con determinados
alimentos durante el 95% de nuestra existencia y éstos son las frutas,
verduras, las carnes y pescados criados en libertad.
Los defensores de este estilo de vida consideran que hemos de volver a
la era pre agrícola, es decir, antes, de la puesta en marcha de los
cultivos, antes de la sistematización de la cría y engorde del ganado.
Esto no es ninguna tontería. Las grasas del jamón de bellota o del
chato murciano son saludables. Las de los bichos que malviven en los
criaderos, no. 



 Cordain tira por tierra algunos mitos. Por ejemplo, el buen
predicamento que tienen los cereales en la pirámide alimenticia:
gastamos demasiadas energías en su procesado y por eso vivimos en una
sociedad cansada. Comer varias veces en el día también les parece una
absurda pérdida de tiempo. Resumiendo: tírate a lo crudo, muévete todo
lo que puedas porque en eso radica la esencia de nuestra especie y lo
que nos hizo evolucionar.



A todo esto le encuentro un pero. Por suerte, la civilización nos
ofrece grandes creaciones: el croissant, el vino, el arte, la
literatura, el cine, la intelectualización de las pasiones o la
fascinación por la moda. Sinceramente, no me veo comiendo bayas y
viviendo “in the musgo” más de tres días seguidos. Somos depredadores
y primitivos, de acuerdo, pero también creativos y sofisticados

Ver Post >
La siesta digital: retroceder en el tiempo le sentará bien

¿Cada cuánto tiempo mira el móvil? ¿Y twitter? Si no obtiene una respuesta casi instantánea a un comentario ¿se pone nervioso? Si ha olvidado el celular en casa ¿Le entran sudores fríos? ¿Es capaz de estar en una ciudad distinta a la suya sin andar conectado las 24 horas? ¿Twittea igual que respira? ¿Anda como loco por poner algo nuevo en su muro de Facebook?; Si se le descuelgan diez amigos de golpe ¿entra en pánico?; Si ha respondido a todo que sí, entonces, Houston, tenemos un problema y no pequeño: es usted un adicto a las nuevas tecnologías. Incluso iría más allá, si sabe que este uso continuado del correo electrónico y las redes sociales le agota y aún así no pone coto, amigo, usted padece tecnoestrés; un palabra que se ha inventado la preclara mente de José María Martínez Selva y que muestra palmariamente que estos quehaceres y padeceres son un signo de los tiempos. Por un lado, nuestra empresa, nuestro negocio, nos agradecen que estemos siempre ahí: una respuesta a un mail no superior a las 24 horas si es fin de semana, e inferior a la hora y media si es horario lectivo. A usted le pinchan para generar una acción y usted azuza al colega, empresario, contacto que corresponda, en un círculo vicioso sin fin. ¿Se puede vivir sin estar omnipresente en el área digital? Obviamente, sí. Acuérdese de esa época en la que el móvil no existía. Incluso recuerdo los tiempos remotos de las cartas con matasellos y escritas a mano por los amigos. De esto hace más de 20 años, el pleistoceno, vamos. Cierto: el tiempo marca su compás inexorable y ¡Pasa tan rápido!. Este momento ya se ha ido. Si hoy no besa a quien quiere, ese beso pasa de largo. Los que tenemos personalidad adictiva debemos andarnos con mucho ojo y si caemos en una nueva adicción, que esta sea saludable: es decir, no nos estropee la espalda, los ojos y el culo –que es lo que sucede cuando no nos despegamos del poder hipnótico de la pantalla del PC— Que nos haga mejores, más listos y divertidos. Hágase adicto al yoga, al baile, a los amigos. Sea un vicioso de la reconexión social en vivo y en directo, que se nos está olvidando y es una pena. Por eso, si puede, si tiene cuatro días de vacaciones a partir de hoy, practique lo que Selva denomina “la siesta digital”; juegue con su hijo (yo lo haré con el mío) disfrute del contacto directo de amigos y familiares; cómase una mona de pascua y unas habicas tiernas; recree su vista en esta esplendorosa primavera. En resumen: retroceda 20 años en el reloj del tiempo. Verá qué bien.

Ver Post >
Sobre el autor lolagracia
Periodista y escritora. Responsable de la empresa de Comunicación G Comunicación Creativa, gestora cultural columnista de La Verdad de Murcia y colaboradora de Onda Cero Murcia

Últimos Comentarios

mesasilla 20-04-2017 | 10:26 en:
El novio de la muerte
mesasilla 12-04-2017 | 15:59 en:
La tristeza de Brad
mesasilla 02-04-2017 | 20:02 en:
Sublimar o consumar
lolagraciaexpo 02-04-2017 | 19:01 en:
Testosterona y dinero
mesasilla 31-03-2017 | 21:36 en:
Testosterona y dinero

Otros Blogs de Autor