La Verdad

img
Etiqueta: arquitectura
Un mexicano enamorado
img
Inma | 09-04-2017 | 10:46 |0

 

Ellas, que ya de por sí son “bien guapetonas”, van estos días y, ¡se perfuman! Y claro… se hacen irresistibles. Les hablo de esas ciudades del sur de España –y del levante también- justo en ese momento en que el azahar de los naranjos dice: “Aquí estoy yo” y expande generoso toda su fragancia por las calles.

Sevilla tiene un aroma que… ¡fomenta el amor!

Así me sucedió hace poco en Sevilla en un congreso internacional. Nos habíamos reunido para hablar de ética. En la comida un mexicano sentado a mi lado me preguntaba, muy intrigado, qué perfume era ese que “recorría la ciudad”.  Me contaba que quería llevárselo a su mujer. Y claro, a priori, este gesto de amor tan bonito parecía complicado. ¿Cómo poder compartir esta experiencia olfativa allende los mares?

Sevilla aromática. Esos naranjos...

A mí me gustó tanto este detalle amoroso que le ayudé a buscar un perfume lo más parecido posible a la flor del naranjo. Y lo encontré. Le mostré la foto y la dirección que había tomado en la tienda a mi colega mexicano. ¿Saben lo que hizo? Se escapó

Ver Post
Los tiene bien puestos, los pilares
img
Inma | 05-03-2017 | 10:31 |0

 

En una ocasión acudieron desde Corea del Sur unos ingenieros de caminos con el solo propósito de estudiar in situ el uso inteligente del espacio que se hace en Andorra. Donde, no ya el metro cuadrado, el milímetro también cuenta.

Y es que este pequeño país se hace grande cuando de ingeniería se trata. Vaya que ha sabido transformar en arte la famosa máxima: “En arquitectura todo lo que no es metro es holgura”. Se pueden ver rotondas “voladoras”, totalmente construidas “en el aire”, sin estatuas que despisten en el centro. También edificios que sobresalen de las pendientes de las montañas. Por ejemplo el Centro de Congresos. Tan bien construido, que uno cree que está sobre tierra firme. Yo tardé varios días en darme cuenta.

O, la Oficina de Turismo que está en un puente voladizo sobre el río. Su emplazamiento es singular donde los haya. Yo les preguntaba a las chicas si no temían ver cómo el cauce venía hacía ellas con tanta velocidad. Casi se podía sentir el agua sobre sus pies. Pero ellas no estaban tan preocupadas como yo. Será que al ser una de secano… 

Con los cimientos “al aire”

Hay un detalle muy curioso de estas reglas

Ver Post
Metamorfosis nocturna... en la ciudad
img
Inma | 09-12-2016 | 12:36 |0

 

Muchas ciudades tienen una “doble personalidad”. Son totalmente distintas cuando las vemos iluminadas por la noche. Tanto es así que, si pasamos de día y luego otra vez por la misma calle, por la noche, nos podemos hasta despistar. El lugar es casi irreconocible.

Y más aún cuando viajamos que nos entra el ansia de querer “conocerlas a fondo” y por eso nos gusta también verlas a oscuras. Entiéndanme, con las luces encendidas.

Con “el canto del ruiseñor”

Ese momento cuando aparecen las primeras farolas tiene especial encanto en esta transformación urbana que les cuento. Hay casos llamativos y muy famosos como los abusos del neón en las céntricas calles de Tokio, que dicen los expertos que provoca casi una catarsis en el paseante. 

Otro lugar convertido casi en un museo al aire libre para ver estas primeras luces es la ciudad de Andorra La Vella. Justo al anochecer, “se despiertan” –lumínicamente hablando- “Los 7 poetas”. Es un escultura formada por siete hombres que parecen estar sentados “en el aire” con los brazos sujetándose las piernas. Se iluminan con distintos colores en lo alto de unos postes. Lo mejor es descubrirlos

Ver Post
"Arquitectura de autor" por el Cantábrico
img
Inma | 10-11-2016 | 16:55 |0

La ruta de hoy sigue la huella de cuatro arquitectos que han dejado parte de su “alma constructiva” en el norte de España. Como si fuera uno de esos chistes que unen a personas de distintos países en situaciones dispares, ellos  -los arquitectos- serán nuestros guías. Un canadiense, un británico, un italiano y un brasileño, juntos por el Mar Cantábrico… ¿Qué harían? Y la situación no es otra que trazar un mapa de viaje donde la cultura hace el camino. Haremos, con ellos, tres paradas. Todas junto al agua de una ría o del mar. He ahí la nota común.

Comenzamos en Bilbao. Esta ciudad ha sufrido lo que ya se conoce como el “efecto Guggenheim” ante la capacidad de atracción turística que ha desplegado este museo, lo que provoca a su vez, que el propio edificio destaque por encima de sus colecciones. Frank Gehry tiene la culpa de ello. Coloquialmente este inmueble se conoce como “la flor de titanio”, porque desde una panorámica aérea se asemeja a una flor abierta. Y el material de la fachada (¡Valiente Gehry!), que refleja los rayos de sol a distintas horas, hace el resto de la magia lumínica. Es difícil entrar en el museo y no quedar atrapado

Ver Post
La "paleta" de la calle
img
Inma | 26-10-2016 | 11:59 |0

 

No sé si también les pasa a Vds. Unas de las bonitas sensaciones que recuerdan de su infancia era mirar a través de un caleidoscopio y ver cómo se multiplicaban los colores. Algo parecido nos sucede ya de adultos cuando paseamos por el Viejo San Juan de Puerto Rico: Nos encontramos con un arcoíris a pie de calle, en posición vertical y hasta una altura de media de tres plantas.

La alegría de la casa

De verdad que no les exagero. Al recorrer sus calles se puede ver esta paleta de colores en las fachadas de las casas y da una alegría… Que si la de la esquina es rosa; la colindante verde manzana; lila la del fondo… Y así, hasta completar toda la gama ‘pantone’. No crean que se limitan a los cuatro colores típicos del parchís. 

No falta ni una sola tonalidad. La Oficina de Comisaría es azul celeste; el Instituto de Cultura Puertorriqueña es amarillo plátano. Por supuesto, en la Casa del Gobernador predominan las estancias doradas, con rincones de oro auténtico.

“Del lado de allá”

Si ya pasear por una nueva ciudad es casi siempre un placer, en San Juan se añade esta nota de color. El trazado urbano y cromático sigue el mismo esquema de las

Ver Post
Confesiones de la torre de una Catedral
img
Inma | 22-06-2016 | 09:43 |0

 

Puedo ver la huerta por todos los puntos cardinales. He sido testigo durante siglos de cómo la ciudad ha ido creciendo.

Estuve más de 200 años un poquico torcida. Pero luego, vino un arquitecto y con su escuadra y cartabón me enderezó. De no ser así, ahora podría competir –salvando las distancias- con la Torre de Pisa, porque aún -si se fijan bien-, se me nota la inclinación.

Los días con mucha visibilidad puedo saludar a la Catedral de Orihuela.

La Giralda y yo tenemos casi un duelo en la altura. Ella creció unos metros más. Pero yo estoy muy contenta porque, como la sevillana, soy también muy “bonica”. Estamos las dos “estilizadas” por la parte alta con unos balcones. Cosas de aligerar el peso, oí decir a los arquitectos.

Le hago un guiño al Museo D’Orsay. Tengo también un reloj que se puede ver “al revés”.

Sí, también soy un poco presumida. Y es que me pusieron ese “espejo gigante” en el edificio Moneo y no me resisto a coquetear con él. El imafronte es el que más tiempo se pasa mirándose. Claro que como lo tiene justo enfrente, pues…

Me gusta mucho el fútbol. Amo por igual al Atlético y al Real Madrid.

Ver Post
¡Menudo morro!
img
Inma | 12-06-2016 | 17:08 |0

 

No se alarmen por favor. Esta expresión no tiene que ver con la faz de la cara. Nada tampoco con ser un caradura.

Haré las presentaciones oficiales para evitar malentendidos. Su nombre y apellidos completos son: “Castillo de San Felipe del Morro” en Puerto Rico. Pero para los amigos y, para todos los boricuas, se queda en el apelativo cariñoso de “El Morro”. Allá que nos vamos.

¡Cuánta sabiduría!

Se trata de una construcción defensiva de esas en la que todo elemento tiene una inteligencia práctica detrás. Es de esos lugares que uno visita y sale con la sensación de haber asistido a una clase magistral de arquitectura e ingenieras juntas. Bueno, y ya puestos, de historia también: un vídeo explica los avatares de la navegación de entonces. Ya les digo este lugar es casi como una miniuniversidad al aire libre. 

Pura estrategia por todos lados

Su emplazamiento es llamativo. Está justo a la entrada al mar del Caribe. Este enclave asombró incluso al rey Carlos III, tanto que dictó un decreto por el que lo alzó a la categoría de lugar defensivo de primer orden. Ello suponía abrir el comercio legal con España. Pero no logró acabar con los

Ver Post
Teatros: tres triquiñuelas tras el telón
img
Inma | 03-06-2016 | 10:43 |0

 

Se alza el telón y… ¡comienza este viaje! El recorrido nos lleva a tres “escenarios”: Madrid, Almagro y Murcia. La parada será en sus teatros. Los conoceremos a través de las anécdotas que sucedieron en ellos un buen día que…

PRIMER ACTO: El día que un gong se escapó del escenario.

Comenzamos por Madrid, en el Teatro Real. La anécdota está vinculada a la música. Y más concretamente a un instrumento de la orquesta que pocas veces pasa desapercibido: el gong. La fuerza sonora –y sí, su tamaño también-, de este “personaje” musical impide no prestarle atención.

La anécdota fue dónde se colocó el gong. El compositor de la obra había estudiado minuciosamente cada movimiento, cada secuencia. Me contaba que tenía treinta y cuatro altavoces escondidos y distribuidos por todo el escenario.

Quería que en el clímax de la tragedia sonara un gong justo en el lado opuesto del escenario. Allí donde no se le espera. Y, precisamente en ese mismo instante del golpe, se encendían luces que, reflejadas en grandes espejos, enfocaban directamente al público, en la intención -bien estudiada- de que lo que estaban viendo representado a todos nos

Ver Post
Y tiro porque me toca
img
Inma | 18-05-2016 | 08:44 |0

 

Dicen los expertos que uno de los parámetros para saber si hemos sido verdaderamente felices en nuestra infancia es si de niños jugamos a aquello de buscar tesoros. Yo cuando lo oí, respiré tranquila pues era uno de mis juegos favoritos.

Alicante, rayuelas en la calle San Francisco

El recorrido de hoy sigue este espíritu juguetón de la infancia porque sí, las ciudades también tienen algunos rincones en los que, si no un tesoro, sí se pueden encontrar guiños a modo de juegos, aunque ya seamos adultos.

Comenzamos la ruta de juegos en Alicante. En una de las calles peatonales del casco histórico lo podemos pasar la mar de bien. Hay rayuelas ya preparadas en el paviemento para, en un pispás, ponerse a jugar.

Yo siempre paro en esta calle pues en una de sus cafeterías tienen horchata casera y los camareros me comentan que son los mayores los que primero se animan a jugar y luego ya, los pequeños les siguen. Yo aún no me he lanzado pero… todo se andará. Si es que me entretengo con la horchata y, claro, se me pasa el tiempo con esta delicia.

Seguimos por la costa

Ver Post
Un jardín junto al Mediterráneo
img
Inma | 28-03-2016 | 11:58 |0

 

Nuestro destino nos lleva al norte de Israel, a una ciudad muy curiosa: Haifa. En ella la playa y la montaña se llevan muy bien. Nada de la eterna disyuntiva de tener que elegir una u otra.

Tiene un emplazamiento muy singular: La colina en la que se asienta esta ciudad forma parte del Monte Carmelo. A mí me recuerda mucho a la ciudad San Francisco, vas caminando por las calles y ves la bahía abajo. Aquí, es el Mediterráneo el que espera al fondo.

Tres colores la definen.

Esta ciudad se queda fácilmente en la retina por tres colores: el verde de los jardines que se extienden por toda la ladera del monte; el azul del mar que rodea la ciudad y el blanco de los edificios.

¡Vamos montaña arriba!

Lo mejor para visitarla –y evitar la fatiga- es ascender a uno de los puntos más altos en metro. Tiene la peculiaridad de ser uno de los más pequeños del mundo. Y el dato curioso de que sus paradas en lugar de frenar en seco, se hacen con un sistema de balanceo que da la sensación de estar dentro de un columpio. Ah, y para más inri, la decoración es casi como estar dentro de un arcoíris.

Otra alternativa –también con su puntito de gracia- es subir en

Ver Post
Sobre el autor Inma

Otros Blogs de Autor