Blogs

Mar Peté

Desde mis tacones

Ex-cupido

images-10Un año más, y sin posibilidad de escapatoria, ya están aquí las cuñas publicitarias convocando a Cupido, a san Valentín y a toda su corte celestial. Veladas románticas por aquí, cenas con velitas por allá y noches pastelonas sí o sí… A ver quién es el guapo que se atreve a buscarse una excusa y eludir la cita, vamos, que te la juegas de todas todas. A no ser que así tengas por fin el plan perfecto para dar por terminado oficialmente lo que para ti había finiquitado hace ya tanto que ni te acuerdas. Entonces ponte una reunión de trabajo o pídele a las fuerzas del universo que haya un partidazo de Copa, de Champions o de lo que se te ocurra y… ¡aleluya, por fin verás cumplidos tus sueños y tu pichurri te dará un patadón de ida y sin vuelta!

La cosa es que así contado hasta parece que voy de aguafiestas y de antirromanticismos. Qué va, yo por una cenita en restaurante francés y puesta de sol incluida en el IVA, soy capaz hasta de cambiar mi estado en el móvil y poner corazones entrelazados llenitos de purpurina. Pero lo cierto es que estamos muy necesitados de que se declare el día oficial de los ex. Exijo al mundo virtual y al Corte Inglés que podamos salir a la calle, reservemos mesa y celebremos que somos ex, ¿habrá cosa más morbosa que tener pasado? Vamos, que a mí me viene uno sin currículo sentimental y me faltan piernas para salir corriendo, porque  digo yo: ¡¿qué habrá estado haciendo este hasta ahora?! Yo ya estoy autorizada en esta vida para poder contar batallitas y hasta alguna que otra guerra de fuego cruzado. Y  lo que un día fue el dramón del siglo, curiosamente, el tiempo termina transformándolo en unas risas entre amigos y cervezas. Y si no me sonrío al recordar, seguro que me troncho la próxima vez que vea pasar al ex y me quede en shock al descubrir en lo que se ha transformado, porque no falla, no tengo ningún ex que haya mejorado, sino todo lo contrario, ¿será que mientras estaban conmigo era yo la que necesitaba gafas y ahora he recobrado las dioptrías que me hicieron perder?

Decidido, es urgente revindicar el Día de san Ex-cupido y así, en una sola velada, nos desahogamos para el resto del año y quedamos libres de toda esa tirantez que nos persigue mientras cotilleamos las fotos de los contactos del teléfono y se nos aparece él. Lo siento, pero es que no me puedo contener. Ya sé que lo más fácil sería borrarlo, bloquearlo e incluso darlo por muerto, pero es que a mí lo fácil no me pone. Yo soy más de sufrir en bajito, porque eso sí, este no me va a ver llorar a mí ni queriendo, pues no somos nadie yo y mi orgullo, como para darle gratuitamente de comer a su ego y a sus testosteronas del rencor…

El día de san Ex-cupido me comprometo a concentrar toda mi mala sangre y mis peores deseos para que no me queden resentimientos por ahí sueltos y sin purgar. Acepto que a partir de esa cena no puedo maldecir a ningún ex hasta el año próximo. Pero eso sí, pienso echar por mi boca todos los maleficios que me dé la gana sin temor a que se vuelvan contra mí. Así que, a uno que yo me sé, estoy deseando que la próxima vez que le tire los tejos a una y esté en lo apasionado, entre beso y beso, se le escape mi nombre y no se dé ni cuenta. A otro que me viene ahora a la cabeza, nada mejor que tome de su propia medicina y que cuando vaya a peinarse note que el peine se le atasca en la frente y que el casco de la moto se tropieza con la cornamenta que le corona. Y por descontando, está mi ex por excelencia, a ti te deseo que cada vez que te creas que tu vida es mucho mejor desde que ya no estás conmigo, entonces, quiero que encuentres un pelo mío debajo de la almohada, una foto de nosotros dos riéndonos de tanto amor y que aparezca en tu pantalla mi último WhatsApp, sí, ese que te llené hasta el infinito de emoticones con ojitos de corazón y que tú jamás contestaste.

Pero oye, que yo hace tiempo con todos estos pasé página y hasta cambié de libro. Aunque lo cierto es que a veces a mis pordentros les sale la vena resentida y vengativa. Juro que os tengo a todos curados, perdonados y sin rencor, pero eso sí, jamás olvidados, que una recaída con un ex–cupido es lo peor de lo peor, por eso, lo mejor, y por vuestro bien, es  guardaros este pelín de resquemor.

Temas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Contar historias, soñar ilusiones, sentir la vida, compartir sensaciones, descubrir secretos, atravesar lo prohibido... Porque vivir es reír y disfrutar, es contagiarse de la alegría. Porque detrás de cada experiencia siempre hay miles de caminos esperándonos y yo me niego a quedarme quieta. Y como no hay nada como ser el protagonista de nuestros errores y aciertos, de nuestras dudas y de nuestras decisiones, aquí estoy, dispuesta a pasar contigo estos relatos llenos de magia. Un día descubrí que escribir desde lo alto de mis tacones era mucho más divertido y entonces me di cuenta que desde aquí arriba la vida se veía tan bonita que decidí compartirlo. Quizá al leer mi blog te digas: "esto me pasó a mí", "anda, esto me suena", "qué bueno, nunca se me habría ocurrido", "¿será posible que estas cosas ocurran?". Con el deseo de que lo disfrutes cada semana con una sonrisa, de que te haga revivir sensaciones y, sobre todo, para que entre risa y risa, también te ayude a darle vueltas a la cabecita y después salgas a comerte el mundo, antes de que el mundo te coma a ti. ¡Bienvenido al blog "Desde mis tacones"!

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728