Blogs

José Hernández

El salto del grillo

Pasa y pasa el tiempo

Pasa el tiempo rápido para el que es feliz, largo para el que tiene miedo, lento para el que espera justicia, doloso y esperanzado para el que está muy enfermo pidiendo prórroga de vida.

¿Qué hacer pues con el tiempo?

Supongo que será el que me queda, porque el que pasó, pasó.

El tiempo es como un viaje que recorre etapas de tu vida, pero el camino jamas termina. Sólo el viajero lo acaba, quedando tan solo los recuerdos.

Dónde estoy y dónde voy.

Desafío el discurrir de la fina lluvia paseando por la húmeda arena,

sólo y quizás olvidado, tal como la solitaria playa, a pesar de ello, siento un ensoñamiento placentero que me eleva.

Y en esta espera, el trepidante ritmo de las olas y su regular carencia en el tiempo vienen a recordar nuestra monótona vida. Carente de toda pasión.

Porque tú no estás, y mi tiempo se acaba, con razón o sin razón perdimos la ocasión de ser felices.

Lejos quedan las tórridas noches de verano cuando cogidos de la mano

y envueltos por la luna nos bañamos en plena locura.

Pero hoy….

Como el reloj de Papini, parado eternamente en las siete, teniendo su momento diario de gloria.

Así me siento, paralizado en la némesis de mi existencia, teniendo un solo momento de alegría, el despertar.

Hoy puedo crear, volar, escribir, disfrutar de mi trabajo, de mi gente, me siento vivo. Como un destello de energía, ¡quién lo diría!

Pero, cuidado. Como siempre, a medida que avanza la mañana cae mi ánimo, vuelvo a mi rutina, a mirar sin ver por la ventana de una mañana en gris, a comer y dormir en el mismo lugar, a mi aburrido andar y cruzarme con las mismas caras, en definitiva, a la repetitiva cotidianidad.

Quedo pensando que cada vez mas le parezco al robot de limpieza de casa. Despierta su programación a los ocho y con intensas vibraciones recorre con entusiasmo las habitaciones. Pero dos horas más tarde se apaga, se refugia en su base de alimentación, cargando energía que distribuirá al siguiente día, de nuevo, a las ocho en punto.

A todo esto acostumbro llamarle vida. Pero dice Papini, ¡sé que la vida es otra cosa!

Murcia, 19 de febrero de 2018

Temas

tiempo, vida

Rincón para las palabras pequeñas y bonitas

Sobre el autor

Gusto de narrar mi entorno más inmediato, con frases pequeñas y bonitas.

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728