Blogs

José Hernández

El salto del grillo

Esta noche ceno con mi jefe/a

Durante las tres próximas semanas la mayoría de empresas celebran las tradicionales comidas de Navidad. Nos saltaremos la disciplina normativa y de responsabilidad y desaparecerán las jerarquías habituales. Tratando de divertirnos y ser nosotros mismos.

Solemos delegar los preparativos a la persona razonablemente divertida, con imaginación para situar una improvisada puesta en escena.

Ocasión para conocer un poco más a compañeros y no deja de ser una oportunidad para afianzar las relaciones profesionales en un entorno diferente. Porque no olvides que con estas personas pasas la mayor parte de tu tiempo en el día a día.

Mantendremos conversaciones distendidas sobre familia, aficiones, y porque no, estudios y aspiraciones futuras. De ahí podría salir tu perfil profesional.

Escuchando, empatizando con el compañero que se sentirá comprendido, aumentando así su confianza en ti. Quizás sea la oportunidad para arreglar algún disgustillo que con aquel compañero tuviste. Pero vamos a comentar algunos consejos que podrían evitar disgustos en el temido y resacoso día después.

Ojo con el alcohol, con la forma de devorar la comida, evitar las conversaciones de política, religión, fútbol o sexo.

Cuidado con el karaoke, no presumas de ser un artista, podrías rozar el ridículo sin pretenderlo.

Tampoco se te ocurra ponerte la corbata en la cabeza, la imagen sí importa. Hay momentos que se recuerdan todo el año.

Por ello no comparto lo que se suele decir, “lo que pasa en la comida se queda en la comida”.

No suele ser así:

– No paras de decir a Loreta que estás loco por ella, que siempre que pasas por su mesa te tiemblan las piernas. No insistas en tus propuestas porque un mal entendido movimiento puede acabar en una denuncia por acoso.

cena-de-empresa

En cuanto a fotos divertidas al jefe/a haciendo muecas grotescas, al compañero con la corbata en la cabeza, el enjuto jefe de mantenimiento bailando sobre la mesa, etc. Muchas instantáneas que recogen los momentos más divertidos. Pero cuidado en subir a las redes sociales. Son escenas privadas de vuestra empresa y no todas pueden exponerse, deben ser para consumo interno.

Por último, no te olvides que al día siguiente volvéis a ser compañeros y quizás depender el uno del otro.

Todo ello, si lo tratas y acoges con “chispeante” alegría y camaradería puede resultar el comienzo del “espíritu navideño”.

Murcia, 1 de diciembre de 2018

Rincón para las palabras pequeñas y bonitas

Sobre el autor

Gusto de narrar mi entorno más inmediato, con frases pequeñas y bonitas.


diciembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido Patrocinado