Blogs

Juan José Ríos

La i de innovación

Los 6 gorros de pensar

Ayer, en la comida, planteé a mi familia la siguiente situación: Un hombre entró en un bar y solicitó al camarero un vaso de agua. Nunca antes se habían encontrado. El cantinero sacó un arma de debajo del mostrador y apuntó al hombre. El hombre dijo: “Gracias” y se fue. ¿Por qué?

Esta especie de acertijo ha sido considerado el mejor ejercicio de pensamiento lateral que se conoce. El concepto de lateral thinking fue acuñado por el psicólogo de origen maltés Edward de Bono en 1967 para definir una forma de razonamiento diferente, menos ortodoxa desde el punto de vista de la lógica imperante, directa y vertical, pero más creativa, abierta y que puede ofrecer resultados más ingeniosos e innovadores a la hora de resolver problemas empresariales o de la vida ordinaria.

A continuación, mi hijo José Andrés contraatacó con este otro caso, que no acerté a resolver: “Un hombre empuja su coche hasta detenerse frente a un hotel. En ese momento comprende que está arruinado. ¿Cómo se explica esta situación?

 Lo cierto es que con estos acertijos y otros ejemplos de pensamiento lateral, como los que cito a continuación,  pasamos una comida divertida y amena, llegando a olvidarnos del calor e incluso a apagar la televisión para concentrarnos mejor, algo inaudito.

¿Cuál es el objeto más alegre que existe? ¿Cuál es la profesión menos rentable del mundo? ¿Cuál es el vino más amargo? (las respuestas al final del post).

-Tras un año de enfermedad, al final murió.

– ¿Qué tenía?

– Un kiosko

 Muchos chistes y calambures  se basan en juegos de palabras  que sorprenden por su ingenio, saliendo por el lado inesperado o menos evidente, dentro de la lógica divergente que caracteriza al pensamiento lateral.
Por cierto que Quevedo puede considerarse un precursor del lateral thinking (y un as de la osadía) al atreverse a llamar coja, en su cara, a la reina Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV, ofreciéndole dos ramos de flores para que eligiera uno de ellos: Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad escoja”.

Volviendo a Edward de Bono, su conocida metodología de los 6 sombreros para pensar está inspirada en el concepto de pensamiento lateral y ha sido aplicada con éxito por muchas empresas innovadoras. Aquí podemos ver un interesante vídeo que resume el papel de cada uno de los “gorros”.

La creatividad es la principal competencia personal del futuro. Implica diferenciación y es la fuente donde bebe la innovación. Tendemos a ver la vida en modo “piloto automático”, rutinario y nos cuesta mucho vencer prejuicios y adoptar perspectivas diferentes de ver las cosas, actitud muy peligrosa en mundo que cambia tan rápidamente.

Las empresas más innovadoras están casi siempre dirigidas por líderes innovadores. Es muy difícil que florezca la innovación en entornos rígidos donde el equipo directivo imponga una disciplina férrea y no posea, ni valore ni potencie las habilidades creativas.

El neurólogo argentino Facundo Manes, en su libro: “Usar el cerebro”, dedica un interesante apartado a la creatividad y desliza la curiosa y alentadora afirmación para el común de los mortales de que las mejores ideas surgen como consecuencia de pensar obsesivamente en ellas, dependiendo más el resultado final del esfuerzo aplicado que del coeficiente intelectual del creador. La creatividad es una cuestión más de perseverancia que de inteligencia.

Soluciones pendientes: i) El primer hombre tenía hipo   ii) El segundo jugaba al Monopoly. Uno podía llegar a imaginar que el coche era de juguete, pero que el hotel no era real era demasiado deducir  iii) El objeto más “alegre”: la escoba, siempre va riendo   iv) La profesión menos rentable: la dejar dinero  v) El vino más amargo: vino mi suegra

Temas

6 sombreros para pensar, creatividad, Edward de Bono, Facundo Manes, pensamiento lateral

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

agosto 2015
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31