Blogs

Juan José Ríos

La i de innovación

La nueva Internet: de la Información al Valor

Internet ha superado ya la cifra de  5.000 millones de usuarios, más de la mitad de la población mundial.

Este asombroso fenómeno de comunicación global, sin parangón en la Historia de la Humanidad,  es posible gracias a una tecnología común, el protocolo TCP/IP.

La Internet que  usamos a diario es la llamada Internet de la Información o de los Datos, y sobre ella, ahora irrumpe con fuerza una capa de aplicaciones basada en una tecnología, la DLT (Libro de Contabilidad Distribuida), asociada a Blockchain, que va a permitir la universalización de las transacciones económicas.

Todos vamos a poder ser emisores y receptores de activos digitales de forma segura, transparente, trazable, anónima y sin intermediarios.

El intercambio de valor:  títulos de propiedad, certificados, registros, canciones, dinero en criptomonedas, … se cuantifica en una unidad económica, los llamados tokens.

Esta nueva Internet del Valor, basada en la criptografía de clave pública tiene un poder disruptivo superior al de la Red actual, a la que no sustituye sino que pretende complementar y perfeccionar de forma sustancial.

alastria-consorcio-nacional-multisectorial-blockchain-4-638

Sus aplicaciones al mundo económico, industrial, de las instituciones públicas, o académico van a tener consecuencias transformadoras que ahora mismo cuesta imaginar, pero que ya se vislumbran, por dos razones fundamentales: la posibilidad de diseñar nuevos servicios innovadores y por las eficiencias internas que generan.

El potencial revolucionario de esta nueva Internet del Valor radica, en mi opinión, en que incide plenamente en un objetivo, muy claro,  pero que a las organizaciones, especialmente a las públicas, les cuesta mucho aplicar con todas sus consecuencias: situar al usuario en el centro de las actuaciones.

Por sectores, la incipiente Internet del Valor eliminará, en un plazo más o menos corto, la figura del tercero de confianza, lo que afectará a los servicios financieros, notarías, registradores de la propiedad, o auditores,  que o desaparecerán o tendrán que reinventarse.

En materia de Sanidad, el blockchain garantizará la actualización descentralizada , la trazabilidad y la accesibilidad de las historias clínicas de los pacientes a voluntad de éstos.

La longeva burocracia, inherente a las Administraciones Públicas, y su elevado coste directo para los ciudadanos, se verá enormemente mitigada, y la corrupción reducida a la mínima expresión. El voto electrónico será una realidad segura y fiable.

La financiación y los seguros son campos indisolublemente ligados al mundo de la automoción y relacionados entre sí, no en vano se acaba de crear la Asociación española de fintech y de insurtechcon objeto de propiciar el desarrollo de start-ups en estas materias.

El fenómeno fintech y cómo afecta al negocio bancario está de plena actualidad. Los gigantes de Internet, con su dominio de la tecnología, y su gran poder fidelizador y de conocimiento de sus usuarios,  suponen una amenaza inminente para el negocio financiero tradicional.

El blockchain supone una revolución para el mundo de la industria 4.0, al  garantizar la trazabilidad de las piezas y bienes de consumo y por su aplicación al Internet de las Cosas, propiciando la interacción directa de las máquinas.

Ahora que están bajo la lupa de la sospecha algunos Masters universitarios, viene especialmente a cuento la reciente noticia de la creación de la primera Universidad 100% blockchain del mundo, la Woolf University.

En esta Universidad no sólo es imposible falsificar títulos, sino que el personal administrativo queda reducido a la mínima expresión, por la eliminación de la burocracia que implica la automatización de los procedimientos con tecnología blockchain (Smart Contract).

Los cuantiosos ahorros que se pueden generar, en costes de personal y en infraestructuras, redundarán en una reducción de gastos de matrícula para los estudiantes y en una mejor retribución del profesorado, amén de otra ventaja clave: los alumnos tienen acceso a una enseñanza más personalizada y de más calidad.

Pronto entraremos en período electoral. Como ciudadano me gustaría que la clase política se documentara bien sobre los posibles efectos disruptivos de la nueva Internet del Valor en todos los ámbitos de la sociedad y se pergeñaran propuestas valientes del nivel que requieren los tiempos y que debemos exigir unos ciudadanos informados y comprometidos.

 

Artículos relacionados:

Gobernar con conocimiento de causa

La criptografía: veneno y antídoto

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.


abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Contenido Patrocinado