Blogs

Juan José Ríos

La i de innovación

Con información, de la cepa a la copa

Carlos Herrera, en su programa de radio matinal,  me puso hace poco sobre la pista del importante empresario vitivinícola de la Ribera del Duero, José Moro.

Si en el post anterior elogiaba a Rafael Juan, máximo responsable de Dulcesol, como líder innovador, ahora, de manera casual,  me encontraba con otro empresario de su estilo hablando de transformación digital, de agricultura de precisión, de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) , que  tiene su propio blog, como aquél y que, curiosamente, es coetáneo suyo.

Aunque disfruto ocasionalmente del buen vino y me interesa la cultura que lo rodea, lo que captó inmediatamente mi atención fue el entusiasmo con el que su propietario hablaba del ambicioso proceso de transformación digital en el que estaba inmersa la empresa familiar que preside, las Bodegas Emilio Moro. 

Internet de las cosas, Big Data e Inteligencia Artificial,… constituyen la base del proyecto transformador de Bodegas Moro. Conceptos emergentes, que comienzan a manejarse con profusión pero que todavía parecen de una incierta y lejana aplicación práctica generalizada, sobre todo, en el sector primario.

 

agricultura-de-precision-qampo-1

Una iniciativa pionera basada en tres pilares: la tradición, la innovación y la RSC, bajo el lema “información de la cepa a la copa”, que pretende resumir el cambio de un paradigma  fundamentado en la intuición y la experiencia a otro apoyado en las certezas que aportan los datos.

Galileo decía que el vino es la luz del sol atrapada por el agua y, en efecto, son estos elementos, junto a la temperatura y la humedad, los determinantes de la calidad de las cosechas.

Entre estos factores climatológicos, el hombre sólo puede controlar directamente el agua que usa para regar las vides, pero los sensores desplegados en las más de 200 Has de viñedos son capaces de obtener datos relativos a todos los elementos que afectan a los cultivos,  de procesarlos y de propiciar las mejores decisiones para optimizar costes y reducir el impacto medioambiental.

La red de sensores, combinada con datos históricos de las imágenes vía satélite de los últimos 18 años, permite no sólo disponer de un mapa preciso en tiempo real del estado general del viñedo, cual organismo vivo que es, sino también realizar predicciones para optimizar la cosecha.

La tecnología desplegada (NarrowBand-IoT de Vodafone) usa baterías de larga duración para evitar los costes de instalación de las placas solares necesarias en los parajes donde no llega la electricidad.

Con anterioridad, la empresa había firmado un acuerdo con Telefónica para el desarrollo de proyectos de I+D+i en el sector agrotech, como el del uso de herramientas de geolocalización que contribuyen a la gestión inteligente del viñedo, dentro del paradigma de agricultura de precisión basada en la Internet de las cosas.

Estas iniciativas se suma a otras puestas en marcha por esta innovadora bodega, como el acuerdo con la Universidad Complutense para el desarrollo de sus propias levaduras, en lugar de utilizar otras genéricas para la fermentación del mosto, provenientes de otras latitudes, que pueden hacer perder al vino su identidad.

“Hacer dinero trae felicidad, pero hacer felices a otros o ayudar a resolver problemas sociales trae superfelicidad”  (Yunus, Premio Nobel de la Paz 2006)

Con presencia en 70 países y un incremento en su facturación de un 17% sobre las cifras del año pasado (más de 20 M€), Bodegas Moro apunta a la superfelicidad a través de las actividades de innovación social que desarrolla por medio de su Fundación, creada ahora hace 10 años.

Es estimulante reconocer las figuras de empresarios españoles, auténticos líderes, como Rafa Juan y José Moro,  que se basan en la tradición, y que, por su edad, no son nativos digitales pero que apuestan decididamente por la innovación y la RSC como binomio imbatible de diferenciación y de competitividad.

 

Juan J. Ríos Piñera (Web personal)

Artículos relacionados

La economía algorítmica

Ingeniería para un futuro sostenible

Internet de todas las cosas

 

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado