Blogs

Juan José Ríos

La i de innovación

Toyota, cultura innovadora, liderazgo y buena suerte

The Toyota Way (Liker, 2004)/

En China, el 8 se asocia a la buena suerte debido a que su pronunciación es muy parecida a la palabra “riqueza”.

Hasta tal punto está arraigada allí esta superstición que la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008 se celebró el 08/08 y comenzó a las 8:08:08 de la noche.

También en Japón comparten ésta y otras creencias.  Como curiosidad veraniega, la lista de la buena fortuna para 2019 ha hecho furor no sólo en el país nipón sino en todo el mundo a través de las redes sociales.

Espero que sólo afecte a los japoneses porque mi fecha de nacimiento aparece en un preocupante lugar 335. Yo no soy supersticioso, pero cruzaré los dedos por si acaso, que todavía queda mucho año por transcurrir.

 Por extraño que nos parezca, la superstición puede tener algo que ver con la buena suerte  que jalona, con altibajos, la longeva historia de Toyota, la quinta empresa más grande del mundo y una de las más innovadoras.

Fundada en 1933 por el ingeniero Kiichiro Toyoda,  al poco tiempo decidió denominarla TOYOTA (トヨタ), para facilitar su pronunciación y, sobre todo, porque su escritura requiere 8 trazos, augurio de buena fortuna.

Su famoso sistema de producción TPS es un un clásico en la literatura de gestión empresarial. Se basa en 14 principios agrupados en 4 categorías, las conocidas como  “4P” de Toyota.

The Toyota Way (Liker, 2004)

The Toyota Way (Liker, 2004)

En uno de mis primeros artículos en este blog: “La pirámide de la innovación”, ya aludía a una cuestión recurrente como es la importancia decisiva del liderazgo en la asunción de una cultura innovadora, la madre de todas las innovaciones.

Un viaje que cuesta trabajo emprender pero que una vez iniciado, como en Toyota,  ya no se puede abandonar, no se concibe trabajar de otra manera.

La figura de los líderes que  lo hacen posible es digna de ser conocida y reconocida.

Akio Toyoda, nacido en 1956,  nieto del fundador, licenciado en Derecho, MBA por el Babson College de Boston es el presidente actual de Toyota desde el año 2009, tras pasar más de 20 años por todos los departamentos de producción de la marca en plantas distribuidas por distintos países.

El niño que soñaba con ser taxista es ahora un conductor de pruebas certificado por el circuito de Nürburgring que gusta de testar personalmente los nuevos modelos que fabrica el grupo Toyota antes de salir al mercado.

 En 2015 fue considerado el mejor empresario japonés tras el éxito de ventas cosechado por las distintas  marcas del grupo: Toyota, Daihatsu, Hino y Lexus, que alcanzaron el liderazgo mundial con 7´5 millones de unidades vendidas en los primeros 9 meses del ejercicio.

El primer semestre de este año lo ha cerrado Toyota con un volumen de 5´4 millones de unidades, un 4.1% más que el año anterior.

En 2016 Toyota estaba considerada como la octava (otra vez el 8) empresa más innovadora del mundo, y la primera en el sector de la automoción. Ya en 2013  invertía en I+D a una velocidad de crucero de 1 millón de dólares por hora. 

Más específicamente, desde 2015 está operativo en el Silicon Valley el Instituto de Investigación de Toyota (TRI), centrado en la Inteligencia Artificial y la Robótica, con una inversión prevista de 1.000 M$ en 5 años.

La consultora Brand Finance, en un estudio presentado en enero de este año en el Foro de Davos,  ha calificado a Akio Toyoda como el segundo líder  mundial, a escasa distancia de Jeff Bezos (Amazon), por la trascendencia de su labor en la valoración actual de la marca Toyota.

Sólo dos ejecutivos españoles aparecen en esta lista de los 100 mejores “guardianes de la marca” del mundo: Pablo Isla (Inditex), en el puesto 76, y Carlos Torres (BBVA), en la posición 97.

Durante su mandato ha tenido que afrontar Toyoda importantes contingencias, como la crisis económica mundial, los efectos del tsunami que asoló Japón en 2011 y diversos problemas técnicos de algunos modelos ante los que no dudó que  en pedir perdón humildemente en el Congreso de Estados Unidos.

Es una persona accesible y cercana que suele bajar a los talleres para departir con los operarios y escuchar directamente sus opiniones. Un ejemplo de líder formado, sencillo y motivador que merece, sin duda, tener buena suerte.

 

Web del autor (Otros artículos publicados y muchas más cosas)

 

 

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de La Verdad

Sobre el autor

Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio, soy Director Adjunto de la Cátedra Internacional de Innovación de la UCAM y participo en un proyecto empresarial.


julio 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031