Blogs

Lola Gracia

Vivir en el filo

Es el sexo, estúpidos

 

 

 

 

 

Eliminar la educación sexual de los centros educativos es un atraso de proporciones siderales. Y esta frase no tiene discusión. Lo siento.

Señores retrógrados, capillitas y apegados a la moral de los tiempos de mari castaña, sepan esto: nuestros hijos son seres pensantes, inquietos y curiosos y si no les damos la formación sexo afectiva adecuada accederán a ella de todas las formas posibles. Miento, accederán a la industria del porno, a los mitos y mentiras sobre los embarazos que encontramos en la red, a los juegos perversos que practican algunos adolescentes con sus cuerpos: auténticas ruletas rusas de las enfermedades de transmisión sexual.

Pero esto no es lo peor. Lo peor es que aprehenderán el sexo despersonalizado, consumista y vacío de la publicidad y las empresas audiovisuales. Y se perderán lo mejor: el sexo rico del afecto compartido, de las relaciones de pareja saludables. El saberse querido, correspondido, alimentado y mimado por esa persona que también te besa con pasión y te hace el amor como si no hubiera un mañana. Porque eso es así, la educación sexual no te enseña posturas del kamasutra, te muestra cómo convivir con otro. Porque el sexo saludable implica al otro necesariamente. Sus deseos, sus temores, sus peculiaridades, sus momentos, sus tensiones, sus posturas, su cuerpo, su sensibilidad y, por supuesto, su respeto.

Las posturas, los tutoriales y las técnicas amatorias están muy bien, pero eso no es el todo de la sexualidad. La respuesta sexual humana también implica las emociones y si nuestros hijos no aprenden esto pueden ocurrirles dos cosas: o bien se lanzarán como posesos a imitar cualquier modelo que les lleve al erotismo y al placer, o bien renunciarán a la fiesta de sus cuerpos por miedo, vergüenza y desconocimiento. Yo me incluyo en este segundo grupo, se sorprenderían de lo tarde, tardísimo, que perdí la virginidad. La falta de educación te lleva a la exageración en todos los aspectos.

Es imposible ponerle puertas al campo y asusta lo sencillo que resulta acabar en un camino perverso y tiránico por la falta de naturalidad en sus relaciones.

¿Quiénes deberían impartir esta formación? Personas capacitadas con algún tipo de titulación en sexología o incluso matronas para algunos casos. Especialistas que sepan explicarle a un joven cómo se ponen un condón y qué hacer si se rompe accidentalmente. Personas que también les ofrezcan la dimensión personal e intransferible de los afectos, que les muestren que la diversidad es rica y necesaria. Que el amor cabe en parejas de todo tipo y el concepto de familia también.

Aunque ustedes sean sus padres, quizá hayan olvidado como fue su adolescencia y juventud.  Con la diferencia de que hoy tienen todo un universo a un sólo clic: el acoso, la violación de la intimidad y los videos donde se denigra a la mujer de la forma más brutal que existe. Eso no es sexo, se le puede denominar de muchos modos, pero nada de eso sexo y en los medios de comunicación se les vende como tal.

El sexo es plenitud y belleza. Es mostrarte al otro en tu esplendor y vulnerabilidad. Es demostrar sin palabras el amor profundo, o quizá la simpatía, que reside en los corazones hacia la otra persona.

Pero el sexo despersonalizado es mercantil y hasta cierto punto triste, aunque lo respeto.  ¡Cuánto nos perdemos de la vida si esta parte se atasca o deja de funcionar! Viviremos cien años, pero tristes y más solos que la una. ¿Quieren a sus hijos protegidos, perfectos e inmaculados en una torre de cristal fría e impenetrable? ¿O los quieren sonrientes, felices con la autoestima por las nubes? Ustedes deciden, ustedes eligen.

Temas

Relaciones, amor, vida. Lo que de verdad importa

Sobre el autor

Periodista por la Universidad Complutense de Madrid, escritora y gestora cultural. Investigadora de las relaciones humanas. Máster en sexología por la Universidad de Alcalá de Henares. Desarrollo trabajos como directora de comunicación


octubre 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031