Blogs

Inma

Zona de embarque

La tentación vive arriba

 

Era unos de los pueblos de la Toscana que por entonces no tenía oficina de turismo. Las únicas diversiones eran la pesca, el baño en el río y las partidas de dominó por las tardes. Todo un remanso de paz, hasta que llegó ella.

Quería encontrarse consigo misma y lo que halló fue todo un pueblo pendiente de ella. Cuando paseaba por la calle peatonal del centro los ancianos le cedían el paso: con sus bastones simulaban una versión italiana del pase torero español.

Y es que los habitantes de San Giovanni Valdarno jamás antes pensaron que una actriz de Hollywood pasaría el verano con ellos, como si fuera una más de sus vecinas.

La casa de dos alturas

La planta alta, con cuatro habitaciones, la alquilaban en verano. La familia vivía en la planta baja, y todos compartíamos el jardín. Lo que tampoco nunca imaginó el dueño (yo creo que ni en sus sueños) es que una actriz bellísima, rubia, joven, lista y encantadora se hospedaría en una de las habitaciones de la primera planta. Los parecidos con Marilyn Monroe eran más que evidentes. En las tres restantes nos alojábamos tres españolas con unas ganas de recorrer la Toscana…

Y el hijo mientras, navegando por Grecia

A ver qué padre que no haya visto “La tentación vive arriba” no hubiese llamado inmediatamente a su hijo para decirle: “No seas pródigo y regresa de inmediato al hogar, que en esta casa está <<el verdadero paraíso>>. Y no exagero”.  Así lo hizo. Fue verla aparecer con la maleta en el jardín y, después de recomponerse al codazo de su esposa, lo llamó.

Y ella nos encontró a nosotras

La actriz tenía antepasados italianos y en esta ilación con sus raíces familiares quería retomar el sentido de su vida. Ella ansiaba días de tranquilidad pero no sopesó la variable de que en la misma planta vivíamos tres españolas que después de varios baños en el río, el pueblo se nos antojaba pequeño. ¡Y eso que era bonito a más no poder!

Y generosas las tres, le hacíamos siempre un hueco en el coche a nuestra compañera hollywoodense de planta.

Y así fue como recorrí toda la Toscana con una actriz. Que si un día merendábamos en una casa-bodega entre viñedos; otro, clases de tiramisú con el cocinero de una pequeña trattoria; un tercer día seguíamos por Arezzo los escenarios de cine de “La vida es bella”. Y ella claro, siendo actriz, empezó a sentirse “como pez en el agua”.

La res homini de todos los viajes

Sí, su hijo -cual Ulises contemporáneo- se quedó ese verano recorriendo las islas griegas en un crucero. Me imagino que al regreso tendrían una conversación de esas padre e hijo: “Que si por qué no regresaste antes”; “que no seas pesado, mira qué islas tan bonitas papá”…

La historia de esta casa de la Toscana donde pasé el verano; los cafés en el jardín conversando con “la hija de Marilyn” y, en ellos, el padre que como quien no quiere la cosa se las ingeniaba tímidamente para terminar uniéndose a nuestras charlas; las noches en la plaza compartiendo helados con los ancianos… Yo no sé si también les sucede a Vds. pero por muchas catedrales, museos o paisajes espectaculares que podamos descubrir en un destino, al final el contacto y los ratos que pasamos con las gentes que conocemos en un lugar, estos “monumentos humanos” que aparecen, son siempre el mejor y más bonito recuerdo de cualquier viaje. Porque, como la música de Rachmaninoff, “nunca falla”.

Temas

Curiosidades y crónicas viajeras

Sobre el autor


julio 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031