La Verdad

img
Categoría: Microsoft
Oculus Rift, la realidad virtual se pone seria en 2016

El mundo del videojuego se aproxima a una nueva revolución. Vendrá de la mano de las gafas de realidad virtual, y todo hace pensar que hay dos productos llamados a marcar el camino: Oculus Rift y Proyect Morpheus.

Oculus al fin ha dado los detalles sobre la llegada al mercado de su apuesta. Las gafas (¿o es más bien un casco?) se venderán en todo el mundo “en el primer cuarto de 2016”.

La empresa ha refinado el diseño del modelo que hasta ahora podían adquirir los desarrolladores. Las ha aligerado y hecho mucho más atractivas, y aparentemente más cómodas.

Las pantallas que se ocuparán de sustituir la realidad a ojos de los usuarios serán dos paneles OLED de altar resolución que ofrecen de forma conjunta 2160×1200 píxeles.

Las gafas, que cuentan con unos auriculares incorporados que se pueden retirar, van acompañadas de un dispositivo que debe ponerse en sobre una superficie estable frente al jugador para ayudar a calibrar los movimientos y mejorar la precisión.

Solo funcionarán inicialmente en ordenadores Windows y sus requerimientos no van a ser modestos:

  • Tarjeta gráfica NVIDIA GTX 970 / AMD 290, equivalente o superior.
  • Procesador mínimo: Intel i5-4590 o equivalente.
  • 8GB de RAM
  • 2 puertos USB 3.0
  • Salida HDMI 1.3

El soporte para OS X y Linux tendrá que esperar, mientras que los juegos de Xbox One podrán llegar a las gafas a través de la tecnología de streaming de Microsoft. Oculus no ha hecho público el precio con el que saldrán a la venta, aunque se espera que este sea cercano a los 400 euros.

En cuanto a los mandos, las gafas vendrán acompañadas de un mando inalámbrico de Xbox One, aunque Oculus también ha presentado Oculus Touch. Una pareja de mandos que se colocan en las manos y que permitirá manipular objetos y hacer gestos de una forma más natural.

Por su parte, Project Morpheus, la apuesta de Sony para su Play Station 4, saldrá al mercado, según está previsto, en la “primera mitad de 2016”. No parece que vaya a ser un año aburrido.

Ver Post >
Microsoft, Google y Apple preparan otro 2013 movido

En el último trimestre la situación en el decisivo enfrentamiento entre Microsoft, Google y Apple se ha aclarado un poco. Este mes de octubre fue el elegido por las tres compañías para mostrar sus cartas de cara a los próximos meses. Así como las pistas sobre sus planes de futuro.

Microsoft presentó Windows 8 para ordenadores y tabletas, así como su propia visión de lo que una tableta debe ser con Surface y Surface Pro; y Windows Phone 8 para los smartphones con el apoyo de Nokia y su Lumia 920 como bandera.

Chromebook

Google, por su parte, mostró la última versión del Chromebook, una propuesta, sin réplica en otras compañías, que entiende el ordenador portátil como un dispositivo de entrada a los servicios en línea que olvida el almacenamiento local para confiar los contenidos a ‘la nube’. Sus ventajas son su precio, su velocidad, y su concepción como elemento prescindible. Puesto que todo está en la nube, su extravío no supondrá el menor problema de seguridad ni la pérdida de datos. Un nuevo Chromebook, introducir la contraseña y listo. Su principal virtud, sin embargo, es su mayor problema. Las ventas indican que la mayoría de los consumidores prefieren tener un mayor control sobre sus datos que cederlos a a los servidores de Google.

Pero el Chromebook no es la apuesta estrella de Google. La empresa del buscador está mucho más confiada en la posición de Android. Y lo ha demostrado con la ambiciosa renovación de toda su su gama de terminales Nexus, es decir: el teléfono (Nexus 4), que esta vez ha diseñado en colaboración con LG; y su tablet de siete pulgadas (Nexus 7), que ahora suma a su ya atractivo precio de entrada de 199 euros, una capacidad de 16 Gigas; pero a estos dos se les ha sumado un hermano mayor y vitaminado, el Nexus 10, un tablet con pantalla de alta definición de 10 pulgadas que compite de forma directa y muy agresiva en precio y características con el iPad. Su precio de partida es de 399 euros para el modelo de 16 Gb y cuenta con una resolución que supera a la del último iPad con retina display.

Apple, por su parte, no se ha quedado atrás y ha lanzado en solo dos meses su nueva versión del sistema operativo móvil iOS 6, el iPhone 5, el iPad mini, la cuarta generación del iPad, los Macbook Pro retina display de 15 y 13 pulgadas, el rediseño del iMac, y la renovación del Mac Mini.

Sin embargo, el que probablemente sea el movimiento más importante de Apple este año, no tiene que ver con un producto, sino con su reorganización interna. La salida anunciada ayer del vicepresidente del sistema operativo iOS, Scott Forstall, que abandonará la compañía el próximo año, y del responsable de las tiendas Apple Retail Store, John Browett, son toda una declaración de intenciones del CEO de la empresa de la manzana, Tim Cook, que parece decidido a no permitir que algunas polémicas salpiquen la imagen de la marca. Forstall, fue pieza clave en el nacimiento del iPhone, que se ha convertido en la mayor fuente de ingresos de Apple, sin embargo, su dirección de dos proyectos de tanta importancia como Siri los mapas, ha metido en algunos aprietos a la compañía de California, que prometió en ambos casos más de lo que podía ofrecer, una costumbre totalmente contraria a la filosofía de Apple, que habitualmente se muestra muy conservadora para asegurarse que los consumidores encuentran más de lo que esperan.

Lo cierto es que en el último año, los productos que han dependido de Forstall han dado cierta sensación de deriva. El vicepresidente de iOS realizó en el lanzamiento del iPhone 4S una presentación de Siri en la que obvió por completo las limitaciones de un servicio que se lanzaba como versión beta. En el caso de los mapas, la situación fue mucho más obvia. Forstall anunció como una gran noticia la sustitución de Google Maps en los dispositivos iOS por el servicio de mapas de Apple, que calificó como el “más bonito y poderoso”, una forma muy optimista de verlo, tanto que Apple tuvo que pedir perdón a sus consumidores por lanzar una aplicación que no cumplía con sus estándares de calidad.

También en la interfaz de iOS, otra de las responsabilidades de Forstall, se han visto en los últimos tiempos algunos titubeos poco propios de Apple, con la aparición de inconsistencias en el diseño de aplicaciones e iconos.

En este apartado, parece una buena noticia para los usuarios de Apple que el reputado responsable del diseño de los productos Jonathan Ive, vaya a ocuparse también del diseño del interfaz. El británico ha demostrado sobradamente su buen hacer en el diseño industrial de Apple durante las últimas dos décadas, y ahora tendrá la posibilidad de extender su visión al software.

Parece claro que cuando se lance iOS 7, habrá sorpresas.

Bob Mansfield, Eddy Cue y Craig Federighi también han sumado peso en la compañía. Todos son nombres de una trayectoria consolidada.

Con estas cartas boca arriba, parece que 2013 será nuevamente un año bastante movido.

Ver Post >
Verano sin desconectar

Con el verano llegan los viajes y las estancias fuera de casa. Hace unos años, con los ordenadores de sobremesa y una ausencia total de ofertas para la conexión en movilidad, la renuncia a internet era un paso de obligado cumplimiento, como hacer la maleta.

Para el verano de 2011 las opciones para quienes no desean abandonar su vida digital son muchas y muy variadas, y quien desconecta es porque quiere. Repasaremos algunas de ellas.

En caso de disponer ya de un ordenador portátil, ésta es la opción número uno. Si no, tal vez sea el momento de adquirir uno. Han proliferado este año modelos ultraligeros como el Macbook Air o el Asus Eee PC S101, mientras que los de formato habitual han ganado en potencia hasta ponerlos a la altura de muchos sobremesa. Solucionado esto, empieza entonces la búsqueda de una tarifa de conexión a internet mediante la red 3G de las operadoras de telefonía móvil. Un simple lápiz USB puede convertir cualquier lugar en un sitio ideal para disfrutar de la navegación web o seguir compartiendo experiencias en las redes sociales. Estas tarifas pueden ser prepago, opción aconsejada si se trata de un uso esporádico.

La segunda alternativa es el ‘smartphone’. Las subvenciones de las operadoras y la variedad de modelos y marcas la convierten en una de las alternativas más baratas y sencillas de adquirir si no se dispone de ordenador portátil, ya sea por canjeo de puntos en la operadora de turno o a través de las numerosas ofertas de portabilidad presentes en estas fechas. La opción de hacerse con uno de estos terminales a coste cero y con conexión permanente a internet, resulta de lo más atractivo. Además, en la mayor parte de los casos resulta fácil compartir su conexión a internet por 3G mediante la creación de una red WiFi a la que poder conectar otros dispositivos. Sus contras saltan a la vista: el tamaño de las pantallas limitan la experiencia del usuario y pueden convertir algunas tareas en un suplicio, como escribir un email demasiado largo. Con un ‘smartphone’ se puede hacer casi todo, aunque su posición es más la de compañero de un equipo principal que la de sustituto de este.

Llegamos así a la tercera opción: el netbook. Una solución de bajo coste y muy completa. Sus características son limitadas. Dispone por definición de poca potencia y poca memoria, pero constituye una buena alternativa a la opción de viajar con nuestro ordenador principal a cuestas. Se trata de un equipo barato que puedes llevar a cualquier parte sin el riesgo de perder información valiosa. Tienen pantallas que rondan las diez pulgadas, teclado integrado y funcionan con Windows o adaptaciones de Linux. Su precio se mueve entre los doscientos y los cuatrocientos euros.

Tablet kills de netbook star

En el mismo rango de funcionalidad, aunque con una sencillez y experiencia de uso superiores se encuentra la estrella del año: la tableta. Eso sí, la adquisición de uno de estos dispositivos de moda exige el pago de un precio acorde a esta mejora. Es difícil encontrar alguna opción que cueste menos de quinientos euros.

Las tabletas nacidas a imagen y semejanza del iPad, inexistentes el año pasado, pueblan ya los estantes de las tiendas de tecnología y grandes superficies. La oferta se ha diversificado y estos dispositivos, no sin ciertos accesorios (casi obligatoria la adquisición de un teclado bluetooth), llegan para ocupar el lugar del netbook. Conexión rápida a internet, batería de larga duración, peso contenido y una buena pantalla son los ingredientes de su éxito. La facilidad de uso las distancia del netbook, afectado en casi todos los modelos por un tamaño excesivamente pequeño del trackpad.

Los más atrevidos pueden plantearse la adquisición de un producto recién llegado y de futuro incierto: el ‘chromebook’, una arriesgada apuesta de Google que promete acceso a internet en formato de portátil a precio de netbook y con la ausencia de configuración y mantenimiento de la tableta. Para conseguirlo Google ha desarrollado un sistema llamado Chromium que es, básicamente, un navegador. El chromebook nace para trabajar directamente en la nube y sustituye las aplicaciones como el procesador de textos, el programa de email o el almacenamiento de fotos por servicios online del gigante de las búsquedas como Google Docs, Gmail o Picassa.

No hay por tanto gestor de archivos ni posibilidad de virus ni de perder información alguna. Al arrancar el chromebook el sistema solicita al usuario su cuenta y contraseña. Con eso accede a toda su información en la nube. En caso de extravío del terminal bastará sustituirlo por otro para volver a la normalidad. Al ingresar usuario y contraseña, dispondremos de todo lo que teníamos tal y como estaba, puesto que en el chromebook perdido no había nada almacenado. El primer modelo chormebook iba a llegar a España en el 15 de junio de la mano de Movistar, aunque parece que algunas desavenencias en las negociaciones entre Google y la operadora han retrasado su lanzamiento. A la espera de una fecha, la operadora dispone en su web de un sitio dedicado a los chromebooks (www.movistar.es/chromebook) donde se puede encontrar más información sobre su funcionamiento.

La dependencia de la conexión a internet de los chromebook es a la vez su virtud y su mayor defecto, ya que en zonas con mala cobertura su uso puede convertirse en una verdadera incomodidad. Su precio será de 399 euros para la versión sólo WiFi y de 499 para el modelo WiFi + 3G, opción no ya recomendada sino casi obligatoria dada su naturaleza.
Por lo demás, los chromebook garantizan teclado completo, un trackpad en condiciones y una velocidad de uso sobresaliente con un arranque que no lleva más de ocho segundos y un paso del reposo a activo instantáneo.

Este verano, si desconectas, que sea porque quieres.

Ver Post >
Así será Windows 8

Microsoft ha dejado ver un adelanto de la próxima versión de Windows y la sorpresa ha sido generalizada. El sistema operativo muestra una imagen totalmente renovada que rompe con inercias anteriores.
La irrupción de los dispositivos táctiles en el mercado de la tecnología de consumo ha impulsado un cambio de rumbo, y Microsoft parece haber encontrado una mirada propia al respecto.
Los iconos que hasta ahora representaban a las aplicaciones han sido sustituidos por unos bloques de mayor tamaño a los que han denominado ‘pilas’. Un concepto que se dejó ver primero en su Windows Phone 7, la apuesta de la compañía para los teléfonos móviles. Se trata de unos espacios que además de identificar de forma inequívoca a una aplicación o función del sistema, permiten mostrar actualizaciones o información adicional. Estas ‘pilas’, presentadas como una suerte de rectángulos de colores que se encajan unos con otros, forman un bloque que el usuario puede deslizar a derecha e izquierda para acceder a nuevos espacios.
Microsoft asegura que sólo habrá una versión de su Windows 8 que funcionará en una gran y heterogénea familia de dispositivos. Ésta es probablemente la apuesta más arriesgada. El nuevo Windows parece diseñado para ser usado con los dedos. Sin embargo, la idea de sus creadores es que funcione por igual en todo tipo de ordenadores y tabletas, por lo que habrá que comprobar si su uso se hace igual de cómodo con el ratón.

Virtudes y defectos
Pasar de una aplicación a otra es coser y cantar. Basta con arrastrar el dedo o el cursor desde el margen izquierdo hacia el centro para alternar entre ellas. Para acceder al menú de inicio, el gesto es el mismo pero desde el lado derecho.
Una de las soluciones mejor implementadas es la posibilidad dividir la ventana en dos para ejecutar varias aplicaciones a la vez. Otro de los puntos fuertes, según lo visto en las primeras demostraciones, es la fluidez de funcionamiento general del sistema; el débil, sin duda, es la convivencia de esta capa de innovación con elementos y conceptos del sistema actual. Con solo una pulsación, estaremos de vuelta en el interfaz de Windows 7. El gestor de archivos es el mismo y los programas que no hayan sido adaptados, seguirán funcionando en un modo de compatibilidad que mantiene las ventanas clásicas en una mezcla de difícil digestión.

¿El despertar de Microsoft?
En menos de cinco años, Microsfot ha perdido el poder que tenía para marcar el paso de la industria tecnológica. Una cadena de decisiones equivocadas y de productos que no cumplían con las exigencias de los usuarios la han situado muy lejos de aquella atalaya monopolística desde la que divisaba sin temor el devenir de sus adversarios.
El gigante de Redmon no calculó correctamente el potencial de Google, con quien no entró a competir con la energía suficiente cuando todavía tenía la posibilidad de hacerlo; menospreció el potencial de una compañía de California que estaba al borde de la desaparición a finales de los noventa y que empezó a vender un reproductor de música muy caro (el iPod) y unos ordenadores de colores sin disquetera (los iMac). Microsoft vio con cierta tranquilidad cómo esa misma compañía lanzaba en 2007 su primer teléfono móvil. No tenía teclado, era táctil y de nombre le habían puesto iPhone. Entonces, Steve Ballmer, director ejecutivo de Microsoft, se atrevió a burlarse abiertamente del producto de Apple al que consideró «el teléfono más caro del mundo» y al que auguró un futuro poco halagüeño. Su falta de teclado le parecía a Ballmer un defecto insalvable que lo haría fracasar. Tenía una confianza plena en ello. «No hay ninguna posibilidad de que el iPhone obtenga una cuota de mercado significativa», aventuró.
A estos errores de apreciación respecto a la capacidad real de su competencia, se sumó el errático rumbo de su producto estrella. Al lanzamiento en octubre de 2001 de Windows XP le siguieron más de cinco años de nada. No hubo nuevas versiones, ni nuevas características en ese tiempo, únicamente tres ‘Service Packs’ o grandes actualizaciones que no hicieron más que parchear problemas de estabilidad y de seguridad. Se trata del periodo más extenso transcurrido nunca entre dos versiones del sistema. Cuando en enero de 2007, Microsoft lanzó al fin su Windows Vista, las expectativas de los usuarios se vieron defraudadas. Vista era extremadamente lento y sus problemas de compatibilidad con componentes y periféricos se ganaron la antipatía de muchos.
En octubre de 2009 llegó Windows 7. Un sistema muy similar a Windows Vista pero de funcionamiento más refinado.
Ahora Microsoft tiene entre manos una interfaz pulida y una idea que goza del favor del público. Si lo que hay detrás del nuevo vestido está a la altura o no, será lo que determine el futuro del sistema Windows. El momento es clave. Apple lanzó ayer Mac Os X Lion y una renovación del sistema operativo del iPhone y el iPad; Google sigue dando pasos firmes con sus Android y Chrome; Linux ha ganado adeptos; y Hewlett Packard ya ha anunciado su intención de instalar WebOS, el sistema para teléfonos y tabletas que adquirió junto con Palm, en sus ordenadores. Toda una declaración de guerra de uno de los socios históricos de Microsoft.

Ver Post >
Buen negocio

Saltó la noticia como una bomba.Microsoft compra Skype. La operación se realiza por nada más y nada menos que 8.500 millones de dólares. Bien… Perdona, ¿por cuánto has dicho? Por 8.500 millones de dólares. Ah… Y eso en euros ¿cuánto dices que es? 5.920 millones. Ah… ¿Y cómo ha ocurrido?, ¿has visto Skype?, ¿cuántos ingresos dices que tiene? Skype tiene una deuda de 1.000 millones de dólares. Ah, bueno.
Es de suponer que Microsoft tiene un plan. Por supuesto este plan incluye adoptar la tecnología de Skype para llamadas y videollamadas a través de internet en todo su ecosistema. Así, su exitosa consola Xbox, su sistema operativo Windows, su cada vez más minoritario Messenger o los teléfonos Windows 7 de los que Nokia, otro gigante en apuros, será máximo impulsor, podrán aprovecharse de sus desarrollos.

Una de las novedades del iPhone 4, el iPad 2, y el futuro sistema operativo para Mac, de nombre Lion, es la adopción de Facetime, que no es más que una forma como otra cualquiera de llamar a la videoconferencia a través de internet.

Es probable que Microsoft quiera dotar a sus teléfonos Windows de las mismas capacidades que el iPhone, y también que estén pensando en un futuro en el que las llamadas VoiP (voz a través de internet) sustituyan a las llamadas telefónicas convencionales.

No cabe duda de que a Microsoft no le viene nada mal contar en sus filas con Skype, y muy probablemente sabrá sacarle partido a la propiedad intelectual de la empresa añadiendo características interesantes a sus dispositivos.

Skype ha logrado convertirse en una de las mejores opciones para chatear, realizar llamadas y mantener videoconferencias en internet. La calidad del audio y del vídeo y su decidida apuesta por estar presente en todas las plataformas en un momento en el que Microsoft con su Messenger y Apple con su iChat se empeñaban en hacerse incompatibles entre sí, le hicieron un sitio.

Aún así, en la compra realizada por Microsoft se aprecian muchos números rojos y pocas perspectivas de teñirlos de verde. Es de suponer que Microsoft ya tiene un plan. Debe ser uno muy bueno.

Invita a la reflexión el camino que ha seguido Skype desde su nacimiento hasta ser adquirida por 8.500 millones de dólares. La empresa se crea en 2003. Dos años después es adquirida por eBay. En noviembre de 2009 vuelve a cambiar de manos, esta vez el comprador es el grupo inversor Silver Lake, que desembolsa 2.750 millones en la operación. ¿Un grupo inversor has dicho? Sí, un grupo inversor. Menos de dos años después, tras una oleada de rumores que situaban a Skype en la órbita de Facebook, Cisco o Google, la empresa es finalmente vendida por 5.750 millones más de lo que costó a finales de 2009. Buen negocio, no hay duda, para el grupo inversor Silver Lake.

Ver Post >
Sobre el autor Rubén García Bastida
Periodista en la edición digital de 'La Verdad'. Escribo sobre tecnología y redes sociales en #estosemueve y guardo un rincón para las cosas pequeñas en 'La esquina doblada'. En Twitter soy @garciabastida

Etiquetas

Otros Blogs de Autor