La Verdad

img
Que canten los datos
img
Juan José Ríos | 13-09-2014 | 11:18

Tiempo aprox de lectura: 3 m

Ciudadano preocupado por la sostenibilidad de la Sanidad

Como profano en la materia pero como ciudadano preocupado por la sostenibilidad del sistema sanitario público que debemos sufragar entre todos con nuestros impuestos, todo parece indicar que sólo con medidas coyunturales y mejoras paulatinas de la eficiencia en la gestión no se puede contener la tendencia alcista imparable de los costes sanitarios. Estas actuaciones pueden ser  necesarias pero no son suficientes.

Cambio de modelo

Si no se cambia de modelo, pensando que cuando mejore la economía todo volverá a ser como antes, estaremos cometiendo un grave error. Habremos tratado los síntomas pero no habremos atacado el problema de raíz. Urge aplicar un nuevo modelo en el que nosotros, los ciudadanos, tenemos mucho que decir.

En este sentido, en mi post anterior me hacía eco de las causas y de las propuestas de un grupo de expertos de alto nivel de la Unión Europea. También sugiero la lectura de este artículo escrito en tono divulgativo y hasta divertido por el consultor en innovación Javier Rodríguez Sanz, en forma de un diálogo imaginario entre el Dr. House y el Dr. Goldratt, creador de la Teoría de las Limitaciones.

Por fin, el proyecto VISC+: los datos cantan

Aunque no citaba el nombre en mi anterior post,  es hora de hablar del  proyecto VISC+ (vivir más) del Gobierno de Cataluña que me ha llamado la atención por su apuesta estratégica por la transparencia en un sector, como el sanitario, intensivo en la generación de datos clínicos y de gestión que, debidamente procesados, y abiertos al conocimiento de los ciudadanos, pueden ser decisivos para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad de los sistemas de salud.

El lema del proyecto VISC+ es “más valor a la información de salud en Cataluña” y propugna un modelo, siguiendo las tendencias internacionales de Open Data, que “permita facilitar el acceso a las ingentes cantidades de datos que produce continuamente el sistema sanitario a todos los agentes que intervienen o tienen la capacidad  de mejorar la salud de la población: ciudadanos, profesionales, investigadores, gestores, organizaciones sanitarias, gobiernos,  empresas, centros tecnológicos, empresas de tecnología sanitaria,…”.

Pero quién mejor para explicar el proyecto, que su propio líder, el Dr. Josep María Argimon, director de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias (AQuAS),  con el que comparto el principio de que “toda información generada con dinero público debe ser de dominio público” (respetando la privacidad individual, por supuesto).

La Central de Resultados de la Agencia catalana viene ofreciendo, desde su creación en 2003, un sistema transparente de medida, evaluación y comparación de los resultados de los agentes que integran el sistema catalán de salud, incluyendo información divulgativa,  versiones para la ciudadanía y un amplio catálogo de datos abiertos que pueden servir de guía para otras regiones.

Indicadores

La cantidad de indicadores que manejan son muy numerosos y variados, como se puede apreciar: mortalidad por infarto, reingresos hospitalarios, embolias postoperatorias, pacientes con ictus con más de 20 días de estancia hospitalaria, porcentaje de cesáreas, hospitalizaciones evitables, estancia media hospitalaria, número de intervenciones de cirugía mayor, endeudamientoi, liquidez, funcionamiento del hospital, gasto hospitalario,…

Que canten los datos

Parafraseando a José Luis Perales en su conocida canción: “Que canten los niños”, dejemos que canten los datos, que muestren evidencias y propicien correlaciones que nos ayuden a tener la mejor Sanidad que nos podamos permitir. Que hablen los datos, en ellos está la verdad, sin dogmatismos ni maniqueísmos, como preconizaba Machado.

 

 

Sobre el autor Juan José Ríos
Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que me considero catalizador, promotor de cambios. Dentro de un espíritu inquieto y de sana rebeldía, me gusta definir las actuaciones dentro de un marco que las dote de coherencia. Me importa mucho el entendimiento personal. Mi mundo, hasta los 26 años, se ceñía exclusivamente al ámbito educativo. Estudié Matemáticas y la salida inmediata era la enseñanza. Nunca pensé que podría dedicarme a algo diferente. Me tocó vivir la eclosión de los ordenadores personales de la década de los 80. Empezaron a dotarse los centros educativos de PC ́s. Fui uno de los profesores de Informática de este primera ola. En esta época, junto a un amigo, adquirí mi primer ordenador personal (carísimo) para uso empresarial. Empecé a conocer el mundo de la empresa. En la década de los 90, me cautivó el Informe Bangemann, como marco inspirador de la Sociedad de la Información. De la mano de Juan Bernal, Consejero de Economía y Hacienda, fui Director General de Informática de la Comunidad de Murcia. Fue una etapa apasionante y creativa donde abordamos proyectos como la Red Corporativa de Banda Ancha, la adaptación al euro y el año 2000, la implantación de SAP o la realización de uno de los primeros proyectos de ciudad digital de nuestro país (Ciezanet). Compaginé, durante muchos años, la docencia con el desempeño de puestos de responsabilidad en empresas regionales del sector TIC. En 2009, como profesor, puse en marcha un proyecto innovador cuyo objetivo fundamental era comprometer a los padres en la mejora del rendimiento educativo de sus hijos (proyecto COMPAH). Empecé a familiarizarme con el mundo 2.0 y a emplear estos recursos en mis clases. Como admirador de Morris Kline, soy un amante de las aplicaciones de las Matemáticas al mundo real como elemento motivador de su estudio por parte de los alumnos. Mi primer contacto con las metodologías de la innovación (Design Thinking) se produjo en 2010, de la mano de un consultor, Xavi Camps, que me hizo ver que la creatividad y la innovación son la base de la prosperidad de las organizaciones y que estos atributos se pueden entrenar y perfeccionar. Desde entonces, soy un apasionado de la innovación como concepto transversal. Creo profundamente en la innovación pública. Las instituciones no pueden seguir funcionando casi como en el siglo XIX. Deben transformarse, en el contexto del paradigma de Gobierno Abierto, para convertirse en organizaciones centradas en los ciudadanos, transparentes, sostenibles, eficientes, ligeras y facilitadoras de la actividad empresarial y de la creación de empleo de la mano de iniciativas como el Open Data. Como ciudadano me preocupa especialmente la sostenibilidad de la sanidad pública, y de las pensiones, ahora que voy viendo cada vez más de cerca la edad de la jubilación. No sé contar chistes pero me divierte el humor surrealista y los juegos de palabras, que a menudo sufren familiares y amigos. He trabajado como asesor de innovación en la CARM (2012-2016). Actualmente he vuelto a mis clases en el IES Alfonso X El Sabio y participo en un proyecto empresarial.

Últimos Comentarios

JuanjoRios 31-01-2017 | 18:26 en:
La 35ª prioridad
The Truth 18-01-2017 | 19:47 en:
La 35ª prioridad

Etiquetas

Otros Blogs de Autor